Chat with us, powered by LiveChat Foro abierto sobre la comprensión de conceptos básicos | Gen Paper
+1(978)310-4246 credencewriters@gmail.com
  

Principios
de ética, bioética
y conocimiento

del hombre

Principios de etica.indd 1 17/08/11 13:30

Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
Instituto de Ciencias de la Salud

Área Académica de Medicina
Área Académica de Farmacia

23

Principios de etica.indd 2 17/08/11 13:30

Principios
de ética, bioética
y conocimiento

del hombre

José Antonio Morales González
Graciela Nava Chapa

Jaime Esquivel Soto
Luis Enrique Díaz Pérez

Aniversario
universidad autónoma del estado de hidalgo

1 9 6 1 – 2 0 1 1

Principios de etica.indd 3 17/08/11 13:30

Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
Humberto Veras Godoy

Rector
Adolfo Pontigo Loyola

Secretario General
Jorge Augusto Del Castillo Tovar

Coordinador de la División de Extensión
José María Busto Villareal

Director del Instituto de Ciencias de la Salud
Graciela Nava Chapa
Secretaria Académica

Luis Carlos Romero Quezada
Jefe del Área Académica de Medicina

Ana María Téllez López
Jefa del Área Académica de Farmacia

Alexandro Vizuet Ballesteros
Director de Ediciones y Publicaciones

Responsable de la edición: Doctor José Antonio Morales González
Ilustración de portada: Planeación y Servicio Editorial

Primera edición, 2011

© Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
Abasolo 600, Centro, Pachuca, Hidalgo, México, C.P. 42000
Correo electrónico: [email protected]

Prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por ninguna forma ni por ningún medio, sin el
consentimiento previo y por escrito de los editores. Los comentarios, interpretaciones y conclusiones de
este libro son responsabilidad exclusiva de los autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de
los editores. Obra registrada en la Dirección General del Derecho de Autor de la Secretaría de Educación
Pública.

ISBN: 978-607-482-177-2

Principios de etica.indd 4 17/08/11 13:30

5

Índice

Autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15

MSP Graciela Nava Chapa

Sección I
Ética

Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética . . . . . . . . . . . . .21
LN Nancy Vargas Mendoza
Dr. Eduardo Osiris Madrigal Santillán
M en C César Esquivel Chirino
MC Jaime Esquivel Soto
Dr. José Antonio Morales González

Capítulo 2 La ética en el área de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .35
Mtra. Irene Durante Montiel
Mtra. Graciela Sánchez Rivera

Capítulo 3 Ética para el cambio en el equipo de salud . . . . . . . . . . .55
Dra. María Elena Espino Villafuerte
Dra. Ma. Laura Ruíz Paloalto

Capítulo 4 Enseñanza y práctica de la ética en el área
de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .63
MC Alberto Jonguitud Falcón

Principios de etica.indd 5 17/08/11 13:30

6 Principios de ética, bioética y conocimiento del hombre

Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales
y de la conducta: lineamientos en torno
a la conformación de un comité ético . . . . . . . . . . . . . . .67
Dra. Melissa García Meraz
Mtro. Arturo Del Castillo Arreola

Sección II
Bioética

Capítulo 6 Relaciones entre la bioética y el derecho . . . . . . . . . . . .93
Lic. Alejandro Pacheco Gómez

Capítulo 7 Los derechos humanos ante las perspectivas
de la bioética . Puntos de encuentro . . . . . . . . . . . . . . .101
Dr. Luis González Placencia
Mtra. Mariana Lojo Solórzano

Capítulo 8 La enseñanza de la bioética en escuelas
de educación superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .107
M en C Ana María Téllez López

Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional . . . . . . . . . . . . . . . .111
LN Luis Alfredo Trujano Ramos
LN Yunuen Pruneda Padilla
LN Yeymee Lissbeth Rubio González

Capítulo 10 La bioética en el tratamiento de la enfermedad
psicosomática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .125
LP Julio Israel Carranza Plancarte

Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva
bioética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .131
LP Julieta Aguilar Palafox
LP Marcela Hernández Reyes

Capítulo 1 La bioética en el manejo de animales
de laboratorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .153
Dr. Tomas Fregoso Aguilar

Sección III
Dilemas éticos

Capítulo 13 Dilemas éticos en la odontología . . . . . . . . . . . . . . . . .165
CD Arturo Ascencio Villagrán

Principios de etica.indd 6 17/08/11 13:30

7Índice

Capítulo 14 Dilemas éticos en la actividad pericial . . . . . . . . . . . . .167
M en C Ana María Téllez López

Capítulo 15 Dilemas éticos en la enfermería . . . . . . . . . . . . . . . . . .171
MCE Cecilia Sánchez Moreno

Capítulo 16 Dilemas éticos del nutriólogo(a) en la consulta
privada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .179
M en NH Amanda Peña Irecta
M en NH Zuli Calderón Ramos

Capítulo 17 Dilemas éticos en la farmacia . . . . . . . . . . . . . . . . . . .185
LF Sandra Rivera Roldan

Capítulo 18 Nutrigenómica: nuevas implicaciones éticas . . . . . . . . .191
M en C José Luis Godínez Martínez

Capítulo 19 Del derecho a la protección de salud y la implicación
ética del ejercicio profesional del cirujano dentista . . . .197
Mtra. María Cristina Sifuentes Valenzuela

Sección IV
Dilemas médicos

Capítulo 20 Muerte digna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .211
MSP Graciela Nava Chapa

Capítulo 21 Dilemas éticos en la salud pública . . . . . . . . . . . . . . . .217
MSP Graciela Nava Chapa

Capítulo 22 Cuando el dolor duele . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .221
Mtra. Luz Beatriz López Cadena

Capítulo 23 Bioética y trasplantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .225
MC Juan Carlos Montoya Zavala

Capítulo 24 Factores de riesgo de las enfermedades
cardiovasculares: una perspectiva desde la bioética . . .229
LP María Isabel Morales Martínez
LP Virginia María Sierra Mora
LP Ireri Yunuen Vázquez García
LP Iván Misael Vega Cardoso

Capítulo 25 Ética y las urgencias médicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .239
MC Elí Espinoza Acosta

Principios de etica.indd 7 17/08/11 13:30

8 Principios de ética, bioética y conocimiento del hombre

Capítulo 26 ¿Dilemas de la ética psiquiátrica moderna?: relación
médico paciente, internamiento, implicaciones éticas
de la elección de la terapéutica y sujeción . . . . . . . . . .245
Dr. Carlos J. Castañeda González
Dra. Juana Freyre Galicia

Sección V
Conocimiento del hombre

Capítulo 27 Entre la consciencia, la libertad y la voluntad . . . . . . . .261
MSP Luis Enrique Díaz Pérez
MCC Rosario Barrera Gálvez

Capítulo 28 Ser humano…ser persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .269
MSP Luis Enrique Díaz Pérez

Capítulo 29 El enfermo “terminal mental” y bioética . . . . . . . . . . .275
Dr. Pedro E. Tolentino Barajas

Capítulo 30 La verdad desde el desarrollo moral . . . . . . . . . . . . . .287
Dra. María Cruz Chong Barreiro

Principios de etica.indd 8 17/08/11 13:30

9

Médico Cirujano Jaime Esquivel Soto
Médico Cirujano por la Facultad de Me-
dicina (UNAM). Medalla al Merito Uni-
versitario por 25 años como académico
(UNAM). Consejero técnico titular (2000-
2006), Facultad de Odontología (UNAM).
Académico asesor del proyecto México de la
Universidad de Carolina del Norte. Profe-
sor titular de bioquímica de la Universidad
Intercontinental. Profesor de asignatura “B”
definitivo adscrito a los Departamentos de
Bioquímica, Fisiología y Farmacología de la
Facultad de Odontología (UNAM).

Maestro en Salud Pública Luis
Enrique Díaz Pérez
Médico Cirujano (UAEH). Maestro en Sa-
lud Pública por la Escuela de Salud Pública
de México de la Secretaría de Salubridad y
Asistencia; recertificado como Especialista
es Salud Pública por el Consejo Nacional
de Salud Pública. Maestro en Gestión Ad-
ministrativa (UAEH). Director de Planea-

Doctor José Antonio Morales
González
Médico Cirujano (UNAM). Doctor en Cien-
cias Biológicas (UNAM). Profesor Investiga-
dor Titular “B” Tiempo Completo (UAEH).
Investigador Nacional nivel 1. Perfil deseable
del PROMEP-SEP. Medalla Alfonso Caso al
mérito académico (UNAM). Medalla Gustavo
Baz Prada (UNAM). Tutor de maestría y
doctorado. Integrante del Cuerpo Académi-
co de Farmacia Clínica (Consolidado).

Maestra en Salud Pública Graciela
Nava Chapa
Médica Cirujana (UNAM). Maestra en
Salud Pública por la Escuela de Salud Pú-
blica de México. Médica del año (1994)
por la Sociedad Mexicana de Médicas A.C.
Miembro de la Sociedad Mexicana de Salud
Pública desde 1985, ex-presidenta (1978) y
socio activo de la Sociedad Hidalguense de
Salud Pública. Secretaria Académica, ICSa,
UAEH.

Autores

Principios de etica.indd 9 17/08/11 13:30

10 Principios de Ética, Bioética y Conocimiento del Hombre

Maestra en Ciencias Ana María
Téllez López
Química Farmacéutica Industrial por la
Escuela Nacional de Ciencias Biológicas
(IPN). Maestra en Ciencias Farmacéuticas
por la Universidad Autónoma Metropolita-
na Unidad Xochimilco. Jefa del Área Acadé-
mica de Farmacia, ICSa, UAEH.

Maestra en Nutrición Humana Zuli
Calderón Ramos
Licenciada en Nutrición por la UAM-X.
Maestra en Nutrición Humana por la Uni-
versidad Iberoamericana. Profesora inves-
tigadora de tiempo completo (UAEH).
Consejero Universitario Titular (UAEH).
Premio en el Congreso AMMFEN al mejor
trabajo libre (2005). Reconocimiento PRO-
MEP. Jefa del Área Académica de Nutrición,
ICSa, UAEH.

Doctor Luis González Placencia
Doctor en Ciencias Penales. Investigador
Nacional nivel 2. Presidente de la Comisión
de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Médico Cirujano Alberto Jonguitud
Falcón
Médico Cirujano por la Facultad de Medi-
cina (UNAM). Posgraduado en Medicina
Interna del Centro Hospitalario “20 de
Noviembre” (ISSSTE). Secretario de Salud
del Estado de Hidalgo (1999-2007), perío-
do en el cual impulsó un nuevo modelo de
atención de la diabetes con base en el pri-
mer nivel de servicios de salud; actualmente
es Delegado Estatal del ISSSTE en Hidal-
go. También se desempeña como docente
del Área Académica de Medicina, ICSa,
UAEH.

Maestra María Cristina Sifuentes
Valenzuela
Secretaria Académica, Facultad de Odonto-
logía, Universidad Nacional Autónoma de
México.

ción de los Servicios de Salud de Hidalgo
(1999-2008). Ha impartido asignaturas en
las Áreas Académicas de Enfermería y Me-
dicina, así como en el programa de Maestría
en Ciencias de la Salud (UAEH). Profesor
de tiempo completo (UAEH).

Maestra en Ciencias de la
Administración Irene Durante
Montiel
Médica Cirujana por la Facultad de Medi-
cina (UNAM). Maestra en Ciencias de la
Administración por la Facultad de Conta-
duría y Administración (UNAM). Profesor
asociado “C” de tiempo completo de la Di-
visión de Posgrado de la Facultad de Medi-
cina, UNAM.

Doctora María Elena Espino
Villafuerte
Doctora en Ciencias de la Enfermería. Pre-
mio Nacional por el desempeño académico y
contribución a la investigación en enferme-
ría María Guadalupe Cerisola Salcido 2010.
Medalla María Josefa Marmolejo de Aldama
2010, como mujer investigadora del estado de
Guanajuato. Hija distinguida de Salvatierra,
Guanajuato. Profesor Emérito Marcelino
Mangas, Universidad de Guanajuato. Coor-
dinadora del Programa Interinstitucional de
Doctorado en Enfermería, División de Cien-
cias de la Salud e Ingenierías, Campus Celaya-
Salvatierra, Universidad de Guanajuato.

Doctor Carlos J. Castañeda González
Médico Cirujano, especialidad Psiquiatría.
Director del Hospital Psiquiátrico “Fray
Bernardino Álvarez”, Secretaría de Salud.

Doctora Ma. Laura Ruíz Paloalto
Doctora en Ciencias de la Enfermería. Res-
ponsable del Cuerpo Académico: estilo de
vida saludable y cronicidad. Tutor de maestría
y doctorado. Directora de División de Cien-
cias de la Salud e Ingenierías, Campus Celaya-
Salvatierra, Universidad de Guanajuato.

Principios de etica.indd 10 17/08/11 13:30

11Autores

ría por la Facultad de Enfermería de Celaya,
Universidad de Guanajuato. Subjefe de
enfermería en el turno especial diurno del
Hospital General de Pachuca de los Ser-
vicios de Salud en Hidalgo. Profesora in-
vestigadora asociado de tiempo completo
categoría “C” del Área Académica de Enfer-
mería, ICSa, UAEH.

Maestra Luz Beatriz López Cadena
Médica Cirujana por la UAEH. Cuenta con
la especialidad en Docencia y la Maestría en
Educación. Profesora de tiempo completo
adscripta al Área Académica de Medicina,
ICSa, UAEH.

Maestra Graciela Sánchez Rivera
Médica Cirujana por la Facultad de Medi-
cina (UNAM). Maestra en Educación Mé-
dica por la Facultad de Medicina (UNAM).
Maestra en Ciencias Penales con especiali-
dad en criminología por el INACIPE. Pro-
fesor asociado de la Carrera de Médico Ci-
rujano FES-Iztacala (UNAM).

Maestro en Ciencias César Esquivel
Chirino
Cirujano Dentista por la Facultad de Odon-
tología (UNAM). Maestro en Ciencias por
la Facultad de Medicina (UNAM). Profesor
de asignatura “A” adscrito al Departamento
de Medicina Bucal, Facultad de Odontolo-
gía (UNAM).

Maestra Juana Freyre Galicia
Maestra en Sociología. Investigadora adscri-
ta al Hospital Psiquiátrico “Fray Bernardino
Álvarez”, Secretaría de Salud.

Maestro en Ciencias José Luis
Godínez Martínez
Subdirector de la Escuela de Nutrición,
Universidad de Morelia. Coordinador de
la Maestría en Nutrición Clínica, UNIVA,
Zamora, Michoacán.

Doctor Eduardo Osiris Madrigal
Santillán
Doctor en Ciencias Químico Biológicas,
especialidad en genética toxicológica, por
la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas
(IPN). Investigador Nacional nivel I. Pro-
fesor investigador de tiempo completo ads-
crito al Área Académica de Medicina, ICSa,
UAEH.

Doctor Tomás Alejandro Fregoso
Aguilar
Doctor en Fisiología por la Escuela Nacio-
nal de Ciencias Biológicas (IPN). Profesor
titular nivel “C” del Departamento de Fi-
siología de la Escuela Nacional de Ciencias
Biológicas (IPN).

Licenciada en Nutrición Nancy
Vargas Mendoza
Licenciada en Nutrición por la Universidad
Autónoma del Estado de Hidalgo.

Licenciado en Derecho Alejandro
Pacheco Gómez
Licenciado en Derecho por la Universidad
Autónoma del Estado de Hidalgo. Ha sido
Subdirector de Asuntos Jurídicos de los Ser-
vicios de Salud de Hidalgo y Subdirector de
Seguimiento de la Comisión Nacional de
Arbitraje Médico. Actualmente es profesor
por asignatura en el Instituto de Ciencias
Sociales y Humanidades (UAEH). Subdi-
rector de Apoyo Normativo de los Servicios
de Salud de Hidalgo. Vocal de la Comisión
de Ética de la Coordinación de Investiga-
ción de los Servicios de Salud de Hidalgo.
Vocal de la Comisión de Ética en Investiga-
ción de la Escuela de Medicina de la Uni-
versidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Maestra en Ciencias de Enfermería
Cecilia Sánchez Moreno
Licenciada en Enfermería por la Escue-
la Nacional de Enfermería y Obstetricia
(UNAM). Maestra en Ciencias de Enferme-

Principios de etica.indd 11 17/08/11 13:30

12 Principios de Ética, Bioética y Conocimiento del Hombre

Licenciado en Nutrición Luis Alfredo
Trujano Ramos
Licenciado en Nutrición por la Universi-
dad Autónoma de Querétaro. Jefe del Ser-
vicio de Nutrición Crítica Hospital de la
Mujer Secretaria de Salud de Michoacán.
Jefe del Servicio de Nutrición y Metabo-
lismo Deportivo Club Monarcas Morelia.
Catedrático de las Materia de Nutrición y
Dietoterapia, Licenciatura en Enfermería
UMSNH. Catedrático de las Materias de
Nutrición Deportiva y Cálculo Dietético,
Universidad de Morelia. Catedrático de la
Materia de Bases del Soporte Nutricional,
UNIVA Zamora.

Maestra en Ciencias
Computacionales Rosario Barrera
Gálvez
Licenciada en Computación (UAEH), Maes-
tra en Ciencias Computacionales (UAEH).
Subdirectora de Organización y Métodos
en la Secretaría de Salud de Hidalgo (2005-
2008). Docente en el Instituto de Ciencias
Básicas e Ingeniería y en el Instituto de Cien-
cias de la Salud. Profesora de tiempo comple-
to (UAEH).

Maestra en Nutrición Humana
Amanda Peña Irecta
Licenciada en Nutrición (UAM-X). Maes-
tra en Nutrición Humana por la Universi-
dad Iberoamericana. Profesora investigado-
ra de tiempo completo del Área Académica
de Nutrición, ICSa, UAEH. Perfil deseable
PROMEP. Consultora independiente.

Maestro Arturo Ascencio Villagran
Cirujano Dentista (UAEH). Especialista en
Prótesis Bucal Removible (UNAM). Certi-
ficado por el Consejo Mexicano de Rehabi-
litación Oral y Maxilifacial Profesor-investi-
gador del Área Académica de Odontología,
ICSa, UAEH.

Doctor Pedro E. Tolentino Barajas
Licenciado en Filosofía (UNAM). Licen-
ciado en Psicología (UNIVA). Maestro en
Lógica Matemática (UNAM). Maestro en
Filosofía del Lenguaje (UNIVA). Doctor
en Ciencias del Desarrollo Humano: área
de educación (UNIVA). Docente en Cole-
gio de Bachilleres, Plantel Jacona. Docente
en la Universidad del Valle de Atemajac,
Plantel Zamora. Docente en la Universidad
de Zamora, Zamora, Michoacán. Docen-
te en la Universidad 1º de Mayo, Zamora,
Michoacán. Corrector de estilo y traductor
para El Colegio de Michoacán, A. C. Zamo-
ra, Michoacán.

Doctora Melissa García Meraz
Licenciada en Psicología por la Facultad de
Psicología (UNAM). Licenciada en Antropo-
logía Social por la Escuela Nacional de An-
tropología e Historia. Maestra en Humanida-
des y Filosofía en el área de concentración de
Historia y Filosofía de la Ciencia (UAM-I).
Doctora en Psicología Social y Ambiental por
la Facultad de Psicología (UNAM). Investiga-
dora Nacional nivel candidato. Profesora in-
vestigadora tiempo completo adscrita al Área
Académica de Psicología, ICSa, UAEH.

Doctora María Cruz Chong Barreiro

Licenciada en Farmacia Sandra
Rivera Roldán
Licenciada en Farmacia, (UAEH). Obten-
ción del título con Mención Honorífica.
Profesor por Asignatura del Área Académica
de Farmacia, ICSa, UAEH.

Licenciada en Nutrición Yeymee
Lissbeth Rubio González

Licenciada en Nutrición Yunuen
Pruneda Padilla

Principios de etica.indd 12 17/08/11 13:30

13Autores

Escuela de Periodismo y Psicología de la
Universidad de Morelia. Docente volunta-
rio en la escuela del H. Cuerpo de Rescate
de Michoacán.

Psicóloga Marcela Hernández Reyes
Licenciada en Psicología por la Universidad
de Morelia. Postulante al grado de Maestría
en Piscología Clínica en la Universidad de
Morelia.

Maestra Mariana Lojo Solórzano
Maestra en Políticas Públicas. Asesora de
la Presidencia de la Comisión de Derechos
Humanos del Distrito Federal.

Psicóloga María Isabel Morales
Martínez
Licenciado en Psicología por la Universidad
Nacional Autónoma de México. Postulante
al grado de Maestría en Piscología Clínica
en la Universidad de Morelia. Practicante en
programación neurolingüistica. Terapeuta
psico-corporal por la Universidad Intercon-
tinental. Analista transaccional por la Aso-
ciación de Psicología Clínica y Educativa.
Docente de la Licenciatura de Psicología de
la Universidad de Morelia. Subdirectora de
la Escuela de Psicología de la Universidad
de Morelia.

Psicóloga Virginia María Sierra
Mora
Licenciada en Psicología por la Universidad
de Morelia. Postulante al grado de Maestría
en Piscología Clínica en la Universidad de
Morelia. Catedrática de la Escuela de Nu-
trición y Psicología de la Universidad de
Morelia. Subdirectora del Instituto de Re-
habilitación y Reconstrucción Oclusiva AC.

Psicólogo Julio Israel Carranza
Plancarte
Licenciado en Psicología por la Universidad
de Morelia. Postulante al grado de Maestría
en Psicoterapia Psicoanalítica de la Infancia

Maestro Arturo Del Castillo
Arreola
Licenciado en Psicología por la Facultad de
Psicología (UNAM). Maestro en Psicología
con especialidad en Medicina Conductual
por la Facultad de Psicología (UNAM).
Educador en diabetes. Profesor investigador
tiempo completo adscrito al Área Académi-
ca de Psicología, ICSa, UAEH

Médico Cirujano Eli Espinoza Acosta
Médico Cirujano por la Universidad Mi-
choacana de San Nicolás de Hidalgo. Pos-
tulante al grado de Maestría en Nutrición
Clínica (UNIVA). Miembro de la Socie-
dad Mexicana de Medicina de Emergencia.
Médico de urgencias en el Sanatorio de la
Luz de Morelia. Catedrático de la Escuela
de Nutrición de la Universidad de Morelia.
Médico de la Universidad de Morelia.

Médico Cirujano Juan Carlos
Montoya Zavala
Médico Cirujano por la Universidad Mi-
choacana de San Nicolás de Hidalgo. Procu-
rador Estatal de Tejido Corneal del Hospital
General Dr. Miguel Silva. Catedrático de la
Escuela de Nutrición de la Universidad de
Morelia. Director Médico de Keratos Banco
de Ojos.

Psicóloga Ireri Yunuen Vázquez
García
Licenciada en Psicología por la Universidad
de Morelia. Postulante al grado de Maestría
en Piscología Clínica en la Universidad de
Morelia. Docente de la Licenciatura de Psi-
cología (UMSNH).

Psicóloga Julieta Aguilar Palafox
Licenciada en Psicología por la Universidad
Vasco de Quiroga. Postulante al grado de
Maestría en Piscología Clínica en la Uni-
versidad de Morelia. Técnico en Urgencias
Médicas por la Escuela del H. Cuerpo de
Rescate de Michoacán. Catedrática de la

Principios de etica.indd 13 17/08/11 13:30

14 Principios de Ética, Bioética y Conocimiento del Hombre

en la Universidad de Morelia, Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo,
Instituto Michoacano de Ciencias de la
Educación y Colegio Novel. Director Ad-
ministrativo de la Universidad de Morelia.

y la Adolescencia por la Universidad Vas-
co de Quiroga. Diplomado en Aportes del
Psicoanálisis a la Comprensión de las En-
fermedades Psicosomáticas de la Asociación
Psicoanalítica de Buenos Aires. Catedrático

Principios de etica.indd 14 17/08/11 13:30

15

MSP Graciela Nava Chapa

Prólogo

En esta sección el capítulo uno describe
el marco histórico de la ética y la bioética,
necesario para ubicar el lector en los antece-
dentes de la temática que abordará este li-
bro. El capítulo dos hace referencia a la ética
en las ciencias de la salud. El capítulo cuatro
se refiere a la enseñanza y práctica de la ética
temas fundamentales en la formación de los
profesionales de la salud. El capítulo cinco
aborda un tema relevante relacionado con
la ética en la investigación de las ciencias
de la salud y en particular las ciencias de la
conducta, así como la integración y funcio-
namiento de los comités de ética.

La sección dos analiza el tema de la
bioética reconocida como la ciencia de la
supervivencia por Potter ya que confronta
la acción humana, con el medio ambiente y
la sobrevivencia de todos los seres vivos del
planeta. Esta disciplina analiza en lo par-
ticular las acciones de los profesionales de

El libro Principios de ética, bioética
y conocimiento del hombre es un esfuerzo que
conjunta trabajos seleccionados de los fas-
cículos publicados con el mismo título, el
propósito es entregar al lector un documen-
to más amplio, no pretende ser un tratado
pues el estudio de cualquiera de los tres te-
mas que componen el titulo es muy amplio,
sin embargo este es un esfuerzo que logra
amalgamar en la interdisciplina temas que
son fundamentales para los profesionales de
las ciencias de la salud.

La sección uno se refiere a la ética, reco-
nocida como la disciplina filosófica, que ana-
liza el comportamiento humano y le permite
a las personas lograr la felicidad, entendida
como el máximo grado de bienestar que el
ser humano puede alcanzar cuando logra sus
metas mediante la aplicación de valores, el
respeto por el ser humano y la solidaridad
para el desarrollo de su comunidad.

Principios de etica.indd 15 17/08/11 13:30

16 Principios de ética, bioética y conocimiento del hombre

la docencia y la investigación que se apoya
en seres vivos.

La sección tres se integra con dilemas éti-
cos en las ciencias de la salud, los capítulos 13
al 19, contienen dilemas en la odontología, la
actividad pericial, la enfermería, nutriología,
psicología, farmacia y nutrigenómica.

La sección cuatro está dedicada a los
dilemas médicos: los capítulos 20 al 26 se
relacionan con la muerte digna, salud pú-
blica, el dolor, los trasplantes, la enfermedad
cardiovascular, las urgencias médicas y en la
psiquiatría.

La sección cinco, se refiere al cono-
cimiento del hombre; los temas son por
demás interesantes, el capítulo 27 deno-
minado: Entre la conciencia, la libertad y la
voluntad y el 28 que se titula: Ser humano…
ser persona, analiza aspectos de la conducta
humana que le permiten vivir en sociedad
y al mismo tiempo construyen la dignidad
del ser humano. El capítulo 29 analiza la en-
fermedad mental y la bioética, y el capítulo
30 aborda un tema por demás conflictivo, la
verdad desde el desarrollo moral.

En la construcción de este libro partici-
paron 46 autores y 10 instituciones educati-
vas y de servicios de salud

las ciencias de la vida y de la salud ante los
valores imperantes y aunque es de recien-
te creación, cada vez alcanza mayor interés
en el mundo, por los avances científicos y
tecnológicos en las ciencias de la salud, así
como los cambios sociales vertiginosos.

En el capítulo seis se aborda el tema
de bioética y derecho, ya que la bioética se
apoya en el derecho para salvaguardar la in-
tegridad y la dignidad de las personas ante
las intervenciones en salud. El capítulo ocho
aborda desde la perspectiva de la farmacia la
enseñanza de la bioética en las ciencias de la
salud. El capítulo nueve aborda la bioética
en la atención nutricional, importante en
esta época que vivimos donde las alteracio-
nes nutricionales como la obesidad, requie-
re de principios éticos para llevar al paciente
por el mejor camino para lograr el control.
Los capítulos diez y once, se refieren a la
bioética en el tratamiento psicosomático y
la enfermedad de Alzheimer desde la pers-
pectiva de la ética, indispensables para los
profesionales de la medicina y psicología
ya que las enfermedades mentales están in-
crementándose en nuestro país. El capítulo
doce se refiere a la bioética en el manejo de
los animales de laboratorio indispensable en

Principios de etica.indd 16 17/08/11 13:30

Sección I
Ética

Principios de etica.indd 17 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 18 17/08/11 13:30

19

hábitos del entendimiento son la ciencia,
el arte, la prudencia, el entendimiento y la
sabiduría. Trata también de las partes de la
prudencia, del buen consejo, del buen jui-
cio, del buen parecer y de la utilidad de la
sabiduría y la prudencia y enfatiza la her-
mandad que tienen entre sí todas las vir-
tudes.

El sentido del ser que compartimos,
es el que está orientado a reconocer igual-
dad en todos los humanos y que el cono-
cimiento que se divulga y se genera en la
universidad, necesariamente tiene que
cumplir con el servicio de las ciencias para
el bienestar de las personas, no de unas

Es un hecho que el universo ha
crecido, gracias al conocimiento que cada
día en su expansión, nos hace advertir esas
magnitudes inmensurables. Pero también
han aumentado hasta parecer infinitas, las
minúsculas partículas de lo que hay en tor-
no nuestro. Así, estamos rodeados de lo in-
finitamente pequeño, lo mismo que de lo
infinitamente grande, la ciencia profundiza
cada vez más en ello. Y en el devenir histó-
rico del hombre, en este estar siendo que es
transcurso, somos los mismos seres que se
preguntan por el sentido de su ser.

En la introducción a su sexto libro de
Ética a Nicómaco, Aristóteles precisa que los

Después de tantos años estudiando la ética,
he llegado a la conclusión de que

toda ella se resume en tres virtudes:
coraje para vivir, generosidad para convivir,

y prudencia para sobrevivir.
Fernando Savater

MSP Luis Enrique Díaz pérez

Introducción Sección I

Principios de etica.indd 19 17/08/11 13:30

20 Sección 1 Ética

La ética, el campo en el que se abor-
dan los temas que integran esta primera
sección del libro Principios de ética, bioética
y conocimiento del hombre tiene su mayor
contribución en la educación superior, al
conjuntarse con el conocimiento disciplinar
y matizar con su virtud el comportamiento
de los universitarios de siempre.

cuantas, sino de todas. Y en este universo
que se expande, como también se expande
el conocimiento del mismo, hoy más que
nunca es necesario mantener vigente esa
hermandad de las virtudes a la que alude
Aristóteles, la hermandad entre el saber y
el deber ser, la totalidad en la que ciencia y
moral se funden.

Principios de etica.indd 20 17/08/11 13:30

Capítulo

21

ducta humana. Por otra parte, la moral es
un término que se asemeja porque implica
un conjunto de juicios establecidos como
normas de comportamiento que rigen la
práctica diaria de cada individuo. Ambos
términos están destinados a distinguir a las
buenas y malas conductas. Se dice que la
ética se vuelve más reflexiva al cuestionar-
se el por qué se consideran válidas algunas
conductas y otras no, es decir, busca y anali-
za el fundamento de cada comportamiento;
y la moral se ocupa de brindar las pautas
morales que tienen las personas o socie-
dades para dirigir la vida cotidiana. Para
muchos filósofos la ética es una reflexión
de la moral porque investiga lo que es espe-
cífico del comportamiento moral y crea un

Para definir el término de bioética
se debe mencionar de las bases etimológicas
de la palabra. Ética proviene del griego ethos
que significa estancia o lugar donde se ha-
bita. Aristóteles lo definió como manera de
ser o carácter y bios de vida. Por tal efecto la
palabra bioética puede definirse como ética
de la vida. Pero no basta solo con definir el
término para comprender completamente
los sucesos bioéticos, es necesario ahondar
sutilmente en las bases de la ética.

De acuerdo con la significancia que
dio Aristóteles a la definición, el hombre
construye su ethos o forma de ser a partir de
la repetición progresiva de actos los cuales
dan lugar a la formación de hábitos; y son
precisamente éstos los que permiten la con-

LN Nancy vargas MeNDoza
Dr. Eduardo Osiris MaDrigal saNtilláN

M en C César esquivel ChiriNo
MC Jaime esquivel soto

MC José Antonio Morales goNzález

1
Marco histórico de la ética

y la bioética

Capítulo

Principios de etica.indd 21 17/08/11 13:30

22 Sección 1 Ética

producir el bien social en el presente y futu-
ras generaciones. Por eso se dice que la bioé-
tica consiste en un diálogo interdisciplinario
entre ética y vida.

El carácter interdisciplinario se da por
el hecho de que la bioética se apoya en varias
disciplinas desde las médicas hasta las hu-
manistas, económicas, filosóficas, políticas
y desde luego el derecho. Adicionalmente,
estas disciplinas han influenciado en las dis-
tintas corrientes bioéticas. El resultado de
este ensamblaje disciplinario es una visión
más amplia y complementaria de los objetos
de estudio de esta ciencia.

Código de Núremberg

Se considera el documento más importan-
te en el cual se han formulado los princi-
pios básicos para la investigación médica en
humanos; de éste han derivado los demás
códigos y declaraciones emitidos por im-
portantes organizaciones como la Organiza-
ción Mundial de la Salud (oms) y la Orga-
nización de las Naciones Unidas (onu), así
como diversas instituciones médicas inter-
nacionales.

El código tuvo origen durante el juicio
llevado a cabo en la ciudad de Núremberg,
Alemania (1946) a médicos nazis acusados
de realizar terribles experimentos en huma-
nos con supuestos fines científicos para el
desarrollo de nuevas tecnologías militares.
Éstas experiencias médicas nazis muestran
un puro sadismo al haber utilizado como
cobayas a prisioneros de guerra ya que más
que aportar nuevo conocimientos científicos
solo dejaron la huella de un holocausto que
ha quedado escrito en el libro de historia de
la humanidad. Se cree que en estas experien-
cias médicas los judíos no fueron las únicas
víctimas, también prisioneros de guerra
rusos, deportados polacos, mujeres, niños,
ancianos y hasta algunos alemanes que por
ciertas razones desafiaban el régimen nazi.

estudio logístico sobre las teorías que esta-
blezcan y justifiquen las pautas que dirigen
dicho comportamiento. Por tal motivo, la
moral se aplica a las acciones que afectan los
intereses tanto individuales como colectivos
además de ser una de las formas de entender
la condición de la racionalidad humana.

La bioética considerada como ciencia
tiene poco tiempo de ser concebida como
tal; uno de sus precursores es el oncólogo
holandés Rensselaer Van Potter a quien se le
atribuye el primer uso de la palabra bioética.
En su trabajo Bioethics: Bridge to the future
publicado en 1971 visualizaba una estrecha
relación entre el mundo de la ciencias de la
vida y sus hechos y los valores éticos. Com-
prendía como ciencias de la vida no sola-
mente a las ciencias que tienen que ver con
la vida humana, sino también a todas aque-
llas que engloban su entorno ecológico y
ambiental (mundo animal y vegetal). Potter
concebía este precepto como “Bioética Glo-
bal”. Posteriormente la bioética se relacionó
especialmente con la ética médica tomando
un enfoque direccionado a la investigación
médica en humanos. Recientemente se ha
retomado el término de Potter de “Bioética
Global” para encausar los problemas actua-
les tanto de las ciencias de la vida humana
como de las ambientales.

En la primera enciclopedia de bioé-
tica publicada en 1978, dado concepto fue
definido como el estudio sistemático de la
conducta humana en el ámbito de las cien-
cias de la vida y de la salud, analizada a la
luz de los valores y principios morales. Sin
embargo, esta definición no logró ser acep-
tada por algunos científicos de aquella época
porque se cuestionaba qué tipo de princi-
pios y valores morales tomaba en cuenta.
Una definición más reciente y acertada de
bioética incluye fundamentalmente los con-
ceptos anteriores agregando que es una dis-
ciplina que intenta relacionar la naturaleza
biológica humana y el mundo biológico con
la formulación de políticas encaminadas a

Principios de etica.indd 22 17/08/11 13:30

23Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

ciente que es esencial para ejecutar cualquier
tipo de investigación, la persona involucra-
da debe estar plenamente consciente de su
libertad de decidir si toma participación o
no en el experimento, y el investigador tiene
la responsabilidad de proporcionar toda la
información acerca de la clase, duración y
propósito de las pruebas, así como ventajas
y desventajas y los posibles beneficios para
la salud o consecuencias que puedan surgir
durante o después de su ejecución.

El consentimiento informado o volun-
tario se convirtió en el eje primordial en el
desarrollo de la bioética moderna al imple-
mentar la necesidad de respetar la libertad
de las personas y la autonomía en la toma de
decisiones con respecto a su participación en
ensayos o experimentos médicos científicos.

Así mismo, el investigador no puede
ejercer ningún tipo de presión, física o men-
tal, amenaza, promesa o engaño para que el
individuo ingrese a la investigación. Si hay
aceptación por parte del sujeto, durante la
experiencia se debe evitar cualquier tipo
de daño psíquico o mental. Jamás se debe
infravalorar el aspecto humanitario sin im-
portar los objetivos o qué tan avanzada se
encuentre la experimentación.

Otro apartado destacable de este do-
cumento indica que el humano es libre de
interrumpir la experiencia en caso de que
considere que pueda traerle algún perjuicio
o daño a su integridad y el investigador debe
respetar la decisión del sujeto a no conti-
nuar con la experimentación, al igual que
debe ordenar su interrupción al momento
de identificar alguna razón para creer que
ésta puede traer alguna herida o consecuen-
cia fatal, incluyendo la muerte.

El código de Núremberg ha sido consi-
derado como el primer documento que ha
contribuido a sentar las bases de la bioéti-
ca y al desarrollo de la responsabilidad en
la praxis de la ética médica; a partir de éste
se han elaborado otros documentos impor-
tantes.

Los supuestos ensayos incluían una
serie de barbaries como el someter a los
prisioneros a cámaras de alta presión cuyo
objetivo era comprobar la capacidad respira-
toria del cuerpo humano, así que ante tales
condiciones los individuos caían desvane-
cidos muertos; otros eran asesinados en cá-
maras de gas y sus cuerpos eran trasladados
al Instituto Anatómico de Estrasburgo para
obtener sus esqueletos y realizar mediciones
antropológicas; de algunos de estos era ob-
tenida la piel solo con fines decorativos; in-
cluso se dice que las pieles de los prisioneros
tatuados eran más valiosas por lo que eran
cuidadosamente seleccionadas, a los que tu-
vieran tatuajes más elaborados y artísticos se
les daba una inyección letal para no dañar
su piel. Se hacían pruebas de enfriamiento
extremo al introducirlos en piletas de agua
helada durante toda la noche o bien se les
exponía desnudos bajo la nieve en pleno in-
vierno y se tomaba su temperatura corporal
a diferentes tiempos para verificar los grados
de hipotermia que soportaban y gradual-
mente su deceso. Se probaba en ellos proyec-
tiles envenenados y gases. Eran inoculados
con el tifus y la ictericia de Weil. Algunas
mujeres fueron utilizadas para estudios sobre
gangrena gaseosa y a otras se les daba solo
agua con sal como alimento para verificar
cuanto tiempo resistían estas condiciones.
Estos son solo algunos de los experimentos
realizados por médicos nazis. Únicamente
algo estaba bien claro durante el régimen del
tercer Reich: no era suficiente vencer al ene-
migo, sino también exterminarlo.

Gracias a los reportes elaborados por los
médicos durante cada ensayo encontrados al
finalizar la guerra, se pudo hacer las inves-
tigaciones pertinentes para llevar a cabo los
juicios en Núremberg a estos asesinos. De
esta manera en 1947 se emite el código de
Núremberg que consta de diez preceptos
para realizar investigaciones médicas en hu-
manos, de los cuales se destaca primordial-
mente el consentimiento voluntario del pa-

Principios de etica.indd 23 17/08/11 13:30

24 Sección 1 Ética

Es necesario estructurar un protocolo
que sea sometido a revisión por un comité
ético especializado que sea analizado y apro-
bado por el mismo. El comité debe ajustarse
a las leyes propias de cada país donde se rea-
lice la investigación.

Al igual que el código de Núremberg,
el consentimiento informado del pacien-
te es de suma importancia para efectuar la
investigación. El investigador debe infor-
mar de la naturaleza, propósitos y objetivos
del estudio, así como de las posibles com-
plicaciones, efectos ventajas y desventajas
que traigan a su salud. El consentimiento
informado debe obtenerse de la persona
consciente y en pleno uso de sus facultades
mentales, de no ser así, debe obtenerse el
permiso de un representante legal que por lo
general es un familiar o una persona cercana
responsable del bienestar del individuo. En
el protocolo se debe informar acerca de las
razones por las cuales se incluirán personas
incapacitadas física o mentalmente que no
pueden otorgar su consentimiento informa-
do y está en consideración del comité si se
aprueba o no la ejecución de la investiga-
ción. Si ha de realizarse, deben publicarse
los resultados tanto positivos como negati-
vos de forma veraz y completa, al igual que
darse a conocer el financiamiento y apoyos
institucionales o gubernamentales. Los re-
sultados de la investigación deben estar dis-
ponibles para el público.

El último apartado de esta declaración
se enfoca al tratamiento de los pacientes, e
indica que la negativa por parte del sujeto
no debe intervenir en la relación médico
paciente. Las personas participantes en el
estudio tienen derecho a tomar parte en los
resultados de la experimentación

Informe Belmont

Este informe surgió cuando en la década
de 1970, se dio a conocer el caso de Tuske-

Declaración de Helsinki

En 1948 se creó la World Medical Associa-
tion (wma) y se emite la declaración de Gi-
nebra en ese mismo año. En 1949 se crea el
código Internacional de Ética Médica en el
que se destaca la importancia del paciente
sobre cualquier otra cosa para el médico.

En 1968 la wma en su 18ª asamblea mé-
dica mundial llevada a cabo en Helsinki se
publicó una declaración en la que se estable-
cen los principales problemas de la investiga-
ción médica. Este documento ha sufrido mo-
dificaciones como resultado de las reuniones
subsecuentes (1975, 1983, 1989, 1996, 2000
y 2002), con el fin de analizar y buscar solu-
ciones para los actuales problemas que han
surgido con el progreso en la investigación.

En este documento se resalta el propó-
sito de la investigación médica el cual debe
enfocarse a mejorar los procedimientos diag-
nósticos, terapéuticos y profilácticos, la com-
prensión de la etiología y patogénesis de la
enfermedad. Ya que el avance en las ciencias
médicas se logra a partir de la investigación
y por ende la experimentación en seres hu-
manos, es necesario que los médicos de todo
el mundo cuenten con una guía normativa
para llevar a cabo dichas investigaciones.

En la introducción se enfatiza que la
investigación médica debe priorizar los inte-
reses y el bienestar de los seres humanos por
encima de los intereses de la ciencia y de la
sociedad. También que los científicos explo-
ren las implicaciones éticas y legales en in-
vestigaciones así como el impacto que tienen
en la sociedad. Deben conocer los requisitos
legales y jurídicos necesarios para realizar in-
vestigación en sus países y en el mundo.

Se deben tomar en cuenta los facto-
res que puedan afectar al medio ambiente
durante la investigación y además, tener
especial consideración con la experimenta-
ción en animales dado que también existe
reglamentación para la buena práctica en su
manipulación.

Principios de etica.indd 24 17/08/11 13:30

25Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

valores morales que rigen a la sociedad y
ello tiene que ver con las conductas propias
de cada individuo. Es por esto que no se
debe olvidar que un investigador antes de
ser hombre de ciencia, es una persona que
cuenta con una formación ética y moral,
la cual ha ido adquiriendo a lo largo de su
vida, y diversos factores son los que contri-
buyen en la misma: la sociedad, su núcleo
familiar, medio en el que se desenvuelve,
etc., por lo que en su vida profesional es en
teoría totalmente capaz de discernir entre
que es correcto e incorrecto.

1. Respeto por las personas. Este princi-
pio se refiere respetar la autonomía de
cada persona y por ende las personas
con autonomía disminuida tienen de-
recho a gozar de protección. Una per-
sona autónoma es capaz de deliberar
a cerca de sus metas personales y de
actuar en el sentido de tales delibera-
ciones. Respetar la autonomía significa
dar valor a las opiniones y elecciones
de las personas, al mismo tiempo que
se evita obstruir sus acciones, a menos
que estas sean perjudiciales para otros.
En algunos casos ciertos individuos
pueden perder parcial o totalmente su
capacidad de autodeterminación debi-
do a enfermedad, perturbación mental
o circunstancias estrictamente restricti-
vas de la libertad. Por lo que en estas
condiciones las personas pueden reque-
rir protección mientras se encuentran
incapacitados.

2. Beneficencia. Este principio indica
que las personas no solamente deben
de tratarse de manera ética respetan-
do sus decisiones y autonomía sino
también procurar su máximo bienes-
tar. Frecuentemente dicho término se
entiende como bondad o caridad pero
para efectos de este documento se com-
prende más en el sentido de obligación.
Por lo que se han formulado dos reglas

gee en Alabama; en donde se había negado
el tratamiento con antibióticos a personas
afroaméricanas infectadas con sífilis, con el
supuesto propósito de conocer la historia
natural de la enfermedad. Estas declaracio-
nes dieron paso a la formación de la Comi-
sión Nacional para la Protección de Inves-
tigación Biomédica y Comportamiento el
día 12 de julio de 1974, cuya finalidad era
crear una serie de principios éticos que regu-
laran las prácticas de investigación en seres
humanos, y desarrollar las directrices para
asegurar que estas investigaciones se realicen
de acuerdo con las normas establecidas. Es
así como el 18 de abril de 1979 se da a co-
nocer el informe Belmont Principios Éticos
y Directrices para la Protección de Sujetos
Humanos de Investigación.

Fundamentalmente este informe cons-
ta de una introducción y dos partes: prin-
cipios éticos básicos y aplicaciones. En la
introducción hace mención a la diferencia
entre práctica e investigación; práctica se
refiere a intervenciones solamente diseñadas
para acentuar el bienestar de un paciente
o cliente y con expectativas razonables de
éxito. En cambio, la investigación se refiere
a una actividad apuntada a probar la hipó-
tesis, lograr conclusiones y en consecuencia
desarrollar o complementar el conocimien-
to general. La investigación se describe por
lo regular en un documento formal que
establece un objetivo y una serie de pro-
cedimientos diseñados para alcanzarlo. La
investigación y la práctica se pueden llevar
a cabo conjuntamente siempre y cuando la
investigación esté diseñada para evaluar la
seguridad y eficacia de una terapia. La regla
es que si hay un elemento de investigación
en una actividad, ese elemento debe some-
terse a inspección como seguridad para los
sujetos humanos.

Los tres principios básicos del informe
Belmont se enfocan en el respeto por las
personas, beneficencia y justicia; y se han
establecido así porque se consideran como

Principios de etica.indd 25 17/08/11 13:30

26 Sección 1 Ética

el investigador tiene que asegurarse que
la información sea comprendida com-
pletamente por el participante, así que
debe presentarla de manera apropiada,
completa y veraz, y sobre todo tiene la
obligación de asegurarse que sea ple-
namente entendida al dar información
sobre riesgo a sujetos de experimenta-
ción; por lo que a mayor riesgo en la
investigación mayor es la responsabi-
lidad de asegurar su comprensión. El
último aspecto se refiere a que el con-
sentimiento de participar en la investi-
gación es válido solo si es voluntario y
no debe existir ningún tipo de coerción
para obligar al individuo a participar.
La coerción ocurre cuando una persona
presenta intencionalmente a otra una
amenaza evidente de daño para obte-
ner su consentimiento. La influencia
indebida ocurre a través de una oferta
de recompensa excesiva, injustificada,
inapropiada y deshonesta para obte-
ner el consentimiento. También puede
ocurrir en sujetos que se encuentran en
un estado de especial vulnerabilidad.

2. Valoración de riesgos y beneficios. Im-
plica una evaluación del proyecto con
la mayor información para comparar
los riesgos que se refieren a los posi-
bles daños, y los beneficios que son los
bienes que se alcanzan. De cualquier
manera es importante tomar en cuenta
que el trato brutal e inhumano por nin-
gún motivo está justificado; los riesgos
deben reducirse al mínimo y considerar
si en verdad es necesario utilizar huma-
nos; cuando en la investigación están
implícitas personas vulnerables debe
indicarse en el protocolo a revisión los
motivos de la inclusión de dichos suje-
tos; por último, los riesgos y beneficios
deben ser cabalmente organizados en
los documentos y procedimientos que
se usan para el consentimiento infor-
mado.

para este principio, 1) no hacer daño y
2) procurar el máximo de beneficios y
lograr el mínimo de posibles daños (re-
glas que se fundamentan en el código
de Núremberg).

3. Justicia. Para efectos de la bioética,
este principio exige que haya equidad
en la distribución de los beneficios y los
esfuerzos de la investigación. Para com-
prender mejor su significado establece
lo siguiente:
1. Se debe dar a cada persona una

participación igual.
2. Se debe dar a cada persona de acuer-

do con su necesidad individual.
3. Se debe dar a cada persona de

acuerdo con su esfuerzo individual.
4. Se debe dar a cada persona una

participación de acuerdo con su
contribución social.

5. Se debe dar a cada persona una
participación de acuerdo con su
mérito.

Con frecuencia este principio se relacio-
na con prácticas sociales como castigo, im-
puestos, representación política, etc., y no se
habían vinculado con la práctica científica,
sin embargo, hasta hace poco se consideró
como parte importante dentro de la estruc-
tura de los principios básicos de la bioética.

Esta serie de principios generales de la
conducta de la investigación conduce a los
siguientes requisitos:

1. Consentimiento informado. Hace
hincapié en la importancia de éste ele-
mento para realizar la investigación;
pero existe una serie de circunstancias
que tienen que ver con este: a) infor-
mación, b) comprensión y c) volunta-
riedad. El primero implica que se debe
dar toda la información acerca de la
investigación al sujeto en estudio: du-
ración, objetivos, propósitos, implica-
ciones, etc. El segundo se refiere a que

Principios de etica.indd 26 17/08/11 13:30

27Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

1. La importancia del respeto al genoma
humano como base de la unidad fun-
damental de todos los miembros de la
familia humana.

2. El genoma humano en sentido simbó-
lico se considera patrimonio de la hu-
manidad por lo que hay que protegerlo.

3. Ninguna persona podrá ser objeto de
discriminación por sus características
genéticas.

4. Reconoce el principio de confidenciali-
dad de la información genética.

5. Ninguna investigación podrá sobrepa-
sar los derechos humanos y la integri-
dad de las personas.

6. La investigación genética debe limitar-
se a buscar las soluciones a enfermeda-
des que afectan a la humanidad y no a
la clonación humana con fines repro-
ductivos.

7. Es obligatorio comunicar los resultados
de las investigaciones realizadas en el
campo de la genética de tal manera que
no se aumente todavía más la distancia
entre los países con capacidad de inves-
tigadora y los que carecen de ella.

Otro documento importante es el con-
venio para la Protección de los Derechos
Humanos y la dignidad del ser humano con
respecto a las aplicaciones de la biología y la
medicina creado en 1990 por la 17ª confe-
rencia de ministros europeos y tiene como
base de su formulación los documentos an-
teriores.

Declaración de Mónaco. La bioética y
los derechos del niño creada en el año 2000
en un simposio en Mónaco por la Asocia-
ción Mundial de Amigos de la Infancia y la
UNESCO. Puntualiza de manera relevante
los derechos del niño a la vida, la libertad y
a la salud física y mental.

Finalmente, el Convenio sobre Diver-
sidad Biológica, documento redactado en
1992 en la cuidad de Nairobi para entrar
en vigor en diciembre de 1993, es el primer

3. Selección de sujetos. Tiene que ver con
el principio de justicia ya que los inves-
tigadores deben mostrar imparcialidad,
es decir, no deben ofrecer investiga-
ción potencialmente beneficiosa para
algunos pacientes que estén a su favor
o bien seleccionar solo personas para
investigaciones que implican riesgos
elevados. La justicia social indica que
se marque una distinción entre clases
de sujetos que deban o no participar en
una investigación, por lo que es necesa-
rio establecer un orden en la selección
de clases de sujetos. En algunos casos
la injusticia surge de prejuicios sociales,
raciales, sexuales y culturales estableci-
dos por la sociedad. Casos especiales
de sujetos vulnerables, los económi-
camente más necesitados, gravemente
enfermos, institucionalizados o ciertos
grupos raciales son frecuentemente uti-
lizados como sujetos de estudio para
investigaciones riesgosas por su sus-
ceptibilidad pueden verse envueltos y
comprometidos en este tipo de situa-
ciones por tanto deben ser protegidos
para procurar su integridad y seguri-
dad.

Otros manuscritos relevantes que han
trascendido en la historia de la bioética se
pueden observar en la Tabla 1-1 dentro de
los que destaca la Declaración Universal
sobre el Genoma y Derechos Humanos; la
cual inició en 1993 la Conferencia General
de la UNESCO crea un documento para la
protección del genoma humano y al mismo
tiempo se forma la Comisión Bioética de la
UNESCO. Por otra parte, en 1996 el Con-
sejo de la Organización del Genoma Huma-
no (HUGO) crea la Declaración sobre los
Principios de Actuación Genética y poste-
riormente el 16 de noviembre del 1999 se
crea la Declaración Universal sobre el Ge-
noma y los Derechos Humanos que consta
de 7 capítulos en los que se menciona:

Principios de etica.indd 27 17/08/11 13:30

28 Sección 1 Ética

todo una forma de descubrir la verdad sobre
los fenómenos del universo y lo hace a tra-
vés de la investigación científica basándose
en el método científico como herramienta
primordial para logar su objetivo; sin em-
bargo, la ciencia puede ser objeto de falsea-
miento y distorsión por parte del investiga-
dor sin ética.

Un investigador sin ética antepone sus
intereses personales por encima de los valo-
res éticos intrínsecos que se supone debe te-
ner todo profesionista. La ciencia por si mis-
ma genera enlaces éticos y sociales como la
honestidad y la necesidad de cooperación e
intercambio social. Para el quehacer científi-
co se debe tener vocación ya que se convier-
te en una labor verdaderamente gratificante;
es por eso que ser investigador no consiste
en una elegante investidura para deslumbrar
a la sociedad, es por el contrario, una acti-
tud interna de creatividad, honestidad y hu-

tratado mundial que sienta un marco ex-
haustivo para abordar todos los aspectos de
la diversidad biológica, los ecosistemas, las
especies y la diversidad genética.

En resumen, los documentos anterio-
res han esclarecido más las perspectivas de la
bioética sobre el mundo de la investigación
siempre tomando en cuenta como propues-
tas fundamentales el respeto por el ser hu-
mano en toda circunstancia, fomentando la
solidaridad entre los seres humanos, el res-
peto hacia la especie humana, a la biósfera y
a la biodiversidad.

Fraudes y conductas poco
científicas

Hablar de bioética, como se mencionó an-
teriormente, es incidir en temas de ética y
moral. Para un científico, la ciencia es ante

Tabla 2-1 Hechos históricos y documentos en los que se han establecido las bases de la bioética moderna.

Fecha Hecho histórico /documento

1946 Juicios en Núremberg a médicos nazis por supuestas investigaciones médicas en humanos durante la
segunda guerra mundial

1947 Expedición del código de Núremberg

1945 Experimentos de cobayas humanos con plutonio y uranio en Estados Unidos

1968 Publicación de la declaración de Helsinki por la Asociación Medica Mundial (WMA)

1971 Van Renssenlaer Potter publicó: Boethics: bridge to de future

1972 Se da a conocer el caso Tuskegee

1979 Publicación del informe Belmont

1981 Publicación de la declaración de Lisboa de la Asociación Médica Mundial de los Derechos del
Paciente

1984 En México publicación del Reglamento de la Ley General de Salud en materia de investigación para
la salud

1990 Convenio para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a
las aplicaciones de la biología y la medicina

1993 Convenio sobre diversidad biológica en Nairobi

1999 Declaración Universal sobre el Genoma y los Derechos Humanos

2000 Declaración de Mónaco. La bioética y los derechos del niño

Principios de etica.indd 28 17/08/11 13:30

29Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

ción deliberada que atente contra la credibi-
lidad de los informes científicos.

Los fraudes de acuerdo con el tipo de
acción pueden clasificarse en:

a) Fraudes menores. Consiste en ac-
tividades como la autoría ficticia de
un trabajo, aprovechamiento exce-
sivo de un trabajo propio como el
autoplagio, la división de un trabajo
en varias publicaciones, o el infiltra-
do de los trabajos.

b) Fraudes mayores. Principalmente es
la falsificación de datos, seguido de
la fabricación de datos y el plagio.

La falsificación de datos consiste en pro-
porcionar datos o métodos falsos dentro de
un estudio. Los datos correctos existen, pero
los autores modifican los datos a su conve-
niencia a fin de obtener resultados favora-
bles a su hipótesis planteada.

El plagio es otro fraude muy común es
la apropiación de datos o ideas presentadas
como propios sin citar las referencias biblio-
gráficas pertinentes.

La autoría ficticia es demasiado frecuen-
te en la práctica científica consiste en incluir
a otras personas que no contribuyeron tanto
en el desarrollo de la investigación como en
la redacción del trabajo, dándose la autoría
regalada, honoraria o ficticia. Es común que
la autoría regalada se otorgue como recom-
pensa de algún favor, generalmente a un jefe
o director del instituto donde se realizó la
investigación. Debe evitarse esta práctica ya
que la autoría de publicaciones científicas
implican ciertas responsabilidades; en varios
casos se han visto involucrados prestigiosos
científicos en los que se les ha considerado
como primeros autores de trabajos cientí-
ficos y resulta que solo se trata de autorías
ficticias.

También existe la publicación duplica-
da en donde se elabora la redacción de un
artículo previamente editado en otra revista

mildad, valores que son cimentados desde
las etapas más tempranas de la vida; todos
ellos son producto de nuestra educación en
la casa, la escuela y en general en el medio
social en donde nos desarrollamos.

Un investigador busca generar conoci-
miento verdadero que trascienda en el mun-
do científico, esto es filantrópicamente, la
búsqueda de la verdad; entonces sería para-
dójico que el científico mintiera para lograr
la verdad; es permisible el error que implica
falibilidad de la cual la ciencia no está exenta,
es más, podría considerarse una característica
de la misma que permite la constante actua-
lización del conocimiento. Pero la mentira
no puede ser como tal un hecho aceptable
en la ciencia. El error se da por una malin-
terpretación o sobrestimación de resultados.
Incluso se sabe que el error es indispensable
para el avance de la ciencia. El científico está
consciente de que su conocimiento generado
no es absoluto, es probabilístico y susceptible
de error, pero sabe que por el momento es lo
más cercano a la realidad. Por otra parte, la
mentira es una afirmación cuya falsedad le
consta a quien lo formula, ya sea porque la
inventó o porque tiene pruebas de que no es
cierta. La persona que miente sabe perfecta-
mente que lo que dice no es cierto, pero de
todos modos lo dice seguro de que los demás
le van a creer. Por lo menos durante un tiem-
po indefinido se le cree.

La mentira en la unidad fundamental
del fraude. Según la Academia Nacional
de Ciencias de los Estados Unidos, fraude
científico lo define como la fabricación, fal-
sificación y el plagio en la propuesta, eje-
cución o comunicación de los experimentos
científicos. Se excluyen los errores de juicio,
los errores de registro, los errores de análisis
de datos, las divergencias de opiniones que
afectan a la interpretación de resultados y las
negligencias no relacionadas con el proceso
de investigación.

En un sentido más genérico el fraude
científico se define como toda aquella ac-

Principios de etica.indd 29 17/08/11 13:30

30 Sección 1 Ética

verdad del universo y se han obsesionado en
obtener fama, reconocimiento y desde lue-
go recompensas económicas.

Tener la primacía, originalidad y ser el
primero en lograr un descubrimiento cien-
tífico tiene un enorme mérito, y tiene una
serie de ventajas como mayor apoyo eco-
nómico y reconocimiento científico. Ser el
segundo o tercero en una publicación no es
redituable. Por tanto, los científicos tratan
de ser originales y de tener la primacía en las
publicaciones científicas; tal vez esta sea la
motivación más importante que los induce
a buscar por todos los medios posibles, in-
cluso los de la mentira y falsedad, publicar
cualquier descubrimiento que consideren
trascendente. Además, de que se ha visto
que gran parte de los fraudes han ocurrido
en importantes laboratorios e instituciones
que tienen una enorme necesidad de publi-
car trabajos científicos originales.

La postura narcisista es un factor de-
terminante de la conducta del falso inves-
tigador que no ha cambiado a lo largo de
las épocas. Algunos de los casos de fraudes
científicos más conocidos son el del recono-
cido biólogo llamado Paul Krammerer del
Instituto de Investigaciones Biológicas de
Viena quien pretendía demostrar que los
caracteres adquiridos podían heredarse, en
apoyo a las ideas de Lamarck y en contra de
las tesis de Darwin, utilizó un sapo terres-
tre Alyfes obstetricans que carece de cepillo
copulador o callosidades pero que los anfi-
bios acuáticos si poseen, y trató de demos-
trar la aparición de estos pliegues durante
el acto copulatorio en el agua que trasmitía
a su descendencia de modo que en la quin-
ta generación tratada de esta forma, todos
los machos los adquirían. De esta manera
se demostraba que una característica adqui-
rida si se heredaba; en este caso se obligaba
a los sapos terrestres a copular en el agua y
adquirían los pliegues cuando realizaban el
abrazo copulatorio y los heredaban a su pro-
genie. Los estudios de este científico vienés

o en documentos impresos y electrónicos.
Generalmente se realiza por los propios au-
tores sin el conocimiento de los redactores
de las revistas implicadas.

El autoplagio ocurre cuando un cientí-
fico alcanza cierto prestigio en un tema, se le
invita a realizar revisiones sobre sus propios
trabajos, con tendencia a repetir lo que ya
había escrito anteriormente.

Incorrección de citas bibliográficas es
omitir citas relevantes, copiar listas de ci-
tas y el abuso de autocitas. En general, las
acciones mencionadas anteriormente son
algunas de los aspectos más frecuentes en
fraude científico.

Se ha observado que los científicos fal-
sos tienen ciertas características conductua-
les en común; por lo general son personas
jóvenes, ambiciosos, ansiosos de ocupar
puestos relevantes, convertirse en iconos de
la investigación y ser reconocidos por la élite
científica. Aparentemente dedican gran par-
te de su tiempo a las actividades científicas,
dejando de lado su vida social, el entreteni-
miento y en particular las actividades que
no tienen que ver con su vida profesional.
Combinan inteligencia y astucia con desho-
nestidad y cinismo.

Tras un análisis psicológico para saber
las razones por las que un científico mien-
te, se ha llegado a la conclusión de que lo
hace en torno a una característica humana:
la vanidad. Esto es, porque para reconocer
un error se requiere de humildad y parti-
cularmente el hombre inteligente que no
le gusta equivocarse, llega a ser muy difícil
que él admita sus propios errores. Cuando
el hombre se da cuenta de su capacidad in-
telectual para sobresalir en temas científicos
relevantes trascendiendo en la sociedad y la
humanidad puede sufrir autoengaños frente
a la realidad.

Muchos investigadores han dejado a
un lado las metas que persiguen los verda-
deros científicos que consisten en esclarecer
los fundamentos naturales para conocer la

Principios de etica.indd 30 17/08/11 13:30

31Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

toda su vida y hasta que murió. Sus estu-
dios se basaron en el cociente de inteligen-
cia (CI) de los gemelos univitelinos sepa-
rados, es decir, de los gemelos verdaderos
que por alguna razón fueron separados,
crecieron y fueron educados por distintas
familias. Su teoría decía que el CI de los
gemelos era muy parecido aún siendo edu-
cados de maneras distintas por tanto, la in-
teligencia era hereditaria. Estos resultados
los obtuvo a partir de encuestas realizadas
en distintas partes de Inglaterra a gemelos
que vivieron juntos toda su vida y gemelos
que fueron separados. En los últimos años
de su vida ya no estaba en condiciones de
realizar dichas encuestas así que contaba
con dos colaboradoras Conway y Howard,
que se supone realizaban las encuestas. Tras
la muerte de Burt en 1972, se levantaron
varias sospechas acerca de los trabajos pero
fue un periodista quien en 1976 dio a co-
nocer tras una larga investigación que las
supuestas colaboradoras de Burt no exis-
tían y no eran conocidas en la Universidad
de Londres donde se llevaban a cabo las in-
vestigaciones del psicólogo; esta situación
provocó que se analizaran profundamente
los experimentos de Burt y de esta manera
se hallaron datos sospechosos que no con-
cordaban con los cálculos estadísticos. Al
parecer había falsificado los datos sobre el
número de gemelos encontrados ya que los
gemelos vitelinos son difíciles de encontrar.
Además, los CI parecían resultar siempre
en el mismo rango o la variación era muy
pequeña. Finalmente, todo se descubrió
cuando la propia hermana de Burt pidió a
un colega del científico realizar una biogra-
fía de su hermano, para lo cual dio docu-
mentos personales entre ellos un diario de
su vida y fue allí donde se encontraron las
confesiones de él mismo sobre la fabrica-
ción y falsificación de los datos de sus es-
tudios. Después se reveló que también fue
partícipe de una vasta serie de fraudes, en-
tre ellos diversas publicaciones falsas y au-

fueron muy discutidos por especialistas de
todo el mundo, en especial por científicos
ingleses partidarios de las teorías de Darwin.
Poco después, cuando se realizaron estudios
histológicos de los supuestos pliegues ad-
quiridos en los sapos, se descubrió que no
había pliegues en ese momento del estudio
se encontró tinta china inyectada en capas
superficiales de la piel en las manos de los
sapos. Así que todas sus investigaciones y
fama se vinieron abajo y el 23 de septiembre
de 1926 se encontró su cadáver en un cami-
no montañoso de Austria con un arma con
la que se había suicidado. Aún no se sabe si
realmente si su muerte fue a causa del des-
cubrimiento de sus falsas pruebas o por la
decepción amorosa de una artista vienesa.

Otro caso es el del joven Mark Spector
de 24 años quien en 1981 trató de expli-
car el origen del cáncer con una teoría que
se relacionaba con la activación de células
cancerosas por una serie de enzimas pro-
teincinasas que fosforilan la ATPasa-sodio-
potasio. Spector pretendía caracterizar las 4
enzimas en tan solo 28 meses; esto parecía
imposible para los expertos ya que solo lo-
grar la caracterización de una de ellas llevaba
mucho tiempo. Su teoría encajaba con datos
recientes acerca de algunos oncogenes que
codificaban una proteína cinasa. Sin embar-
go, sus resultados fueron cuestionados por
científicos de la Universidad de Cornell en
el Instituto Nacional de Cáncer que inten-
taron reproducir sus experimentos no obte-
niendo resultados favorables por lo que poco
tiempo después se descubrió que Spector
había falsificado sus experimentos. Lo más
sorprendente es que también se dio a cono-
cer que éste joven había logrado inmiscuir-
se en el mundo científico sin siquiera haber
concluido estudios de bachillerato, al grado
de haber sido considerado para obtener el
premio Nobel.

Un caso muy particular es el del psicó-
logo inglés Sir Cyril Burt quien fue cono-
cido como un erudito en su área durante

Principios de etica.indd 31 17/08/11 13:30

32 Sección 1 Ética

inflar el currículum, participando en sabo-
tajes, haciendo mala utilización de fondos
destinados a la investigación científica y una
serie de actividades deshonestas que des-
acreditan en gran medida los logros de los
verdaderos científicos que buscan la verdad.

Parece ser que las ciencias biomédicas
son de las más susceptibles de cometerse
fraudes en comparación con otras disci-
plinas, quizá por la dificultad de la repro-
ducibilidad de un experimento ya que los
sistemas biológicos son bastante más com-
plejos y no se puede usar la repetición como
criterio de validez, lo que hace más difícil
diferenciar un fraude de un error. Pero aun-
que sea difícil la identificación de un frau-
de siempre sale a la luz la realidad gracias a
aquellas personas que por su determinación
y capacidad analítica logran desenmascarar
a los artífices del engaño porque la única
manera de detectar falsos experimentos es
mediante su repetición por otros investi-
gadores, en otros laboratorios. Y ante todo
queda claro que la honestidad, la confianza
y la responsabilidad son las claves del éxito
para alcanzar la trascendencia científica.

Conclusión

El hombre por su naturaleza política y social
ha formulado una serie de sistemas que rigen
su vida dentro de la sociedad; estos sistemas
se basan en códigos establecidos a partir de
la conducta social pero también tiene que
ver con la esencia misma del hombre como
ente individual. Así, que éstas conductas se
basan en valores éticos y morales y de ahí se
determina si son correctas o no. Un indivi-
duo está capacitado de autodeterminación
y deliberación propia, sin embargo, en la
toma de una decisión debe combinar tanto
sus valores intrínsecos como los establecidos
por la sociedad en la que se desarrolla.

En la práctica científica se debe actuar
conforme a las guías normativas consolida-

toplagio. Un psicoanálisis de este particular
personaje mostró que padecía de ciertas
conductas paranoicas y esto es lo que le ori-
lló a anteponer sus intereses personales a la
objetividad científica. La única ventaja que
tuvo este falso investigador fue que al me-
nos durante su vida pudo mantener y gozar
de su fama y prestigio y fue hasta después
de su muerte que éstos se vinieron abajo.

Se piensa que los fraudes científicos son
hechos recientes pero se tienen datos histó-
ricos de científicos famosos que prueban
que incluso científicos como Galileo, Men-
del o Ptolomeo tuvieron algunas conductas
faltas de ética. Se piensa que Mendel alteró
sus datos para que sus hallazgos pareciesen
perfectos, solo que la exactitud de un mate-
mático estadista Ronald A. Fisher, tras una
minuciosa revisión, le llevó a concluir que
el fundador de la genética había “ajustado”
datos a manera de favorecer sus teorías.

Ptolomeo es un caso particular de pla-
gio porque estudios recientes realizados por
astrónomos competentes indican que este
importante científico no pudo haber reali-
zado sus cálculos para estructurar su teoría
geocéntrica y que pudo haberlos tomado de
otro astrónomo que le precedió, Hiparco.
Por la diferencia de latitudes entre Alejan-
dría y Rodas se pudo inferir que los cálculos
presentados por Ptolomeo correspondían
con la latitud de Rodas, lugar donde traba-
jaba Hiparco y no de Alejandría de donde
procedía Ptolomeo.

Existen indicios de muchos otros casos
de personajes famosos y otros no tanto, pero
el hecho es que las conductas faltas de ética
están presentes en cualquier época y hasta
en las personas menos esperadas. Cientí-
ficos, entes ilustres, poseedores del cono-
cimiento, cuyo objetivo es precisamente
contribuir a mejorar y aumentar el acervo
del saber científico, han sido autores de la
mentira y el engaño a la sociedad, falsifican-
do datos y hasta investigaciones completas,
apropiándose de publicaciones ajenas para

Principios de etica.indd 32 17/08/11 13:30

33Capítulo 1 Marco histórico de la ética y la bioética

profesionista debe tener bien cimentadas
las bases éticas para actuar con autodeter-
minación, sea cual sea su área de estudio,
buscando siempre el bienestar propio y el
de las personas a las que sirve, porque una
persona que no vive para servir, no sirve
para vivir.

das que determinan la conducta ética apro-
piada de todo profesionista y debe adjudi-
cárselas como credo en su labor científica.
Haciendo buen uso de su juicio se debe
lograr la mejor toma de decisiones que
ayuden en el andamiaje a seguir para alcan-
zar sus objetivos. Es por ésta razón que el

Bibliografía
Bell, R. (1995). Los cobayas humanos del

plutonio. Mundo Científico. 158(15): 510-
519.

Benitez, L. (1988). El fraude en la ciencia.
Ciencia y Desarrollo. 79: 51-58

Bordin, C.; Francapani, M. (1994). Bioé-
tica. Universidad Nacional de Cuyo, Ar-
gentina. 208-221.

Codigo de Núrember. (1947). http://
www.bioeticanet.info/documentos/Nu-
remberg.pdf

Consejo de Organizaciones Interna-
cionales de las Ciencias Médicas
(CIOMS) (1993). Pautas Éticas Interna-
cionales para la Investigación y Experi-
mentación Biomédica en Seres Humanos
Ginebra, p.53-56.

Convenio para la Protección de los De-
rechos Humanos y la dignidad del ser
humano con respecto a las aplicaciones
de la Biología y la Medicina. (1997).
http://iier.isciii.es/er/pdf/er_ovied.pdf

Convenio sobre la Diversidad Biológi-
ca (1992) http://www.cbd.int/doc/legal/
cbd-es.pdf

Declaración de Helsinki de la Asocia-
ción Médica Mundial. Principios éticos
para las investigaciones médicas en seres
humanos (1964). http://www.uchile.cl/
bioetica/doc/helsinkrev.htm#principio

Declaración de Lisboa de la Asociación
Médica Mundial sobre los derechos
del paciente. (1981). http://www.web-
delprofesor.ula.ve/medicina/pacap/

pregrado/materia_practica_medi-
ca2008/sesion6/declaracion_lisboa_
der_pacientes_08.pdf

Declaración de Mónaco sobre Bioéti-
ca y los Derechos del Niño (2000).
http://www.bioeticaweb.com/content/
view/377/86/

Declaración Universal sobre el Geno-
ma Humano y los Derechos Humanos
(1999). http://www.uchile.cl/bioetica/
doc/declagen.htm

Diario oficial de la Nación (1984). In-
vestigación para la Salud. p. 40-43.

Fajardo, G. (1991). El legado, el saldo y los
modelos de la ética y de la atención médi-
ca. Rev. Med. IMMS. 29:56-59.

Farías O. (1989). Ética y Política Sanitaria.
Gaceta Sanitaria. 3(14):495-496.

Gómez de León J. (1994). Compromi-
so ético y vocación de servicio en salud
pública. Salud Pública de México. 36(1):
83-87.

Informe Belmont Principios éticos y di-
rectrices para la protección de suje-
tos humanos de investigación. Reporte
de la Comisión Nacional para la Protec-
ción de Sujetos Humanos de Investigación
Biomédica y de Comportamiento.

Judson, K.; Blesie, S. (1994). Introduc-
tion to Law and Ethics. in Law and Ethics
for Health Ocupations. Macmillan/Mc-
Graw Hill. p. 1-10

Pautas Internacionales para la Evalua-
ción Ética de los Estudios Epidemio-

Principios de etica.indd 33 17/08/11 13:30

34 Sección 1 Ética

Schulz, P.; Katime, I. (2003). Los fraudes
científicos. Revista Iberoamericana de Polí-
meros. 4(2):1-90.

Serrano, D. (1990). Principios éticos de
la investigación biomédica en seres hu-
manos. Bol. Sanit. Panam. 108(5-6):
489.498.

Shirer, W. (1985). Experiencias médicas
en: historia de la segunda guerra mundial
y 3er Reich. Barcelona. p. 1258-1269.

Vidal, J. (1999). Investigación en Huma-
nos y Ética. Bol. Acad. Méx. Bioética. p.
1-8.

lógicos. (1991). http://www.uchile.cl/
bioetica/doc/epidem.htm

Pautas Éticas Internacionales para la
Investigación Biomédica en Seres
Humanos. (2002). http://www.bioetica.
ops-oms.org/E/docs/CIOMS.pdf

Pautas Éticas Internacionales para la
Investigación y Experimentación en
Seres Humanos. (1993). http://www.
uchile.cl/bioetica/doc/exper.htm

Ramiro, J. (2006). La construcción de la
bioética a través de los informes y las de-
claraciones. Bioética en la red.

Principios de etica.indd 34 17/08/11 13:30

Capítulo

35

extraer el mal físico o realizar un procedi-
miento invasor. Esta intrusión física, emo-
tiva y psíquica que nos autoriza el paciente
merece un comportamiento cuidadoso de
cada profesional que participa en su estudio
y atención. Esto es, la ética.

Abordaremos el tema desde dos pers-
pectivas: el referente conceptual aplicable a
la ética en el área de la salud la conceptual y
los acuerdos consensuados por los profesio-
nales del área, los códigos de la ética.

Referente conceptual

Desde tiempo inmemorial, la convivencia
humana en sociedad se ha visto influenciada
y en muchos casos determinada por linea-
mientos, implícitos o explícitos que indican
lo que es “bueno o malo” en ese conjunto
humano. Esto es, la moral —del latín moris

Los profesionales del área de la
salud tenemos el privilegio y la responsa-
bilidad de atender al ser humano en todo
lo relativo a su salud. Así tenemos que el
paciente nos permite entrar en contacto
con aspectos de su vida que son relevantes
para: atender un problema odontológico,
canalizar una vía parenteral, definir la gra-
duación de su agudeza visual, reducir una
fractura, comprender una situación viven-
cial, recuperar la función osteomioarticular,
ser atendida por trabajo de parto o recibir
el medicamento en la presentación y dosis
correctas. En todos los casos cada paciente
confía que el profesional hará lo necesario
para resolver su problema de salud. Para
ello, nos permite entrar a la intimidad de
su vida ya sea señalando toda la sintomato-
logía, los detalles del contagio, indicarnos el
sitio del dolor, relatando su historia fami-
liar, permitiéndonos tomar un bisturí para

Mtra. Irene DuraNte MoNtiel
Mtra. Graciela sáNChez rivera

La ética en el área
de la salud

2

Principios de etica.indd 35 17/08/11 13:30

36 Sección 1 Ética

• La ética es el segundo nivel en el que
se logra una consideración producto de
la reflexión sobre nuestras creencias y
prácticas morales. La ética evalúa y por
tanto, comprende el proceso de valora-
ción. Provee la base teórica para valorar
el por qué algo es bueno o malo. Esta
teoría ética conforma las razones para
juzgar algo como bueno o como malo.

En contraste la ética médica, acuñada
a inicios del siglo xix por el médico inglés
Tomás Percival, combina la filosofía y la
ciencia; por tanto, es una ciencia de la ra-
zón y ésta, la razón, es su instrumento de
trabajo. Como todas las ciencias, tiene como
finalidad la búsqueda de la verdad, la cual es
objetiva, única e independiente del observa-
dor. La ética estudia la moralidad, es decir, la
bondad o la maldad de los actos humanos.

Si bien la ética, se aplica con base en
los valores morales de la cultura o de la ci-
vilización para encontrar normas que deben
regir la conducta virtuosa para determinada
comunidad o grupo humano; entonces, la
ética médica se refiere al análisis de las deci-
siones en la medicina, no sólo por los mé-
dicos sino por todos los involucrados como
pueden ser los profesionales de la salud, pa-
cientes, familiares, legisladores y jueces, por
nombrar algunos de los más importantes.

Cuando la ética médica se centra en el
médico, estudia su actuar y lo califica como
bueno o malo, a condición de que sea vo-
luntario y consciente. Su aplicación se fun-
damenta en los cuatro principios de la éti-
ca médica vigentes a la fecha: autonomía,
beneficencia, justicia y no maleficencia, así
como diversos valores que sirven de guía
para su aplicación y que abordaremos con
mayor detenimiento más adelante. La éti-
ca médica es un elemento integral tanto del
estudio y atención del paciente, como del
ejercicio médico.

Uno de los conceptos que se encuen-
tra en plena trasformación es el: “acto mé-

o conducta— el punto obligado de partida,
el sistema de creencias, practicas y juicios de
primer orden sobre el bien y el mal que otor-
ga una cultura, sociedad o comunidad huma-
na y que dictamina los actos de los individuos
de esa agrupación como buenos o malos.

Entre los propósitos de la moral se en-
cuentra el crecimiento del ser humano; la
disminución de su sufrimiento; el mantener
a la sociedad como un conjunto; la solución
justa y ordenada de conflictos y en su caso,
el otorgar reconocimiento y responsabili-
dad, premiación y castigo y, culpa.

Por otro lado, la ética —del griego
ethos que significa carácter o modo de ser—
obliga a la reflexión sobre nuestras creen-
cias, prácticas y juicios morales. Desde la
filosofía, la ética evalúa los valores morales
de la cultura o de la civilización para encon-
trar normas que deben regir la conducta vir-
tuosa para determinada comunidad o grupo
humano. Por tanto, comprende el proceso
de valoración y provee las razones para valo-
rar el por qué algo es bueno o malo.

Con base en lo anterior, observamos que
es una actividad consciente del ser humano
que influye y a la vez refleja su realidad per-
sonal y contextual. Al respecto, Veatch refie-
re que la ética es una reflexión disciplinada
sobre las intuiciones morales y las decisiones
morales que toman las personas.

Sin embargo, “la ética no sólo estudia
lo que se hace, sino también lo que deja de
hacerse por negligencia, mala planeación y
falta de visión, el precio de no hacer investi-
gación resulta muy alto para el país”.

En resumen, procedemos a diferenciar
estos dos conceptos ya que si bien es cierto
que guardan una relación estrecha no son
sinónimos.

• La moral se refiere a las creencias y
practicas de primer orden sobre el bien
y el mal por medio de las cuales guia-
mos nuestro comportamiento y esta-
blece que es lo bueno y lo malo.

Principios de etica.indd 36 17/08/11 13:30

37Capítulo 2 La ética en el área de la salud

teóricos de ella, como las implicaciones del
uso de embriones preservados o los aspectos
prácticos del ejercicio médico como pueden
ser las implicaciones de ejercer una especia-
lidad sin los conocimientos suficientes o el
dar de alta enfermos que aún no han curado
por insuficiencia económica.

Otros autores refieren que la bioética
reflexiona acerca de los problemas éticos
que se derivan de la expansión científica y
tecnológica; en la práctica y desarrollo de las
ciencias médicas y biológicas; tanto a nivel
microsocial como macrosocial; y su reper-
cusión presente y futura en la sociedad y
su sistema de valores. Lo anterior exige una
gestión responsable de la vida humana. En
este contexto, el estudio interdisciplinario
se convierte en un facilitador de la integra-
ción bioética en las actividades científicas y
profesionales concretas, así como, en las es-
tructura legislativas y de toma de decisiones
de orden público con la consecuente inclu-
sión del respeto, de la promoción de la vida
humana y de la persona, y de los derechos
humanos en el sector biomédico como exi-
gencias.

En síntesis, la bioética se ocupa, de
acuerdo con los conceptos fundamentales
de la teoría general de sistemas, del estudio
completo de la condición que se debe tener
en cuenta para el desarrollo armónico de los
individuos y de la colectividad.

En la actualidad no es raro encontrar
que se utilice el término de bioética como
si fuese sinónimo de ética médica. Sin em-
bargo, es importante notar que el término
de bioética es más amplio que el de ética
médica.

• La bioética aborda los conflictos éticos
que surgen en las ciencias biológicas
como puede ser el caso de la investi-
gación en animales o la manipulación
de su estructura genética, o problemas
derivados del uso de combustibles deri-
vados del petróleo.

dico”. El sentido tradicional se refiere a
todo aquello que realiza el profesional de la
medicina en el desempeño de su profesión
frente al paciente. Pero la atención médica
no sólo involucra al médico sino al equipo
de salud entre otros. Nuevamente tenemos
que Veatch va más allá y dice que la ética
médica analiza las decisiones que en la me-
dicina realizan todos los involucrados en la
atención de la salud del paciente e incluye al
médico, profesionales de la salud, pacientes,
familiares, legisladores y jueces, por nom-
brar los más importantes.

Según Gillón, filosofo inglés, el térmi-
no se refiere a las decisiones médico-morales
relacionadas con las normas o los valores, el
beneficio y el perjuicio, lo justo y lo injus-
to, y lo que debe llevarse a cabo o no, en
el contexto de la atención médica. Resulta
interesante mencionar que los actos de un
profesional en su vida privada, no profesio-
nal, caen en la ética general, aplicable a todo
ser humano.

Otro referente de importancia es el de
la bioética. El concepto se refiere al estu-
dio sistemático de la conducta humana en
el campo de las ciencias biológicas y de la
atención a la salud, en la medida en que esta
conducta se examine a la luz de valores y
principios morales.

De esta manera, la bioética estudia
a moralidad de la conducta humana en el
campo de las ciencias de la vida. Incluye la
ética médica, pero supera los problemas clá-
sicos de la medicina, ya que trata además
de los problemas éticos de las ciencias bio-
lógicas, los cuales son ante todo de orden
médico. Como nueva disciplina que es, se
ocupa de elaborar una metodología efectiva
que apoya médicos y hombres de ciencia en
la toma de decisiones sobre la salud y la vida
desde un punto de vista sociológico, psico-
lógico e histórico.

La bioética supone un campo de ac-
ción más amplio que la ética médica. En la
ética médica hay que distinguir los aspectos

Principios de etica.indd 37 17/08/11 13:30

38 Sección 1 Ética

ley es obligatoria en una sociedad y la ética
depende de la voluntad del individuo; y d)
algunas leyes pueden ser injustas y por tan-
to, contrarias a los estándares éticos. La ética
va más allá de la ley y la juzga.

La ética de los profesionales de la salud,
particularmente la ética médica, abarca sus
responsabilidades y obligaciones profesio-
nales, sin embargo, ponemos énfasis en que
los principios que rigen la conducta y res-
ponsabilidad profesionales pueden rebasar e
incluso llegar a ser contrarios a lo marcado
por la ley.

De los códigos de ética

Si bien es cierto que el acto ético emerge de
una decisión voluntaria, también es cierto
que corresponde a fundamentos acordados
por los profesionales de la salud a lo largo de
la historia. Estos documentos consensuados
son los códigos de ética. Por ello, revisare-
mos aquellos de mayor relevancia histórica
y vigencia actual para comprender las bases
que dirigen su aplicación.

Un código es un conjunto de nor-
mas codificadas y ordenadas por capítulos
que hacen referencia a un tema específico
y consensuado por una comunidad de in-
dividuos especializados e interesados en la
materia. En este sentido Tullio refiere que la
codificación, de las normas, es un paso más
avanzado que la simple recopilación, esto es,
que las normas vigentes que constituyen un
código son exclusivas de la materia en cues-
tión. Así las normas son la regla o guía de
conducta que ese grupo considera de obser-
vancia obligatoria y que regula las relaciones
humanas. Suele darse el caso que se asigne
una sanción única al incumplimiento, sin
embargo en el estricto sentido de la ética,
esto funcionaría en menoscabo de su carác-
ter voluntario.

Existe un sin número de códigos, de-
pendiendo de la materia que se quiera tra-

• La ética médica se centra en aspectos
teóricos de las ciencias médicas; así
como, en aspectos prácticos del ejerci-
cio de la medicina.

Otro elemento es el de la deontolo-
gía, del griego deon que significa “deber” es
la ciencia que aplicada a la salud se ocupa
de los deberes y obligaciones de sus profe-
sionales.

A semejanza de lo que sucede con los
conceptos de bioética y ética médica, es co-
mún encontrar que no se distingan claramen-
te los límites entre la ética y la deontología.

Ya comentamos que la ética estudia el
acto humano y define si es bueno o malo y
en el caso de la ética médica se circunscribe
al acto médico. En cambio, la deontología
determina los deberes que han de cumplir-
se en circunstancias particulares. Por tanto,
dentro de cada profesión se habla de sus as-
pectos deontológicos. De manera general se
acepta que el cumplimiento del deber es ha-
cer aquello que la sociedad ha impuesto en
bien de los intereses colectivos y particulares.
En la ética médica y particularmente en el
actuar ético siempre se involucran los debe-
res éticos, aspecto que veremos más adelante.

Otro concepto de sumo valor para com-
prender es el de ley. En el sentido formal, se
dice que la ley es una disposición obligatoria
que emana del órgano legislativo del Estado;
el conjunto de reglas que regulan, orientan
y dirigen la actividad del hombre y la convi-
vencia humana en la vida social.

Ahora veamos su diferenciación con la
ética. Si bien la ética y la ley guardan una
relación estrecha existen diferencias precisas
como las siguientes: a) la ley establece los
estándares de conducta en la sociedad para
así vigilar su cumplimiento; la ética se con-
cierne con estándares más allá del mínimo
indispensable; b) la ley tiende a ser reacti-
va, esto es, se fundamenta en los sucesos del
pasado mientras que la ética es proactiva al
promover lo que desea hacia el futuro; c) la

Principios de etica.indd 38 17/08/11 13:30

39Capítulo 2 La ética en el área de la salud

Los códigos de ética pueden ser obliga-
torios o de valor moral, esto depende de la
decisión de cada país o de los organismos in-
ternacionales. Obligatorios cuando deben ser
acatados irremediablemente y que si no fuera
así, entonces se impone una sanción jurídica
o administrativa. De orden moral cuando no
necesariamente existe sanción alguna.

En términos generales un código de
ética representa el consenso de un grupo
sobre aquellos lineamientos que deben nor-
mar el proceder y/o la conducta general de
quienes se apeguen al mismo.

La guía para la elaboración de un códi-
go de ética, (Guidance for writing a code of
ethics) indica que:

• Un código de ética define los compor-
tamientos aceptados o aceptables.

• Promueve altos estándares para la prác-
tica profesional.

• Provee una referencia para la autoeva-
luación.

• Establece un marco de referencia para
las responsabilidades y conductas pro-
fesionales.

• Sirve como medio para la identidad
profesional.

• Es un índice de madurez profesional.

Esta misma guía ofrece diez puntos
que se deben tomar en cuenta para la ela-
boración de un código de ética, entre ellos
se observa que el código de ética deberá ser
una guía de comportamiento; que deberá
abarcar los principios o valores y ordenarlos
de acuerdo con su importancia; que debe
concertar las necesidades del grupo y las
creencias de sus miembros; se debe prever e
incluir los tiempos y el proceso de revisión y
actualización del código.

También menciona que en la ética mé-
dica actual los profesionales se deben apegar
a los principios de la ética, a saber: benefi-
cencia, no maleficencia, respeto a la autono-
mía y justicia de los pacientes.

tar. Su ordenamiento es de lo general a lo
particular, incluye las normas de actualidad
local, nacional e internacional y establece,
irrevocablemente, la forma como se debe
hacer “algo”.

No olvidemos que de manera paralela
el ejercicio profesional esta normado por
leyes, las cuales precisan las actividades que
realizan los profesionales en términos de
obligaciones legales. Así, se observan normas
de exclusividad que deben seguir quienes se
dedican a una profesión, como por ejemplo
los médicos, enfermeras, odontólogos, psi-
cólogos, farmacéuticos, fisioterapeutas, tra-
bajadoras sociales y laboratoristas clínicos y
paraclínicos, entre otros. Para dar validez a
este conjunto de normas, de debe tener un
registro oficial o de matriculación que lo re-
gula jurídicamente; por tanto y a diferencia
de la ética, su desobediencia conlleva una
sanción. Las normas del ejercicio profesional
permiten habilitar o inhabilitar a personas
o lugares para el ejercicio, por lo que estas
normas establecen obligaciones, derechos y
prohibiciones de un ejercicio determinado.

Esto es, las normas jurídicas son el
conjunto de mandatos generales que rigen
a las conductas humanas en una relación de
convivencia comunitaria y su cumplimiento
puede ser impuesto por el Estado a través de
los órganos jurisdiccionales.

Hemos revisado los conceptos de códi-
go, norma y el conjunto de normas de una
materia en particular como son las profe-
sionales y jurídicas y con base en ello abor-
daremos los distintos códigos relacionados
con la ética, para entrar en el tema que nos
ocupa, la ética en el área de la salud.

Párrafos arriba se menciono que la ética
es una reflexión disciplinada sobre las inten-
ciones morales y las decisiones morales que
toman las personas. La ética por tanto, trata
lo que realiza un profesional, en este caso,
de la salud, lo que no hace concientemente,
la negligencia, y lo que se omitió al realizar
una actividad profesional.

Principios de etica.indd 39 17/08/11 13:30

40 Sección 1 Ética

beneficio de sus enfermos, con la aplicación
de sus conocimientos, manteniendo siempre
buen juicio; que no hará daño, bajo ninguna
circunstancia y tratará a todos sus pacientes
con justicia. Si no supiera hacer algún trata-
miento, incluido la cirugía, canalizará a sus
pacientes, a otro colega que tenga los conoci-
mientos necesarios para curarlos; y por último
guardar en secreto lo que las personas refieran,
dentro del consultorio o fuera de el, para no
avergonzarlas. Terminando este juramento di-
ciendo que: “Si fuera fiel a este juramento y
no lo violara. Que se me conceda gozar de mi
vida y de mi arte, y ser honrado para siempre
entre los hombres. Si lo quebrantara y jurara
en falso, que me suceda lo contrario”.

Oración de Maimónides

En esta oración el médico le implora a Dios
Todopoderoso que con su ayuda, haga el
bien a los hombres, que le inspire amor a
su profesión y a sus criaturas (así se refiere a
los hijos de Dios, los hombres), que la am-
bición no lo desvié de su diario quehacer y
que siempre este dispuesto a atender a todos
los que le requieran sin importar si es rico
o pobre, bueno o malo, amigo o enemigo;
que en su oficio mantenga la certeza de sus
conocimientos, aplicándolos en beneficio de
los hombres y manteniéndolos en constante
vigencia, ya que este arte es inacabable. Le
solicita a Dios que le permita ser modesto
en todo, excepto en el conocimiento de su
profesión. Por último, le solicita que lo apo-
ye: “En este gran trabajo para que haga bien
a todos los hombres, pues sin tu ayuda nada
de lo que haga tendrá éxito”.

Código Internacional de ética médica

Lo anterior sienta las bases para mirar el ac-
tuar y las conductas del médico, así como
para argumentar la creación de los princi-

A continuación revisaremos los códigos
de ética de mayor relevancia en la actualidad.

Consejos de Esculapio

Desde Esculapio, en sus consejos a quienes
tenían la intención de ser médicos, él les te-
nía una pregunta que involucraba la vida de
los futuros médicos: “Has pensado en lo que
va a ser tu vida?…” En este escrito se vislum-
bran ya los principios de la ética médica.

En estos consejos Esculapio de refiere al
cambio de vida que tendrán los candidatos,
mencionando que deberán atender a toda
aquella persona que solicite su atención, no
importando el día y la hora, siempre estará
dispuesto; que atenderá a pobres y ricos de
igual manera y disposición. Describe que
guardarán en secreto lo que su paciente le
diga o lo que encuentre en él. Que tendrán
que mantener un estatus ante la comunidad
y sus pacientes. También los instruye en que
deberán mantenerse actualizados todo el
tiempo para no mostrar sus dudas y perder a
sus pacientes. Deberán observar la conducta
humana para el conocimiento del ser huma-
no. Que no lucren con su profesión. Se man-
tendrán interesados por sus pacientes aunque
ello, les signifique mirar suciedades e inmun-
dicias, por lo que manifestaran compasión,
tolerancia y paciencia con ellos. Tendrán que
tomar decisiones importantes aunque invo-
lucren sus gustos y creencias, sin dejar de ser
justos con todos aquellos que acudan a él.
Los consejos terminan con esta frase, vigente
en nuestros días: “Sí ansías conocer al hom-
bre y penetrar en la trágica grandeza de su
destino, entonces, hazte médico hijo mío”.

Juramento Hipocrático

El juramento hipocrático hace referencia
también a los principios de la EM, ya que
en el se menciona que el médico actuará en

Principios de etica.indd 40 17/08/11 13:30

41Capítulo 2 La ética en el área de la salud

médica que pueda tener el efecto de de-
bilitar la condición mental y física del
paciente.

• El médico debe obrar con suma cautela
al divulgar descubrimientos o nuevas
técnicas, o tratamientos a través de ca-
nales no profesionales.

• El médico debe certificar sólo lo que él
ha verificado personalmente.

Deberes de los médicos hacia los enfermos

• El médico debe recordar siempre la
obligación de preservar la vida humana.

• El médico debe a sus pacientes todos
los recursos de su ciencia y toda su leal-
tad. Cuando un examen o tratamiento
sobrepase su capacidad, el médico debe
llamar a otro médico calificado en la
materia.

• El médico debe guardar absoluto secre-
to de todo lo que se le haya confiado,
incluso después de la muerte del pa-
ciente.

• El médico debe prestar atención de ur-
gencia como deber humanitario, a me-
nos de que esté seguro que otros médicos
pueden y quieren prestar dicha atención.

Deberes de los médicos entre sí

• El médico debe comportarse hacia sus
colegas como él desearía que ellos se
comportasen con él.

• El médico no debe atraer los pacientes
de sus colegas.

• El médico debe observar los principios
de la declaración de Ginebra, aprobada
por la Asociación Médica Mundial.

Código de Nüremberg

Bajo el antecedente de que se realizaron crí-
menes de guerra, durante la Segunda Guerra
Mundial en Alemania y los países ocupados,

pios de la ética médica. A este respecto la
Asociación Médica Mundial (AMM) emite
los deberes del médico en general, los de-
beres del médico hacia los enfermos y los
deberes del médico entre sí. Estos deberes
hacen referencia a los preceptos que en pá-
rrafos anteriores se describen. Aquí los men-
cionaremos tal y como han sido enunciados:

Deberes de los médicos en general

• El médico debe mantener siempre el
más alto nivel de conducta profesional.

• El médico no debe permitir que mo-
tivos de ganancia influyan el ejercicio
libre e independiente de su juicio pro-
fesional de sus pacientes.

• El médico debe en todos los tipos de
práctica médica, dedicarse a propor-
cionar un servicio médico competen-
te, con plena independencia técnica y
moral, con compasión y respeto por la
dignidad humana.

• El médico debe tratar con honestidad a
pacientes y colegas, y esforzarse por de-
nunciar a los médicos débiles de carác-
ter o deficientes en competencia profe-
sional, o a los que incurran en fraude
o engaño. Las siguientes prácticas se
consideran conducta no ética:
a) La publicidad hecha por el médico,

a menos que esté autorizada por las
leyes del país y el código de ética
médica de la asociación médica na-
cional.

b) El pago o recibo de cualquier hono-
rario u otro emolumento con el solo
propósito de obtener un paciente o
recetar, o enviar a un paciente a un
establecimiento.

• El médico debe respetar los derechos del
paciente, de los colegas y de otros profe-
sionales de la salud, y debe salvaguardar
las confidencias de los pacientes.

• El médico debe actuar sólo en el inte-
rés del paciente cuando preste atención

Principios de etica.indd 41 17/08/11 13:30

42 Sección 1 Ética

10. El investigador podrá dar por termina-
do el experimento si considera que el
experimento puede dar por resultado
lesión, incapacidad o muerte del sujeto.

Declaración de Budapest:
declaración sobre la ciencia
y el uso del saber científico

Esta declaración, hace referencia a que la
los avances de la ciencia, en todos los ám-
bitos ha generado un cúmulo de conoci-
mientos en beneficio de la humanidad, de
su entorno natural y de las relaciones entre
países, sociedades y de los individuos en ge-
neral. Sin embargo también hace referencia
que este progreso (de la ciencia y tecnolo-
gía) ha desarrollado formas de destrucción
del ambiente natural y de probabilidad de
destrucción de la humanidad si se siguen
desarrollando armas de destrucción masiva
y peor aún si éstas se aplicaran. Otro argu-
mento es que la ciencia debe ser difundida
entre la población, esto es, la ciencia como
parte de la educación de los individuos a
todos los niveles educativos, en beneficio
del progreso y desarrollo de las sociedades
y los países. Que se deben preservar las cul-
turas y obtener de ellas los conocimientos
que aportan en beneficio de la humanidad.
Que el desarrollo y los procesos de gene-
ración del conocimiento de la ciencia sea
bajo fundamentos éticos. Estos tópicos han
preocupado a los individuos en el nivel
mundial, tanto de las comunidades cientí-
ficas como civiles en general. En 1999, en
Budapest se realizo la Conferencia Mun-
dial sobre La ciencia para el siglo XXI: un
nuevo compromiso

La declaración esta estructurada con
bajo cuatro títulos, los cuales contienen 46
puntos a tratar, a continuación se presenta
un resumen de éstos:

En el preámbulo se declara que: “Las
ciencias deben estar al servicio del conjunto

y crímenes contra la humanidad, se emite
este código para regular la investigación en
seres humanos. En el se suscriben diez pun-
tos, que quienes se dediquen a realizar inves-
tigaciones en seres humanos deberán apegar-
se a ellos. Indica que las investigaciones que
se vayan a realizar se comprobable que no se
puedan llevar a cabo por otros medios, así
como que sus resultados sean en beneficio de
la humanidad, que su realización este bajo
los principios de la ética general de la profe-
sión médica.

A continuación haremos un resumen
de estos diez puntos a que se refiere este có-
digo:

1. Contar necesariamente con el consen-
timiento del sujeto objeto de la investi-
gación.

2. Los resultados del experimento deberá
ser en beneficio de las sociedades.

3. Experimentar primero en animales y
basarse sobre los datos obtenidos para
justificar la investigación en seres hu-
manos.

4. El experimento deberá realizarse de
modo que no cause daño (físico o men-
tal) injustificadamente.

5. No se realicen experimentos que pue-
dan producir la muerte o daños incapa-
citantes, excepto que se realicen en los
propios experimentadores.

6. El riesgo no podrá ser mayor que el be-
neficio que proporcionara.

7. Deberán tomarse medidas y mecanis-
mos para proteger al sujeto de daños
incapacitantes o de muerte.

8. Los experimentos los realizarán las per-
sonas más competentes y con experien-
cia, en todas las fases de la investiga-
ción.

9. El sujeto que participa en el estudio
podrá desligarse de la investigación en
cualquier fase de ésta si considera que
ha llegado a tal riesgo que le impide se-
guir adelante.

Principios de etica.indd 42 17/08/11 13:30

43Capítulo 2 La ética en el área de la salud

siglo xxi, la ciencia debe convertirse en
el bien, en beneficio de los pueblos.

• Se debe tener en cuenta la autoridad de
la ciencia en la toma de decisiones en lo
normativo o regulatorio.

• La enseñanza de la ciencia es para la
plena realización del ser humano.

• La investigación científica y sus reper-
cusiones permiten el progreso de los
pueblos.

• En el campo de la salud, el desarrollo
de la investigación científica es esencial
para una mejor calidad de vida de la
humanidad.

• Es importante acercar a los países en
desarrollo a los desarrollados, incre-
mentando los talentos e infraestructu-
ras científicas.

• El progreso de la educación y de la in-
vestigación misma se beneficia a través
de los nuevos avances de los medios de
comunicación e información.

• Libre acceso a la información.
• La investigación científica y su uso

debe respetar los derechos humanos y
la dignidad de las personas.

• Algunas aplicaciones de los productos
de la investigación científica llegan a
ser perjudiciales para las personas, los
pueblos, el medio ambiente y la salud
en general del ser humano.

• La ciencia es indispensable para pro-
mover y mantener la paz, la protección,
el desarrollo y la seguridad mundial.

• La práctica y aplicación de las ciencias
deben ser bajo normas éticas apropia-
das.

• La progresión y utilización de la cien-
cia, deben preservar todas las formas de
la vida y los sistemas de sustentación de
la vida de nuestro planeta.

• Existe una desigualdad en la participa-
ción de los hombres y mujeres en to-
das las actividades relacionadas con la
ciencia.

de la humanidad y contribuir a dotar a to-
das las personas de una comprensión más
profunda de la naturaleza y la sociedad, una
mejor calidad de vida y un entorno sano y
sostenible para las generaciones presentes y
futuras”.

“La ciencia ha dado paso a innovacio-
nes estupendas en los campos de la agricul-
tura, la tecnología, de búsqueda de nuevas
fuentes de energía; de procesos y produc-
ción de tecnologías industriales. Nuevos
métodos de comunicación entre los indivi-
duos y los pueblos. La profundización inin-
terrumpida de los conocimientos científicos
sobre el origen, las funciones y la evolución
del universo y de la vida dota de la humani-
dad de enfoques conceptuales y pragmáticos
que ejercen una influencia profunda en su
conducta y sus perspectivas”.

“Las aplicaciones de los avances cien-
tíficos y el desarrollo y la expansión de la
actividad de los seres humanos han pro-
vocado también la degradación del medio
ambiente y catástrofes tecnológicas y han
contribuido al desequilibrio social o la ex-
clusión”. En este punto se menciona que las
Naciones Unidas proclamaron el año 2000
Año Internacional para la Cultura de la Paz
y el año 2001 Año de las Naciones Unidas
del Diálogo entre Civilizaciones como mo-
vimientos hacia el establecimiento de la paz
mundial, esto también es una responsabili-
dad de la comunidad científica.

También señala que es necesario llegar
a acuerdos sociales interdisciplinarios sobre
la producción y la aplicación del saber cien-
tífico; y describe que los beneficios del nue-
vo conocimiento científico no están equita-
tivamente distribuidos entre los pueblos, los
individuos y por genero.

Esta declaración considera que:

• El desarrollo de la investigación cientí-
fica que han tenido las ciencias natura-
les actualmente, ha tenido un impor-
tante impacto social, por lo que en el

Principios de etica.indd 43 17/08/11 13:30

44 Sección 1 Ética

lidades es un requisito previo esencial
de la democracia y el desarrollo soste-
nible”. La creación de capacidades cien-
tíficas deberá contar con el apoyo de la
cooperación regional e internacional a
fin de alcanzar un desarrollo equitativo
y la difusión y la utilización de la crea-
tividad humana sin discriminación de
ningún tipo contra países, grupos o in-
dividuos. El progreso científico requiere
varios tipos de cooperación en los pla-
nos intergubernamental, gubernamen-
tal y no gubernamental y entre ellos. Es
preciso proteger adecuadamente los de-
rechos de propiedad intelectual a escala
mundial, y el acceso a los datos e in-
formaciones es fundamental para llevar
a cabo la labor científica y plasmar los
resultados de la investigación científica
en beneficios tangibles para la sociedad.

4. La ciencia en la sociedad y la ciencia para
la sociedad, en este rubro se menciona
que la práctica y utilización científica
debería tener los siguientes objetivos:
lograr el bienestar de la humanidad,
comprendida la reducción de la pobre-
za; respetar la dignidad y los derechos
de los seres humanos, así como el me-
dio ambiente del planeta; y tener plena-
mente en cuenta la responsabilidad que
nos incumbe con respecto a las genera-
ciones presentes y futuras. Habría que
garantizar la libre circulación de la in-
formación sobre todas las utilizaciones
y consecuencias posibles de los nuevos
descubrimientos y tecnologías, a fin de
que las cuestiones éticas se puedan de-
batir de modo apropiado. Todos los in-
vestigadores deberían comprometerse a
acatar normas éticas estrictas y habría
que elaborar para las profesiones cien-
tíficas un código de deontología basado
en los principios pertinentes consagra-
dos en los instrumentos internaciona-
les relativos a los derechos humanos.
La igualdad de acceso a la ciencia no

• Existen, también, impedimentos para
que los grupos desfavorecidos partici-
pen en el ámbito de la ciencia.

• Es necesaria la relación de la ciencia
con la sociedad para la resolución de
grandes problemas mundiales.

• Existe la necesidad de que los gobier-
nos, la sociedad civil y el sector produc-
tivo contraigan un compromiso con la
ciencia y que los científicos asuman un
compromiso en pro de la sociedad.

Con base en lo anterior, se formula la
siguiente proclamación, bajo cuatro subtí-
tulos:

1. La ciencia al servicio del conocimiento;
el conocimiento al servicio del progreso;
en donde se refieren a la promoción de
la investigación fundamental y orienta-
da hacia los problemas es esencial para
alcanzar el desarrollo y un progreso en-
dógenos. Que a través de políticas na-
cionales, los gobiernos deben recono-
cer la función esencial que desempeña
la investigación científica en la adquisi-
ción del saber, la formación de científi-
cos y la educación de los ciudadanos.

2. La ciencia al servicio de la paz, este pun-
to habla básicamente de que: “La co-
munidad científica, que desde hace lar-
go tiempo comparte una tradición que
trasciende las naciones, las religiones o
las etnias, tiene el deber, como afirma
la Constitución de la UNESCO, de
promover la solidaridad intelectual y
moral de la humanidad, base de una
cultura de paz”.

3. La ciencia al servicio del desarrollo: “El
objetivo debe ser, avanzar hacia unas
estrategias de desarrollo sostenible me-
diante la integración de las dimensio-
nes económicas, sociales, culturales y
ambientales”. “La enseñanza científica,
en sentido amplio, sin discriminación y
que abarque todos los niveles y moda-

Principios de etica.indd 44 17/08/11 13:30

45Capítulo 2 La ética en el área de la salud

1. Principios básicos para toda investiga-
ción médica. Aquí se menciona que
el médico debe proteger la vida, la
salud, la intimidad y la dignidad del
ser humano, al realizar investigación
médica. Debe hacerse la investigación
bajo los normas científicas mundial-
mente aceptadas, bajo conocimientos
fundados en la bibliografía y en ex-
perimentación en animales, si fuera
preciso. Cuidando el medio ambiente
y el bienestar de los animales de ex-
perimentación. La experimentación
en seres humanos deberá proyectarse
en un protocolo de investigación, el
cual será aprobado por un comité de
evaluación ética, externo al grupo de
investigación. El investigador deberá
informar al comité de los avances, re-
sultados y dificultades que se presen-
ten en el curso de la investigación. En
el protocolo deberán aparecer los prin-
cipios éticos del caso, así como que se
han tomado en consideración los prin-
cipios enunciados en esta declaración.
Las investigaciones deben realizarse
por personal científicamente compe-
tentes y supervisadas por un médico
clínicamente calificado. En le proyec-
to de investigación debe considerarse
el costo-beneficio. La investigación en
seres humanos debe considerar que el
beneficio es mayor que los riesgos y
costos. Se debe contar con el consenti-
miento informado de aquellos sujetos
de experimentación. En personas in-
capacitadas se debe contar con el con-
sentimiento de la persona responsable
de ellos, así como que no se deberían
tomar en cuenta para la investigación,
a menos que no se pueda desarrollar
en sujetos sanos. Los resultados de
la investigación deberán publicarse,
manteniendo la exactitud de los datos.
Las publicaciones deberán sujetarse a
los principios de esta declaración.

sólo es una exigencia social y ética para
el desarrollo humano, sino que además
constituye una necesidad para explotar
plenamente el potencial de las comu-
nidades científicas de todo el mundo y
orientar el progreso científico de mane-
ra que se satisfagan las necesidades de
la humanidad. Los gobiernos y cientí-
ficos del mundo entero deben abordar
los problemas complejos planteados
por la salud de las poblaciones pobres,
así como las disparidades crecientes en
materia de salud que se dan entre paí-
ses y entre comunidades de un mismo
país, con miras a lograr un nivel de sa-
lud mejor y más equitativo, y también
un suministro de asistencia sanitaria de
calidad para todos.

Finalmente los participantes en la con-
ferencia se comprometen a: “Hacer todo lo
posible para promover el diálogo entre la
comunidad científica y la sociedad, a actuar
con ética y espíritu de cooperación en nues-
tras esferas de responsabilidad respectivas a
fin de consolidar la cultura científica y su
aplicación con fines pacíficos en todo el
mundo, y a fomentar la utilización del saber
científico en pro del bienestar de las pobla-
ciones y de la paz y el desarrollo sostenibles,
teniendo en cuenta los principios sociales y
éticos mencionados”.

Declaración de Helsinki,
de la Asociación Médica Mundial:
principios éticos para las
investigaciones médicas
en seres humanos

A continuación se describen los dos ele-
mentos a los que hace referencia este docu-
mento, los principios básicos para toda in-
vestigación médica y los aplicables cuando
la investigación médica se combina con la
atención médica.

Principios de etica.indd 45 17/08/11 13:30

46 Sección 1 Ética

cho a contraer matrimonio y gozar de los
derechos durante éste en igualdad de géne-
ro. Derecho al trabajo. Derecho a la libertad
de opinión, pensamiento, de conciencia y
religión. A la libertad de opinión y expre-
sión. Derecho a la educación y a la salud.
Derecho a una nacionalidad. Derecho a la
propiedad individual y colectiva. A libertad
de reunión y asociaciones pacíficas. Al dis-
frute, tiempo libre y vacaciones, entre otros
derechos igualmente importantes.

Declaración Universal sobre el
genoma y derechos humanos

El documento en su preámbulo evoca las
convenciones de las Naciones Unidas y la
UNESCO, en donde las referencias sobre
la dignidad y respeto mutuo de los seres
humanos, la difusión de la cultura y educa-
ción, incluida la enseñanza de la ciencia. La
aplicación y progreso de la misma, la educa-
ción para la paz, los derechos de los discapa-
citados; la solidaridad entre los hombres y
las naciones, entre otros temas, de los cuales
hablamos párrafos arriba y con base en ellos,
los miembros de esta declaración proclaman
los principios bajo siete títulos:

1. La dignidad humana y el genoma hu-
mano en donde se proclama que el
genoma humano es patrimonio de la
humanidad y no se podrá lucrar con el.

2. Derechos de las personas interesadas,
las investigaciones que se realicen so-
bre el genoma de una persona, aquella
(la investigación) se hará bajo la eva-
luación de los riesgos y beneficios que
se produzcan; contar con el consenti-
miento informado; no discriminación
de la persona por sus características
genéticas. Confidencialidad de los re-
sultados de la investigación.

3. Investigaciones sobre el genoma hu-
mano, en donde fundamentalmente

2. Principios aplicables cuando la investiga-
ción médica se combina con la atención
médica. Se hace referencia de que cuan-
do se combina la investigación con la
atención médicas, esta debe considerar
el valor preventivo, de diagnostico y
terapéutico. Los costos-beneficios de
la investigación se deben comparar con
los métodos preventivos, diagnósticos
y terapéuticos existentes. El médico
debe informar al paciente de las rela-
ciones que tiene la investigación con su
atención médica, sin menoscabo de la
relación médico-paciente.

Declaración de Ginebra

En este documento se presentan diez máxi-
mas que asumen los médicos al incorporarse
a la profesión médica, estas declaraciones re-
sumen los tópicos que se presentan el jura-
mento Hipocrático.

Declaración de los derechos
humanos

Este documento se conforma de 30 artí-
culos en donde se declara que los seres hu-
manos nacen libres e iguales en dignidad
y derechos y que deben comportarse fra-
ternalmente los unos con los otros. Todos
tienen derechos, independientemente de su
raza, religión, sexo, idioma, color, creencias
y posición económica, política y social, así
como de su país de origen. Todo ser huma-
no tiene derecho a la vida, a la libertad y a
su seguridad. Tiene derecho a ser reconoci-
da su personalidad jurídica y que se le de
trato justo ante los tribunales jurídicos. Será
inocente hasta comprobar su culpabilidad.
Derecho a la protección de la ley ante inje-
rencias y ataques en su vida privada, su fa-
milia, domicilio, correspondencia, su honra
y reputación. Derecho a la libertad. Dere-

Principios de etica.indd 46 17/08/11 13:30

47Capítulo 2 La ética en el área de la salud

Pautas Internacionales para la
evaluación ética de los estudios
epidemiológicos

La elaboración y difusión de estas pautas se
realizó tras la preocupación de que a pesar de
que existe la declaración de Helsinki, no to-
das las investigaciones epidemiológicas cum-
plen o se apegan a esa declaración y centra
mayor énfasis en las investigaciones que se
llevan a cabo en los países en desarrollo.

Teniendo en cuenta el gran avance de
las investigaciones en epidemiología, en
donde se incide en los individuos que con-
forman una comunidad y en las comunida-
des mismas y que de ellos se obtienen datos
individuales y comunitarios, así como se uti-
lizan esos datos, esto llega a exhibir preocu-
paciones ante los derechos y libertades de
las personas y las necesidades comunitarias.
Ante los hechos de abusos o posibles abusos
en contra de los individuos y/o comunida-
des en estudio, se ha hecho necesaria e im-
portante la aplicación de normas éticas que
regulen las intervenciones e investigaciones
en el ámbito epidemiológico. Por lo anterior
las asociaciones de epidemiólogos iniciaron
la revisión de los aspectos éticos correspon-
dientes, así también algunos otros grupos
relacionados han propuesto pautas éticas.
Aún así no se habían construido pautas éti-
cas internacionales para las investigaciones y
prácticas epidemiológicas.

Por lo anterior, en el marco de la xxv
Conferencia Internacional del Consejo de
Organizaciones Internacionales de las Cien-
cias Médicas (CIOMS) en 1990, se elaboró
un borrador de estas Pautas Internacionales
(PI). En 1991 el Comité Directivo, tras una
amplia revisión de las pautas, las aprobó y
recomendó su difusión.

Uno de los propósitos de las pautas es
que los países puedan definir políticas na-
cionales en la ética de sus investigaciones
epidemiológicas y el establecimiento de me-
canismos de evaluación éticas de las inves-

se refiere a que las investigaciones y sus
aplicaciones no deben predominar so-
bre los derechos humanos, la dignidad
de las personas y su libertad. Su finali-
dad será beneficiar a la humanidad.

4. Condiciones del ejercicio de la activi-
dad científica, en este rubro se men-
ciona que las investigaciones deberán
realizarse bajo estrictas normas éticas
y sociales y que los Estados propor-
cionarán condiciones para la práctica
libre de la investigación; previendo las
consecuencias éticas, legales, sociales
y económicas, así como la creación
de comités de ética independientes,
conformados por personal de diversas
disciplinas, para las evaluaciones éti-
cas, sociales y jurídicas implicadas en
las investigaciones sobre el genoma y
sus consecuencias.

5. Solidaridad y cooperación internacio-
nal; los Estados deberían promover las
investigaciones orientadas a identificar,
prevenir, curar, enfermedades genéticas
o que involucran la genética, así como
enfermedades raras y endémicas que
prevalecen en gran parte de la huma-
nidad. La solidaridad y cooperación
internacional para difundir los resul-
tados, benéficos y/o negativos para las
poblaciones.

6. Fomento de los principios de la decla-
ración, este punto menciona que los
Estados tomarán medidas para el pro-
mover los principios de esta declaración
a través de la educación, la creación de
cuerpos de investigación, formación de
capos interdisciplinarios y la educación
en bioética.

7. Puesta en marcha de la declaración, al
respecto se menciona que los Estados
intentaran garantizar que estos princi-
pios se respeten y apliquen; y también
fomentaran el intercambio entre los
comités de ética internacionales para
garantizar su total colaboración.

Principios de etica.indd 47 17/08/11 13:30

48 Sección 1 Ética

Para llevar a cabo estos estudios se tiene
como común denominador que se obtenga
el consentimiento informado y garantizar
la confidencialidad de los datos; para los
primeros es más factible obtenerlo, pero
no para los segundos ya que en éstos son
grupos de personas que serán sometidas a
experimento y es por eso que se distribuyen
al azar en grupos (dos o más), en donde uno
será el control y otro el experimental. Es po-
sible que como se realiza experimentación
en individuos, alguno de ellos podría tener
algún daño, entonces es imprescindible ob-
tener consentimiento informado de por lo
menos algunos de ellos. (Tabla 2-1).

De acuerdo con la problemática surgida
de la observación y de contundentes eviden-
cias de la falta de respeto al ser humano en
diferentes estudios de investigación que se
realizaron, sin ninguna protección; surgen
los diferentes códigos de ética, iniciando con
el de Nüremberg y el de Helsinki, así como el
surgimiento, en 1982, de la Pautas Interna-
cionales para investigación biomédica. Toda
esta preocupación fue encaminada a proteger
a la persona en forma individual, sin embargo
estos códigos no dan un soporte de protec-
ción a grupos de individuos o a comunidades
expuestos a los estudios de investigación epi-
demiológica; por lo que estas investigaciones
requieren de una evaluación diferenciada.

tigaciones y estudios en el área. Aunque se
sabe que estas pautas no resolverán todos los
conflictos en materia ética, si pueden lograr
que se vislumbren consecuencias en este sen-
tido, contribuyendo a elevar la calidad de las
investigaciones con un carácter humanista.

Con base en lo anterior las Pautas In-
ternacionales: “Están orientadas a los inves-
tigadores, a los encargados de las políticas
de salud, miembros de los comités de eva-
luación ética y a otras personas que se ven
enfrentadas a problemas éticos que surgen
en la epidemiología”.

El texto hace referencia, en primera
instancia, que las pautas son la manifesta-
ción del interés por que los estudios en epi-
demiología se apeguen a las normas éticas.
Que aquellas personas que se dedican a la
investigación epidemiológica se responsabi-
licen de la integridad ética de sus estudios.

La investigación epidemiológica se
centra más en la observación, en cuestio-
narios o entrevistas, en exámenes médicos
y algunos de laboratorio y no en métodos
invasivos que puedan causar daños a indi-
viduos o comunidades. Por lo que las inves-
tigaciones en esta área son de dos tipos más
frecuentemente que son, a) observación:
(corte trasversal, casos-control y estudios de
cohorte), y b) experimental: ensayo contro-
lado al azahar.

Tabla 2-1. Tipos de investigación epidemiológica y sus exigencias éticas fundamentales

Tipo de estudio Consentimiento
informado

Confidencialidad Aplicación de
principios éticos*

Observación Para individuos y comunidades
Corte trasversal X X X
Casos-control X X X
Estudios de cohorte X X X
Estudios de cohorte retrospectivo
Experimental
Ensayo controlado randomizado X** X X

*Respeto por las personas. Beneficencia. No maleficencia. Justicia. **No necesariamente de todos los participantes. Fuente: Pautas Internacio-
nales para la evaluación ética de los estudios epidemiológicos, CIOMS. 1991.

Principios de etica.indd 48 17/08/11 13:30

49Capítulo 2 La ética en el área de la salud

• Respeto a las personas, Autonomía,
se refiere al respeto a la libre determina-
ción que tienen las personas. La autono-
mía disminuida se refiere a aquellas per-
sonas que no tienen todas sus capacida-
des para decidir sobre su vida personal,
personas dependientes o vulnerables.

• Beneficencia, es el principio que es
obligado en toda investigación, el pre-
ver el mayor beneficio de los partici-
pantes (individuos y/o colectividades).
Esto se logra mediante un protocolo
bien planteado en donde se reconozcan
los riesgos y se minimicen al máximo.

• No maleficencia, este principio ético
protege a los individuos participantes
en una investigación, en lo referente a
no hacer daño, a no someterlos a ries-
gos innecesarios.

• Justicia, el principio alude a que todos
los casos similares se traten de forma
equivalente. Para las personas depen-
dientes o vulnerables se aplican las re-
glas de la justicia distributiva lo cual se
refiere a que los participantes, que son
representativos de un grupo, obtengan
un beneficio y que los beneficiados del
grupo, también asuman parte de los
riesgos del estudio.

Consentimiento informado

El consentimiento informado individual, lo
concede la persona que esta consciente de
que participará en una investigación y que
asume los beneficios que resulten de ella,
así como de lo que debe realizar o no y de
los riesgos a los cuales se someterá. Puede
no obtenerse el consentimiento informado
si es poco factible encontrar a las personas
involucradas, o de aquellas que al ser infor-
madas, llegaran a modificar sus conductas,
también se puede hacer público que se utili-
zarán los datos para fines de la investigación
epidemiológica.

En la Tabla 2-1, se observan los tipos
de estudios epidemiológicos que más co-
múnmente se realizan, ahí se puede obser-
var que todos los estudios deben cubrir las
tres exigencias éticas fundamentales como
son el consentimiento informado, la con-
fidencialidad y los cuatro principios éticos
básicos. Como se ve, los estudios al azahar y
en estudios de cohorte retrospectivo no ne-
cesariamente deberán la exigencia del con-
sentimiento informado ya que se trata de
grandes grupos de personas y de historiales
médicos.

También se tomará en cuenta que en
las investigaciones epidemiológicas, no to-
dos los principios éticos tiene el mismo va-
lor. Por ejemplo, se puede detectar que la
confidencialidad de los datos no esta del
todo protegido, sin embargo esto se puede
soslayar si los beneficios son mayores a los
riesgos y que éstos se reduzcan al mínimo.

A continuación se describen las pau-
tas que toda evaluación ética debe observar
en las investigaciones epidemiológicas tales
como: principios éticos básicos, consen-
timiento informado, procurar el máximo
beneficio, reducir el daño, confidencialidad,
evaluación ética y comités de ética.

Principios éticos básicos

En toda investigación biomédica y epide-
miológica que involucren seres humanos
deberán respetarse éstos cuatro principios:
a) respeto por las personas (autonomía y au-
tonomía disminuida), b) beneficencia, c) no
maleficencia, y d) justicia. Estos principios
deberán tomarse en cuenta importantemen-
te al elaborar los protocolos de investigación
desde su propuesta, teniendo en cuenta que
pueden tener diferentes pesos en importan-
cia, sin embargo ninguno de ellos debe ser
excluido. Uno de los objetivos de las pautas
es que estos principios se apliquen en los es-
tudios epidemiológicos.

Principios de etica.indd 49 17/08/11 13:30

50 Sección 1 Ética

investigadores encargados deberán gestionar
que reciban atención médica en la localidad
o fuera de ella.

También deberá contemplarse la capa-
citación del personal de salud de la locali-
dad, en beneficio de la población e incre-
mento de la calidad de los servicios de salud.

Reducir el daño

No se debe exponer a las personas o grupos
a daños innecesarios; si el beneficio es ma-
yor, entonces se deben reducir al mínimo los
riesgos. Siempre los investigadores deberán
reportar esto al comité evaluador de ética.

Puede ser que al publicarse los resulta-
dos de una investigación surja un conflicto
entre la confidencialidad y la divulgación de
los datos, esto debe ser contemplados por el
investigador, quien a su vez tendrá cuidado
de que no se mal interpreten los resultados y
así no permitir que se cause daño.

El respeto por las costumbres sociales
debe imperar, sin embargo los resultados de
un estudio epidemiológico puede beneficiar
a la comunidad al provocar un cambio en
sus conductas, por ejemplo de alimentación
e higiene. Esto debe tomar en cuenta el co-
mité de ética evaluador.

Si se realizan investigaciones de grupos
de otros países ajenos al del investigador, éste
deberá respetar los derechos de aquellos, aún
cuando su propio código de ética se contra-
pone al del país donde se realiza el estudio.

Confidencialidad

Los investigadores deberán proteger la con-
fidencialidad de los datos obtenidos de las
personas o grupos. Hay casos en donde esto
no es posible a saber: i) la información no
vinculada: cuando el investigados no cono-
ce a las personas, ii) información vinculada:
anónima, el participante no es conocido por

Consentimiento informado de la co-
munidad, éste lo otorgará un representan-
te de dicha comunidad o un grupo de ella.
Respetando sus valores, tradiciones, cultu-
ra y políticas comunitarias o de grupos. Se
protegerán los derechos de la comunidad,
igual que se hace con las personas indivi-
dualmente.

En el consentimiento informado puede
darse el caso que sólo una parte de la in-
formación sea aclarada con el individuo o
grupo de individuos, esto es porque al expo-
ner totalmente la información podría haber
un sesgo al modificar la conducta en aras de
quedar bien con los investigadores.

Los individuos o grupos de individuos
que pudieran ser participantes de una in-
vestigación no deben ser seleccionados si
están bajo la influencia de sus autoridades
o de que se les “incentive” con recompen-
sas diversas. Esto, debe ser informado por el
investigador al comité de ética para su valo-
ración, si es el caso.

Procurar el máximo beneficio

A los individuos y/o grupos de participantes
se espera que se les comuniquen los resul-
tados del estudio y explicitarles el beneficio
que tienen sobre su salud o en su caso, en la
salud comunitaria, publicando los resulta-
dos por cualquier medio a su alcance.

Se debe informar a los participantes
que en ocasiones nos es posible obtener da-
tos individuales o familiares de los resulta-
dos de la investigación, sin embargo, si es
necesaria una atención médica, debe darse
asesoría para obtenerla oportunamente.

Los investigadores deben defender que
se publique la información que sea de inte-
rés público emanada de la investigación.

Las personas o grupos que sean partici-
pantes pueden tener la expectativa de que se
les otorgara atención médica, sobre todo en
países en desarrollo, por lo que el grupo de

Principios de etica.indd 50 17/08/11 13:30

51Capítulo 2 La ética en el área de la salud

solidez científica; que se respeten las normas
de seguridad y calidad en beneficio de los
participantes y de los resultados del estudio,
se respeten los derechos de los grupos o per-
sonas vulnerables.

Independientemente de las caracterís-
ticas del comité evaluador de ética, los in-
vestigadores presentarán sus protocolos de
investigación de tal manera que cumplan
con los siguientes requisitos:

1. Objetivos, antecedentes y justificación,
lo cual primordialmente deberá expli-
citar porque se llevara a cabo en seres
humanos.

2. Diseño minucioso del total de las téc-
nicas y intervenciones.

3. Plan estadístico.
4. Criterios de ingreso y exclusión de par-

ticipantes y las técnicas para obtener el
consentimiento informado.

5. Información para certificar la seguri-
dad de las técnicas e intervenciones.

6. Detallar los posibles riesgos de inter-
venciones y técnicas, así como los be-
neficios para los participantes.

7. Demostrar mediante qué procedimien-
tos se obtendrá el consentimiento in-
formado.

8. Demostrar mediante qué procedimien-
tos se garantizará la confidencialidad.

9. Demostrar que el investigador o grupo
de investigadores tengan la capacidad y
experiencia para llevar a cabo el estu-
dio. Que se tengan recursos apropiados
y suficientes.

10. Sujetarse a otras consideraciones éticas
que no estén previstas y por último ma-
nifestar que se respetará la declaración
de Helsinki.

Corolario

En este documento se refirieron los aspec-
tos conceptuales de predominio en ética, se

el investigador, No nominal, la información
se vincula a un código sin que incluya datos
personales. Nominal, se identifica a la per-
sona pero los datos sólo sirven para análisis
estadísticos; en este caso, si se requiere usar
el nombre de las personas o grupos, es im-
prescindible que se haga del conocimiento
del comité evaluador de ética.

Al realizar una investigación epidemio-
lógica, no debe haber incompatibilidad de
interese entre los investigadores y las fuentes
de financiamiento. Los comités evaluadores
de ética deben estar atentos en el surgimien-
to de esto y si fuera el caso no se deben apro-
bar dichos estudios. Los estudios se deben
realizar e informar bajo estricta honradez e
imparcialidad.

Evaluación ética

En las investigaciones epidemiológicas, en
cualquier circunstancia, se deberán respetar
la declaración de Helsinki y las Pautas Inter-
nacionales para la investigación biomédica
en seres humanos. Todos los estudios epide-
miológicos (de cualquier naturaleza) debe-
rán someterse a una evaluación ética.

Comités de ética

Los comités evaluación ética pueden ser
locales o nacionales, deben tener reglas ge-
nerales referentes a la periodicidad de las
reuniones, establecimiento del comité si
asisten la mayoría de sus miembros, toma
de decisiones, etc. Estas reglas deben ser
conocidas por los investigadores. Es respon-
sabilidad del comité que se asegure que el
estudio propuesto haya sido evaluado por
colectividades competentes y que se asegu-
re se contemplen todos los atributos éticos.
Todos los miembros del comité deben guar-
dar conducta ética. Las evaluaciones éticas
deben garantizar que, la investigación tiene

Principios de etica.indd 51 17/08/11 13:30

52 Sección 1 Ética

comunidades) que son participantes de los
estudios científicos.

Gracias a todos ellos porque ahora no-
sotros podemos tener una calidad de vida
superior. Con base en lo anterior considera-
mos que, todos los estudios de investigación
que se realicen en seres humanos deben ser
evaluados por comités evaluadores de ética,
sean estos en personas individualmente o en
colectividades o grupos de personas, para
ello, es que se han creado, por diversos orga-
nismos mundiales, códigos, declaraciones y
pautas universales con el objetivo de respe-
tar los derechos de los individuos sometidos
a estudios de investigación biomédica y epi-
demiológica, así como respecto a la ciencia
y sus implicaciones, entre otros.

Se revisaron los diferentes códigos y de-
claraciones existentes que dan fundamento
ético a las investigaciones y que todos los
involucrados deberán someterse a ellos para
garantizar la validez científica y calidad de
las investigaciones. Todos los investigadores
o grupos de investigadores deberán conocer
y aplicar estas normas éticas sin importar
la naturaleza de sus estudios, siempre res-
petando los marcos jurídicos de los países
involucrados.

realizó una distinción entre ética y moral así
como ética y ley. Se determinó la ética médi-
ca como el actuar, bueno o malo, del médico
y que se basa en cuatro principios, que son la
autonomía, la beneficencia, la no maleficen-
cia y la justicia. Con respecto a la aplicación
de la ética en el área de la salud, tenemos
que, debido a que la ciencia ha tenido avan-
ces insospechados apenas hace unas décadas,
se a comprometido su aplicación a los estu-
dios de investigación en al nivel mundial.

También es conocido por todos no-
sotros que en los últimos años se ha forta-
lecido la deshumanización en la atención
médica, por diversas causas. En este tenor
la investigación científica biomédica, quien
en muchos de sus estudios se realiza con se-
res humanos ya sea individual o en grupos o
comunidades, se ha demostrado que lo que
no ha prevalecido es el respeto por los se-
res humanos. Es por esto que se han creado
diversas cartas de organismos mundiales en
donde se vela por el respeto a los seres hu-
manos y a su dignidad como tales. Aquí pre-
sentamos los códigos, declaraciones y pautas
universales los cuales tienen como objetivo
principal el recomendar el respeto y digni-
ficación de los seres humanos (individual y

Bibliografía
Abel F. (1990). Dinamismo del diálogo

bioético en una España en transición, Bol
Sanit Panam 108(5-6):542.

Amor Villapando A. (1995). Humanis-
mo en pediatría. Rev Sanid Milit Méx
49(5):101.

Asamblea General de las Naciones Uni-
das (2009). Declaración Universal de los
Derechos Humanos. Consultado en la
página http://www.unav.es/cdb/intdere-
chos.html

Asociación Médica Mundial (2009).
Código Internacional de Ética Médica.

Consultado en http://www.unav.es/cdb/
ammlondres1.html

Asociación Médica Mundial. (2009). De-
claración de Ginebra. Consultado en http://
www.unav.es/cdb/ammginebra1.html

Asociación Médica Mundial. (2008).
Declaración de Helsinki 2008. Consul-
tada en http://www.unav.es/cdb/ammhel-
sinki2.html

Callahan, DJ. (1978), citado por Fajardo
OG. El legado, el saldo y los modelos de
la ética de la atención médica. Rev Méd
IMSS 29:55.

Principios de etica.indd 52 17/08/11 13:30

53Capítulo 2 La ética en el área de la salud

Hernández AJL. (1991). Ética de la inves-
tigación biomédica. El Manual Moderno,
México.

Herz M. (2009). Oración de Maimónides.
Consultada en http://www.unav.es/cdb/
claoracion.html.

Jonsen AR. (2000). A Short History of Me-
dical Ethics. New York. Oxford University
Press. 153 p.

MacDonald C. (2009). Guidance for Wri-
ting a Code of Ethics. http://www.ethic-
sweb.ca/codes/coe3.htm

Malacara HJ. (1999). Prólogo XI de Her-
nández, JL. Ética de la investigación bio-
médica. El Manual Moderno, México.

Moliner M. (1992). Diccionarios de uso
del español. Gredos, p. 521.

Organización de las Naciones Unidas
para la Educación, la Ciencia y la
Cultura, y el Consejo Internacional
para la Ciencia. (2009). Declaración de
Budapest: Declaración sobre la Ciencia
y el uso del saber científico. http://www.
unav.es/cdb/uneciencia.html

Potter VR. (1971), citado por Fajardo
OG. El legado, el saldo y los modelos de
la ética de la atención médica. Rev Méd
IMSS, 29:55.

Rivero SO. (2004). Ética del ejercicio mé-
dico. Seminario El ejercicio de la medicina.

Roy D. (1991). citado por Fajardo OG. El
legado, el saldo y los modelos de la ética de
la atención médica. Rev Méd IMSS, 29:55.

Sgrecia C. (2000). Citado en Velasco S.
Bioética, editorial Piensa, México p. 17-8

Tanur TB. (1999). Por una medicina hu-
manística. Revista Conamed, 4(12):7.

Tribunal Internacional de Nuremberg.
(2009). Código de Nuremberg. Consul-
tado en http://www.unav.es/cdb/intnu-
remberg.html

Tullio AA. (1999). Diccionario Médico-
Legal. Abeledo-Perrot Buenos Aires, p.
265.

Tullio AA. (1999). Diccionario Médico-
Legal. Abeledo-Perrot Buenos Aires, p. 89.

Campillo, CH. (1996). Enciclopédico
Universo. Fernández Editores. México, p.
240.

Campillo, CH. (1996). Enciclopédico Uni-
verso. Fernández Editores. México, p. 782.

Carrada BT. (1986). Reflexiones sobre éti-
ca médica. Rev. Mex Ped, 221.

Citado por León F. (2001). Fundamentos
filosóficos de la bioética. Bioética, Mc-
Graw. Hill-Interamericana, México p. 2.

Consejo de Organizaciones Interna-
cionales de las Ciencias Médicas.
(2009). Pautas Internacionales para la
Evaluación Ética de los Estudios epide-
miológicos. Consultado en http://www.
bioetica.uchile.cl/doc/epidem.htm

Durante MI, Sánchez RG, Rivero SO.
(2006). Aplicación del razonamiento ético
en la clínica. Curso en línea para residen-
tes de la División de Estudios de Posgrado
de la Facultad de Medicina, UNAM.

Editorial. (1994). Boletín Comisión Na-
cional de Bioética. 1(1):2.

Encyclopedia of Bioethics. (1990). Bol
of Sanit Panam, 108(5-6):369.

Escuela Hipocrática (2009). Juramen-
to de Hipocrates. Consultado en http://
www.unav.es/cdb/juramento1.html

Esculapio. (2009). Consejos de Escula-
pio a su hijo. Consultado en http://www.
unav.es/cdb/claconsejose.html

Fajardo OG. (1991). El legado, el saldo y
los modelos de la ética de la atención mé-
dica. Rev Méd IMSS, 29:55.

Fajardo OG. (1991). El legado, el saldo y
los modelos de la ética de la atención mé-
dica. Rev Méd IMSS, 29:55.

García RH. (1994). Ética, Medicina y Bio-
tecnología Aplicada. Boletín Comisión Na-
cional de Bioética, 1(1):10.

García-Herreros Hellal, LG. (2005).
Reflexiones Sobre Moral, Principios, Éti-
ca y Valores en la Práctica Clínica, con-
sultado en http://www.abcmedicus.com/
articulo/medicos/2/id/155/pagina/1/mo-
ral_principios_etica.html

Principios de etica.indd 53 17/08/11 13:30

54 Sección 1 Ética

ca de la atención médica. Rev Méd IMSS,
29:55.

Veatch, RM. (1997). Medical Ethics, Jones
and Bartlett 2nd edition.

Velasco M. (1004). La Bioética. Boletín
Comisión Nacional de Bioética, 1(1):7.

Villalpando GJ. (1991). Ética médica. Rev
Med IMSS, 29:5.

Zanier JY. (1990). Estado actual y perspec-
tivas de la Bioética en la Argentina. Bol Of
Sanit Panam 108(5-6):502.

Tullio AA. (1999). Diccionario Médico-
Legal. Abeledo-Perrot Buenos Aires, p.
299.

Tullio AA. (1999). Diccionario Médico-
Legal. Abeledo-Perrot Buenos Aires, p. 299.

UNESCO. (2009)Declaración Universal
sobre el Genoma y Derechos Humanos.
Consultado en http://www.unav.es/cdb/
unegenoma.html

Varga, A. (1991). Citado por Fajardo OG.
El legado, el saldo y los modelos de la éti-

Principios de etica.indd 54 17/08/11 13:30

Capítulo

55

lítico decisivo en cuanto a la coordinación
de un proyecto nacional abierto al estable-
cimiento de políticas públicas, que traten a
los profesionistas con la misma igualdad de
humanidad, tanto en lo económico, como
en la toma de decisiones, acceso de opor-
tunidades, categorías laborales entre otros.

Pues el trato distinto a los profesionales
de enfermería inicia desde un servicio so-
cial, mal retribuido y no importa que sea
un profesional universitario o un técnico
profesional o un técnico, la compensación
es la misma de inhumana, del mismo modo
los salarios profesionales hacen un distingo
muy significativo, entre un médico que un
licenciado en enfermería, las funciones son
de mayor peso para este último profesionis-
ta, que para el médico, y si es especialista
y el profesional de enfermería es master o
doctorante, tampoco hay igualdad de trato
digno y humano. De esta situación urgente

Se ha querido abordar el término
de ética aplicado a un cambio urgente en
el sector salud, que beneficie a las personas
objetos y sujetos de la atención, de todos los
profesionales del equipo de salud, y del que
enfermería forma una parte muy importan-
te, para que el cuidado que es el ser y que-
hacer de nuestra profesión, sea cada vez más
humano y contribuya a mantener la salud,
mejorar la calidad de vida y siempre se lleve
a cabo de la mejor manera posible, como
lo mencionan los principios éticos, sin em-
bargo para poder obtener la meta de enfer-
mería, sería necesario un cambio de ética en
todo el equipo de salud, por lo que el pre-
sente capítulo trata de hacer una reflexión a
todos los profesionales que conforman este
equipo tanto a nivel primario, secundario y
terciario de atención, así sobre todo en las
políticas de salud, ya que reconocemos que
el estado–nación es todavía un factor po-

Dra. María Elena espiNo villafuerte
Dra. Ma. Laura ruíz paloalto

Ética para el cambio
en el equipo de salud

3

Principios de etica.indd 55 17/08/11 13:30

56 Sección 1 Ética

Aunado a lo anterior está la crisis del
sistema de trabajo, las nuevas formas de
producción, cada vez más automatizado y
que prescinden del trabajo humano, que es
reemplazado por la máquina inteligente, y
en el caso de enfermería, por el profesional
de primera, que generalmente se creé que
es el médico. En consecuencia los puestos
desaparecen y los profesionales de enferme-
ría seguimos siendo en algunas instituciones
de salud, la dependiente del cuidado médi-
co delegado, surge así un gran ejercito de
enfermeras con pocas oportunidades de al-
canzar otros grados académicos, de mejorar
el cuidado que ofrece, por falta de oportu-
nidades, y surgen entonces varias cuestiona-
mientos para enfermería: ¿Cómo continuar
o como mejorar el trabajo de un profesional
de enfermería, que se distingue por cuidar a
una persona cuando a él o ella no la tratan
como persona?

Si queremos dar respuesta a esta in-
terrogante tenemos que tomar decisiones
colectivas profesionales del área de la salud,
que salvaguarden el perfil profesional de las
diferentes disciplinas que trabajan en salud y
que tienen al mismo sujeto para la atención,
a la persona enferma o sana para cumplir
una meta propia disciplinar, sin menospre-
ciar a los integrantes del equipo, sino iden-
tificarse como iguales, en una línea horizon-
tal, jamás vertical para el mantenimiento de
un equipo de trabajo que unido logre una
mejor calidad de vida y promueva el estilo
de vida saludable y mantengan las condicio-
nes generales para que la evolución de cada
disciplina y en especial de enfermería siga el
camino que todavía tiene por delante.

Se trata en estos momentos de un me-
canismo sumamente desigual, pues privi-
legia a las minorías que detectan el saber,
por antigüedad, porque la sociedad los ha
privilegiado, que les ha dado la hegemonía,
sobre las grandes mayorías que es el ejercito
blanco, el profesional de enfermería, que vi-
ven de su trabajo, gracias a ello, las minorías

de resolver es que nace la inquietud, de rea-
lizar el presente capítulo y que hemos nomi-
nado Ética para el cambio en equipo de salud.

Desarrollo del tema

La ética, es urgente en nuestro quehacer y
ser profesional, ya que en todas las profe-
siones se está dando una amplia discusión,
sobre la urgente necesidad de una ética
mundial, las voces dominantes en nues-
tra disciplina vienen más de España y de
Colombia que de cualquier otra parte del
mundo, la definición de donde se ha escrito
más geográficamente no es tan importante,
ya que cada país se caracteriza por intereses
y decisiones previas. Sin embargo el interés
por dar un cuidado humano y ético, se está
volviendo insoslayable, lo que nos obliga
a ciertos consensos mínimos, de igual ma-
nera, la deshumanización que prevalece, la
pérdida de valores, entre otros, nos obliga
a encontrar una solución a esta urgente y
sentida necesidad en enfermería.

En el mercado laboral donde se des-
empeña enfermería, surgen dos o más polos
opuestos, el de dar cuidado a gente que vive
en opulencia, que acude al cuidado de su
salud a los grandes hospitales de tercer ni-
vel de atención, generalmente particulares,
donde se encuentra la más alta tecnología, el
personal profesional mejor preparado y que
exige un cuidado profesional de calidad,
esta humanidad privilegiada se beneficia de
los adelantos científicos–técnicos, de la bio-
genética y de muchos otros adelantos para la
salud. Por otro lado, tenemos a la mayoría
de las personas que requieren de cuidado
y es la clase trabajadora, que acude para el
cuidado de su salud a la seguridad social y
al seguro popular, que lucha por mantener
un status razonable y por ultimo una gran
parte de nuestra población, que no acude a
ningún tipo de institución para el cuidado
de su salud, y que es quien más necesita.

Principios de etica.indd 56 17/08/11 13:30

57Capítulo 3 Ética para el cambio en el equipo de salud

que requieren todas las personas sean sanas
o enfermas, los integrantes del equipo no
comprenderán la necesidad de que enferme-
ría tenga un quehacer independiente profe-
sional, haciendo uso de un método propio
disciplinar, del uso de una taxonomía de
diagnósticos de enfermería, que tiene el
mismo valor y cientificidad que la taxono-
mía de diagnósticos médicos, así como las
intervenciones de enfermería en el plan de
cuidado, y no sólo lo que él médico le dele-
ga en un expediente es lo que puede realizar.

En este sentido pues, deberá estable-
cerse un pacto ético fundamentado, es decir
en la sensibilidad humanitaria y en la inte-
ligencia emocional manifestada en el cuida-
do, la responsabilidad social, la solidaridad
generacional, y la compasión, actitudes to-
das ellas capaces de conmover a las personas
profesionales del área de la salud y llevar-
las a una nueva práctica histórico–social de
enfermería. Es urgente una revolución ética
mundial en el área de la salud.

Esta revolución se debería dar dentro
de la globalización, ya que entendemos
como ética el conjunto de intuiciones, valo-
res y principios que guiaran las relaciones de
la humanidad sobre todo en la atención a la
salud de las personas, y que en el equipo de
salud es indispensable el respeto como per-
sonas como profesionistas, que comparten
una meta la salud para todos, el bienestar y
mejorar la calidad de vida de las personas. Ya
que según Boff, 2004: “Toda ética nace de
una nueva óptica. Y toda nueva óptica surge
de una nueva inmersión en la experiencia
del ser de una nueva percepción el todo li-
gado, re-ligado con sus partes y conectado a
la fuente originaria de donde emanan todos
los entes”.

Antes de iniciar una propuesta de so-
lución creemos que es importante hacer el
distingo entre ética y moral, para eso se pue-
den citar a varios autores. La tomada de una
página web, sobre conceptos de ética profe-
sional, consultada el 18 de abril del presente

se apropian de la dirección de la atención,
y aún está lejos de visualizarse que la admi-
nistración de un hospital, quede en manos
de gente preparada a nivel de doctorado o
siendo máster en administración de hospi-
tales, pero que es enfermera (o) se trata esto
de una relación de dominio y no de recono-
cimiento, ni de igualdad de derechos huma-
nos profesionales, se ha perdido la noción
de que el ser humano, al igual que cualquier
profesionista, está inserto en una gran co-
munidad bioética, terrenal y cósmica.

Esta contrastación de ninguna manera
obedece a una actitud oscurantista ante el
saber científico–técnico. Constituye ante
todo una crítica a la hegemonía del cono-
cimiento científico–técnico que se ha dado
en el sector salud, y la forma en que se ha
adquirido, enfermería es una profesión real-
mente joven, pero que ha ido avanzando
a grandes pasos, fue hasta 1967, que ini-
cia como profesión al iniciar la formación
de licenciados en enfermería, contra la de
medicina que es formada con anterioridad
con ese nivel académico, sin embargo, en
los años de 1980 surge como especialidad
y maestría y en el año 2001 con el grado
de doctorado, en menos de 40 años, enfer-
mería está rompiendo paradigmas, que aún
no es asimilado por el resto del equipo de
salud, y que lo ven como una amenaza lo
que implicaría la destrucción de la alianza
de convivencia armónica entre los profesio-
nales del área de la salud, a favor de intere-
ses meramente unitarios y poco solidarios.
Este proyecto de crecimiento académico y
de independencia disciplinar de la enferme-
ría, para los demás miembros del equipo de
salud no tiene en cuenta la subjetividad, la
autonomía ni la alteridad de los seres huma-
nos y del equipo de salud.

Si el equipo de salud no rompe con este
paradigma, sino se inventan unas relaciones
más benéficas y sinérgicas, difícilmente con-
servaremos enfermería la sustentabilidad
necesaria para realizar el cuidado humano

Principios de etica.indd 57 17/08/11 13:30

58 Sección 1 Ética

que establecen acciones como cuidar al que
no puede cuidarse. Con esto citamos a Pla-
tón que dice: “Mediante el bien podemos lle-
gar a nuestro fin”, para Aristóteles: “El centro
de la ética es la felicidad” se podría definir esa
felicidad como la autorrealización profesio-
nal en su dimensión personal y social, y aquí
sería que para el profesional de enfermería,
sino se siente realizada, por el ambiente labo-
ral que le rodea, por las injusticias que se dan
a su alrededor, no actúa de la mejor manera
para dar el cuidado, y eso es en perjuicio de
la otra persona que recibe su cuidado.

Y el ambiente administrativo laboral,
donde se dan las injusticias, el trato no hu-
mano ni profesional, hace que no se sien-
ta realizada o realizado como profesionista
ni aceptado en una sociedad como tal. Lo
que se podría traducirse como moral (mos-
moris) en latín se refiere, precisamente a las
costumbres y valores de una cultura deter-
minada, por lo que la moral del equipo de
salud es consecuencia de la cultura social y
hegemónica que le ha otorgado al médico
dicho poder. Y que por años ha imperado en
los ambientes laborales del área de la salud.
Es común escuchar en nuestros ambientes
laborales, esa persona no tiene ética, lo que
se traduce que no tiene principios, que ac-
túa de manera oportunista, según las venta-
jas que pueda obtener; de ella no puede es-
perarse ningún comportamiento coherente
o previsible.

Y cuando decimos esa persona no tiene
moral, nos referimos, no tiene virtudes, que
miente, que engaña a sus clientes, este com-
portamiento es muy común, o podemos de-
cir que en muchos ambientes hospitalarios
no hay moral, pues en ocasiones o más bien
frecuentemente se interviene quirúrgica-
mente sin tener necesidad, sólo por el afán
de ganar más dinero, se cobra demasiado, se
roba el material, las medicinas, no hay mo-
ral en los ambientes hospitalarios.

Puede suceder que un profesional de
la salud, no tenga ni ética, ni moral, es de-

año, señala: “Que la palabra ética proviene
del verbo ethikos y que se trata del estudio
de la moral y del accionar humano para
promover los comportamientos deseables.
Una sentencia ética supone la elaboración
de un juicio moral y una norma que señala
como deberían actuar los integrantes de una
sociedad. Y que la ética profesional preten-
de regular las actividades que se realizan en
el marco de una profesión. En este sentido,
se trata de una disciplina que está incluida
dentro de la ética aplicada, ya que hace refe-
rencia a una parte específica de la realidad”.

Cabe destacar que la definición de ética
general, no es coactiva (no impone sanciones
legales o normativas). Sin embargo la ética
profesional, puede estar en cierta forma en
los códigos deontológicos, que regulan una
actividad profesional. La deontología forma
parte de lo que se conoce como una ética
normativa y presenta una serie de principios
y reglas de cumplimiento obligatorio.

Podría decirse por tanto, que la ética
profesional estudia las normas vinculantes
recogidas por la deontología profesional. La
ética sugiere aquello que es deseable y con-
dena lo que no debe hacerse, mientras que
la deontología cuenta con las herramientas
administrativas para garantizar que la profe-
sión se ejerza de manera ética.

Para Boff, 2004: “Todas las morales, por
muy diversas que sean, nacen de un trasfon-
do común, que es la ética. La ética sólo existe
en singular, pues inherente a la naturaleza
humana, que está presente en cada persona,
mientras que la moral siempre se manifiesta
en plural, pues las formas de expresión cul-
tural e histórica de la ética son muy nume-
rosas”.

Con sólo estas definiciones o conceptos
anteriores, podemos decir que la ética no está
acabada, que está abierta, ya que se trata de
una realidad orientada a un fin. Hacer el bien
la ética se relaciona además con valores im-
prescindibles (como defender la vida, espe-
cialmente la del indefenso) y con principios

Principios de etica.indd 58 17/08/11 13:30

59Capítulo 3 Ética para el cambio en el equipo de salud

profesionales tenga el monopolio de la au-
toridad, de las potencialidades humanas, y
todo ello nos llevaría como equipo a salva-
guardar la salud de las personas que sería el
interés colectivo de este equipo de salud.

Ahora si es necesario hablar de la cien-
cia humana del cuidado por lo que se hace
necesario trasformar el pathos en un proyec-
to histórico, que englobe la tradición del lo-
gos. El logos y el pathos deben ir de la mano.
La cabeza y el corazón deben redescubrir
que son dos dimensiones del mismo cuerpo,
que son las dos caras de la misma moneda,
de esta nueva dimensión nacerá el cuidado.

Así afirmamos que el ser humano es
esencialmente un ser de cuidado, más que de
razón y voluntad. El cuidado es la relación
amorosa que el ser humano entabla con la
realidad, más, en un momento difícil de su
existencia, en un momento de enfermedad,
o en un momento cuando pierde a algún ser
querido, de ahí la importancia de la ética y
de la moral, sustentada en el corazón y en la
razón, y que garantiza su subsistencia y crea
un espacio para enfermería que haría que
nuestra profesión, fuera adelantada en algo
que es indispensable y muy demandado por
toda la sociedad sana o enferma. Los huma-
nos deben tener cuidado de todo, de su vida
de su cuerpo, de su espíritu, de la naturaleza,
y para ella el profesional que puede o que su
objeto de ser es el cuidado es: enfermería.

La ética del cuidado es la más necesaria
ahora, dado el nivel de descuido, de des-
atención que pesa como una amenaza sobre
el destino del ser humano.

Se ha afirmado que el cuidado per-
tenece a la esencia del ser humano. Es su
modo de ser específico en el mundo y con
los demás, ontológicamente a la acción de la
razón y la libertad como lo demostraba Hei-
degger en su obra el Ser y el tiempo, y como
lo describe Dabar 2002, en su obra Cuidar
la tierra, hacia una ética universal. El cuida-
do es una relación amorosa que descubre
el mundo con valor. El cuidado expresa la

cir que actúa aleatoriamente, conforme a
sus intereses más inmediatos, que no tenga
principios y persiga ventajas personales.

Enfrentamos ahora una cuestión ética
ineludible: ¿Quién determina que es ético y
moral para el trabajo profesional del área de
la salud? ¿Los códigos de ética profesionales?
¿Los colegios de profesionistas? Ellos esta-
blecerán los criterios de bondad o maldad,
ya se trate de un médico, o una enfermera,
o una trabajadora social, o de las costum-
bres y valores que prevalecen en un centro
hospitalario.

Las tradiciones afirman que es el logos
la capacidad intelectiva y racional del ser
humano, adquiere un papel central, pero se
deben sumar otros órganos que forman par-
te de la capacidad perceptiva del ser huma-
no, como la intuición, la simpatía, la empa-
tía, y los sentidos espirituales, especialmente
el sentido del cuidado de todo la persona y
que es la razón y ser del equipo profesional
de salud.

De todo esto surge la necesidad de dar
un equilibrio a la nueva forma de ética que
debe gobernar el quehacer del equipo de sa-
lud, Hegel proyectó su filosofía a partir del
sujeto burgués que según él conduce y plas-
ma la historia y Marx, que lo hace partir del
sujeto proletarios, sometido al patrón.

Dentro de esta diversidad de las tradi-
ciones, costumbres, culturas existe la urgen-
te necesidad de proponer una ética holística,
que beneficie a la persona sana o enferma
y que se trate como persona en todos los
aspectos, a las personas que conforman el
equipo de salud, para superar las contradic-
ciones de negar al otro, los antagonismos, de
destruir al otro y asumir perspectivamente
una ética globalizante, holística, que permita
el enriquecimiento mutuo, el compartir las
responsabilidades, para lograrlo, de acuerdo
a esta visión, hay que abrir las culturas pro-
fesionales y personales, descubrir la opor-
tunidad de enriquecimiento mutuo y de la
reciprocidad fundamental, que nadie de los

Principios de etica.indd 59 17/08/11 13:30

60 Sección 1 Ética

contrario a la naturaleza y dignidad del ser
humano. El impacto dominante de hege-
monía médica, la riqueza y el placer efímero
sean trasformados por encima del valor de la
persona, en la norma máxima de funciona-
miento y el criterio decisivo en la organiza-
ción social. Ante esta realidad, se anuncia el
valor de cada persona. El creador en efecto,
al poner todo lo creado al servicio del ser hu-
mano, manifiesta la dignidad de la persona
humana e invita a respetarla, si el equipo de
salud considerará relevante esta afirmación,
se escribiría una nueva ética para el funcio-
namiento optimo del quehacer y ser en sa-
lud. El señor es el autor y dueño de la vida y
el ser humano su imagen viviente, es siem-
pre sagrado desde su concepción, y en todas
las etapas de la existencia, hasta su muerte
natural y después de la muerte por lo que
todas las políticas actuales a favor del aborto
y de eutanasia, no son comportamientos éti-
cos, ni morales, y el personal de enfermería,
no tiene por que acatarlas sino están dentro
de sus principios éticos y morales.

El último atributo que se debe a la vida
es una muerte digna y buena, sin tristeza,
ni amargura, ni lamento ni temor. Hay que
morir con libertad, sin aferrarse a la vida,
quedarse dormido dejarse llevar por la co-
rriente, fluir, ir trascender, sin importar las
circunstancias de la muerte o de la vida.

Elegir una buena vida es escoger una
buena muerte. Morir es parte del drama de
vivir: todos mueren pero no todos viven,
sino que muchos solo existen, lo cual da rea-
lidad a la famosa frase: “La Muerte es más
universal que la vida”.

Las instancias de la vida y la misión
del equipo de salud, la verdad sobre el ser
humano y la dignidad de toda persona hu-
mana, forman parte de la fidelidad hacia la
vida.

La fenomenología es considerada como
la sociología de la vida cotidiana, y Schutz
es uno de los representantes más significati-
vo del pensamiento fenomenológico.

importancia de la razón cordial. Por tal mo-
tivo el cuidado que ofrece enfermería, solo
puede sobrevivir si está dotado de amor,
desvelos, y atenciones. El ser humano se
siente efectivamente involucrado con quien
cuida de él, y el profesional de enfermería
se siente corresponsable involucrado estre-
chamente con el destino del otro, del ser
humano que cuida. Por eso la atención de la
salud debe despertar en todos preocupación
y responsabilidad, por tratarnos como per-
sonas humanas para darle al objeto y sujeto
de nuestro cuidado todo el amor y cuidado
que necesita y que necesitamos.

Y como dijo el poeta Horacio: “El cui-
dado es el compañero permanente del ser
humano” en el amor a las personas y a las
cosas y en la responsabilidad y compromiso
resultantes.

Menciona Boff, 2002: “Sin cuidado,
vence la entropía, es decir, el desgaste que
sufren todas las cosas a causa del irrefrena-
ble pasó del tiempo; con el cuidado, crece la
sintropía, la suave combinación de todos los
factores que mantienen y prolongan lo más
posible la existencia”.

En el ámbito humano, en lugar de la
selección debemos proponer el cuidado,
para que todos puedan seguir existiendo y
no sean marginados o eliminados, en nom-
bre del interés de ciertos grupos o de un tipo
de cultura, que históricamente se ha visto
como superior al profesional médico, y que
se cuestiona la formación profesional de en-
fermería: ¿Para qué continuar con mi prepa-
ración profesional?, si voy a seguir haciendo
lo mismo, para el cuidado del paciente o de
la persona, voy a seguir haciendo cuidado
médico delegado, y no cuidado humano de
enfermería, o proponiendo nuevos modelos
de cuidado o creando ciencia para mejorar
este cuidado. Y que en varias ocasiones el
personal médico pone la ambición por enci-
ma de la dignidad de la persona.

El plazo se ha cumplido, la cultura
actual tiende a proponer de ser y de vivir,

Principios de etica.indd 60 17/08/11 13:30

61Capítulo 3 Ética para el cambio en el equipo de salud

académicos, cada vez más lejos práctica-
mente del cuidado, y más cerca teóricamen-
te del cuidado, de ahí la necesidad de cons-
trucción o reconstrucción de la identidad
de enfermería mediante el cuidado.

Todo lo anterior es consecuencia del
sentir propio del profesional de enfermería,
al desconocerse como persona y profesional,
sin permitirle realizar su quehacer propio
disciplinar por lo que en profesional aflora
el desanimo, la frustración personal y profe-
sional manifestándose en su falta de ética en
la atención de calidad hacia el otro.

El segundo principio que Shutz, pre-
senta es la comprensión de lo más significa-
tivo para el otro, reflexionar que le será más
significativo al otro, estar cerca de ti, profe-
sional de enfermería, que le hablas apenas,
que no le explicas los procedimientos, que
no sabe ni cómo te llamas, o con un ser sig-
nificativo para él, el cuidado desde el punto
de vista fenomenológico, te exigiría, captar
al otro ser, en forma individual, único, irre-
petible, con necesidades de cuidado, y que
si hicieras la meta de enfermería propia, la
captarías mejor, y la podrías generalizar,
construirías el cuidado: ¿O lo reconstrui-
rías? Y le permitirías al otro estar con un ser
significativo para él.

El tercer principio de Shutz, nos ubi-
ca en la racionalidad y la internacionalidad
en el caso de enfermería del cuidado, de la
persona por el profesional de enfermería,
con las rutinas, reglas que obedecen a cos-
tumbres, que deben dar buenos resultados
o fines.

Categorías sobre el conocimiento fe-
nomenológico, que permitirían la construc-
ción del cuidado:

• Lo vivido y experimentado (no cotidia-
no), el cuidado dado con conocimiento
y amor.

• La epistemología que investiga ese
mundo vivido

• El método sociológico para investigarlo

Para ubicar un poco la fenomenología
del cuidado, citaremos el modelo científico
de Schutz, quien para comprender el mun-
do social lo describe a partir de tres princi-
pios:

• La íntersubjetividad que es la categoría
central para el análisis fenomenológico:
“Aquí es donde estoy, donde mis seme-
jantes están, jamás podemos estar en el
mismo lugar, en la misma posición, es-
tar hoy aquí o allá”, estamos siempre en
relación unos con otros.

• La comprensión para atender al mundo
vivido, la ciencia tiene que aprender las
cosas sociales como significativas, la fa-
miliaridad de las cosas nos permite cap-
tar al otro ser individual, y generalizarlo.

• La racionalidad y la internacionalidad
o mundo social constituido por actores
y actos que obedecen a costumbres, o
reglas que nos conducen mejor a un fin
o dan buenos resultados o fines.

El cuidado de enfermería, para poder
entenderlo aplicarlo en su sentido real, de-
bemos ver su filosofía desde la fenomenolo-
gía, y Shutz nos da los principios, primero
como él menciona hay que ubicarnos cada
uno en el papel que nos corresponde, pero
construyendo la ciencia de enfermería, ubi-
cándonos en el papel de cuidadores y en el
papel del otro, para poder hacer el protoco-
lo del cuidado lo mejor de nuestra profesión
y también pensar como me sentiría yo, si
yo, estuviera en el papel del otro, es algo que
enfermería en México, ha perdido, la em-
patía, Edith Stein, habla de la importancia
de este sentimiento en el cuidado, ya que
antes nos tachaban de ser la mano derecha
del médico, de ser las cuidadoras del enfer-
mo, a quienes le brindábamos cuidados hi-
giénicos, atendíamos sus necesidades básicas
de: eliminación, alimentación, abrigo, etc.
Y ahora, nos tachan de teóricas, deshumani-
zadas, indiferentes, pero con buenos grados

Principios de etica.indd 61 17/08/11 13:30

62 Sección 1 Ética

Retomando a Boff, concluimos lo si-
guiente: “Aquellos que estamos conscientes
de la urgencia de estas cuestiones, la historia
nos pone la siguiente misión: alimentar la
llama sagrada que arde en cada ser humano
como una lámpara santa, con el aceite de
la veneración y del cuidado esencial. Solo
así podremos asegurar que el Ethos esencial
que habita en el ser humano seguirá siendo
su ángel protector y jamás será ofuscado ni
restringido de la faz de la tierra”.

Conclusiones

Para el cambio ético en el equipo de salud
es indispensable y urgente, considerar una
ética elaborada no solo con la razón sino
también con el corazón. Es insoslayable un
cambio de cultura del equipo de salud tanto
organizacional, humana y espiritual.

La ética del equipo de salud debe de
proponer la igualdad y pluralidad entre sus
miembros para permitir la coexistencia y
desarrollar armonía en el centro laboral.

Bibliografía
Bejhar Daniel. Un buen Morir. Ed. Pax.

México. 2003
Benavent MA, et al. Fundamentos de En-

fermería. España: DAE. Grupo Paradig-
ma. Enfermería 21;2002.

Boff Leonardo. “Como cuidar la tierra”
Ed. Buenos Aires. 2008

Ética profesional, consultada el 18 de
abril del presente año 2011

Fuerbringer M, et al. Enfermería, Disci-
plina Científica. México: Ed. Universita-
ria Potosina;1995.

Iyer P. Proceso de Enfermería y Diagnósti-
co en Enfermería. México: Ed. Interame-
ricana McGraw-Hill;1997.

Jiménez R. Metodología de la investigación.
Elementos básicos para la investigación
clínica. Editorial Ciencias Médicas;1998.

Kérouac S. El Pensamiento Enfermero. Es-
paña: Masson S.A.;1996.

Leddy S, Pepper J.M. Bases Conceptuales
de la Enfermería Profesional. Filadelfia:
JB Lippincott Company;1997.

Marriner Tomey A., Raile Alligood M.
Modelos y teorías de enfermería, 4 tª ed.
Madrid: Harcourt;2000.

Nightingale F. Notas sobre enfermería:
qué es y que no es. Salvat;1990.

Rodríguez J. Fundamentos de Enfermería
Especializada. México: Ed. Interamerica-
na McGraw-Hill;1997.

Shutz, Alfred. Fenomenología del mun-
do social, Psicología social y sociológica.
Ed Paidos. Buenos Aires. 1972

Wagner R. Helmut. Fenomenología en las
realciones sociales . Textos escogidos de
Alfred Zhutz. Zahar editores. Brasil. 1979

XXI. asamblea ordinaria. Documentos
de Aparecida. Conferencia Episcopal Ve-
nezolana. São Paulo. 2007

Principios de etica.indd 62 17/08/11 13:30

Capítulo

63

trasmisión de los valores éticos hacia
los profesionales que tienen oportuni-
dad de formar.

2. El impacto que tiene sobre la ética de los
profesionales el entorno laboral de las
instituciones públicas de nuestro país.

Abordar la enseñanza de la ética a los
estudiantes del área de la salud y la práctica
de la misma en las instituciones de salud,
nos remite a dos áreas de la actividad hu-
mana que son sumamente apreciadas y lo
han sido siempre, me refiero a la enseñanza
y la salud, que constituyen en sí mismas dos
de los más preciados valores de la humani-
dad. Cabe comentar que en nuestro país la
educación y también la salud, se encuentran
consignados en el marco del derecho.

Tanto la trasmisión del conocimiento,
como las acciones de atención a la salud,
sólo serían la puesta en práctica de aprecia-
bles técnicas, si no fuera porque al llevarlas a
cabo, tenemos la oportunidad de contribuir

Al revisar las publicaciones previas
de Ética, bioética y conocimiento del hombre
uno puede percibir que quienes han partici-
pado en esta serie están abordando los proble-
mas éticos de nuestro entorno en el siglo XXI,
desde un sinnúmero de puntos de vista, en las
diferentes profesiones que conforman el gru-
po de recursos humanos para la atención en
salud y con diversos niveles de operatividad.

Estos enfoques incluyen, afortunadamen-
te, una amplia gama de percepciones, que van
desde las estrictamente filosóficas, abstractas,
hasta la exposición pragmática de problemas
cotidianos que los profesionales tienen que
enfrentar en su ejercicio profesional. Como
ejercicio académico pueden separarse, pero es
innegable su indispensable vínculo.

Y con este mismo enfoque, tanto teó-
rico como práctico, es que pretendo realizar
algunas observaciones en dos temas:

1. El papel de las instituciones formadoras
de recursos humanos para la salud en la

MC Alberto JoNguituD falCóN

Enseñanza y práctica de la ética
en el área de la salud

4

Principios de etica.indd 63 17/08/11 13:30

64 Sección 1 Ética

calidad, los resultados basados en evidencias
y el trabajo en equipos multi e interdisci-
plinarios; del lado de los usuarios, empo-
deramiento, trato digno y equitativo. Todo
esto, se amalgama con conocimiento, pero
también con valores y la solidaridad con los
que nos reafirmamos en nuestra condición
humana y fortalecemos el espíritu.

Creo oportuno, referir un hecho anec-
dótico. Resulta que el día 13 de noviembre
del 2009 fui invitado a realizar la presenta-
ción oficial de la publicación Ética, bioética
y conocimiento del hombre en el Aula “Dr.
Nicolás Licona Ruiz”. Es obvio que dicho
honor se me concedió muy seguramente in-
fluenciado por el hecho de ser catedrático
de la materia de Ética Médica en el Instituto
de Ciencias de la Salud de la UAEH.

Pues resulta que en mi trayecto a ICSA
para acudir a tan relevante evento, observé
en una esquina, a un voceador ofreciendo
un periódico local que en su cintillo, a 8 co-
lumnas decía: “IMSSS e ISSSTE acaparan
quejas en la CDHE” (Comisión de Dere-
chos Humanos del Estado).

Como catedrático de ética y como De-
legado Estatal del ISSSTE, obviamente di-
cha noticia origina un cuestionamiento per-
sonal profundo: ¿Cuál es entonces mi razón
existencial, como maestro y como servidor
público?

Es decir: en las instituciones prestado-
ras de servicios de salud, una de las cuales
es mi responsabilidad en el estado, los pro-
fesionales de la salud encabezan la lista de
quejas de la CDHE atribuidas a profesio-
nales de los que yo soy (en buena parte) res-
ponsable de su formación ética y de valores
en nuestra Universidad.

Quede bien claro que no trato de eva-
dir mi responsabilidad ni de repartir culpas,
pero, ¿qué está pasando?, ¿por qué nuestros
pacientes tienen estas apreciaciones? Podría
decirse que el tipo de derechohabientes ge-
nera conflictos y con esta conclusión tratar
de minimizar una lacerante realidad.

a la realización humana. Y esto ocurre cuan-
do menos en dos formas: al encontrar que
ello contribuye a dar sentido a nuestra exis-
tencia; y estando conscientes que con nues-
tra labor hacemos un bien a los demás y sin
vanagloriarnos de ello, es indispensable para
perfeccionar la incesante obra del hombre.

La educación y particularmente la edu-
cación superior, al igual que la salud, son
factores del bienestar, se cuentan entre las
más altas aspiraciones humanas, ambas tie-
nen profundas implicaciones éticas y tienen
una connotación fundamentalmente social,
que se hace explícita cuando se acompañan
del vocablo “pública”: educación pública,
salud pública.

Los trabajadores de la educación públi-
ca y la salud pública, estamos obligados a
actuar no sólo con trasparencia y probidad,
para contar con aprobación normativa, sino
con sentido humano y trato considerado al
paciente y su familia, para contar también
con aprobación moral de la sociedad.

En su informe sobre la salud en el mun-
do (2006), la Organización Mundial de la
Salud precisa que ante la compleja proble-
mática del proceso salud-enfermedad: “La
responsabilidad más alta de las instituciones
formadoras de personal profesional y en es-
pecial, de personal de la salud, consiste en
formar trabajadores sanitarios competentes,
motivados y bien respaldados”.

En estas palabras es fácil advertir la
necesidad de contar con profesionales de la
salud, que junto con el conocimiento y el
dominio de las técnicas y habilidades para
la prevención y la promoción de la salud, así
como el diagnóstico y tratamiento de la en-
fermedad, posean los valores y compromiso
por el bienestar individual y colectivo que
sólo puede obtenerse, a través de la identi-
dad con los más altos ideales humanos.

Los acelerados cambios de los últimos
tiempos nos dejan ver claramente una tra-
sición en los sistemas de salud: del lado de
los prestadores de servicios se imponen la

Principios de etica.indd 64 17/08/11 13:30

65Capítulo 4 Enseñanza y práctica de la ética en el área de la salud

Por otro lado

Las instituciones de salud que representan
nuestro mayor campo laboral, ¿son los es-
pacios donde los valores aprendidos por los
estudiantes, se reafirman y acrecientan?, o
por lo contrario, ¿han minado la persona-
lidad y los valores de los profesionales de la
salud? si esto último es lo que curre ¿por qué
lo hemos permitido?

¿El comportamiento del médico para
con el paciente es distinto en consultorio
institucional que en la práctica privada?

¿El salario institucional, que se consi-
dera siempre insuficiente, es pretexto para
atender con mala calidad?

¿Estamos conscientes que en este país,
nos guste o no, las instituciones públicas eso
es lo que pueden pagar?, o ¿somos engaña-
dos en relación a nuestro salario cuando nos
contratamos en las instituciones públicas?

¿Tenemos bien presente que en nues-
tro trabajo institucional, ese es el salario, y
esos (y no otros) son nuestros pacientes y
esas son las condiciones bajo las cuales nos
contratamos?

¿Es más ético prevenir un padecimien-
to que atenderlo? ¿Es suficiente el énfasis
que le damos a la prevención en nuestra
práctica diaria?

No pretendo hacer una interminable
relación de cuestionamientos, no es esto el
muro de los lamentos.

Por el contrario, afortunadamente puedo
mencionar que siempre han existido, siempre
existen y siempre existirán profesionales de la
salud conscientes de que han elegido el cami-
no del servicio como forma de vida.

Profesionales de la salud que saben
muy bien que pueden vivir con falta de co-
nocimiento científico en alguna materia, un
ortopedista puede que no sepa los mecanis-
mos del trabajo de parto, o que un cirujano
(perdón) no sepa que es la amaurosis, o que
un internista no tenga la más remota idea de

¿Estamos formando a nuestros pro-
fesionales de la salud de manera integral o
solo les estamos trasmitiendo información
técnica necesaria para su desempeño?

Como maestros, ¿qué mensaje o qué
imagen estamos trasmitiendo a nuestros
alumnos? Las palabras convencen, el ejem-
plo arrastra dice la conseja popular.

¿Quiénes son (somos) responsables de
la calidad humana y valores de nuestros
alumnos?

¿Son adecuadas, para nuestro entorno
en tiempo y circunstancia social, las herra-
mientas que les proporcionamos a nuestros
futuros profesionistas?

¿Solo trasmitimos conocimientos para
que los alumnos puedan ejercer su profesión
de tal manera que tengan un ingreso eco-
nómico digno? ¿Hemos caído en el modelo
educativo “productivista” en donde la gene-
ración de más y más rentabilidad es el obje-
tivo de la formación académica? ¿Formamos
profesionales y técnicos que solamente con-
tribuyan a hacer que los negocios produzcan
más utilidades? ¿La prestación de servicios
de salud es sólo negocio?

¿La ética médica debe ser una materia
que se imparte, al menos en medicina, en
el último semestre 2 horas a la semana?, o
¿debemos impulsar la ética y los valores de
manera “horizontal” en cada semestre, en
cada materia y por cada maestro?

¿Nos preocupa, como maestros, el per-
fil de profesionales, en su actitud y valores,
que estamos entregando a la sociedad?

¿Nos concretamos solamente, como
nuestros viejos maestros, a decir que tiem-
pos pasados fueron mejores y que los jóve-
nes de ahora no llenan las expectativas de
profesionales de la salud íntegros?

Nuestra Universidad, pública y prácti-
camente gratuita, ¿puede sentirse igualmen-
te satisfecha de los conocimientos y com-
petencias adquiridas, así como de la solidez
moral de sus graduados?

Principios de etica.indd 65 17/08/11 13:30

66 Sección 1 Ética

posibilidad de respuestas, por ello mi inte-
rés de ponerlos en la mesa, compartirlos y
de ser posible, recibir sus comentarios a las
interrogantes que he expuesto.

La tercera conclusión es que en esta in-
mensidad de respuestas, existen desde lue-
go hilos conductores y aquí quiero destacar
que es condición humana distinguir entre
lo que nos conviene y lo que no. Esto no es
tan simple, sobre todo porque suele haber
discrepancias entre lo individual y lo par-
ticular, lo que le conviene a uno, puede no
tan solo no convenir a otros sino afectarlos
y entonces lo conveniente se debe relacionar
con aquello que traiga consigo el bien pro-
pio y de los demás. Distinguir entre lo bue-
no y lo malo es algo que todos debiéramos
intentar alcanzar.

La formación de profesionales de la sa-
lud no debe estar exenta de una formación
en valores humanos y ajustarse a códigos de
ética profesional y por otra parte, la forma-
ción ética sólo se manifiesta ante la vida mis-
ma, no tiene una moral intachable aquel que
pregona sobre hacer el bien, sino aquel que
pudiendo obrar en su conveniencia y cau-
sando perjuicio a otros, prefiere no hacerlo.

El comportamiento ético en el campo
de las instituciones de salud no carece de
referentes ni es algo que quede para cum-
plirse o no a título personal, basta decir que
al inicio de este nuevo siglo, Julio Frenk sin-
tetizó en tres, los grandes retos del Sistema
Nacional de Salud: la protección financiera,
la equidad y la calidad. El tercero de estos,
la calidad, significa que la actuación de los
trabajadores de la salud debe cumplir con
requisitos técnicos pero también con buen
trato al paciente y su familia y ello impli-
ca amabilidad, consideración y respeto a su
dignidad humana y están expresadas las for-
mas de cumplirse; lo más seguro es que la
falta de estos atributos, es lo que genera la
inconformidad de los pacientes al grado de
denunciar, en algunos casos, ante la CDHE,
como lo referí párrafos antes.

cómo diferenciar una hernia inguinal direc-
ta de una indirecta.

De hecho así sucede. Un médico puede
ser exitoso y no existe la necesidad de que lo
sepa todo, lo que además es imposible. Pue-
de carecer de conocimientos y habilidades
que quizá nunca se hagan ostensibles, sin
embargo, no puede existir un buen médico
sin valores éticos. Esa carencia sí que se per-
cibe por la sociedad.

Nuestras instituciones formadoras de
recursos humanos para la salud deben, de
manera permanente, buscar congruencia
entre los perfiles de los profesionales que
egresan con la realidad social, cultural, eco-
nómica, epidemiológica de nuestro entor-
no. Necesitamos profesionales de la salud
para hoy y para aquí.

La atención sanitaria es una industria de
servicios basada fundamentalmente en el ca-
pital humano, donde los proveedores de aten-
ción de salud personifican los valores esen-
ciales del sistema social: curan y atienden a
las personas, alivian el dolor y el sufrimiento,
previenen enfermedades y mitigan los riesgos;
los profesionales de la salud son el vínculo hu-
mano entre conocimiento y acción sanitaria.

Necesitamos formar profesionales para
atender mexicanos, para atender derechoha-
bientes y población sin seguridad social, para
mejorar las condiciones de vida a través de la
promoción, prevención, atención y rehabi-
litación de la salud de nuestra comunidad.

Necesitamos formar profesionales cuyo
perfil les permita ser reconocidos como líde-
res y guías de la sociedad a la que tenemos la
oportunidad de servir.

Conclusiones

La primera es que, valga la paradoja, hay
más cuestionamientos que conclusiones.

Mi segunda conclusión es que, estos
y todos los demás cuestionamientos que se
puedan hacer en torno, tienen una infinita

Principios de etica.indd 66 17/08/11 13:30

Capítulo

67

ban que otros compañeros seguían las órde-
nes sin revelarse.

Si bien los participantes no sufrían
daño, ya que se encontraban en complicidad
con el investigador, lo cierto es que el estu-
dio abrió un amplio debate entre los cien-
tíficos. De acuerdo con Baumrind (1965)
aunque no existía un peligro de daño físico
o muerte, los participantes fueron expues-
tos, de manera innecesaria, a estrés psicoló-
gico emanado de tener que seguir la orden
de la autoridad, con posibles consecuencias
tales como la disminución de la autoestima,
la dignidad, e incluso, la pérdida de con-
fianza ante la autoridad.

Otro estudio que llamó la atención
de los psicólogos fue el realizado por Phi-
lip Zimbardo en la prisión de Stanford en
1971. En este experimento, alumnos de

En su estudio clásico realizado en
1963 sobre autoridad, Stanley Milgram lla-
mó la atención de la comunidad de psicó-
logos sobre algo que, hasta entonces, había
sido ignorado por los profesionistas de las
ciencias de la conducta y las ciencias socia-
les en general: la ética en la investigación.
En el estudio de Milgram, los participantes
tomaban el papel de maestros, mientras que
confederados asumían el papel de alumnos.
Cada vez que el “alumno” se equivocaba en
la tarea, el “maestro” debía aplicar una des-
carga eléctrica. Increíblemente, dos tercios
de los participantes infligían dolor a los con-
federados. Esta obediencia a la autoridad —
aún por encima del dolor y la integridad de
los participantes— aumentaba considera-
blemente cuando el experimentador estaba
presente y cuando los participantes observa-

Dra. Melissa garCía Meraz
Mtro. Arturo Del Castillo arreola

Ética en la investigación en
ciencias sociales y de la conducta:

lineamientos en torno a la
conformación de un comité ético

5

Principios de etica.indd 67 17/08/11 13:30

68 Sección 1 Ética

Psiquiatría— piden a sus posibles autores,
la certificación de un comité ético que res-
palde su trabajo. Preguntas básicas acerca
de como los participantes deben ser trata-
dos por los investigadores, que preguntas se
pueden realizar, hasta donde debe llegar el
cuestionamiento de los investigadores, etc.;
son algunos de los tópicos tratados.

Muchas instituciones de investigación
y enseñanza conforman comités de expertos
en la profesión y en la ética que sean capaces
de respaldar la calidad ética de la investiga-
ción. Estos comités cuentan con reglas y tó-
picos a evaluar en cada investigación. Dada
la importancia de estos temas, este artículo
pretende sentar las bases para la conforma-
ción de un comité de ética en la investiga-
ción en ciencias de la conducta, humanida-
des y ciencias sociales. El capítulo inicia con
una breve descripción sobre el surgimiento
de los comités de ética y su importancia en
estas disciplinas, seguida de una propuesta
que describe una serie de tópicos que los
miembros del comité deben tomar en cuen-
ta al evaluar un protocolo de investigación.

El surgimiento del comité de ética

Diversos fueron los horrores cometidos por
los seres humanos durante la segunda gue-
rra mundial. Recordemos que bajo el régi-
men Nazi, los investigadores sometieron a
los prisioneros a situaciones que los llevaron
al sufrimiento y, en muchos de los casos, a
la muerte. Bajo ese modelo, las personas se
convertían en “víctimas” de los investigado-
res más que en “participantes”. Dados estos
horrores diversas naciones se unieron para
crear lo que hoy conocemos como el código
Nuremberg (1949/1964). El eje principal
de este código es garantizar —por sobre to-
das las cosas— el consentimiento volunta-
rio de los individuos a participar en estudios
científicos. Es aquí donde nace la idea del
consentimiento informado.

Zimbardo asumen los roles de prisioneros y
custodios llegando a comportamientos im-
pensables. Los custodios abusan y someten
a los prisioneros, quienes pronto caen en el
juego de la autoridad desmedida.

A más de treinta años de la realización
de los estudios en la prisión de Stanford y aún
más de los estudios de Milgram, Zimbardo
realiza una obra dedicada a reanalizar y re-
conceptualizar las consecuencias de aquellos
experimentos. Para Zimbardo, The Lucifer
Effect (2007) es un intento por comprender
por qué las personas que, en principio, po-
dríamos describir como comunes y buenas,
son capaces de llegar a hacer cosas que descri-
biríamos como crueles o malignas. ¿Por qué
las personas realizan actos que podríamos lla-
mar inhumanos, ocasionando en muchos de
los casos daño, destruyendo la autoestima y el
ser de personas sanas, e incluso, en los casos
más extremos, llegando al asesinato?

Pero más aún, los estudios de Milgram
y Zimbardo son relevantes, no sólo porque
cuestionan la naturaleza humana bajo la
autoridad de alguien o bajo una situación
extrema sino, además, porque cuestionan
la labor del experimentador. ¿Es necesario
someter a los individuos a presión extrema a
favor de la investigación?, ¿pueden los inves-
tigadores someter a los individuos a situa-
ciones donde puedan provocar daño a otros,
comportándose de manera cruel e incluso
maligna?, ¿puede el fin de la investigación
—obtención de conocimiento, publicacio-
nes, etc. — justificar los medios utilizados?

En la actualidad, y a diferencia del pa-
sado, existen diversos códigos que guían la
práctica del psicólogo. En México, el Códi-
go Ético del Psicólogo guía a los profesio-
nistas en la realización de una práctica ética,
tanto en la investigación como en la conse-
jería. Dentro de la investigación psicológica
la importancia de un código y un comité de
ética son tan relevantes que algunas revis-
tas de alta calidad científica —como Salud
Mental editada por el Instituto Nacional de

Principios de etica.indd 68 17/08/11 13:30

69Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

te para las consideraciones éticas. Dentro de
los protocolos de investigación, el método
es una parte fundamental que comprende
los pasos que seguiremos dentro de la in-
vestigación y que nos llevarán a realizarla de
una manera adecuada. Los planteamientos
éticos deben considerarse dentro de este
procedimiento. Lo más relevante es que la
ética se encuentra dentro del proceso, de los
medios que nos guían a obtener cierto resul-
tado. Es así que debemos contemplar aspec-
tos relacionados a los participantes, la técni-
ca o técnicas que utilizaremos para obtener
información, la forma en la cual se tratarán
los datos y, finalmente, la manera como se
darán a conocer los resultados. El objetivo
general de la investigación siempre será el
fin, mientras que el procedimiento será el
medio que utilizamos para llegar a este ob-
jetivo. De acuerdo con Oliver (2003), la éti-
ca es fundamental para diferenciar entre los
medios y los fines.

La ética es tan relevante que diversos
programas de estudio incorporan al me-
nos una materia relacionada a la ética en
la investigación, la práctica profesional y
la relación con otros profesionistas. Todas
las investigaciones deben contemplar que
los medios no dañen a los participantes. Es
así que la ética implica la valoración de los
medios utilizados durante la investigación,
si son potencialmente dañinos para los par-
ticipantes y si exceden el costo de lo que se
va a obtener.

De acuerdo con Rest (1994), es rele-
vante reconocer que la enseñanza de temas
éticos es fundamental en el ambiente uni-
versitario. Para ello, debe existir un acuerdo
entre expertos en cuanto a las posiciones
éticas. De esta manera, los estudiantes serán
capaces de sostener una postura ética y to-
mar las decisiones correctas durante su ejer-
cicio profesional.

Cinco aspectos deben tomarse en cuen-
ta en todas las investigaciones: 1) ningún fin
justifica los medios, 2) toda participación

DuBois (2006) afirma que si bien el
código Nuremberg está dedicado a la expe-
rimentación médica, poco dice acerca de la
investigación en ciencias de la conducta y
sociales. Habría que esperar años más tarde,
la implementación de códigos específicos a
las ciencias sociales.

En 1964, emanado del código Nu-
remberg, se crea la declaración de Helsin-
ki, adoptada en 1964 por la Organización
Mundial de la Salud (OMS). En 1974 en los
Estados Unidos se avala la National Research
Act, y es aprobada por el congreso para crear
la National Commission on Protection of Hu-
man Subjects of Biomedical and Behavioral
Research. En 1979, la comisión da a conocer
el reporte Belmont (Belmont report: ethical
principles and guidelines for the protection of
human subjects of research). Algunos años
más tarde, a través de la National Research
Act se ordena a todos los institutos que di-
rigen investigación a crear en su interior co-
mités de ética. Estos comites llevan el nom-
bre de Institutional Review Boards (IRBs).

Los IBRs son comités creados en cada
institución dedicada a la investigación, tie-
nen el deber de aprobar los protocolos de
investigación que pretendan realizar inves-
tigación con seres humanos. Estos comi-
tés toman cartas en asuntos tales como el
consentimiento informado, el control de
daño potencial, los beneficios y recompen-
sas que los participantes obtendrán emana-
dos de la investigación.También disculpan
a algunas investigaciones de no utilizar el
consentimiento informado cuando aplican
instrumentos anónimos u observaciones
naturalistas ya que no plantean el riesgo de
reconocimiento de los participantes.

Hacia la conformación de un
comité de ética en investigación

A menudo estamos acostumbrados a realizar
investigaciones sin dejar un espacio relevan-

Principios de etica.indd 69 17/08/11 13:30

70 Sección 1 Ética

el número de investigadores que participa-
rán en el proceso. Es relevante informar al
comité de ética sobre la trayectoria de los
investigadores, formación, publicaciones,
reconocimientos y grados académicos. Es
particularmente relevante enunciar el área
de especialidad de cada uno de ellos y de
qué manera contribuirán al estudio.

De acuerdo con Mackintosh (2005) y
Sieber (1996) es importante que el inves-
tigador tenga una amplia experiencia en
el tema de investigación. De esta manera,
será capaz de plantear no sólo los procedi-
mientos adecuados a la investigación, sino
que podrá anticipar los posibles daños a los
participantes emanados de la investigación,
delimitándolos al menor riesgo posible.

De igual manera, los investigadores
en el estudio deben entender claramente
sus deberes, derechos y restricciones. Por
ejemplo, supongamos que un investigador
decide realizar un estudio sobre identidad y

debe ser voluntaria, 3) todo participante
debe estar informado sobre la investigación,
4) ninguna intervención del investigador
debe causar más daño del que ya estaba pre-
sente y 5) el investigador debe ofrecer a los
participantes en reciprocidad tanto como
lo que él obtiene. Tomando esto en consi-
deración cada paso de la investigación debe
contemplar ciertos aspectos que serán eva-
luados por el comité de ética. La Tabla 5-1
muestra una propuesta de aspectos a consi-
derarse dentro de un protocolo de investi-
gación construido en base a las propuestas
de Oliver (2003) y Kitchener y Lawrence
(2000) seguido de una explicación de cada
tema y subtema.

Detalles relacionados a los encargados
de la investigación

Investigadores. Toda investigación some-
tida a un comité de ética debe especificar

Tabla 5-1. Propuesta de aspectos éticos a tomar en cuenta dentro de los protocolos de investigación

1. Aspectos éticos de la investigación
a) Detalles relacionados a los encargados de la investigación
b) Investigadores
c) Alumnos
d) Institución

2. Fundamentación social
3. Aspectos relacionados a los participantes

a) Como serán reclutados los participantes
b) Recursos para una retribución económica

4. Procedimiento para la recolección de los datos
a) El consentimiento informado
b) La técnica que se utilizará para reunir la información: entrevistas, instrumentos psicométricos, grupos

focales, etcétera
c) Quién tendrá acceso a los datos en original y quien en anónimo
d) Donde se llevará a cabo la investigación

5. Análisis de datos
a) Tipo de análisis de datos serán utilizados
b) Quienes serán los encargados de analizar los datos
c) Como se mantendrá la confidencialidad de los datos

6. Divulgación de la investigación
a) Tipo de publicaciones

Principios de etica.indd 70 17/08/11 13:30

71Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

o cumplir con los requerimientos de su ser-
vicio social.

Sieber (1996) menciona que los in-
vestigadores encargados del estudio deben
especificar a los alumnos cuales serán los be-
neficios que obtendrán de la investigación,
en términos tanto académicos como mone-
tarios. Debe quedar asentado en el protoco-
lo si existe alguna beca o apoyo económico
ofrecido por la universidad o por alguna
otra institución a los alumnos participantes,
evitando así conductas poco éticas como el
desvío de recursos en beneficio de los inves-
tigadores o un tercero implicado, así como
el incumplimiento en el pago oportuno.

Institución. Dentro de las especificaciones
del proyecto debe anotarse la o las institu-
ciones que participarán; al igual que en los
casos anteriores, se incluye la trayectoria de la
universidad. Sieber (1996) menciona que en
el caso de la investigación biomédica, los co-
mités de ética requieren que los participantes
sean compensados por las posibles lesiones
emanadas de los estudios. En el caso de la
investigación social, la ética prescribe que
los investigadores deben anticipar cualquier
daño y evitarlo. El grupo de experimenta-
ción social recomienda que exista un seguro
contra accidentes que proteja a investigado-
res y participantes. A diferencia de la inves-
tigación biomédica, donde los daños físicos
pueden presentarse, la investigación social
está marcada por daños psicológicos o emo-
cionales sobre los participantes. En estos ca-
sos, se recomienda que aquellos participantes
que hayan sufrido algún tipo de daño, sean
compensados con tratamiento terapéutico o
asesoramiento de un profesional.

Fundamentación social

Todos los protocolos de investigación deben
justificar la relevancia social del estudio. Los
comités de ética en los Estados Unidos en-
fatizan que los medios por los cuales se ob-

autoestima en jóvenes universitarios y deci-
de invitar a participar a dos investigadores
más. Como colaboradores se dividen el tra-
bajo teórico y aplicado, así mismo, concuer-
dan en publicar juntos, quedando el primer
investigador como autor principal y los dos
siguientes como coautores. Los investigado-
res han llegado con ello a un acuerdo que les
permitirá comportarse de una manera ética
con referencia a la conducción del estudio.

De acuerdo con McGue (2000) dividir
las tareas dentro de un proyecto de investi-
gación no es una tarea fácil. La autoría de un
artículo de investigación contempla más ta-
reas que sólo recolectar datos, mecanografiar
o conducir análisis estadísticos rutinarios,
para ello, se debe participar en tareas inte-
lectuales, estadísticas, metodológicas y, sobre
todo, de escritura. Sin embargo, si una per-
sona participara únicamente en la captura
de unos datos, debe quedarle claro que para
participar como autor de un artículo de in-
vestigación, debe contribuir en la redacción
del mismo, debe de participar en la elabora-
ción intelectual. De igual manera, el coordi-
nador general del proyecto debe tener claras
las intenciones de autoría o no, de los demás
investigadores que participan en el proyecto.

Seguir estas recomendaciones evitará
que los participantes en el estudio confun-
dan sus derechos y responsabilidades, así
como el reclamo por el crédito del trabajo
de otros o, en el peor de los casos, cobrar
autoría por el trabajo de otros.

Alumnos. También debe especificarse cuan-
tos alumnos participarán en el estudio y que
tareas llevarán a cabo. Por ejemplo, el reclu-
tamiento de los participantes, la recolección
y análisis de datos, etc. Todos los alumnos
deben estar en constante supervisión de los
investigadores. Además, se debe informar
acerca de su trayectoria y los beneficios que
obtendrán de su participación en el estudio,
en términos académicos, monetarios y de
formación, como realizar su trabajo de tesis

Principios de etica.indd 71 17/08/11 13:30

72 Sección 1 Ética

debe entenderse como un investigador pre-
guntando y un sujeto pasivo contestando,
una a una, las preguntas. Por el contrario,
entrevistador y entrevistado deben entablar
una conversación, un diálogo. Sin embargo,
esto no implica que el papel del participante
sea guiar la investigación o usurpar el pa-
pel del investigador, por el contrario, si bien
es una conversación, siempre debe existir
el énfasis del investigador preguntando y
el participante contestando. La conversa-
ción se crea cuando el investigador toma las
respuestas del participante y las vuelve pre-
guntas, toma nuevos caminos hacia donde
llevar la conversación, siempre tomando en
cuenta al participante.

Un ejemplo más, tomado de la antro-
pología, indica el papel definitorio de inves-
tigador y participante. El trabajo de campo
típico de la antropología implica realizar
entrevistas, historias de vida y observación
participante, entre otras técnicas. Malinows-
ki (1975) definió la observación participante
como una forma de interacción entre inves-
tigador e investigado. Un trabajo de cam-
po bien realizado sólo puede darse cuando
el investigador convive de manera cercana
con la comunidad, vive donde ellos viven,
come lo que ellos comen, realiza las activida-
des que ellos realizan, etc. Durante mucho
tiempo los antropólogos se pronunciaron a
favor de que el trabajo de campo y la ob-
servación participante fuesen realizados de
manera estricta, viviendo en el mismo lugar
que los participantes por más de un año, vis-
tiendo como ellos, comiendo lo que ellos,
etc., con la finalidad de aprender su lenguaje
y aprender más sobre su forma de vida. Los
antropólogos se encargaban de encontrar a
aquellos miembros de la comunidad que por
ciertas características —ser líder de la comu-
nidad, ser el mayor, haber vivido durante la
comunidad por más tiempo que cualquier
otro, tener cierto estatus social, etcétera—
eran considerados informantes clave. Estos
informantes eran los encargados de dar ma-

tendrán los resultados no sean dañinos. Sin
embargo una investigación ética también
debe contemplar la calidad y pertinencia del
estudio. Debe especificar que beneficios ten-
drá para la sociedad y para los participantes.

Detalles relacionados al procedimiento
de la investigación

Cómo serán reclutados los participan-
tes. La Asociación Americana de Psicolo-
gía (APA, 2002) prescribe que el término
“participantes” es el correcto para referirse a
las personas que tomarán parte de la inves-
tigación. Para Oliver (2002), este término
es mucho más adecuado que sujetos, entre-
vistados o respondientes, dado que refiere
a que la persona realmente participa en la
investigación. El término sujeto, en cambio,
implica una pasividad de la persona.

Muchas investigaciones tienden a
asignarles a los participantes un rol pasivo,
siendo que son ellos los pilares de la investi-
gación. El investigador tiene un papel fun-
damental, pero no es el único. En realidad
ninguno de los dos tiene un papel menos
importante, sólo diferente. Una buena in-
vestigación necesita de ambos roles para po-
der desarrollarse de una manera adecuada.
Por ello, toda investigación ética debe reco-
nocer el papel activo de los participantes.

De acuerdo con Parker (2002), tende-
mos a tratar a los participantes como objetos,
justificándonos en una postura “objetiva”,
cuando en realidad tratamos temas que son
cualitativos y subjetivos. No importa si uti-
lizamos técnicas cualitativas o cuantitativas,
las personas involucradas en la investigación
deben ser tratadas como participantes.

Para Oliver (2002) esto no quiere decir
que el participante diseña la investigación o
que debe tomar parte del papel del investi-
gador. Cada uno debe tomar su papel par-
ticular. La entrevista a profundidad da un
claro ejemplo de lo anterior. El proceso de
la entrevista cualitativa o a profundidad no

Principios de etica.indd 72 17/08/11 13:30

73Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

de grupos vulnerables tales como menores
de edad, niños pequeños, personas de edad
avanzada, con alguna enfermedad mental,
o que padecen alguna enfermedad crónico-
degenerativa, se debe ser especialmente cui-
dadoso. Aunque en la actualidad, institucio-
nes de ética alrededor del mundo prefieren
tocar el tema de la falta de una habilidad, o
tipo de vulnerabilidad específica. Por ejem-
plo, de acuerdo con DuBois (2006), el Na-
tional Bioethics Advisory Committe (NBAC)
enfatiza la vulnerabilidad comunicativa,
médica, económica e incluso social que pue-
den poner en desventaja y riesgo potencial a
los participantes. Si la persona se encuentra
en una posición social desventajosa o es-
tigmatizada, el estudio puede recalcar estas
diferencias o prejuicios y causar daño a la
persona, en términos de una mayor estig-
matización o daño psicológico.

Recursos para una retribución económi-
ca. Algunas investigaciones cuentan con
los recursos necesarios para ofrecer a los
participantes una retribución por el tiempo
y dedicación invertidos. Esta retribución
económica puede variar de investigación en
investigación, ya que depende del financia-
miento del proyecto.

Nada hay de extraño en estas compen-
saciones económicas. Sin embargo, antes de
realizarse la investigación, todos los parti-
cipantes deben tener claro si se dará o no
dicha retribución y, de haberla, de que tipo
y monto será. Incluso puede haber una re-
tribución económica que compense gastos
de transporte, alimentos, hospedaje o de
algún otro tipo, si es que la investigación
así lo requiere. Sin embargo, es cierto que
muchas instituciones no cuentan con los
recursos suficientes para otorgar una com-
pensación económica a los participantes. Es
por ello que los participantes deben cono-
cer de manera certera los lineamientos de la
investigación, comprometiéndose con ella y
llevándola a término. La retribución econó-

yor información sobre la comunidad o gru-
po estudiado y ayudar al antropólogo en su
inserción en la comunidad.

Dadas las premisas de la observación
participante y el trabajo de campo, pronto
algunos miembros de la comunidad y, en
especial, los informantes claves, se dieron
cuenta que ellos podían reflejar el sentido
de la comunidad, mejor de lo que lo hacían
los propios antropólogos, ya que ellos no
necesitaban aprender una nueva lengua o
destinar dos o tres años a conocer la cultura
estudiada. Por ello, los informantes comen-
zaron a tomar el papel del investigador.
Una gran polémica se desarrolló a partir
de estos estudios. ¿Los informantes clave,
podían en realidad tomar el papel del in-
vestigador?, si los informantes podían reco-
ger los mismos datos que los antropólogos
e, incluso, hacerlo mejor, entonces, ¿qué le
daba el papel de investigador al antropólo-
go? Algunas de las respuestas a este debate
implicaban la crítica a la observación parti-
cipante, si bien el antropólogo debía tomar
parte en la interacción con los informantes,
debía también poner atención a la diferen-
cia entre su papel como investigador y el de
los participantes. Ningún papel era menos
importante que el otro, pero si debían es-
tablecerse límites precisos. El antropólogo
debía remarcar su papel dentro de la inves-
tigación, creándola, definiéndola, pero —
sobre todo— siendo el analista que llevase
la teoría a la práctica y la evidencia empíri-
ca de vuelta a la teoría.

El trabajo de la antropología contem-
poránea mostró que los antropólogos po-
dían realizar trabajo de campo en sociedades
similares a la suya, e incluso, la suya propia.
No era necesario trasladarse a sociedades le-
janas, la antropología podía realizarse en la
urbe, definiendo el trabajo del investigador
como fundamental e indispesable.

Es así que se debe dar un papel funda-
mental a los participantes y a los investiga-
dores. Cuando los participantes provienen

Principios de etica.indd 73 17/08/11 13:30

74 Sección 1 Ética

do las situaciones potencialmente dañinas,
responsabilizandose de ayudar o, al menos,
de no causar más daño del existente. Mien-
tras que los participantes deciden lo que es
mejor para sus intereses y, con ello, pueden
evitar situaciones que podrían traerles algún
perjuicio evitando así, el azar.

Se acuerdo con Kitchener (2000) va-
rios principios guían el consentimiento in-
formado: la fidelidad, el beneficio y la evita-
ción del daño. Muchos códigos de ética se
basan en estos principios resaltando el he-
cho de que los resultados deben obtenerse a
un costo mínimo para la sociedad, tratando
siempre de maximizar los beneficios que
obtendrán los participantes. Investigaciones
diseñadas bajo estos principios producen
resultados validos que no causan efectos
dañinos sobre los participantes. De acuerdo
con Sieber (1996), los riesgos dentro de la
investigación suelen ser psicológicos, jurídi-
cos, físicos y económicos.

El consentimiento informado es clave
en la investigación en psicología. Existen va-
rios temas que deben ser tomados en cuen-
ta en el consentimiento. Para Kitchener
(2000) y Sieber (1996) existen varios temas
que deben ser tomados en cuenta en el con-
sentimiento:

1. Información relevante sobre la investi-
gación, es decir, el responsable operati-
vo, la institución que respalda la inves-
tigación, etcétera.

2. Se debe garantizar el anonimato y que
la información será confidencial.

3. La libre participación en el estudio,
esto implica que el participante pue-
de decidir hasta dónde lleva a cabo la
investigación. Es decir, en cualquier
momento de la investigación puede de-
jarla, sin coerción, ni amonestaciones
por parte del equipo de investigación.
Los participantes deben reconocer que
el no terminar la investigación, los ex-
cluye de algunos beneficios que si ob-

mica debe especificarse dentro del consenti-
miento informado.

Mackintosh (2005) recomienda que en
el caso de aquellos participantes que hayan
sido reclutados en una clínica o institución
de salud sea mejor no utilizar una retribu-
ción económica, ya que esto podría tomarse
como una presión o coerción para participar
en la investigación.

Existen otros tipos de retribución no
monetaria. De acuerdo con Rae y Sullivan
(2003) en las investigaciones clínicas, los
investigadores pueden ofrecer una compen-
sación en forma de servicios clínicos tales
como sesiones o evaluaciones gratuitas. La
retribución también puede darse en térmi-
nos de beneficios académicos, intelectuales
o de asesoría.

Procedimiento para la recolección de los datos

El consentimiento informado. El consen-
timiento informado implica que todos los
participantes están informados acerca del
procedimiento de la investigación y acuer-
dan, de manera voluntaria en participar.
Este consentimiento se volvió fundamental
con la publicación del código Nuremberg.

En psicología, el consentimiento in-
formado se puede obviar en investigaciones
con instrumentos psicométricos de auto-
reporte, observaciones naturales y encuestas
donde el anonimato esté totalmente garan-
tizado, ya que no existe peligro de reconoci-
miento o daño hacia el participante.

De acuerdo con Kitchener (2000), el
consentimiento informado es fundamental
porque garantiza los derechos de los parti-
cipantes; implica que sus derechos son pro-
tegidos sobre la base de que ellos mismos
toman la decisión de participar o no en
una investigación, sabiendo los beneficios
y costos potenciales de su participación.
Para el autor, lo más importante es que los
investigadores pueden prevenir los daños
asociados a la investigación, minimizan-

Principios de etica.indd 74 17/08/11 13:30

75Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

y quizás le reste interés en participar en la
investigación. Recuerde que estar informan-
do, no implica que participantes e investi-
gadores intercambien sus papeles dentro de
la investigación. Oliver (2003) aclara que la
mejor manera de lograr el consentimiento
es escribiendo información estándar sobre la
investigación, asegurándonos que todos los
participantes la conozcan y comprenden de
manera adecuada. Por supuesto, el consen-
timiento debe estar redactado en la lengua
nativa del participante, de manera sencilla
y clara, evitando un vocabulario que pueda
resultar ofensivo o que pueda llevar a malas
interpretaciones.

Decidir qué redactar en el consenti-
miento es una tarea compleja. Si escribimos
demasiado en el consentimiento informa-
do, más que informar, confundiremos a
los participantes. De igual manera, el exce-
so de información no garantiza una mejor
comprensión. De acuerdo con Kitchener
(2000), diversos estudios han mostrado que
entre más información se de a los partici-
pantes menor es la comprensión del estudio

Recordemos el estudio de Milgram, los
participantes fueron asignados al papel de
maestros; mientras que “confederados” ha-
cían el papel de estudiantes. Cada vez que
los “alumnos” tenían un error en una tarea
particular, los “maestros” debían apretar un
botón que enviaba una descarga eléctrica
a los “alumnos”. Dado que los “alumnos”
estaban en contubernio con los investiga-
dores, no se les aplicaba dolor alguno, sin
embargo, los participantes no sabían esto.
Esta situación los ubicaba en una posición
estresante. Podríamos decir que, con la fina-
lidad de encontrar el grado de obediencia de
los participantes, estaba justificado mentir a
los participantes sobre las descargas propor-
cionadas a los alumnos. Esto sería justificar
los medios en favor del fin. Mentir a los par-
ticipantes y coercionarlos a seguir con la ins-
trucción de la investigación, en contra de su
bienestar emocional, es un comportamiento

tendrán aquellos que la terminen, pero
nunca debe ser usado como coerción
para participar o proseguir con la in-
vestigación. Además, pueden obtener
los beneficios que se ofrecieron hasta
donde haya llegado su participación.

4. Quienes serán los encargados de la in-
vestigación.

5. El uso que se de a la información, por
ejemplo se aclara a los participantes
que el consentimiento informado y sus
datos serán tratados por distintas per-
sonas con el objetivo de evitar que los
datos se relacionen con algún nombre,
así como quienes serán los encargados
de capturar y analizar los datos.

6. Como se publicará la información: in-
formes técnicos, ponencias en congre-
sos, manuales, divulgación científica,
publicaciones nacionales y/o interna-
cionales.

7. Si existe un comité de ética que haya
respaldado el estudio debe anotarse el
nombre, el número de autorización y
como contactar a la organización.

8. El nombre del investigador principal y
la manera en la cual contactarlo antes,
durante y después de teminada la in-
vestigación.

De esta manera, de acuerdo a Handels-
man (1995), el consentimiento informado
cumple con diversas funciones: 1) permite
a las personas tomar participación volunta-
ria basada en información, 2) los protege de
daño al evaluar el potencial de una investi-
gación, 3) establece las bases de confianza y
respeto entre los investigadores y los partici-
pantes y 4) permite a los profesionales evitar
la mala práctica.

La forma en la cual debe estar redacta-
do el consentimiento informado es funda-
mental. Aunque el participante debe estar
“bien informado”, esto no implica que se
entere de todos los aspectos técnicos de la
investigación. Sin duda, esto lo confundirá

Principios de etica.indd 75 17/08/11 13:30

76 Sección 1 Ética

pudieron encontrarse sin violar los derechos
fundamentales de los participantes.

La decepción refiere al hecho de men-
tir a los participantes acerca del verdadero
motivo de la investigación. Rae y Sullivan
(2003) mencionan que el APA sólo la justi-
fica cuando no hay potencial de daño, pero
obliga a los investigadores a reconsiderar
su postura y buscar diseños alternos, a en-
contrar alternativas de investigación que no
impliquen la decepción. Aunque día a día,
los estudios que utilizan la decepción dismi-
nuyen de manera significativa. Esto es un
claro indicio sobre el replanteamiento de la
decepción como herramienta valida en las
investigaciones sociales.

Estudios como el de Milgram son un
claro ejemplo del uso del engaño para ob-
tener ciertos resultados. La psicología social
de tipo experimental frecuentemente uti-
lizaba la figura de los confederados con la
finalidad de obtener ciertas respuestas. Es-
tos confederados dan información falsa a los
participantes. Sin embargo, el tema es aún
controversial, Richard (2003) menciona
que la decepción viola los principios mora-
les fundamentales de justicia y reciprocidad
de los participantes, planteando el juego de
roles y la simulación como opciones viables.

Sin embargo, aún cuando los investi-
gadores sustituyan el engaño por la simula-
ción, se pueden dar otras implicaciones éti-
cas. Richard (2003) señala que en el caso de
estudios como el de Zimbardo que utilizan
la simulación, existen complicaciones éticas
tan relevantes como las provocadas por el
engaño. Situar a individuos a simular una
situación que los pondrá en peligro y sacará
lo peor de ellos es una situación poco ética.

Este tipo de “operaciones encubiertas”
plantea serios debates y cuestionamientos
éticos. ¿Cuándo los fines de una investiga-
ción justifican el engaño de los participan-
tes?, ¿hasta dónde se puede intervenir en la
vida intima de los individuos en favor del
descubrimiento científico? Muchas activi-

poco ético. Claro está, que en la época de
Milgram no se había debatido mucho acer-
ca de la ética. En la actualidad, sin embargo,
una investigación sometida a un comité de
ética debe mostrar que los participantes co-
nocen lo necesario de la investigación y que
no se les ha mentido con el fin de obtener
ciertos datos, más aún cuando estos medios
pueden provocarles efectos dañinos.

Revisemos una investigación: en 1970,
Humpheys realizó un estudio para conocer
más acerca de prácticas y encuentros ho-
mosexuales, su método fue la observación.
Durante algún tiempo observó encuentros
entre parejas con una orientación sexual
homosexual en lugares públicos. Durante la
observación anotó las placas de los autos de
los participantes y consiguió sus direcciones
postales. Aproximadamente un año después
de la observación, y con una apariencia
completamente diferente, acudió a los do-
micilios de los participantes y los convenció
de realizar una entrevista argumentando la
conducción de un estudio social en el ve-
cindario, pero sin informales acerca de su
observación anterior.

El estudio mostró que una buena parte
de los participantes llevaban una vida he-
terosexual, casados con mujeres y criando
hijos. Sólo una pequeña parte tenía prácti-
cas estrictamente homosexuales. Sin duda
muchas personas argumentarían que sí se
le hubiera informado a los participantes
desde el principio la naturaleza del estudio
no se habrían encontrado estos resultados.
Sin embargo, el fin no justifica los medios.
En el estudio de Humphreys se cometieron
diversas fallas éticas que afectaron el bien-
estar de los participantes. Entre las que se
cuentan la invasión a la privacidad, la falta
de identificación de los investigadores y la
decepción de los participantes durante la
investigación. Para evitar estos errores po-
dría haberse realizado un estudio con una
muestra más pequeña y completamente in-
formada. Quizás muchos de los resultados

Principios de etica.indd 76 17/08/11 13:30

77Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

1. Daños psicológicos tales como ansie-
dad, sentimientos de vergüenza o mi-
nusvalía así como recaídas psicóticas.

2. Daños físicos asociados a la investiga-
ción que involucran disfunción sexual,
presión alta y en casos extremos inten-
tos de suicidio.

3. En casos extremos la investigación pue-
de traer complicaciones legales a los
participantes tales como demandas o
condenas.

4. Problemas sociales que van desde la
estigmatización hasta la pérdida de la
reputación y el divorcio.

5. Complicaciones económicas tales como
la pérdida del trabajo y el empleo, entre
otras.

Las Tablas 5-2 y 5-3 muestran ejem-
plos del consentimiento informado. El pri-
mer ejemplo enuncia los aspectos que deben
ser tomados en cuenta en una investigación

dades ilegales y poco usuales pueden resul-
tar atractivas e interesantes desde posturas
psicológicas, sociológicas y antropológicas.
Pero su estudio bajo estos términos plantea
un riesgo de daño potencial para todos los
involucrados: investigadores, personas bajo
observación (prefiero llamarlos personas, ya
que bajo las condiciones de esta interacción
no se les puede llamar participantes) y terce-
ros implicados directa e indirectamente. De
acuerdo a Berg (2007), los investigadores
pueden sufrir daños físicos, emocionales, e
incluso enfrentar demandas legales.

En el caso de las intervenciones, Mac-
kintosh (2005) aclara que los participantes
no pueden estar expuestos a situaciones que
puedan causarles daño y que puedan em-
peorar su condición, en comparación a la
situación en la que se encontraban al inicio
de la investigación.

DuBois (2006) enlista algunos de los
daños asociados a la investigación:

Tabla 5-2. Ejemplo de consentimiento informado

Instituto de investigación

Acepto participar en la investigación realizada por el Instituto de Investigación. Entiendo que los datos aportados
a dicha investigación son totalmente anónimos y confidenciales. Asumo las responsabilidades del estudio para
contestar las preguntas que considere puedo responder. También entiendo que puedo abandonar el estudio —en
caso de que ya no quiera participar— sin ninguna consecuencia. Reconozco que esta carta y los datos que brin-
de a los investigadores serán resguardados de manera separada para evitar que se realice una conexión entre mi
nombre y los datos confidenciales; sólo el investigador, Dr. López Gutiérrez, responsable del proyecto, estará en
contacto con el consentimiento, él será el encargado de resguardarlos y no vinculará mis datos a mis respuestas.

El procesamiento de los datos será a través de técnicas estadísticas que no permitan el reconocimiento de
participantes en particular.

Los resultados de la investigación serán reportados de manera conjunta con los datos de otros participantes
en congresos, revistas y foros de investigación. Nada en ello, implicará el reconocimiento de mi persona.

Esta investigación se realiza bajo el reconocimiento del comité de ética del Instituto de Investigación con
referencia ______ cumpliendo con los requisitos de este comité y el código ético de psicología de la Asociación
Mexicana de Psicología (SMP).

________________________________ ________________________________
Nombre y firma del participante Nombre y firma del investigador
Teléfono y correo electrónico

Principios de etica.indd 77 17/08/11 13:30

78 Sección 1 Ética

la investigación, el equipo de trabajo se topó
con la negativa de las enfermeras de firmar
el consentimiento informado. Muchas de
ellas temían que su firma fuera usada en su
contra ya que se habían presentado muchas
situaciones dentro del protocolo de investi-
gación que hoy día podríamos decir, no fue-
ron éticas. Para dar solución a esta proble-
mática, el grupo de investigación optó por
grabar el consentimiento informado en au-
dio. Todas las enfermeras podían escuchar
el consentimiento y pronunciar un sí y su
nombre, sin apellidos, después de la infor-
mación. De esta manera, los investigadores
pudieron resolver el problema y continuar
con la investigación.

El uso de fotografías es un tema espe-
cialmente importante en la investigación y
el consentimiento informado. Por ejemplo,
podrían utilizarse fotografías tomadas al azar
en un parque o un aeropuerto sin el consen-
timiento de las personas involucradas, siem-

de campo en interacción con los participan-
tes, mientras que el segundo ejemplo refiere
a una investigación realizada en línea.

Durante el proceso de investigación
pueden presentarse algunos problemas para
la obtención del consentimiento informado.
Es posible que los participantes se muestren
renuentes a firmar el consentimiento infor-
mado, temiendo que la información que
den pueda usarse para perjudicarlos. Por
ello, es necesario comentar a las personas
como serán tratados los datos.

Por ejemplo, Warren (2002) realizó
una investigación para conocer las narrati-
vas de mujeres que habían estado interna-
das en institutos de atención mental con el
diagnóstico de esquizofrenia. Para conocer
más sobre la experiencia de las mujeres que
tuvieron tratamientos con descargas eléctri-
cas, un equipo de investigación realizó en-
trevistas a profundidad a sus esposos y a las
enfermeras que las asistieron. Al comenzar

Tabla 5-3. Ejemplo de consentimiento informado en página web

Instituto de Investigación

Acepto participar en la investigación realizada por el Instituto de Investigación. Entiendo que los datos aportados
a dicha investigación son totalmente anónimos. Asumo las responsabilidades del estudio para contestar las pre-
guntas que considere puedo responder. También entiendo que puedo abandonar el estudio —en caso de que ya
no quiera participar— sin ninguna consecuencia. Reconozco que al dar clik en el botón de aceptar, mis datos
serán resguardados de manera confidencial y anónima y que sólo podrán ser identificados a través de mi correo
personal por el investigador principal. Sólo el investigador responsable del proyecto estará en contacto con los
correos electrónicos, él será el encargado de resguardarlos y no vinculará mis datos a mis respuestas.

El procesamiento de los datos será a través de técnicas estadísticas que no permitan el reconocimiento de
participantes en particular.

Los resultados de la investigación serán reportados de manera conjunta con los datos de otros participantes
en congresos, revistas y foros de investigación. Nada en ello, implicará el reconocimiento de mi persona.

Esta investigación se realiza bajo el reconocimiento del comité de ética del Instituto de Investigación con
referencia ______ cumpliendo con los requisitos de este comité y el código ético de psicología de la Sociedad
Mexicana de Psicología (SMP).

________________________________ ________________________________
Nombre y firma del participante Nombre y firma del investigador
Teléfono y correo electrónico

Principios de etica.indd 78 17/08/11 13:30

79Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

de una investigación y que esos datos van
a darse a conocer en un artículo, informe o
trabajo para congreso.

En México, la obtención del consenti-
miento informado puede ser aún más difícil
ya que los participantes no están familiariza-
dos con estos procedimientos y tienden, en
general, a desconfiar de utilizar su nombre o
firma. El investigador puede utilizar formas
innovadoras de obtener el consentimien-
to, siempre y cuando se asegure de que los
participantes han comprendido el estudio y
aceptan libremente en participar.

De acuerdo a Kitchener (2000), el con-
sentimiento informado debe prescribir leyes
legales que guíen la conducta de los investi-
gadores. Es un medio por el cual los partici-
pantes están bien informados, pero también
es un medio por el cual los investigadores se
comprometen a retribuir de cierta manera a
los participantes.

En México, si bien los códigos de ética
en ciencias de la conducta, ciencias socia-
les y humanidades no están sujetos a una
regulación legal, todos los comités deberían
de estarlo. De acuerdo Appelbaum, Lidz y
Meisel (1987) los comites de ética deben
establecer reglas legales que normen o pres-
criban las conductas de la interacción entre
los profesionistas que brindan un servicio y
los clientes; y entre los investigadores y los
participantes de una investigación.

Cuando se plantea un proyecto de in-
vestigación se debe tener en cuenta que las
personas sean capaces de dar el consenti-
miento informado, es decir, que se encuen-
tran en plena conciencia de sus actos. Si el
consentimiento es escrito, asegurarse de que
saben leer y comprenden lo que dice el docu-
mento. En el caso de niños, es fundamental
que el padre o tutor tenga conocimiento de
la participación de su hijo en el estudio. El
consentimiento informado en este caso, re-
cae completamente en ellos. Sin embargo,
Kitchener (2000) enfatiza el hecho de que
nadie puede consentir por otra persona. Si

pre y cuando no se haga referencia explícita
a ellas dentro de la investigación. Si el in-
vestigador ha decidido describir el ambiente
de la fotografía y hacer referencia explícita
a la persona que aparece en ella, entonces,
es necesario que pida autorización a los in-
volucrados para utilizar sus fotos dentro del
reporte de la investigación. Esta situación es
particularmente importante cuando las fo-
tografías van a publicarse en revistas o libros
de investigación o divulgación.

En el trabajo de campo de la antropolo-
gía es necesario que los investigadores indi-
quen a cada uno de los miembros de la co-
munidad que las fotografías tomadas serán
utilizadas para publicaciones o reportes cien-
tíficos. Por supuesto que ninguna de las fo-
tografías debe tomarse invadiendo la priva-
cidad de los participantes. Se debe tomar un
cuidado especial cuando se toman fotogra-
fías de personas con alguna vulnerabilidad
comunicativa, médica, económica o social.
Ninguna fotografía debe enfatizar aspectos
que puedan llevar a las personas a una ma-
yor discriminación o estigmatización social.
Por ejemplo, en el caso de un participante
con una enfermedad mental, las fotografías
no deben mostrarlo en una situación que lo
muestre en una situación desventajosa.

Suponga el caso que, como profesor,
decide investigar las actitudes de sus alum-
nos hacia cierta política escolar. Usted debe
tener en mente con que fin obtiene los da-
tos. Si su fin es simplemente enseñar a los
alumnos acerca de cómo evaluar las actitu-
des, entonces no necesita el consentimiento
informado, pero si desea publicar los datos,
entonces será completamente necesario in-
formar a los participantes acerca de la natu-
raleza de sus cuestionamientos. Más aún si
la investigación implica una política escolar
en la cual están involucrados directamente.
No importa que guarde de manera anóni-
ma o confidencial los datos emanados de la
investigación, a todos los participantes debe
quedarles claro que están tomando parte

Principios de etica.indd 79 17/08/11 13:30

80 Sección 1 Ética

deben tratarse con suma confidencialidad
y resguardo. Esto es particularmente im-
portante para instituciones que resguardan
estadísticas o documentos de personas que
no pueden dar el consentimiento para la
publicación de esos datos.

Nuevamente un ejemplo de la antro-
pología podría ilustrarnos lo anterior. Los
antropólogos realizan dos registros que dan
cuenta de su trabajo de campo. El prime-
ro es una libreta de campo; en ella anotan
todas las observaciones recolectadas duran-
te la investigación. El segundo es un diario
de campo donde escriben sus sentimientos
personales, opiniones y apreciaciones ínti-
mas de sus experiencias de investigación. En
1942, el antropólogo Malinoski murió de
manera imprevista de un ataque al corazón,
quedando sus documentos personales sin
resguardo alguno, entre ellos sus diarios y
libretas de campo. Años después, su viuda
publicó el diario de campo de su espóso.
En el cuerpo del diario, Malinoswki plas-
mó prejuicios y bajas pasiones que encontró
en su vida diaria, en la lejanía de su hogar.
Se mostraba como un hombre joven, harto
de tener que permanecer en un lugar que
le parecía poco desarrollado, lleno de nati-
vos que a menudo tildaba de ignorantes y
salvajes. Frecuentemente se encuentran ora-
ciones que muestran cómo Malinowski se
sentía cada vez más hastiado de su vida dia-
ria dentro del trabajo de campo. Emocio-
nalmente no se sentía muy a gusto, refería
a momentos una y “otra vez me sentí ultra-
jado y emocionalmente frustrado” (p.36).
Frecuentemente demostraba su malestar al
encontrarse lejos de su patria. Algunos au-
tores trataron de defender el trabajo de Ma-
linowski argumentando que una cosa es el
trabajo del antropólogo y otra muy distinta
su vida privada. Sin embargo, de acuerdo
con Firth (1967:1989), O´Barr y Conley
(1975) y Di Leonardo (1989) se ha descrito
a Malinowski como autopreocupado, narci-
sista, hipocondríaco quisquilloso, rencoroso

los padres dan el permiso de que sus hijos
participen deberán asumir el compromiso de
involucrarse de manera activa en la investi-
gación. Los niños de cinco a doce años com-
prenden perfectamente los términos de una
investigación cuando se les habla de manera
clara, sin embargo, es más difícil explicarles
los términos asociados al riesgo potencial
asociado a los procedimientos utilizados.

Algunos investigadores como Berg
(2007) y Deschenes y Vogel (1995), utili-
zan los términos consentimiento pasivo y
activo. El consentimiento activo se utiliza
para afirmar que los padres han firmado el
consentimiento y lo han devuelto a los in-
vestigadores. Cuando los padres no regresan
el consentimiento, pero tampoco niegan la
participación de su hijo, entonces le llaman
consentimiento pasivo. Sin embargo, bajo
la premisa de que nadie puede consentir por
otra persona y la necesidad de que los padres
se involucren en el trabajo de la investiga-
ción, el consentimiento pasivo cae en des-
uso. El comité de ética podría preguntarse
si en realidad los padres consienten que su
hijo participe en el estudio. Quizás pensa-
ron que no era claro, comprensible o aún
interesante y lo desecharon. Incluir niños en
investigaciones sin el permiso de sus padres
puede traer un grave problema ético.

Oliver (2003) aclara que es fundamen-
tal omitir en estudios psicológicos, personas
que hayan fallecido. Claro está que ellos no
están en la posibilidad de dar un consenti-
miento informado. Ningún dato que hayan
dejado en vida puede usarse como dato de
investigación. Esto aplica, especialmente,
en el caso de las historias de vida. Cuando
deseamos realizar una investigación que de
cuenta de las acciones que un individuo en
particular realizó a través de su vida, dan-
do cuenta de las vicisitudes y momentos
que vivió no podemos valernos de diarios o
cuadernos que reflejen su intimidad perso-
nal. Si la persona antes de fallecer dejó sus
documentos en resguardo de un archivo,

Principios de etica.indd 80 17/08/11 13:30

81Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

han trasgredido la ley. En este caso, no sólo
es aconsejable revelar los datos, sino que
pueden ser requeridos por una autoridad
superior a la Institución que realiza la inves-
tigación. Lo anterior también puede aplicar
en el caso de abuso a menores o a otras per-
sonas vulnerables.

El investigador debe tomar las medidas
necesarias para proteger la identidad de los
participantes de terceros que pudiesen afec-
tarlos, pero debe enfatizarse que la vida tie-
ne prioridad sobre la privacidad.

Cuando el investigador enfrenta un
problema ético debe decidir entre seguir la
investigación o frenarla. Seidman (2006) da
el ejemplo de una investigación realizada en
un campus universitario donde se entrevista
a jóvenes estudiantes. Uno de ellos afirma
haber consumido drogas dentro del cam-
pus. Si se publicaran estos resultados y su
identidad quedara al descubierto, sería ex-
pulsado de la universidad. Si el investigador
sabe que su investigación podría dañar se-
riamente el futuro del participante es mejor
abandonar ese caso en particular. Aseguran-
dose de destruir todas las entrevistas, graba-
ciones y transcripciones que involucren al
participante.

La técnica que se utilizará para reunir la
información –entrevistas, instrumentos
psicométrico, grupos focales, etcétera. Toda
investigación debe aclarar el tipo de técnica
que utilizará para recabar la información. En
el protocolo de investigación debe detallarse
la técnica utilizada y el lugar donde se llevará
a cabo.

Cuando se realizan entrevistas a pro-
fundad o semiestructuradas que tocan temas
personales es necesario aclararle a los partici-
pantes que durante la entrevista pueden re-
chazar responder una pregunta en particular
o incluso un tema específico. Aún cuando los
participantes hayan aceptado participar en
la investigación y hayan firmado el consen-
timiento informado, es necesario aclararles

y autoabsorbente así como una persona fría,
ausente, malhumorada y a menudo irritable
hacia sus “sujetos” de estudio.

Aunque queda claro que Malinowski
nunca creyó que este diario fuera leído por
otros, sino que más bien, como marca Fir-
th (1967:1989) fue un intento de “marcar
la deriva de su vida personal, emocional e
intelectual” marcó un antes y después en la
antropología en general y en el trabajo de
campo en particular. Sin embargo, no pue-
de tomarse como una investigación. Mali-
nowski no dio la autorización para su publi-
cación, en todo caso, los datos pueden ser
interpretados de manera errónea. No puede
definirse su carrera como investigador por
lo plasmado en su diario intimo.

Un problema más surge en el caso de
documentos que no pueden ser avalados
por los autores. En la actualidad, la validez
de una investigación se da en un continuo
proceso de retroalimentación entre aquellos
que investigan y los participantes. La voz del
investigador y la voz del participante deben
dar vida a la investigación. Técnicas tales
como la entrevista a profundidad, implican
que una vez redactada la sesión se busque la
retroalimentación del entrevistado. En esta
sesión, el participante está en posibilidad
de agregar información, de pedir —si así lo
desea— que ciertos datos sean eliminados,
incluso, de comentarle al investigador que
en realidad él quería decir otra cosa, pero
quizás en ese momento no se dio a entender.

Cuando una persona no está en posi-
bilidad de dar retroalimentación, la respon-
sabilidad del autor es muy grande, ya que
necesita interpretar los datos y mantenerse
objetivo en la tarea de dar cuenta de la vida
y trayectoria de una persona.

De acuerdo a Mackintosh (2005) en
los Estados Unidos, donde el consentimien-
to informado y la confidencialidad de la in-
formación son un asunto legal, sólo pueden
romperse en casos extremos. Por ejemplo,
puede romperse cuando los participantes

Principios de etica.indd 81 17/08/11 13:30

82 Sección 1 Ética

investigación realizada por Woods en 1990.
En su estudio titulado The Contextual Reali-
ties of Being a Lesbian Physical Educator: Li-
ving in Two Worlds se entrevistaron a mujeres
con orientación sexual homosexual que tra-
bajaban en el campo de la educación. La in-
vestigadora tuvo mucho cuidado de proteger
la identidad de las participantes, aún cuan-
do no pudieran garantizarla completamente.
Primero contactando a los participantes de
manera personal o a través de otros respon-
sables de la investigación, asegurándose de
que la entrevista tuviese lugar en un sitio có-
modo y seguro para el participante, ningún
participante trabajaba en el mismo lugar, no
se discutieron los datos personales de ningún
participante en ninguna situación, la trans-
cripción de la entrevista fue realizada por la
investigadora encargada del proyecto y un
transcriptor con una amplia experiencia y
ética profesional, se utilizaron seudónimos
en lugar de nombres, y, finalmente, todas
las grabaciones y transcripciones estuvieron
únicamente en manos del investigador.

Lo mismo sucede en una situación ex-
perimental. Los participantes deben tener
claro que aún cuando el investigador ha
tratado de prevenir situaciones estresantes
o dañinas, la condición experimental puede
causar estrés e incomodidad. En estos casos,
los participantes tienen el libre derecho de
abandonar la investigación.

Aún cuando muchas técnicas implican
la condonación del consentimiento infor-
mado deben prever posibles complicaciones
éticas. Cuando un antropólogo o psicólogo
realizan observación naturalista deben cer-
ciorarse que nada de lo reportado en artícu-
los o reportes de investigación identifica a
una persona que no consintió en participar
en la investigación. Cuando las personas han
sido informadas sobre el estudio se debe te-
ner cuidado en no revelar información que
pueda traerle algún daño psicológico, legal
o económico. La Asociación Americana de
Antropologia (AAA, 1983) enfatiza la im-

que tienen el derecho de negarse a responder
a preguntas que los hagan sentir incómodos.

Cuando los participantes se encuen-
tran en el curso de una entrevista frente a
alguien que perciben como una autoridad,
tienden a decir cosas personales que no
dirían en otro tipo de circunstancias. Esto
puede hacerlos sentir vulnerables y ansio-
sos, por ello, la importancia de que conoz-
can su derecho a negarse a contestar. Los re-
latos de vida tienen la misma complejidad.
En estos casos, el investigador debe estar lo
suficientemente preparado para dar apoyo
al entrevistado y detener el interrogatorio
cuando sea necesario.

Seidman (2006) afirma que una investi-
gación ética debe garantizar la protección de
la vulnerabilidad de los participantes y la di-
vulgación de lo obtenido. El consentimiento
informado, en el caso de las entrevistas a pro-
fundidad debe contener: 1) una invitación
a participar detallando como, donde, por
cuanto tiempo y quien será el encargado de
realizar la entrevista, 2) una advertencia acer-
ca del riesgo potencial asociado a tomar parte
en la investigación, riesgos que pueden pre-
sentarse en el momento de la investigación o
cuando haya finalizado, 3) los derechos de los
participantes, tales como el poder abandonar
la investigación sin penalización alguna, 4)
delinea los posibles beneficios, 5) resguarda
la identidad del participante (confidenciali-
dad), 6) la forma en la cual serán tratados los
datos, 7) condiciones especiales en el caso de
que las entrevistas sean realizadas a niños y 8)
como contactar al investigador y al comité de
ética que aprobó el estudio. Seidman (2006)
recalca la importancia de que los participan-
tes puedan contactar a los investigadores an-
tes, durante e incluso, después de terminado
el estudio. Es fundamental que el investiga-
dor deje algo más que su correo electrónico,
sobre todo si la población estudiada no tiene
acceso al internet.

Proteger la identidad de los partici-
pantes es fundamental. Seidman relata una

Principios de etica.indd 82 17/08/11 13:30

83Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

diversas investigaciones. Sin embargo, mu-
chos participantes pueden negarse a trasla-
darse a un lugar en particular. Por ello, es ne-
cesario que el investigador tome precauciones
en este tema, aunque es cierto que siempre
habrá eventualidades en el trabajo de campo.

Por ejemplo, en el trabajo de Warren
(2002), en el que se entrevistó a mujeres
que habían estado internadas en hospitales
psiquiátricos con terapía de descargas eléc-
tricas, el equipo de investigación asistió a
entrevistar a las participantes a sus casas. Los
investigadores se toparon con la negativa, de
algunas participantes, de que los entrevista-
dores, cuando eran hombres, entraran a sus
casas. Las participantes argumentaban que
no querían que sus vecinos las estigmatiza-
ran aún más, sabiendo que dejaban entrar
a hombres desconocidos a sus casas. Para
solucionar este problema, los investigado-
res pidieron a las participantes eligieran el
lugar de la entrevista. En la mayoría de los
casos, la situación pudo salvarse al realizar la
entrevista en el jardín o en el pórtico de los
hogares de las participantes.

Análisis de datos

Tipo de análisis de datos serán utiliza-
dos. En el caso del metaanálisis o análisis
estadísticos realizados en instrumentos de
autoreporte existen pocas posibilidades de
daño. En cambio, el riesgo es alto en los pro-
cedimientos experimentales. Incluso se debe
contemplar si el estudio experimental es de
tipo estándar o si varía de acuerdo con el
participante. Cada variable estudiada en un
modelo experimental debe estar completa-
mente justificada. No deben introducirse va-
riables que en la literatura no muestren efec-
tos. Por ello, para Rae y Sullivan (2003), lo
anteriór implica más la calidad científica que
el consentimiento informado y el daño. Por
ello, los comites de ética deberian ampliar
sus ambitos de acción a la pertinencia social
y científica de los estudios que evalúan.

portancia de que los antropólogos protejan
la identidad, privacidad, dignidad y el bien-
estar psicológico de los participantes.

En la actualidad, muchos investigado-
res han optado por realizar sus investiga-
ciones en el internet. Poco se ha debatido
acerca de este tema; los tópicos éticos ya
frecuentes en la investigación tradicional
tienen algunas consideraciones extra. Aun
cuando se prometa la confidencialidad no
se puede garantizar que la información no
será jaqueada por otros. Por ello, de acuerdo
con Mann y Stewart (2000) se recomienda,
para este tipo de estudios, sitios con seguri-
dad extra que tengan sus propios servidores.

Aunque es investigación básica, es nece-
sario enfatizar que en psicología experimen-
tal, el trabajo con animales de laboratorio
implica una serie de complicaciones que
deben tomarse en cuenta. Todos los investi-
gadores que realicen este tipo de estudios de-
ben contar con el equipo y la infraestructura
adecuada para realizar el trabajo en las me-
jores condiciones posibles. Además, deben
contar con un permiso especial tanto para la
investigación como para la institución.

Quién tendrá acceso a los datos en origi-
nal y quien en anónimo. Como ya se ha
mencionado, son diversos los daños que
pueden sufrir los participantes. Todas las
investigaciones deben preveer que tipo de
daños podrían suceder y evitarlos. Además,
deben preveer que si el daño se presenta, aún
con las previsiones se debe tener a la mano
un plan de acción para revertir los daños.

Ya se ha tratado el tema de la confiden-
cialidad. Los investigadores principales de-
ben tomar en cuenta este tema al momento
de escribir el protocolo.

Donde se llevará a cabo la investigación.
Todas las investigaciones deben explicitar
donde se llevará a cabo el estudio. Muchas
universidades y centros de investigación
cuentan con lugares apropiados para realizar

Principios de etica.indd 83 17/08/11 13:30

84 Sección 1 Ética

en una cifra, letra o código, mientras que
en la confidencialidad se conoce la identi-
dad del participante, pero el investigador se
encarga de mantenerla en confidencialidad.

Cuando el estudio implica responder
instrumentos de autoreporte es muy senci-
llo garantizar el anonimato. Nadie identifica
el número de cuestionario con una perso-
na en especial. Sin embargo, los estudios
longitudinales plantean un reto, ya que el
investigador debe planear con antelación
quienes tendrán acceso a la identidad de los
participantes, quienes en su equipo podrán
realizar un vínculo entre la información y
los datos más relevantes de los participantes,
con el fin de resguardar la confidencialidad.
Daniel y Kitchener (2000) recalcan la im-
portancia de que en este tipo de estudios los
investigadores deben asegurase de mantener
los datos de identificación de los participan-
tes, de la información obtenida durante el
proceso de la investigación en resguardo.
Incluso, deben mantener los datos de iden-
tificación resguardados bajo llave.

Los estudios de corte cualitativo tam-
bién plantean un problema particular. Su-
ponga que realiza una serie de entrevistas y
desea reportar algunas frases de los partici-
pantes. Debe asegurarse que nada de lo que
reporta ponga al descubierto la identidad
de la persona. En estos casos, la confiden-
cialidad de los datos de identificación debe
permanecer resguardada.

Tan importante es la confidencialidad
dentro de la investigación cualitativa que
Berg (2007) recomienda utilizar una parte
del consentimiento informado para que los
investigadores se comprometan a no divul-
gar ningún dato, información o rasgo a nin-
guna otra persona ajena a la investigación,
así como a no divulgar ningún dato perso-
nal en cualquier material escrito.

De acuerdo con Daniel y Kitchener
(2000), la confidencialidad y la privacidad
también están ampliamente relacionadas.
La privacidad refiere al derecho de los in-

Finalmente, de acuerdo con Rae y Su-
llivan (2003), si el investigador que realiza el
análisis estadístico decide sacar a algún par-
ticipante como un outlier, debe justificarlo
completamente, a través de las pruebas o
datos estadísticos pertinentes.

Quienes serán los encargados de analizar
los datos. Todos los protocolos deben es-
pecificar claramente quienes realizarán los
análisis estadísticos. En el caso de los alum-
nos sólo podrán realizar análisis estadísticos
rutinarios, si desean realizar análisis más
avanzados deberán contar con la supervi-
sión de un investigador.

Ningún miembro del equipo de in-
vestigación, con excepción del investigador
principal, debe estar familiarizado con to-
dos los datos de la investigación y la iden-
tidad de los participantes. En el caso de las
entrevistas o estudios cualitativos, es claro
que cada investigador que realice el trabajo
de campo de un participante tendrá acceso
a la identidad de la persona, sin embargo, en
el momento que entrega está información al
resto del equipo debe guardar en confiden-
cial la identidad del entrevistado, revelándo-
la únicamente al investigador principal.

Como se mantendrá la confidencialidad
de los datos. Muchas veces, los términos
confidencialidad y anonimato se utilizan
como sinónimos, sin embargo, existen dife-
rencias entre ambos. Todo estudio o prácti-
ca profesional debe implicar el anonimato,
es decir, los investigadores o profesionistas
deben asegurarse desde el inicio de las inves-
tigaciones que ningún dato podrá ser vincu-
lado a una persona en particular. Mientras
que la confidencialidad en la investigación
aplica cuando los investigadores se aseguran
de eliminar ciertos registros de la investiga-
ción que podría revelar la identidad de los
participantes. Es decir, una encuesta perma-
nece en el anonimato porque no se pide la
identificación del participante, se convierte

Principios de etica.indd 84 17/08/11 13:30

85Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

Harvard o Chicago. Es fundamental que los
estudiosos de las diferentes disciplinas utili-
cen el formato requerido por su disciplina y
centro de estudio. Seguir los lineamientos de
una organización o institución ayuda a regu-
lar la disciplina y el comportamiento ético.

Una vez publicado el artículo o libro,
los investigadores deben conservar los da-
tos crudos para posteriores análisis, además
deben conservarse para compartirse con
otros profesionales que deseen corroborar
los datos. Rae y Sullivan (2003) enfatizan
el hecho de que otros investigadores pueden
repetir los análisis para comprobar su vera-
cidad pero no pueden probar nuevas hipó-
tesis sobre los datos de otros investigadores.

Conclusiones

Si bien es verdad que todas las condiciones
éticas deben ser cubiertas, los investigado-
res son humanos y pueden cometer errores.
Una práctica adecuada debe contemplar los
aspectos éticos, sin embargo, no puede eli-
minarlos por completo. Un planteamiento
ético debe dar espacio para la equivocación
y para el reajuste, para el error y la indem-
nización. Aceptar que cometemos errores
también es una práctica ética, el objetivo es
estar preparados para cometer los menores
posibles, aprender de ellos y mejorar día a
día nuestra práctica profesional.

Un comité de ética, formado por profe-
sionistas expertos en el área y tema estudio,
así como expertos en ética, es fundamental
para garantizar el bienestar de los partici-
pantes. Es necesario reconocer que los part-
cipantes en la investigación deben recibir
tanto como lo que dan a los investigadores.
La ciencia es un proyecto humano que debe
responder, en términos éticos, a la sociedad
de la que depende.

El presente capítulo no pretende más
que sensibilizar a los profesionistas de las
ciencias de la conducta y las humanidades

dividuos de revelar cierta información re-
ferente a ellos mismos y ocultar otra. Es
el derecho de toda persona a impedir que
ciertos aspectos relacionados a su vida sean
conocidos por otros, deriva a menudo del
principio de autonomía.

Es importante recalcar que todos los
investigadores deben respetar el derecho de
privacidad. Ninguna persona está en dere-
cho de obligar a otro a revelar aspectos de
su persona que desea no sean conocidos por
otros. Por ello, es indispensable que duran-
te el consentimiento informado la persona
comprenda que durante la investigación
tendrá absoluto derecho a negarse a contes-
tar aquellas preguntas que le parezcan violan
su derecho a la privacidad.

Divulgación de la investigación

Tipo de publicaciones. En el protocolo de in-
vestigación debe anotarse claramente como se
publicarán los resultados. En este último paso
es relevante mencionar que no se deben con-
templar los mismos datos para publicaciones
diferentes, es decir duplicar los datos. De
igual manera, Rae y Sullivan (2003) recalcan
la importancia de evitar el plagio. Este tema
es fundamental, es una falta ética tomar ideas
de otros autores y hacerlas pasar como pro-
pias. En México, esta práctica no tiene conse-
cuencias ni en el caso de los investigadores, ni
en el de los alumnos. Sin embargo, debe ano-
tarse que en otros países implica la expulsión
de la matrícula universitaria o la suspensión
de la cédula en el caso de los profesionistas.
Aún y cuando estas sanciones no existiesen,
es una falla ética importante ya que afecta di-
rectamente al prestigio del investigador y del
alumno. Cada vez que escribimos algo que
hemos leído en otro autor debemos poner sus
datos y anotarlo en la bibliografía.

En psicología, la Asociación Americana
de Psicología (APA) prescribe el estilo en el
cual deben escribir y citar los psicólogos. En
ciencias sociales se utilizan estilos como el de

Principios de etica.indd 85 17/08/11 13:30

86 Sección 1 Ética

tigación en nuestro país, que sea capaz de
regular las prácticas y las interacciones entre
investigadores y participantes, a favor del
beneficio mutuo.

de la necesidad del comportamiento ético
dentro de sus campos de estudio y la urgen-
cia de la construcción de un comité de ética
en las universidades e institutos de inves-

Bibliografía
American Anthropological Associa-

tion. (1983). “Professional ethics: Stan-
dards and procedures of the American
Anthropological Association”. Washing-
ton, DC: Author.

American Psychological Association.
Recuperado el 15 de enero de 2010 de
www.apa.org/ethics.

Appelbaum, PS.; Lidz, CW.; & Meisel, A.
(1987). “Informed consent: Legal theory
and clinical practice”. New York: Oxford
University Press.

Asociación Americana de Psicología.
(2002). “Manual de estilo de publicacio-
nes dela American Psychological Asso-
ciation”. (Adaptado para el español por
Editorial El Manual Moderno). México:
Manual moderno.

Berg, BL. (2007). “Qualitative research
methods for the social sciences”. London:
Allym and Bacon. Fourth edition.

Daniel, PA.; & Kitchener, KS. (2000).
“Confidentiality: Doing good, avoiding
harm and maintaining trust”. In K. S.
Kitchener, Foundations of Ethical Practice,
Research, and Teaching in Psychology. New
Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc.

Davis, S. (2003). “Handbook of Research
Methods in Experimental Psychology”.
USA: Blackwell publishing.

Deschenes, LP.; & Vogel, RE. (1995).
“Ethical and practical issues in school-
based research: A case study of active
consent”. Paper presented at the annual
meeting of the American Society of Crimi-
nology, Boston.

Di Leonardo, M. (1989). “Malinowski’s
nephews. The nation”. March 13.

DuBois, JM. (2006). “Ethics in behavio-
ral and social sciences research”. In: I. A.
Smith Research ethics. New York and Lon-
don: Routledge.

Ellickson, PL.; & Hawes, JA. (1989).
“An assessment of active versus passive
methods for obtaining parental consent”.
Evaluation Review. 13(1):45-55.

Firth, R. (1967: 1989). “Introducción.
Diario de campo en melanesia”. Madrid:
Serie antropológica, jucar universidad.

Hernández Guzmán, L.; Ritchie, PLJ.
(2001). “Hacia la transformación y actua-
lización empíricas del Código Ético de los
psicólogos mexicanos”. Revista mexicana
de psicología. 18(3):347-357.

Humphreys, L. (1975). “Tearoom Trade:
Impersonal Sex in Public Places”. Chica-
go: Aldine.

Kearney, K., et al. (1983). “Sample bias
resulting from a requirement for written
parental consent”. Public Opinion Quar-
terly. 47:96-102.

Kitchener, KS. (2000). “Foundations of
Ethical Practice, Research, and Teaching
in Psychology”. New Jersey: Lawrence
Erlbaum Associates, Inc.

Mackintosh, B. (2005). “Ethics”. In N.
Braisby. Cognitive psychology. A methods
companion. New York: Oxford University
Press Inc.

Malinowski, B. (1989). “Diario de campo
en melanesia”. Serie antropológica, Jucarz
Universidad.

Principios de etica.indd 86 17/08/11 13:30

87Capítulo 5 Ética en la investigación en ciencias sociales y de la conducta: lineamientos en…

pants”. In Davis, S. Handbook of Research
Methods in Experimental Psychology. USA:
Blackwell publishing.

Seidman, I. (2006). “Interviewing as quali-
tative research. A guide for researchers in
education and the social sciences”. Third
edition. New York and London: Teachers
College Press, Columbia University.

Severson, H.; Ary, D. (1983). “Sampling
bias due to consent procedures with ado-
lescents”. Addictive Behaviors. 8:433-437.

Sieber, JE. (1992). “Planning ethically res-
ponsible research: A guide for students
and internal review boards”. Newbury
Park, CA: Sage.

Sieber, JE. (1996). “Introduction. Empiri-
cal study of ethical issues in psychological
research”. In B. H. Stanley, J. E. Sieber &
G. B. Melton, Research Ethics: A psycholo-
gical approach. Lincoln and London: Uni-
versity of Nebraska press.

Stanley, BH.; Sieber, JE.; Melton, GB.
(1996). “Research Ethics: A psychological
approach”. Lincoln and London: Univer-
sity of Nebraska press.

Thompson, T. (1984). “A comparison of
methods of increasing parental consent
rates in social research”. Public Opinion
Quarterly.48:779-787.

Warren, CAB. (2002). “Qualitative Inter-
viewing”. In J. F. Gubrium; J. A. Holstein,
Handbook of interview research: context &
method. California: Sage.

Zimbardo, PG. (2004). “A situationist
perspective on the psychology of evil: un-
derstanding how good people are trans-
formed into perpetrators”. In A. G. Mi-
ller, The social psychology of good and evil.
New York: The Guilford Press.

Zimbardo, PG. (2007). “The Lucifer
Effect: Understanding How Good People
Turn Evil”. New York: Random House.

Malinowski, B. (1975). “Confesiones de
ignorancia y fracaso”. En: R. J. Llobera La
antropología como ciencia. Barcelona: Edi-
torial Anagrama.

Mann, C.; Stewart, F. (2000). “Internet
Communication and Qualitative Re-
search. A Handbook for Researching On-
line”. London: SAGE Publications Ltd.

McGue, M. (2000). “Authorship and inte-
llectual property”. In B. D. Sales and S.
Folkman (eds.), Ethics in research with hu-
man participants. Washington, DC: Ame-
rican Psychological Association.

Milgram, S. (1963). “Behavioral study of
obedience and disobedience”. Journal of
abnormal and social psychology. 67:371-378.

Milgram, S. (1974). “Obedience to autho-
rity: An experimental view”. New York:
Harper & Row.

Nuremberg Code (1949/1964). Reprin-
ted in Science, 143:553.

O´Barr, MW.; Conley, MJ. (1975). “Back
to the Trobiands: the enduring influen-
ce of Malinowski´s crime and custom in
savage society”. Law and social inquiry.

Oliver, P. (2003). “The student´s guide to re-
search ethics”. U.S: Open University Press.

Parker, I. (2002). “Qualitative research”.
In P. Banister; E. Burman; I. Parker; M.
Taylor & C. Tindall. Qualitative methods
in psychology. A research guide. Philadel-
phia: open university press.

Rae, WA.; Sullivan, JR. (2003). “Ethical
Considerations in Clinical Psychology Re-
search”. In M. C. Roberts, & S. S, Ilardi
(Eds.), Handbook of research methods in cli-
nical psychology. USA: Blackwell publishing.

Rest, JR. (1994). “Moral Development in
the Professions: Psychology and Applied
Ethics”. New Jersey Hove, U. K: Lawren-
ce Erlbaum Associates, Inc.

Richard, L. (2003). “Ethical Issues in Psy-
chological Research with Human Partici-

Principios de etica.indd 87 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 88 17/08/11 13:30

Sección II
Bioética

Principios de etica.indd 89 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 90 17/08/11 13:30

91

controversia impactante, como la muerte
digna, la eutanasia, aborto o vida artificial,
es indispensable enarbolar los principios de
cientificidad y laicidad.

La cientificidad nos remite a admitir el
valor científico de un conocimiento basado
en criterios normativos bien definidos, unos
de orden epistemológico y otros de orden
social; de esa manera se excluyen argumen-
tos basados en la subjetividad. La laicidad
por su parte es la cualidad de la sociedad,
el Estado o las instituciones que actúan y
funcionan de manera independiente de la
influencia de la religión y de la iglesia, lo
cual no significa que los argumentos religio-

Disciplina relativamente nue-
va, la bioética ha venido constituyendo un
cuerpo filosófico por sí misma y cómo no
había de ser así, en virtud de su campo de
estudio y aplicación, si como afirma Albert
Schweitzer “la ética no es otra cosa que la
reverencia por la vida”.

La bioética es polifacética y para apli-
carla, es necesario equiparar el conocimien-
to biológico con valores humanos acepta-
dos, como lo propone Potter. Es inevitable
que los temas de ética y bioética linden con
lo religioso en una de sus fronteras, creemos
que para discutir, para deliberar sobre los te-
mas que la bioética aborda, algunos de una

Primero fue necesario civilizar al hombre
en su relación con el hombre.

Ahora es necesario civilizar al hombre
en su relación con la naturaleza y los animales

Víctor Hugo

MSP Luis Enrique Díaz pérez

Introducción Sección II

Principios de etica.indd 91 17/08/11 13:30

92 Sección 2 Bioética

Los temas de bioética que se presentan
en esta sección, podrán servir de referente
a estudiantes, maestros e interesados en la
incorporación de la bioética en áreas disci-
plinares del campo de la salud.

sos o de los representantes de una iglesia no
tengan lugar en el debate de temas bioéti-
cos, porque entonces se correría el riesgo de
incurrir en intolerancia, la cual obviamente,
no es virtud.

Principios de etica.indd 92 17/08/11 13:30

Capítulo

93

lidad, permiten que el deber impuesto sea
exigido por un tercero en ejercicio de un de-
recho subjetivo. Así, las reglas desprendidas
de esos órdenes normativos, confluyen en la
definición de las obligaciones médicas.

La doctrina ha formulado teorías al res-
pecto, con base a la lógica jurídica, la filoso-
fía del derecho y a la luz de los principios de
la Teoría General del Derecho. Juristas como
Kelsen, Radbruch, Pound y García Máynez
se han pronunciado por la necesidad de gene-
rar “pautas”, “estándares” o :criterios” éticos
de estimación de la conducta, que se reco-
nozcan e incorporen al derecho para regular
la conducta humana, ante la imposibilidad
de que el ordenamiento jurídico agote todos
los supuestos que pudieran presentarse.

En el sistema jurídico mexicano, de
diversas disposiciones jurídicas de la legis-
lación sanitaria, se desprende la observan-
cia de principios éticos y científicos en la

El ejercicio de las profesiones de la
salud, particularmente el ejercicio médico,
tiene un régimen jurídico especial, en vir-
tud que la medicina es una ciencia inexacta
y evolutiva y que cada cuerpo humano res-
ponde de manera distinta al acto médico.

A mayor abundamiento, toda vez que
las obligaciones médicas se desprenden, no
sólo de disposiciones legales, sino en gran
medida de principios científicos y éticos –y
también bioéticos–, es necesario su recono-
cimiento e incorporación en el ordenamien-
to jurídico, a efecto de posibilitar su obser-
vancia obligatoria.

Las normas morales –éticas, bioéticas
y deontológicas– y el derecho, tienen una
íntima relación, pues, en tanto son órdenes
normativos, regulan la conducta humana.
Es decir, establecen deberes para el personal
sanitario, con la diferencia de que las nor-
mas jurídicas, por su carácter de bilatera-

Lic. Alejandro paCheCo góMez

Relaciones entre la bioética
y el derecho

6

Principios de etica.indd 93 17/08/11 13:30

94 Sección 2 Bioética

deben examinarse los tres significados que
han dado los juristas: el orden jurídico, el
cuerpo de normas o modelos o patrones au-
toritarios de decisión, sean judiciales o ad-
ministrativos y el procedimiento judicial al
cual hoy debemos añadir el procedimiento
administrativo.

En cuanto al derecho como orden jurí-
dico, pensamos en un conjunto de normas
creadas por una instancia facultada para ello.
Así, estas disposiciones están encaminadas a
regular una conducta, es decir, a provocar
un comportamiento. Luego entonces, es un
régimen de control social de la conducta hu-
mana. En este sentido, es importante hacer
notar que mediante las normas y disposicio-
nes introduce las razones jurídicas mediante
las cuales debe comportarse el individuo. Es
decir, impone deberes que la persona cum-
plirá fuera de razones no jurídicas que pu-
diera argumentar en contra de la conducta
ordenada. Por tanto, reduce las opciones del
individuo, haciendo obligatorio el compor-
tamiento ordenado.

Sin embargo, no es la única forma en
que se expresa el orden jurídico o, en térmi-
nos precisos, la normatividad. El derecho
también conduce a la persona dotándola de
la posibilidad jurídica de realizar o no algu-
na conducta. Con ello, se refiere al otorga-
miento de derechos subjetivos o facultades
al individuo. De esta guisa, el orden jurídico
determina que el derecho o facultad vincu-
lando consecuencias jurídicas a su ejercicio.
De acuerdo con la lógica jurídica existen
derechos subjetivos que el individuo pue-
de ejercer o no, pero también aquellos cuya
omisión está prohibida y que por tanto, se
convierten en deberes. De ahí que la persona,
atendiendo a esas consecuencias, decida qué
hacer. En cualquiera de ambas formas, im-
poniendo deberes o concediendo derechos,
el orden jurídico regula la conducta humana.

No sólo regula la conducta de los go-
bernados, sino también de los órganos le-
gitimados para aplicar el derecho. Al indi-

práctica médica. A guisa de ejemplo, la Ley
General de Salud ordena que los usuarios
tendrán derecho a prestaciones éticamente
responsables y, en otra parte, que la inves-
tigación en seres humanos se adaptará a los
principios éticos que la justifiquen.

Conceptos de ética y moral

Es frecuente utilizar los términos “ética” y
“moral” como sinónimos, pudiendo ser una
razón la similitud de su significado etimo-
lógico: “costumbre” –del griego ethos y del
latín mores, respectivamente.

Si bien tienen un origen gramatical
afín, la doctrina ha establecido sus diferen-
cias. La moral ha sido definida, por Pérez
Fernández del Castillo, como: “El conjunto
de normas autónomas interiores que regu-
lan la actuación del hombre en relación con
el bien y el mal”. Por otra parte, a la ética
la podemos concebir como el estudio o re-
flexión crítica de la moral y de la acción hu-
mana. En este sentido, la moral se convierte
en objeto de estudio de la ética.

Es evidente, que establecer una dis-
tinción no necesariamente nos lleva a una
separación. Ambos conceptos están íntima-
mente relacionados y enfocados también al
estudio, en un amplio sentido, de la con-
ducta humana.

Concepto de derecho

Dar un concepto de “derecho” no es sencillo,
pues la misma doctrina no ha podido unifi-
car los criterios de los destacados juristas, ya
que es un término que tiene tantas acepcio-
nes como enfoques para abordarlo. Es fre-
cuente que se utilice como sinónimo de jus-
ticia, de un orden normativo, de un conjunto
de facultades, por mencionar algunos.

Roscoe Pound (1995) después de un
análisis de este término, manifiesta que

Principios de etica.indd 94 17/08/11 13:30

95Capítulo 6 Relaciones entre la bioética y el derecho

Fuentes del derecho

Las fuentes del derecho se refieren al origen
de las normas jurídicas y la fundamentación
de su validez.

Dichas fuentes se han clasificado de la
siguiente forma:

• Fuentes formales.
• Fuentes reales.
• Fuentes históricas.

Fuentes formales

Las fuentes formales son los procesos de for-
mación de las normas jurídicas. A saber, se
han ubicado en este rubro a la legislación, la
jurisprudencia, la costumbre y la doctrina.

En primer lugar, se entiende por legis-
lación el conjunto de leyes vigentes en un
lugar y tiempo determinados; también se ha
referido como el procedimiento de creación
de las mismas. En los sistemas jurídicos de
derecho escrito, es quizá la fuente formal
de mayor relevancia. Con relación al tema
de este trabajo, esta fuente está constituida,
principalmente, por las leyes sanitarias y por
disposiciones del derecho civil, en tanto la
relación médico paciente es una auténtica
relación jurídica entre particulares. Es im-
portante mencionar que la expedición de
leyes en materia de prestación de servicios
de atención médica, son de competencia fe-
deral, pues en términos de los artículos 73,
fracción XVI Constitucional y 3º de la Ley
General de Salud, es materia de salubridad
general; no obstante, dado que se trata de
una materia coincidente y concurrente, di-
cha legislación puede ser aplicada por las
entidades federativas.

En cuanto a la jurisprudencia tiene dos
acepciones: una, como la ciencia del dere-
cho y otra, como el conjunto de criterios,
de interpretación y de decisión, establecidos
por los tribunales competentes para emitir-
los; la segunda es la que será abordada.

viduo le fija límites a su libertad para lograr
la convivencia social y realizar el orden ju-
rídico; a los órganos del Estado les otorga
la posibilidad jurídica para la aplicación del
derecho, determinando su competencia y
dotándolos de atribuciones, pero debe ser
facultado de manera expresa, de otra suerte,
les está prohibido actuar.

Este orden jurídico es creado por ór-
ganos legitimados para tal efecto. Además,
el conjunto de normas es coactivo, es decir,
su incumplimiento genera una sanción. En
un sentido estricto, no todas las normas son
sancionadoras –normas de competencia, de
adjudicación–, pero todas se relacionan en-
tre sí formando el orden jurídico.

El segundo significado, como cuerpo
de normas, nos dice Pound (1995) que es el
cuerpo de materiales autoritarios. Nos plan-
tea que es el término más utilizado por los
abogados y cuyo origen data desde el derecho
romano. En este sentido, podemos ubicar al
derecho objetivo que entendemos como el
conjunto de normas de un orden jurídico.

Radbruch (1993) señala que puede de-
finirse como: “El conjunto de las normas ge-
nerales y positivas que regulan la vida social”.
Así, observamos que el derecho como un or-
den jurídico se concretiza en las normas emi-
tidas por los órganos estatales competentes.

Por último, el tercer significado –como
procedimiento judicial– es ilustrado por el
maestro de Harvard como aquél para de-
terminar causas y controversias conforme a
guías autoritarias, con el propósito de defen-
der el orden jurídico. Con ello, se alude tam-
bién al derecho adjetivo, que no deja de ser
parte del conjunto de normas, pero que será
el que indique cómo aplicar el sustantivo.

Es evidente la relación que existe entre
los tres significados, lo cual nos facilita la
comprensión del significado “derecho”. En
virtud del tema que abordamos, no abunda-
remos más en este apartado, pues es materia
de un extenso trabajo. Con esto, se pretende
plantear, lato sensu, el concepto del derecho.

Principios de etica.indd 95 17/08/11 13:30

96 Sección 2 Bioética

que es la creencia o convencimiento de que
dicha práctica generalizada es imperativa y
como tal produce derechos y obligaciones
jurídicas; el factor objetivo o inveterata con-
suetudo, que es la práctica de la costumbre
en sí y que debe ser reiterada y unívoca. Para
que la costumbre represente una voluntad
colectiva y espontánea debe ser general,
constante, uniforme y duradera.

La norma consuetudinaria es el resulta-
do del procedimiento jurídico de la creación
de un conjunto de actos repetitivos de un
órgano aplicador, que forman una disposi-
ción o una pauta de conducta, en virtud de
la decisión de dicho órgano de incorporar
un caso específico dentro de la repetición de
sus actos, convirtiéndose en derecho aplica-
ble; esto se refiere a que se le da valor jurídi-
co a la costumbre y no ésta, se convierte en
ley. De esta guisa, se puede apreciar que los
principios éticos y científicos de la medicina,
muchos de ellos de origen consuetudinario,
constituyen “reglas” o “pautas” de conducta
y que indudablemente son reglas jurídicas
de carácter interpretativo. Es evidente que el
derecho sanitario, tiene un gran componen-
te de normas consuetudinarias.

Ahora bien, la doctrina es un conjunto
de conceptos e ideas que formulan los juris-
tas y trasmiten en la enseñanza del derecho;
es un elemento dogmático para el estudio y
aplicación del derecho. Aun cuando repre-
senta el trabajo de estudiosos del derecho y
pueda influir en el contenido de las normas,
por derivar de la opinión de particulares ca-
rece de fuerza obligatoria.

Se considera fuente del derecho, en
tanto la ley le conceda ese carácter. En el de-
recho romano, la jurisprudencia, entendida
como la opinión de los jurisconsultos, cons-
tituyo una de las fuentes del derecho escrito.

Sin embargo, no se puede soslayar de
las valiosas aportaciones que hacen los cien-
tíficos del derecho, pues como se ha dicho,
pueden influir en el autor de la legislación e
incluso en la decisión de los tribunales.

En México, se ha conceptualizado como
la interpretación de la ley, firme, reiterada y
de observancia obligatoria, emitida por los
órganos competentes del Poder Judicial. Tie-
ne tres funciones principales: confirmatoria
de la ley, supletoria e interpretativa. En el
primer supuesto, las sentencias ratifican lo
contenido en la ley; es supletoria, cuando
colma las lagunas de la ley y es interpretativa
cuando explica el sentido de la ley y pone
de manifiesto el pensamiento del legislador.
Entre los sistemas para generar la jurispru-
dencia se pueden mencionar el reiterativo y
por unificación. El primero, se refiere a la
existencia de cinco resoluciones en el mismo
sentido y emitidas de forma ininterrumpida.
En el sistema por unificación, se forma por
la resolución de contradicción de tesis.

Respecto al tema, el poder judicial ha
emitido, aunque pocos, criterios en los que
prevalece el derecho del gobernado a la pro-
tección de la salud, en tanto la garantía cons-
titucional, facilitando el acceso a los servicios
sanitarios, especialmente a la atención médica.

Por otra parte, la costumbre como
fuente del derecho, se ha considerado como
el procedimiento consuetudinario de crea-
ción del derecho y como el resultado de ese
procedimiento, es decir, la norma consue-
tudinaria. Así, constituye una de las fuentes
formales distinta a la legislación, a la juris-
prudencia y a la doctrina. Antes de los sis-
temas de derecho escrito, la costumbre fue
una de las principales fuentes del derecho.
Sin embargo, no se puede concluir que esta
fuente sea privativa del derecho no escrito.
Un ejemplo es el artículo 1840 del código
civil para el estado de Hidalgo que establece
que: “El uso o las costumbres del Estado de
Hidalgo se tendrán en cuenta para interpre-
tar las ambigüedades de los contratos”. En
estos términos, el reconocimiento de la obli-
gatoriedad de la costumbre por el poder pú-
blico puede manifestarse de manera expresa.

La costumbre jurídica tiene dos re-
quisitos. El factor subjetivo u opinio iuris,

Principios de etica.indd 96 17/08/11 13:30

97Capítulo 6 Relaciones entre la bioética y el derecho

fluencia de la biología y la deontología, la
ciencia y la conciencia.

Este término fue acuñado por Van
Renssselaer Potter. Con ello, buscó crear
una unión entre los hechos biológicos y
los valores éticos. A mayor abundamiento,
es la reflexión y acción ética sobre la vida
biológica en sus diversas manifestaciones,
pues estudia también temas como la prácti-
ca tecnocientífica en animales, vegetales y el
medio ambiente.

Al respecto, Albarellos (2007) citando
a Llanos Zuluaga, advierte una estructura
de la bioética de la siguiente manera:

• Microbioética. Destinada al estudio
concreto de las relaciones ético médica
establecidas entre médico y paciente.
Será el aspecto más abordado en este
trabajo.

• Mesobioética. Se refiere al análisis de
cuestiones como intervenciones bio-
médicas a niveles individuales y gru-
pales, las terapias genómicas, la clona-
ción, por mencionar algunas.

• Macrobioética. Se estudian temas como
la genética poblacional, la contamina-
ción genética y los problemas ambien-
tales.

La bioética tiene como pilares funda-
mentales, a la ética, el derecho y las biotec-
nologías. La primera con su aportación de la
teoría del bien, el segundo como un orden
normativo y las terceras como la manifes-
tación de las tecnociencias que modifican
radicalmente el sistema de vida.

Para una mejor comprensión de esta
disciplina, se cita nuevamente a Albarellos,
(2007), quien parafraseando a Beauchamp
y a Childress, señala los cuatro niveles de
justificación del modelo disciplinario de
la bioética: teorías, principios, reglas y jui-
cios particulares. Dichos niveles son útiles
para la resolución de dilemas bioéticos en la
práctica médica.

Fuentes reales

Las fuentes reales del derecho son los facto-
res y elementos que determinan el conteni-
do de tales normas. Es decir, los hechos y el
quehacer humano influyen en el contenido
de esas disposiciones. El ejemplo típico es
la revolución mexicana como fuente real de
nuestra actual Constitución.

En cuanto a los preceptos que regu-
lan los actos de protección a la salud, espe-
cialmente la atención médica, el quehacer
médico, las actividades de las comisiones y
comités en materia sanitaria, constituyen
fuentes reales para el derecho sanitario. Ta-
les comisiones y comités emiten criterios,
muchos de ellos de carácter bioético, que
indudablemente influyen en las decisiones
al momento de valorar el acto médico.

Fuentes históricas

Comprenden todos aquellos documentos
antiguos que contienen disposiciones nor-
mativas. A manera de ejemplo, se tiene el
código de Hammurabi, el derecho novohis-
pánico, sólo por mencionar algunos.

En el derecho sanitario, existen innu-
merables textos que encierran esas dispo-
siciones. Así, el juramento Hipocrático, el
Deuteronomio, el Levítico, la oración de
Maimónides, los preceptos sanitarios del
derecho azteca, son muestra de ello.

Muchas de estas fuentes contienen
también aspectos éticos para la práctica mé-
dica que además de ser fuentes reales, son
disposiciones de carácter consuetudinario
que han influido en la legislación sanitaria.

Bioética

Para abordar el concepto de esta disciplina,
es menester referirse a su origen etimológi-
co. Del griego bios –vida– y ethiké –ética–,
se aprecia, con mediana claridad, la con-

Principios de etica.indd 97 17/08/11 13:30

98 Sección 2 Bioética

El primero –beneficencia– es el presu-
puesto en la actuación del personal sanita-
rio, pues le asiste la presunción de que siem-
pre buscará el beneficio para el paciente, en
razón a la ontología del acto médico; en tér-
minos generales, la beneficencia del médico
tiene como límite la necesidad del paciente.
La no maleficencia, consagrada en el princi-
pio de la ética médica primmum non nocere,
significa que no se causará daño al paciente.
Es importante resaltar que en la aplicación
de los tratamientos médicos se asume un
riesgo permitido, pues al ser la medicina
una ciencia inexacta, no puede asegurarse
su inocuidad; no obstante, el médico debe
observar el deber de cuidado y ponderar in-
soslayablemente el beneficio y riesgo de la
medida terapéutica, lo cual justificará esa
asunción del riesgo.

En cuanto a la autonomía o llamado
también permiso, implica la capacidad de
decidir sobre sí mismo, enterado de las con-
secuencias, positivas y negativas, del trata-
miento indicado; este principio tiene íntima
relación con el consentimiento informado.

Por último, el principio de la justicia
se aplica cuando existe conflicto entre el de
beneficencia del médico y el de autonomía
del paciente. Asimismo, opera en la accesi-
bilidad a los servicios de salud y en la asig-
nación de recursos a las instituciones para
una atención adecuada.

Reglas

Las reglas se desprenden de los principios. Es
decir, los principios tienen un carácter gene-
ral y son base para la emisión de las reglas.
V. gr., no indicar un tratamiento con mayor
riesgo que beneficio, es una regla derivada
del principio de no maleficencia. Estas re-
glas constituyen el paradigma de acción de
la bioética. Merced a ello, se van generando
como “pautas” o “estándares” en la presta-
ción de la atención médica, que se convier-

Teorías

Las teorías dan fundamento y califican los
resultados obtenidos y la finalidad de la ac-
ción humana. Para el primer caso, se agru-
pan las teorías objetivas y para el segundo
las subjetivas.

En este sentido, el problema es deter-
minar cuál es aplicable al caso concreto,
pues sendas teorías tienen un mismo valor.
A guisa de ejemplo, la amputación de una
pierna por necrosis, supondría el menos-
cabo en la integridad del paciente y podría
considerarse un acto malicioso; sin embar-
go, si el resultado es evitar la propagación de
la necrosis y salvar la vida, se asumiría como
un acto moral, siendo aplicable la teoría ob-
jetiva. Operaría la subjetiva en el supuesto
de no lograr detener la necrosis, pero como
la finalidad del acto médico estuvo encami-
nada a ello, se justifica la intervención. En
este caso, ambas teorías tienen aplicación.

Una situación en la que predomina
una de las dos, es cuando en un estudio
experimental para una vacuna, se aplica un
agente patógeno y se obtiene un desafortu-
nado resultado de personas infectadas. Aun
cuando la finalidad era obtener la inmuni-
zación, el resultado fastuoso convierte en
negativo el acto.

Es evidente que la valoración ha de ser
tomando en cuenta cada caso particular. De
ahí que el criterio prevaleciente, pueda con-
siderarse como una “regla” o “pauta” para
casos posteriores.

Principios

Por lo que respecta a los principios éticos,
fundamentalmente se dirigen a:

• Beneficiencia.
• No maleficencia.
• Autonomía.
• Justicia.

Principios de etica.indd 98 17/08/11 13:30

99Capítulo 6 Relaciones entre la bioética y el derecho

sociedad democrática. En este rubro, cobra
importancia la labor de los comités y comi-
siones de bioética y de ética en investigación.
Sobre este último, el Reglamento de la Ley
General de Salud en materia de investigación
para la salud, dispone en el artículo 104 que
se incluirán personas de ambos sexos y pro-
fesionales con la capacidad de representar los
valores morales, sociales y culturales de los
grupos de investigación. En estos términos,
las comisiones y comités mencionados, son
un foro ad hoc para el debate informado y
para la aportación desde diferentes puntos
de vista. Así, los criterios que emitan consti-
tuyen pautas de especial interés que, además
de servir de base para el análisis de los diver-
sos dilemas, pueden contribuir a la genera-
ción de políticas públicas y regulaciones que
reflejen el sentir de la sociedad, poniendo
en común los diferentes enfoques y acervos
profesionales y culturales.

Merced a ello, es necesaria la elabora-
ción de normas para abordar los problemas
de contenido bioético que se susciten. El po-
der público asume una gran responsabilidad
en este sentido, no sólo por la importancia
de la biomedicina en la salud de la pobla-
ción, sino también por no ignorar el avance
científico y tecnológico, que se expresan en
un beneficio para la sociedad. Sin embargo,
el generar políticas públicas supone la elec-
ción de un modelo social que puede excluir
a otros, pero que no puede ser resuelto sin el
consenso previo. Son problemas que no en-
trañan un sentido unívoco y por tanto, im-
plican una cuestión de axiología jurídica al
determinar qué valores han de protegerse y
cómo hacerlo. Es imposible que tal situación
no provoque conflictos dentro del grupo so-
cial, de ahí que el derecho debe establecer los
límites de lo permitido para tal efecto.

Como ha sido expuesto, es evidente la
gran relación que existe en la bioética y el
derecho, que según se ha afirmado, el dife-
renciar tales disciplinas no necesariamente
implica separarlas.

ten en reglas jurídicas interpretativas al mo-
mento de la justipreciación del acto médico.

Juicios particulares

Éstos representan el análisis de los auténticos
dilemas bioéticos que se enfrentan cotidia-
namente en la práctica médica. Es la valo-
ración de cada caso particular, siguiendo las
reglas que se han mencionado. Un ejemplo
es cuando el matrimonio acude a consulta
y al esposo se le diagnostica una infección
de trasmisión sexual y el médico no advierte
a la esposa de tal situación. Por una parte,
sabe del riesgo de contagio, pero lo limita
el respeto al secreto profesional y deber de
confidencialidad. Se insiste la importancia
de las reglas en el estudio de estos dilemas.

Derecho en el contexto bioético

El carácter interdisciplinar de la bioética
conlleva que su contenido sea abordado en
diferentes perspectivas. En el apartado an-
terior, se ha visto cómo las teorías, princi-
pios y reglas aportan un valioso conjunto
de “pautas” útiles para la valoración de los
juicios particulares.

En este sentido, la juridificación de la
bioética ha sido constatada por la emisión de
diversos documentos normativos. A guisa de
ejemplo, se tiene a la Declaración Universal
de Derechos Humanos y Bioética –aprobada
por la Conferencia General de la UNESCO
en 2005–, considerados éstos como el mínimo
que tiene el ser humano por el solo hecho de
serlo, indudablemente se muestra la importan-
te relación entre el derecho y la bioética; otros
textos normativos son el código de Núremberg
(1947) y las subsecuentes declaraciones de la
Asociación Médica Mundial: Helsinki (1964)
y Tokio (1975), por mencionar algunos.

Cierto es que la bioética implica plura-
lidad y consenso, elementos propios de una

Principios de etica.indd 99 17/08/11 13:30

100 Sección 2 Bioética

Ley General de Salud. D.O.F. 7-feb-
1984. Última reforma D.O.F. 28-ago-
2009.

Pound, R. (1995). “Justicia conforme a
Derecho”. México. Colofón.

Radbruch, G. (1993). “Introducción a la
Filosofía del Derecho”. México. Fondo de
Cultura Económica.

Rahaim, S. (1980) “Introducción a la Filo-
sofía”. México.

Reglamento de la Ley General de Sa-
lud en materia de investigación para
la salud. D.O.F. 6-ene-1987.

Reglamento de la Ley General de Sa-
lud en materia de prestación de ser-
vicios de atención médica. D.O.F. 29-
abr-1986

Romeo Casabona, CM. (2003). “Los de-
safíos jurídicos de las biotecnologías en el
umbral del siglo XXI”. Comares. España.

Bibliografía
Albarellos, L. (2007). “Bioética con tra-

zos jurídicos”. México. Ed. Porrúa.
CasaMadrid Mata, O. (1999). “La aten-

ción médica y el derecho sanitario”. Mé-
xico. JGH Editores.

Código Civil para el Estado de Hidal-
go. P.O.E. 8-oct-1940. Última reforma
P.O.E. 6-sep-2004.

Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos. DOF 5-feb-1917.
Última reforma D.O.F. 24-ago-2009.

García Máynez, E. (2001). “Introducción
al estudio del Derecho”. México. Edit.
Porrúa.

García Máynez, E. (2006). “Introducción
a la lógica jurídica”. México. Colofón.

García Máynez, E. (2007). “Filosofía del
Derecho”. México. Ed. Porrúa.

León Rabago, D. (1998). “La Bioética
para el Derecho”. México. Universidad de
Guanajuato.

Principios de etica.indd 100 17/08/11 13:30

Capítulo

101

de entonces, se establece un nuevo marco
jurídico respaldado por la integración de la
Organización de las Naciones Unidas. Una
vez firmada la Declaración Universal de los
Derechos Humanos, a la luz de documen-

La Segunda Guerra Mundial marca
un hito en la comprensión de la humani-
dad sobre sí misma. El desarrollo tecno-
lógico dio muestras inéditas de barbarie y
maltrato entre los seres humanos. A partir

Dr. Luis goNzález plaCeNCia
Mtra. Mariana loJo solórzaNo

“Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos
a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante

nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles,
a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana,

en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas,
a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto

a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional,
a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro

de un concepto más amplio de la libertad, y con tales finalidades
a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos,

a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales,
a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos,

que no se usará la fuerza armada sino en servicio del interés común, y
a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas

los pueblos, hemos decidido aunar nuestros esfuerzos para realizar estos designios.”

(Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas, 1945)1

Los derechos humanos ante las
perspectivas de la bioética.

Puntos de encuentro

7

1 Disponible en línea [http://www.un.org/spanish/docs/spchart.htm#nota]

Principios de etica.indd 101 17/08/11 13:30

102 Sección 2 Bioética

tratados, protocolos y protocolos facultati-
vos), una vez que han sido ratificados por
ellos mismos.

Esta tendencia nace en el seno de las
garantías civiles y políticas y, a lo largo del
siglo pasado, este ámbito se amplía hacia
otras garantías constitutivas del desarrollo
de las libertades de la condición humana y
de las necesidades que el desarrollo de la vida
implica. De esta manera, se incluyen en la
agenda progresiva de los derechos humanos,
con mayor desarrollo y especificidad, los
derechos económicos, sociales y culturales,
así como los derechos ambientales. Aunado
a esto, surgen estándares específicos en ma-
teria de derechos humanos que se ocupan,
en particular, de grupos de población, como
por ejemplo: las mujeres, las y los niños, las
personas con discapacidad, etcétera.

La bioética, por su parte, responde tam-
bién a las atrocidades de la segunda guerra
mundial, levanta la mirada hacia los abusos
de la experimentación científica con seres
humanos, la eugenesia2, la relación médico-
paciente, la ética médica, la salud pública y,
en general, sobre el impacto que el desarro-
llo de las tecnologías de la vida tiene para
la autonomía y dignidad humana, así como
para la preservación del ambiente. Por otro
lado, la bioética, desde su origen, se nutre de
la reflexión médico biológica, por lo que no
sólo se finca en esta coyuntura de la posgue-
rra y se sitúa de manera importante dentro
de la tradición anglosajona del saber; entre
sus principales representantes destacan V.R.
Potter, T. L. Beauchamp y J. F. Childress.

La distinción específica de esta disci-
plina se define por la interrogación ética
sobre las paradojas3 que la evocan e intenta

tos previos como la Declaración de los dere-
chos del Hombre y del Ciudadano (Francia,
1789), el Habeas Corpus (Inglaterra, 1679),
la Carta Magna (Inglaterra, 1215) y las cua-
tro convenciones de Ginebra (1864, 1906,
1929, 1949) —entre otros—, se desencade-
nan nuevos mecanismos con el fin de propi-
ciar límites para el actuar humano con base
en el respeto irreductible a la dignidad hu-
mana; dignidad que le es propia a todas la
personas sólo por el hecho de ser humanas y
sin distinción alguna.

El reconocimiento de estas garantías
inherentes a la vida humana cuestiona los
abusos sistemáticos de los órganos legítimos
de poder sobre las personas –sea cual sea la
institución de la que se trate– en tanto, la
lógica de dominio que reproduce dichos
abusos parte de la asunción de que algu-
nos seres humanos son más valiosos que
otros. Por lo que, si asumimos hasta las úl-
timas consecuencias la igual dignidad que
compartimos los seres humanos, estamos
obligados a reflexionar sobre las prácticas
institucionalizadas de violencia social, tan-
to privada como pública, en donde las rela-
ciones humanas se motivan significadas por
principios autoritarios de comunicación. Es
decir, estamos comprometidos con motivar
nuevas formas de relaciones humanas.

Los ideales que motivaron la Organi-
zación de la Naciones Unidas se forjan, en
nuestros días, como un proceso de desarro-
llo de una nueva cultura que se funda en el
ejercicio efectivo de los derechos humanos,
en el cual los países han avanzado lentamen-
te, con base en los compromisos adquiridos
a través de los instrumentos internaciona-
les (las convenciones, declaraciones, pactos,

2 La eugenesia o “buen nacer” es una práctica que ha dado lugar a políticas de segregación racial y social en aras del perfec-
cionamiento genético de la raza humana, como por ejemplo: esterilizaciones masivas. Al mismo tiempo, sigue abierta la
discusión sobre cuáles son los límites para la mejora de la calidad de vida de las personas ante la posibilidad de contar con
las ventajas de la medicina genómica.

3 Paradojas que van desde el debate sobre la clonación humana hasta los derechos de los animales, pasando por la eutanasia,
el aborto, la medicina genómica, la neuroética, la ecología, los trasgénicos, y la justicia distributiva; por citar sólo algunos
de los dilemas paradigmáticos de los que se ocupa este saber.

Principios de etica.indd 102 17/08/11 13:30

103Capítulo 7 Los derechos humanos ante las perspectivas de la bioética. Puntos de encuentro

autonomía es inherente a la condición hu-
mana), que cada ser humano es único y que
los seres humanos son iguales debido a la
condición específica de identidad que define
a cada uno de ellos como personas significa-
tivamente diferentes entre sí. Por esta razón,
los seres humanos están obligados a tratarse
con respeto y a trascender los abusos del do-
minio y del poder en la búsqueda por una
vida más humana. Es decir, entre humanos,
todos son igualmente dignos, precisamente,
porque son humanamente diferentes entre
sí y en esta diferencia radica su irrenunciable
dignidad.

En este mismo tenor, se cuenta con la
declaración de Helsinki (1964, revisada en
2000) en donde, además, se especifican al-
gunos procedimientos sobre las característi-
cas del consentimiento informado de los su-
jetos de investigación y el funcionamiento
de los comités de ética en investigación que
evalúan y aprueban el curso de los protoco-
los de investigación, una vez que se han va-
lorado los riesgos involucrados, los posibles
conflictos de interés y la protección para los
participantes.

En lo que refiere a la ética en investiga-
ción y a la relación médica entre el personal
de salud y los pacientes (o usuarios de los
servicios de salud), se cuenta con un amplio
marco normativo que regula los derechos de
los pacientes y la conformación de comités
de ética y bioética, a través de los cuales se
canalizan las situaciones en las que hay al-
gún riesgo para las personas involucradas.
Lo cual amplía el ámbito de la experimenta-
ción con seres humanos y nos remite al de-
sarrollo de uno de los campos más ricos de
la bioética, a saber: la ética médica. En este
sentido, cabe resaltar que la incidencia de la
bioética es paradigmática y de alto impacto.

Si bien los médicos ya contaban con
principios éticos para el ejercicio de su prác-
tica desde tiempos remotos, la norma bioé-
tica trasciende estos códigos de conducta ya
interiorizados y apela a una percepción nue-

reconciliar (con justicia). En este afán, tien-
de puentes entre las perspectivas jurídica,
científica y biológica, se interroga desde la
filosofía, dialoga con la psicología y con la
experiencia médica, y establece parámetros
para la norma y la reflexión, a partir de casos
concretos de estudio y aplicación. Con aper-
tura hacia diversas ramas del conocimiento
como puede ser la sociología, la economía,
la antropología, etcétera.

La perspectiva bioética implica una
toma de conciencia de que el ámbito de la
moralidad, los marcos jurídicos y los códi-
gos de conducta médica han sido rebasados
por las posibilidades que el desarrollo tec-
nocientífico han abierto para el ejercicio de
la libertad humana. Junto con el convenci-
miento de que es imprescindible una ética
humana que garantice el respeto entre hu-
manos y humanas, así como, establezca los
límites para una relación ambiental equili-
brada.

Ante esto, no siempre es clara la estre-
cha dependencia que existe entre las pers-
pectivas de la bioética y los derechos hu-
manos. Existen dos aproximaciones obvias
entre la bioética y los derechos humanos,
por un lado, el principio de la dignidad hu-
mana como eje rector y, por otro, el orde-
namiento jurídico internacional; los cuales
están estrechamente relacionados.

De acuerdo con el entramado norma-
tivo internacional, para la bioética, destaca
el código de Núremberg (1946) que esta-
blece límites morales, éticos y legales para
la práctica de experimentos con seres huma-
nos para que las personas no queden supe-
ditadas al desarrollo del conocimiento. Por
el contrario, de acuerdo con este código,
los resultados de la investigación científica
deben supeditarse a los parámetros que ga-
rantizan el respeto a la dignidad humana, la
cual impide tratar a un ser humano como
medio. A la base de este parámetro subya-
ce –implícitamente– el hecho de que cada
persona es un fin en sí mismo (de ahí que la

Principios de etica.indd 103 17/08/11 13:30

104 Sección 2 Bioética

desde la bioética a los derechos ambientales
cuestiona la precariedad del sujeto moderno
como poseedor absoluto de verdades o vero-
similitudes y abre la discusión sobre cuáles
son los límites justos que una ética para la
vida le impone a los seres humanos.

En cambio, los derechos humanos se
fincan y fortalecen para establecer los lími-
tes irreductibles para el ejercicio del poder
ante la constatación de sus abusos. Lo cual
tendría que implicar también una nueva éti-
ca del poder ya que, en última instancia, son
seres humanos concretos quienes cometen
abusos de poder en potestad del Estado (o
en potestad de algún monopolio institucio-
nalizado). De esta manera, en lo que refiere
a la ética se puede observar, también, que se
entrelazan (o podrían relacionarse) las pers-
pectivas bioéticas con los derechos huma-
nos. Sin embargo, el discurso de la defensa
de los derechos humanos no se propone de-
construir la subjetividad en donde se encar-
nan las garantías individuales como obliga-
ciones ineludibles del estado de derecho, así
como tampoco se ocupa de las obligaciones
que para con el “otro” el individuo contrae
a la luz del contrato social.

En concordancia con lo anterior, y con
respecto al análisis de los derechos huma-
nos que la bioética puede desarrollar, los
estándares internacionales de derechos hu-
manos también se pueden interpretar como
subordinados a las perspectivas de la bioéti-
ca, ya que ésta va aún más allá: nos remite
a las prácticas concretas y a la posibilidad
de repensar nuestra propia humanidad. En
contraposición con el papel fundamental
de los derechos humanos en la defensa de
las garantías concretas que el presente nos
ofrece, ante la amenaza de alguna violación
o vulneración de las mismas, sin apelar, ne-
cesariamente, a ética alguna.

Sin embargo, cada vez se abren más
perspectivas desde el ámbito de los derechos
humanos para la promoción, la formación y
la educación en derechos humanos, lo cual,

va de las prácticas médicas. En donde los
individuos establecen una relación cada vez
menos asimétrica y el monopolio médico
sobre el conocimiento del cuerpo de sus pa-
cientes se diluye ante el derecho que tienen
todos los individuos de decidir sobre sí mis-
mos y de, incluso, supeditar criterios médi-
cos a sus creencias de vida (religiosas o no).
Ejemplo de ello es la toma de conciencia de
que se tiene derecho a solicitar una segunda
opinión, a negarse a recibir un tratamiento
específico e incluso a decidir bien morir, en
los términos que cada persona lo interprete
para sí. Lo cual entra en contradicción con
algunos de los códigos médicos a los que su
formación los obliga de manera natural; y
cuestiona el poder ilimitado que yace junto
a la ilusión de que el médico no sólo alarga
la vida en las mejores condiciones posibles,
sino que puede, incluso, evitar los designios
de la muerte.

A este respecto no hay muchas difi-
cultades para establecer la relación entre la
bioética y los derechos humanos y trazar
ámbitos de protección integral. Ya que el
fundamento normativo de la bioética reside
en los estándares internacionales de dere-
chos humanos –se puede decir– de manera
subordinada. En lógica inversa, en lo que
refiere a la materia de ecología y relación
ambiental, la bioética va a la vanguardia y
la argumentación jurídica en materia de de-
rechos humanos recurre a ella –o al menos
debería intentar hacerlo– cuando se trata
de violaciones al derecho al medio ambien-
te. Con la ventaja de que la bioética tiene
una perspectiva mucho más amplia, la cual
abarca reflexiones sobre una ética para la
vida que modifica la relación personal con
el medio ambiente y cuestiona la prioridad
humana sobre las garantías de los derechos
tutelados, al introducir la reflexión sobre
los derechos de los animales y los derechos
del medio ambiente como ente y no en re-
ferencia al disfrute o no de sus ventajas y
virtudes. De esta manera, la aproximación

Principios de etica.indd 104 17/08/11 13:30

105Capítulo 7 Los derechos humanos ante las perspectivas de la bioética. Puntos de encuentro

la Diversidad Biológica (1992), las Normas
uniformes de las Naciones Unidas sobre la
igualdad de oportunidades para las personas
con discapacidad aprobadas por la Asam-
blea General de las Naciones Unidas en
1993, la Recomendación de la UNESCO
relativa a la situación de los Investigado-
res Científicos (1974), la Declaración de
la UNESCO sobre la Raza y los Prejui-
cios Raciales (1978), la Declaración de la
UNESCO sobre las Responsabilidades de
las Generaciones Actuales para con las Ge-
neraciones Futuras (1997), la Declaración
Universal de la UNESCO sobre la Diversi-
dad Cultural (2001), el Convenio de la OIT
(Nº 169) sobre Pueblos Indígenas y Tribales
en Países Independientes (1989), el Tratado
Internacional sobre los Recursos Fitogené-
ticos para la Alimentación y la Agricultura
aprobado por la Conferencia de la FAO el 3
de noviembre de 2001 y vigente desde el 29
de junio de 2004, el Acuerdo sobre los As-
pectos de los Derechos de Propiedad Inte-
lectual Relacionados con el Comercio (AD-
PIC) anexo al Acuerdo de Marrakech por
el que se establece la Organización Mundial
del Comercio y vigente desde el 1º de enero
de 1995, la Declaración de Doha relativa al
Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública
(2001); junto con los demás instrumentos
internacionales aprobados por las Naciones
Unidas y sus organismos especializados, en
particular la Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimenta-
ción (FAO) y la Organización Mundial de
la Salud (OMS); y aunado a los instrumen-
tos internacionales y regionales relativos a la
bioética, como son la Convención para la
Protección de los Derechos Humanos y la
Dignidad del ser Humano con Respecto a
la Aplicación de la Medicina y la Biología, la
Convención sobre los Derechos Humanos
y la Biomedicina del Consejo de Europa,
(aprobada en 1997 y vigente desde 1999),
junto con sus protocolos adicionales, así
como las legislaciones y reglamentaciones

una vez que se postula como cultura, impli-
ca valores éticos y morales, ineludiblemen-
te; sobre los cuales habría que reflexionar un
poco más. Ya que, bien es sabido, la forma-
lidad del derecho no redunda en el hábito
de la vida. Y quizá una puerta para la ética
del ejercicio de los derechos humanos sea la
bioética, puesto que una cultura que deja
de reflexionar sobre sí y sobre las prácticas
que la constituyen redunda en alguna forma
de violencia para quienes de ella se nutren;
asimismo, un paradigma que no se nutre
de sus rupturas se agota irremediablemen-
te. La bioética implica siempre un diálogo
de frontera con los dilemas que la ocupan y
una reflexión viva sobre la ética como prác-
tica de vida que sabe de sí.

Para concluir el camino trazado para el
desarrollo de este artículo, se observa que el
marco normativo en el cual se fundamenta
la bioética hoy en día —integrado princi-
palmente por la Declaración Universal de
Bioética y Derechos Humanos (2005), la
Declaración Internacional sobre los Datos
Genéticos Humanos (2003), la Declaración
Universal sobre el Genoma Humano y los
Derechos Humanos (1997)—, y conforme
lo establece la propia declaración de 2005,
aprobada por la Conferencia General de la
UNESCO con el fin de respetar y aplicar
los principios fundamentales de la bioéti-
ca, está compuesto, entre sus antecedentes
y referentes obligados, precisamente por la
Declaración Universal de Derechos Huma-
nos (1948), el Pacto International de De-
rechos Económicos, Sociales y Culturales y
del Pacto Internacional de Derechos Civiles
y Políticos (1966), la Convención Inter-
nacional de las Naciones Unidas sobre la
Eliminación de todas las Formas de Discri-
minación Racial (1965), la Convención de
las Naciones Unidas sobre la eliminación de
todas las formas de discriminación contra
la mujer (1979), la Convención de las Na-
ciones Unidas sobre los Derechos (1989),
el Convenio de las Naciones Unidas sobre

Principios de etica.indd 105 17/08/11 13:30

106 Sección 2 Bioética

dar los problemas éticos que plantean la
medicina, las ciencias de la vida y las tecno-
logías en lo que corresponde al ser humano,
el respeto de la dignidad humana, los dere-
chos humanos y las libertades fundamenta-
les. Esta declaración, tal y como se expresa
en su prefacio, reconoce, explícitamente, la
interrelación existente entre la ética y los de-
rechos humanos en el terreno concreto de la
bioética. (Matsuura Koïchiro; 2005)

El vínculo fundamental que existe en-
tre la bioética y los derechos humanos tam-
bién es plausible si aplicamos el principio de
progresividad y atribuimos a la bióetica un
ámbito concreto de especificidad en mate-
ria de derechos humanos. En definitiva, la
vulnerabilidad de la vida es una motivación
para los esfuerzos que protegen y defienden
los derechos humanos. Y la vida humana,
en su complejidad, es el aliento que todos
compartimos.

nacionales en materia de bioética, los códi-
gos de conducta, directrices y otros textos
internacionales y regionales sobre bioética,
como la declaración de Helsinki de la Aso-
ciación Médica Mundial relativa a los traba-
jos de Investigación Biomédica con Sujetos
Humanos, aprobada en 1964 y enmendada
sucesivamente en 1975, 1983, 1989, 1996
y 2000, y las guías Éticas Internacionales
para Investigación Biomédica que involucra
a Seres Humanos del Consejo de Organiza-
ciones Internacionales de Ciencias Médicas,
aprobadas en 1982 y enmendadas en 1993
y 2002.

De esta manera, la Declaración Uni-
versal sobre Bioética y Derechos Humanos
consolida, por primera vez en la historia de
la bioética, un compromiso entre los Esta-
dos Miembros de la Conferencia General
de la UNESCO para cumplir y respetar los
principios bioéticos fundamentales al abor-

Bibliografía
Carta de las Naciones Unidas
Código de Nüremberg
Declaración Universal sobre el Geno-

ma Humano y los Derechos Humanos
Declaración de Helsinki (Revisada en

2000)
Declaración Internacional sobre los

Datos Genéticos Humanos
Declaración Universal de los Dere-

chos Humanos
Declaración Universal sobre Bioética

y Derechos Humanos

González, J. (2005) Genoma humano y
dignidad humana, Anthropos/UNAM,
Barcelona.

González, J. (coord.) (2006) Dilemas de
bioética, FCE/CNDH/UNAM, México.

Martínez Palomo, A. (coord) (2005) Ha-
cia una declaración de normas universales
de bioética, El Colegio Nacional, México.

Potter, R. (1971) Bioethics, bridge to the
future, Prentice-Hall, New Yersey.

Sagols, L. (2006) Interfaz bioética, Fonta-
mara/UNAM, México.

Principios de etica.indd 106 17/08/11 13:30

Capítulo

107

cultades de Ciencias de la Salud, como si la
bioética fuera movimiento exclusivo de los
profesionales de este campo y no de quie-
nes deben asumir responsabilidades como:
el cultivo de la tierra, la protección del am-
biente, de la vivienda, de la economía y del
derecho, en forma más concreta. No se han
desarrollado programas de bioética que in-
tegren a todas las ciencias, conocimientos
y actividades de investigación, orientados
hacia la formación de hombres y mujeres
íntegros, con valores sólidos, de respeto a la
dignidad humana, a la calidad de vida y a
los derechos humanos.

Por otro lado, la mayoría de los estu-
diantes universitarios no han sido inmunes
a cambios sociales importantes; más bien,
son el resultado de ellos; su participación en
la producción de conocimientos y creación
científico–tecnológica es escasa; la investiga-
ción sigue dependiendo de la iniciativa e inte-

La bioética representa hoy un mo-
vimiento universal de responsabilidad pro-
fesional y, por su concepción de ética glo-
bal, es de la competencia de todos. Para los
integrantes del equipo de salud es, además,
un sistema de reflexión moral en todos los
acontecimientos de la vida, como constan-
te llamada de alerta, a efecto de respetar
los derechos humanos, procurar siempre la
beneficencia y la justicia, respetando la au-
tonomía y dignidad de la persona humana
y protegiendo a los enfermos y a los seres
vivos en general, incluyendo el deber social
de disponer y utilizar los recursos con res-
ponsabilidad racionalmente considerada en
la justa distribución y en su utilización.

En este siglo de la ciencia, la tecnología
y la comunicación, la educación superior
experimenta una ausencia de educación en
bioética en casi todas las universidades y,
en las pocas que existe, limitadas a las Fa-

M en C Ana María téllez lópez

La enseñanza de la ética en
escuelas de educación superior

8

Principios de etica.indd 107 17/08/11 13:30

108 Sección 2 Bioética

oportunidad de preservar la vida, de apreciar
nuestra cultura ancestral, de ennoblecer nues-
tra existencia, de servir y no hacer daño a los
demás, de ser honestos, generosos y toleran-
tes; se requiere de que los componentes éti-
cos, sociales y humanos sean de estudiantes,
docentes y de la institución en su totalidad.
Ya lo decía Einstein, en su reflexión: “Existe
un peligroso desequilibrio entre el progreso
científico del mundo actual y el escaso grado
de madurez moral de la sociedad”.

En 1997 se señaló en la 29ava Confe-
rencia General de la UNESCO la necesidad
de promover la enseñanza de la bioética. La
Conferencia Mundial sobre la Ciencia, en
su declaración sobre la ciencia y de la uti-
lización del saber científico, adoptó una
perspectiva más amplia, contemplando que
los programas de enseñanza en ciencias de-
berían incluir la ética científica. Recalcan-
do que: “La ética y la responsabilidad de la
ciencia deberán ser parte integrante de la
enseñanza y de la formación suministradas
por y para todos los científicos”.

Durante la 32ava Conferencia General
de la unesco en 2003, un cierto número de
Estados miembros manifestaron la necesidad
de iniciar y de sostener programas de ense-
ñanza de la ética, no solamente en el cam-
po de la bioética, sino además en materia de
educación científica y profesional. En 2004,
basándose en estas declaraciones y recomen-
daciones, la UNESCO lanzó el programa de
enseñanza en ética, la cual varía considerable-
mente entre las regiones y los países, y exige
una atención particular respecto a las cuestio-
nes morales relevantes de estas regiones espe-
cíficas. Sobre la base de dichas recomendacio-
nes e informes, la UNESCO lanzó en 2004 el
Programa de Enseñanza en Bioética.

Es importante generar en los estudian-
tes una actitud positiva de reflexión, de alerta
y de sensibilización acerca de los dilemas éti-
cos que probablemente estos encontrarán en
sus vidas profesionales. La anterior conferen-
cia señaló, que concierne en particular a la

rés personal de unos pocos docentes, no existe
un sistema de promoción de la investigación
y de formación de investigadores. Tampoco se
ha estimulado el desarrollo de la formación
humanista y artística de los estudiantes, me-
nos aún el cultivo de los valores humanos y el
destierro del mercantilismo y la corrupción.

Las universidades siguen enclaustradas
en sus muros, sin una verdadera proyección
social ni relación con los sistemas ni institu-
ciones de producción. Muy alejadas de un
cambio que facilite desplazar aquella edu-
cación centrada desde el profesor hacia el
estudiante, y sobre todo en hacer ciencia o
mejorar la sociedad. Mantiene los métodos
tradicionales de “enseñanza”, sin priorizar
estrategias de aprendizaje que estimulen la
participación, la creatividad y la responsa-
bilidad de los estudiantes, para que de esta
manera se aprovechen los avances tecnológi-
cos de la información y comunicación.

Realmente son pocas las universidades
que utilizan la educación enfocada en los pro-
blemas, así como los modernos sistemas de
telecomunicación y de informática. Su coor-
dinación con los organismos estatales para la
formación de estudiantes en las profesiones
especializadas de salud, ecología, ingenierías,
ciencias ambientales y planificación econó-
mica es nula, con la consecuencia de egresa-
dos lanzados a la desocupación y frustración.
No se ha logrado racionalizar la planificación
de nuevas universidades y mejores carreras y,
lo que es más grave, tampoco de la educación
de postgrado, dejando puertas abiertas al
mercantilismo, improvisación e ineficiencia.

No basta con una educación estricta-
mente científica, actualizada y del alto nivel
académico, se requiere de que en su proceso
formativo, no solamente adquieran conoci-
mientos, sino además destrezas y habilidades,
para no sólo “saber hacer” sino, fundamental-
mente, comprobar la “razón del hacer”, a la
vez que las actitudes y los valores éticos-mo-
rales se mejoren, es decir, hay que entender
las cualidades humanas, que nos ofrecen la

Principios de etica.indd 108 17/08/11 13:30

109Capítulo 8 La enseñanza de la ética en escuelas de educación superior

Por todo lo anteriormente expuesto,
se recomienda desarrollar cursos de ética y
sostener la enseñanza de la ética en los paí-
ses en desarrollo, es necesario desarrollar un
sistema global de certificación para dichos
programas y para la evaluación de las cáte-
dras UNESCO.

La importancia de la enseñanza de la éti-
ca fue recalcada en la Declaración Universal
sobre la Bioética y los Derechos Humanos,
adoptada en el 2005. El artículo 23 de dicha
declaración, anima a los Estados miembros
a favorecer la enseñanza y la formación en
materia de bioética a todos los niveles, y a
promover la difusión de dichos programas.
No cabe duda que la enseñanza de la ética es
una manera eficaz y atractiva para aplicar las
disposiciones de dicha declaración.

Comisión Mundial de Ética de Conocimien-
tos Científicos y de Tecnologías (COMEST)
de la UNESCO de proseguir el trabajo en
este dominio. Si el Comité Internacional de
Bioética orienta sus reflexiones hacia dicho
tema, la COMEST, establecida en 1998, cu-
bre otros campos de la ética aplicada en rela-
ción con las ciencias y las tecnologías.

En el año 2003, la COMEST publi-
có un informe titulado La enseñanza de la
ética. En donde la primera recomendación
del consiste en animar a las universidades
y otras instituciones de educación superior
para implementar un programa de enseñan-
za en ética a tres niveles: a) cursos elemen-
tales de ética para todos los estudiantes, b)
cursos más avanzados, y c) cursos dirigidos
a un doctorado en ética.

Bibliografía
Bermúdez, C. (2006) Necesidad de la

bioética en la educación superior. Acta
Bioethica; 12:1.

Calvert, M.; Skelton, J. (2008) The need
for education on health related-quality of
life. BMC Med Educ. 8: 2. Published onli-
ne 2008 January 14. doi: 10.1186/1472-
6920-8-2.

Cuer, P. (1999) Iniciación a la bioética.
La salud y los derechos humanos: aspec-
tos éticos y morales. Washington (DC):
OPS/OMS. (Publicación Científica, 574)

Declaración de Helsinki de la Asocia-
ción Médica Mundial. Principios éticos
para las investigaciones médicas en seres
humanos. Disponible en: http://www.
wma.net/s/ethicsunit/helsinki.htm

Declaración de Helsinki. Revisiones
1999 y 2000. New England Journal of Me-
dicine, 341:527, 531. Lancet, 356:1123.

Decreto por el que se crea el órgano des-
concentrado denominado Comisión Na-
cional de Bioética. Diario Oficial de la
Federación 2 septiembre 2005.

Emili, J. (2002). Caught in the middle:
ethics and human rights. Can Fam Physi-
cian, 48:1923–1927.

Gracia, D. (1990). Introducción. La Bioé-
tica Médica. Bol Of Sanit Panam, 108(5-
6):374-8.

Southgate, L. et al. (1987). Teaching Me-
dical Ethics Symposium. J Med Ethics,
13:139–143.

The teaching of ethics Report. (2003).
Report of the Working Group on the tea-
ching of ethics of The World Commission
on the ethics of Scientific Knowledge and
Technology (COMEST) Paris.

Thomas, J. (2003). Teaching ethics in
schools of public health. Public Health Rep,
118(3):279–286.

Principios de etica.indd 109 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 110 17/08/11 13:30

Capítulo

111

de poner todos sus conocimientos científi-
cos y recursos técnicos en el desempeño de
su profesión, así como tener en cuenta la
autonomía, derechos y deberes del paciente
en todo momento.

Dado que existe un gran dilema en sí el
soporte nutricional es visto como un dere-
cho o como un tratamiento, se incluyen los
aspectos éticos a considerar en la enfermedad
terminal, ya que constituye una situación en
la que están implicadas decisiones muy com-
plejas y por tanto, impregnadas de un marca-
do competente ético, así como la necesidad
de prescribir o retirar el soporte nutricio.

Se enfatiza también la relevancia del
conocimiento de los principios éticos para
la toma de decisiones que proporcionen be-
neficios reales para el paciente. Se abordan
también las estrategias o corrientes que se
podrían tomar como líneas de acción, de-

En este capítulo se pretende mos-
trar el importante papel de la ética en el
ejercicio profesional del nutriólogo con el
fin de dar a conocer las estrategias que pue-
den ser útiles en la cotidianidad de la aten-
ción al paciente.

Se comienza por definir el concepto de
bioética y una de sus subdivisiones llama-
da ética clínica, que es de interés particular
para el nutriólogo clínico, así como los prin-
cipios de la bioética y la responsabilidad del
personal de salud antes estos, basándose en
que en publicaciones recientes la nutrición
es vista como un derecho humano. Por tan-
to, se hace necesario mencionar, que el nu-
triólogo como parte de un equipo multidis-
ciplinario de salud, está involucrado dentro
del marco de la bioética.

Se plantean las disposiciones generales
del código de ética del nutriólogo y el deber

LN Luis Alfredo truJaNo raMos
LN Yunuen pruNeDa paDilla

LN Yeymee Lissbeth rubio goNzález

Bioética de la atención
nutricional

9

Principios de etica.indd 111 17/08/11 13:30

112 Sección 2 Bioética

Investigaciones científicas (para inves-
tigación en nutriología) (CIOMS, 2002).

Bioética clínica (para actividades/servi-
cios individuales de nutriólogos) establecido
en el Código Internacional de Ética Médica
de la Asociación Médica Mundial de 2006.

Ética de educación (para actividades
apropiadas) Código de la Ética Educativa
abordado en el Código Deontológico de los
Profesionales de la Educación.

Ética ecológica (para planificación co-
munitaria y desarrollo sustentable) Código
de Ética Ambiental de la Procuraduría Fe-
deral de Protección al Ambiente de 2006.

El Código de Ética del Nutriólogo del
Colegio Mexicano de Nutriólogos tiene
como finalidad sensibilizar a los agremia-
dos en su ejercicio profesional y vigilar se
desenvuelvan en un ámbito de honestidad,
legitimidad y moralidad, en beneficio de
la sociedad. Vigila el cumplimiento de los
sistemas normativos, legal y ético, estableci-
dos por la ley reglamentaria del artículo 5°
constitucional y relativo al ejercicio de las
profesiones en el Distrito Federal.

El manifiesto de las disposiciones ge-
nerales del código orientará la conducta del
nutriólogo en sus relaciones con la ciudada-
nía, las instituciones, sus socios, pacientes,
superiores, subordinados, sus colegas y con-
sigo mismo, el cual será aplicable en cual-
quier actividad profesional.

El nutriólogo debe conducirse con valo-
res y en estricta observancia a las normas lega-
les y éticas de su profesión. Deberá responder
individualmente por sus actos que, con moti-
vo del ejercicio profesional, dañen o perjudi-
quen a terceros o al patrimonio cultural.

Respecto al deber con el paciente esta-
blece que el nutriólogo deberá limitarse a
mantener una relación profesional con sus
pacientes, siendo honesto, leal y conducién-
dose con verdad ante su paciente comuni-
cándole sobre los riesgos cuando existan.
Así, cobrar sus honorarios en razón de la
proporcionalidad, importancia, tiempo y

jando siempre a criterio del profesional de
la salud el tratamiento otorgado a cada caso.
Poniendo de manifiesto que el deber del nu-
triólogo es proporcionar información veraz
y clara refiriéndose a beneficios, contraindi-
caciones y efectos secundarios de productos
alimentarios que se comercialicen.

Estos deberes siempre subjetivos, ya
que la ética no tiene un deber legal si no
moral, por tanto depende o se basa en los
valores y principios morales de cada indivi-
duo ejerciendo su profesión.

Introducción

La práctica profesional de la nutriología tra-
ta sobre la alimentación y el beneficio que
se obtiene a través de los nutrientes. Como
profesión se distingue en que sus miembros
disciplinarios tienen la capacidad y habili-
dad para evaluar el estado nutricio de una
persona y de una comunidad y, a través de
esta evaluación, pueden intervenir desde
la orientación alimentaria, la prescripción
dietética, la educación en salud, en la pre-
vención, control y curación de los distin-
tos estadios en el desarrollo humano, en el
hombre sano, en el paciente enfermo, en la
población vulnerable y en la seguridad ali-
mentaria.

Como parte de la solicitud internacio-
nal para contar con los lineamientos inter-
nacionales en materia de ética en y sobre
organismos biológicos, seres humanos, así
como la Carta Internacional de los Dere-
chos Humanos, a través de su Conferencia
General No. 33, el 19 de octubre de 2005,
se estableció la Declaración Universal en
Bioética y Derechos Humanos (UNESCO).

Los estándares internacionales actuales
que permiten incluir a los nutriólogos den-
tro del marco bioético internacional como
parte de la comunidad científica y que ade-
más se aplican a las actividades de los nu-
triólogos están normados a través de:

Principios de etica.indd 112 17/08/11 13:30

113Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

El interés por la autonomía del pacien-
te subordina a su beneficio. Las acciones se
definen como correctas si conducen al bien-
estar del enfermo. Se trata a una ética orien-
tada a los resultados, en que la autonomía
tiene una importancia marginal y el pater-
nalismo sólo es erróneo cuando se alcanzan
los beneficios deseados por el paciente.

Por otro lado, el punto de referencia es
el respeto al paciente y al ejercicio de su au-
tonomía. Esto significa que debe solicitarse
su consentimiento para cualquier maniobra
que se vaya a efectuar y evitarse toda coer-
ción, incluso el paternalismo.

Para que un paciente tome una deci-
sión válida, suele considerarse como requi-
sito indispensable que actúe con autonomía
y competencia.

La discusión sobre la autonomía y el
consentimiento informado ha contribuido
significativamente a incrementar el ámbito
de las decisiones de los pacientes y que se
manifiesta muy claramente en el caso de las
enfermedades terminales.

Existen diferentes formas de decisiones
que tiene implicancia en el grado de salud y
de bienestar de cualquier ser humano. Es ne-
cesario que el nutriólogo, basándose en co-
nocimientos, ética y criterio, tome decisiones
correctas para sus pacientes, siempre hacien-
do de su conocimiento el beneficio parcial o
total que debe esperar del tratamiento.

La nutrición como un derecho

Proporcionar una suficiente y adecuada nu-
trición es un derecho básico para los pacien-
tes enfermos.

La declaración de Cancún por el dere-
cho humano de los enfermos a recibir una
terapia nutricional oportuna y óptima en
cualquier lugar donde se encuentren ha sido
emitida por los Presidentes de las Socieda-
des y Asociaciones de Nutrición Clínica y
Terapia Nutricional de América Latina y

grado de especialización reconsiderando el
monto de sus honorarios de acuerdo con
la limitación económica de su paciente o
bien renunciar a este cobro si los trabajos
que realizó no fueron elaborados en concor-
dancia con lo requerido o haya incurrido en
negligencia, incumplimiento o error profe-
sional, realizando los ajustes necesarios sin
cobro adicional por un servicio ineficiente
(ley reglamentaria del artículo 5º constitu-
cional).

Con respecto a los derechos del pa-
ciente, en México se reconoce, a partir de la
promulgación en 1917 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos,
la cual en su capítulo 1º constituye las ga-
rantías individuales y específicamente en el
artículo 4º el derecho a la salud. Después,
sucede la publicación del código de Núrem-
berg en la década de los años de 1950, en
esta se establecen los derechos de los enfer-
mos, con un sentido jurídico.

Los 10 preceptos que concentran tanto
las aspiraciones del personal de salud como
de los enfermos y de la sociedad en general
(Asamblea Médica Mundial, 1990), (Con-
greso Nacional de Colombia, 2000) están
sustentados en valores universalmente reco-
nocidos como derechos a:

1. La vida.
2. La protección de la salud.
3. La autonomía.
4. La información.
5. La verdad.
6. La confidencialidad.
7. La libertad.
8. La intimidad.
9. Un trato digno.
10. La mejor atención médica.

La conducta del nutriólogo se rige tan-
to por sus valores personales como por sus
principios éticos fundamentales del ejerci-
cio de su disciplina. Ahora bien, existen dos
marcos éticos generales en la práctica clínica.

Principios de etica.indd 113 17/08/11 13:30

114 Sección 2 Bioética

en riesgo. Todo paciente hospitalizado debe
ser evaluado dentro de las primeras 24 a 48
horas, con un método de tamizaje validado,
y de acuerdo con su resultado deberá ser de-
rivado para evaluación nutricional formal.

Los pacientes hospitalizados tienen de-
recho a recibir una atención nutricional de
calidad, con personal calificado en el tema y
procurando costo efectividad. Una atención
nutricional de calidad incluye la seguridad,
oportunidad, eficiencia, eficacia, efectividad,
equidad y sin modificar los valores bioéticos.

Ejercicio profesional del nutriólogo
en cumplimiento de los principios
bioéticos

De todas las posibles metodologías que se
pueden utilizar para analizar los problemas
éticos de las decisiones clínicas es quizá la
“principal”, la más conocida y utilizada a
nivel internacional. Para esta metodología
los problemas morales pueden entenderse
como conflictos entre los deberes que ema-
nan de cuatro principios básicos, que en teo-
ría deberían de ser respetados siempre por
igual. Estos principios fueron alumbrados,
primero, por el informe Belmont en 1978 e
inmediatamente después por el famoso tex-
to de Beauchamp y Childress, Principles of
Biomedical Ethics.

Principio de no maleficencia

Debes evitar el daño a los pacientes, evitan-
do realizar actos clínicos contraindicados,
mal indicados o técnicamente mal hechos.

Este principio obliga a los profesionales
de la nutrición a:

Inicio de la nutrición artificial. En pri-
mer lugar este principio obliga a los médi-
cos a establecer criterios científicos técnicos
adecuados acerca del momento adecuado en
que está indicada la nutrición artificial.

el Caribe, en el marco del XI Congreso de
FELANPE/XV Congreso de AMAEE, en la
ciudad de Cancún Quintana Roo, México,
el día 20 de mayo de 2008.

La Asociación Americana de Nutrición
Parenteral y Enteral (ASPEN) y la Sociedad
Europea de Nutrición Clínica y Metabo-
lismo (ESPEN), reunidos en la ciudad de
Cancún, Quintana Roo, México con moti-
vo del XI Congreso Latinoamericano del 18
al 21 de mayo de 2008, ha garantizado su
compromiso para que todo enfermo sea va-
lorado nutricionalmente al ingreso a los ser-
vicios de salud de primero, segundo y tercer
nivel de atención del sector público, privado
o de asistencia social del mundo y en espe-
cial de Latinoamérica y reciba una atención
nutricional oportuna, completa, suficiente y
de calidad, proporcionada por profesionales
de la salud capacitados, que prevenga el ries-
go de la desnutrición hospitalaria y reduzca
el número y la severidad de las complicacio-
nes relacionadas con el proceso de la enfer-
medad que llevó al paciente a hospitalizarse,
además de mejorar su calidad de vida, su
sobrevida y reducir los costos relacionados
con la atención de la enfermedad en estos
hospitales. Así también a los enfermos por
exceso y/o desbalance en su alimentación o
por alteraciones en su metabolismo cursan
con sobrepeso y obesidad.

Es derecho humano de los enfermos
a recibir una terapia nutricional oportuna
y óptima en cualquier lugar donde se en-
cuentren uniendo esfuerzos se presentará un
frente común y coordinado que permita que
cualquier paciente ingresado en el hospital
tenga acceso a un derecho fundamental de
la persona humana como lo es la nutrición
oportuna, completa, suficiente y de calidad
durante su internamiento y sobre todo a la
prevención de la desnutrición hospitalaria.

Por tanto, la atención nutricional no es
una opción, es una necesidad impostergable
para todo paciente. El soporte nutricional es
obligatorio para todo paciente malnutrido o

Principios de etica.indd 114 17/08/11 13:30

115Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

1. Evitar la discriminación en el acceso a
dicho recurso sanitario por motivos so-
ciales.

2. Una vez que ha sido instaurado porque
se considere indicado, garantizar un
uso eficiente del recurso, evitando el
despilfarro en su utilización.

3. Evitar la prolongación inadecuada de la
terapia una vez que se ha considerado
como fútil, pues su mantenimiento en
tales casos implica un uso ineficiente de
recursos que podrían ser destinados a
otros usos.

El principio de beneficencia

Determinar que si hacerle un bien al pa-
ciente sólo es posible, en principio, a partir
de lo que el propio paciente entiende por tal
cosa. Eso quiere decir que la forma más ade-
cuada de dar contenido a este principio es
articularlo con el principio de autonomía.

Pero en cualquier caso existe siempre
una posición de partida del deber profesional
de beneficencia que se realiza en lo siguiente:

1. Ponderar, de entre todas las alternati-
vas de tratamiento existente, cuál es en
su opinión la más recomendable para
el paciente a la luz tanto de su estado
nutricional como de sus valores.

2. Recomendar al paciente o a su repre-
sentante, si el paciente es incapaz, esa
opción terapéutica estimada como la
mejor, presentándole los argumentos
que justifiquen su elección.

3. Ofrecer al paciente todo el apoyo téc-
nico y emocional de que se disponga
para aumentar su bienestar y facilitarle
la toma de dediciones.

El principio bioética más elemental y
sobre el que se basan los enumerados ante-
riormente es el “respeto a la dignidad de la
persona”.

Principio de beneficencia

Debes procurar maximizar el bien de tu
paciente, ayudándole a que en la actuación
clínica se realice en lo posible sus valores y
preferencias.

Principio de autonomía

La palabra autonomía se deriva de las pa-
labras griegas autos “yo” y nomos “regla”.
El principio de respeto a la autonomía del
paciente es la base del consentimiento in-
formado.

Se debe partir de la presunción de que
los pacientes son capaces de gobernar su
propia vida, lo que te obliga a respetar sus
decisiones respecto a lo que debe hacerse
con su cuerpo sano o enfermo.

El respeto a este principio obliga a los
profesionales de la nutrición a lo siguiente:
proporcionar al paciente capaz una infor-
mación en cantidad adecuada a sus necesi-
dades respecto a las siguientes cuestiones:

1. El diagnóstico y pronóstico de su en-
fermedad.

2. Los diferentes procedimientos o moda-
lidades de hidratación o nutrición que
están indicados en su caso.

3. Los beneficios y riesgos de cada uno de
ellos.

4. Las alternativas que tiene, incluyendo
la posibilidad de rechazo de la terapia,
con las consecuencias que se deriven de
ello.

Principio de justicia

Debes procurar repartir equitativamente los
beneficios y las cargas, asegurando un uso
eficiente y equitativo de los recursos.

Este principio obliga a los profesionales
de la nutrición a lo siguiente:

Principios de etica.indd 115 17/08/11 13:30

116 Sección 2 Bioética

terminal?, ¿se debe nutrir artificialmente a
un paciente en estado vegetativo?, ¿puede un
paciente rechazar un determinado tratamien-
to?, ¿qué poder tienen los representantes de
los pacientes con capacidades especiales de
rechazar un tratamiento?, ¿se debe adminis-
trar un tratamiento cuando se considera que
es un tratamiento inútil?, ¿la nutrición está o
no considerada un tratamiento?

Se entiende por nutrición artificial la
administración de nutrientes por vía enteral
(gastrointestinal) o parenteral (intravenosa)
a determinados pacientes, con la finalidad de
mantener o restaurar el estado de nutrición
y contribuir a mejorar la evolución clínica.

Tradicionalmente la medicina está basa-
da en la curación de las enfermedades y en
la prolongación de la vida. Sin embargo, los
médicos no están siempre obligados a hacer
todo lo posible para prolongar la vida del pa-
ciente. Existen situaciones en las que es lícito
abstenerse de aplicar terapias desproporcio-
nadas y no habituales, que únicamente sir-
ven para prolongar abusivamente el proceso
irreversible del morir. Ayudar a morir es una
de sus funciones básicas, no es la muerte el
gran fracaso de la medicina, sino que se pro-
duzca rodeada de angustia y sufrimiento. En
los momentos en los que no se puede prolon-
gar la vida y la muerte sea inevitable, el tra-
tamiento está enfocado en aliviar el dolor y
paliar el sufrimiento. Nacen así, los cuidados
paliativos como las medidas que ayudan a
liberar el sufrimiento y mejorar tanto la cali-
dad de vida de los pacientes con enfermedad
avanzada como la angustia de sus familiares.

La OMS define cuidado paliativo como
la medida activa de las enfermedades que no
tienen respuesta al tratamiento curativo y
que se instaura con el objetivo de conseguir
la mejor calidad de vida posible, controlando
los síntomas físicos, psíquicos y las necesida-
des espirituales de los pacientes. La acepta-
ción de una medida como cuidado paliativo
depende de la carga que conlleve, del pronós-
tico y de la probabilidad de mejorar.

Aspectos éticos del soporte
nutricional en el paciente terminal

La enfermedad terminal constituye una si-
tuación en la que están implicadas decisiones
muy complejas y, por tanto, impregnadas de
un marcado componente ético. El paciente
terminal es aquel en el que la muerte se va a
producir en un periodo de tiempo de aproxi-
madamente de seis meses. Otras instituciones
como el Hasting’s Center de Bioética consi-
dera este periodo extensivo hasta un año.

La Sociedad Española de Cuidados
Paliativos define como enfermo terminal
el que tiene un pronóstico de vida inferior
a seis meses y en el que concurren además
otros factores:

1. Existencia de una enfermedad avanza-
da, progresiva e incurable.

2. Falta razonable de respuesta al trata-
miento específico.

3. Aparición de síntomas intensos, múlti-
ples, multifactoriales y cambiantes.

4. Gran impacto emocional en el pacien-
te, la familia e incluso en el equipo te-
rapéutico, muy relacionados, ya sea o
no de forma explícita, con la presencia
de la muerte.

Quizá, los dilemas más importantes
que se plantean en el día a día con este tipo
de enfermos surgen cuando aparece cual-
quiera de estas dos situaciones:

1. Cuando se trata el tema de la sedación
ante el sufrimiento físico o incluso psí-
quico.

2. Cuando se plantea el tema de la nutri-
ción y de la hidratación ante un enfer-
mo que es incapaz de alimentarse.

No es raro que en la asistencia diaria a
los pacientes se plantean varias cuestiones de
difícil respuesta, como: ¿Se debe administrar
nutrición artificial a un paciente en situación

Principios de etica.indd 116 17/08/11 13:30

117Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

4. Que no comerán.
5. No cubran sus requerimientos energé-

ticos por la vía oral.

El principio de proporcionalidad dice
que un tratamiento médico es éticamente
obligatorio en la medida en que proporcio-
ne más beneficios que cargas al enfermo.
Aquí cabe determinar cuando la nutrición
puede ser una medida desproporcionada y,
por tanto, susceptible de retirada o de no
instauración.

De ante mano, la American College of
Physicians afirma en su manual de ética, la
administración artificial de la nutrición y
los líquidos es un tratamiento para prolon-
gar la vida. Como tal, está sujeto a los mis-
mos principios para la toma de decisiones
como otros tratamientos.

No existe acuerdo unánime entre los di-
ferentes individuos, ni siquiera entre expertos
en bioética, sobre si la hidratación y la nutri-
ción artificial son medidas terapéuticas o for-
man parte del concepto de cuidado paliativo.

Prescribir o retirar la nutrición
artificial

La nutrición artificial debe ser apropiada,
en el tiempo adecuado y bien monitoreada.
Aquí, los principios bioéticos antes citados,
deben estar siempre presentes ante la decisión
de iniciar o retirar una nutrición artificial.

La indicación de la nutrición artificial
se basa en la aplicación de los principios de
no maleficencia y de beneficencia que obli-
gan a los médicos a establecer y seguir cri-
terios científicos de su uso adecuado y del
principio de justicia que obliga a evitar la
discriminación. La decisión de iniciar nutri-
ción artificial dependerá de las condiciones
clínicas, del pronóstico y de los objetivos
establecidos para cada paciente individual,
es eficaz, siempre que se emplee en las situa-
ciones clínicas adecuadas y con el suficiente

Ante la pregunta: ¿La nutrición es un
tratamiento médico o un cuidado básico?,
hay que tener en cuenta dos tipos distintos
de visiones. Por un lado, la visión intelec-
tual y por otro la visión cultural. Desde el
punto de vista intelectual, la mayoría de las
leyes de los diversos países consideran que
la nutrición artificial es un tratamiento mé-
dico. Desde el punto de vista cultural, no
debemos olvidar que la comida y la bebi-
da tienen un significado que sobrepasa las
necesidades fisiológicas, y contribuyen a
consolidar nuestra sociedad, dar de comer y
beber es una acción humana significativa de
respeto a la vida y de cuidado a nuestros se-
mejantes. En el caso de que la nutrición ar-
tificial fuera considerada como un cuidado
básico, estaría obligada su administración
para salvaguardar la dignidad humana; su
no administración implicaría un abandono.

El soporte nutricional artificial debe
formar parte de los cuidados paliativos in-
tegrales siempre que su objetivo sea conse-
guir o mantener el estado de bienestar del
paciente; en otros supuestos, su aplicación
podrá ser más o menos discutible, depen-
diendo del estado del enfermo y de sus pre-
ferencias, de tal modo que el soporte nutri-
cional podría considerarse una modalidad
de tratamiento agresiva o desproporcionada
en determinados casos, constituyendo in-
cluso una forma de obstinación o ensaña-
miento terapéutico, totalmente inaceptable
desde el punto de vista ético. Al igual el so-
porte nutricional constituye una modalidad
de tratamiento aceptada desde el punto de
vista médico, moral y legal en la totalidad de
pacientes con alguna esperanza, aunque sea
mínima, de supervivencia. Pero también ha
cuestionado problemas de tipo ético e inclu-
so legal. Son candidatos a soporte nutricio-
nal los pacientes:

1. Que no puedan usar la vía oral.
2. Que no quieran usar la vía oral.
3. Que no deban usar la vía oral.

Principios de etica.indd 117 17/08/11 13:30

118 Sección 2 Bioética

1. Al considerar la posibilidad de retirarlo
cuando se ha mostrado ineficaz, cuan-
do produce más perjuicios que benefi-
cios y cuando la enfermedad progresa
de forma inevitable hacia la muerte a
pesar de su aplicación.

2. Cuando se hace necesario utilizar dis-
positivos de restricción física o sedación
farmacológica para evitar la autodesin-
tubación, situación que se da con relati-
va frecuencia en caso de deterioro cog-
nitivo importante (demencia o delirio),
en donde, obviamente, no puede apli-
carse el principio ético de autonomía.

Con respecto al primer supuesto, con-
viene aclarar que, desde el punto de vista
ético, tiene el mismo valor no iniciar un tra-
tamiento que interrumpirlo cuando ya no
se considera necesario o útil. Pero, aunque
moralmente pueda ser lo mismo no iniciar
que retirar una técnica de soporte vital, en
la práctica diaria es mucho más difícil optar
por la segunda opción, y más si la muerte
sigue a la interrupción del tratamiento, lo
que podría establecer una relación causa-
efecto con todas las implicaciones éticas,
religiosas e incluso legales que ello podría
acarrear, por lo que requerirá, la mayoría
de las veces, de una reflexión prudente por
parte del equipo multidisciplinar, valorando
muy bien la relación entre perjuicios y be-
neficios que supone el seguir aplicándola y
llegando a un consenso con el enfermo y sus
familiares que deben estar en todo momen-
to correctamente informados de la situación
para que puedan participar en la toma de
decisiones.

Por ningún concepto es obligatorio
continuar con las medidas terapéuticas que
no consiguen ninguno de los objetivos de la
medicina:

1. Curar enfermedades.
2. Aliviar síntomas.
3. Mejorar el estado funcional.

conocimiento de la misma. Puede verse faci-
litada si se responde a la pregunta: ¿Cuándo
las cargas del soporte nutricional sobrepasan
los beneficios que recibe el paciente?

Lo que se persigue en todo momento
es el bien del paciente, pero respetando lo
que el paciente entienda como tal. El pro-
fesional debe poner sobre la mesa que sus
obligaciones éticas profesionales le obligan
a plantear la suspensión de dicha terapia
cuando deje de estar indicado por ser fútil.
Por tanto, en una evaluación ética de de-
terminados actos médicos deben tenerse en
cuenta: la decisión del paciente, la futilidad
de los tratamientos y las secuelas morales de
las decisiones, no solo para el paciente, sino
también para su familia y el personal sanita-
rio que lo atiende.

Se considera que un tratamiento es
fútil cuando su aplicación al paciente sólo
sirve para alargar su tiempo de vida biológi-
ca sin mejorar ni su recuperación funcional
ni su calidad de vida. En tales situaciones
los médicos no tienen ninguna obligación
ética ni de iniciar ni de mantener dichos
tratamientos. Cuando se mantiene indefini-
damente un tratamiento fútil, sin justificar
adecuadamente una excepción que lo justi-
fique, se incurre en la denominada “obsti-
nación terapéutica”, que es lo contrario de
la ética clínica.

Cuando haya alguna duda sobre los
beneficios a obtener con un determinado
tratamiento se debe aplicar, pero siendo ca-
paces de retirarlo en caso de futilidad. Existe
acuerdo general entre los expertos en bioéti-
ca en no mantener un tratamiento si este se
considera fútil.

De hecho, la iglesia católica y los judíos
ortodoxos están a favor de proveer nutrición
e hidratación artificial a todo paciente que
lo requiera, siempre que los beneficios sean
mayores que los riesgos.

Si finalmente se ha decidido instaurar
un sistema de nutrición artificial, pueden
aparecer dos nuevas causas de conflicto ético:

Principios de etica.indd 118 17/08/11 13:30

119Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

minales o en situación agónica las mo-
dernas investigaciones ponen cada vez
más de manifiesto que estos pacientes
no experimentan ni hambre ni sed y
por tanto, no tienen sensación de sufri-
miento por este motivo. Con respecto a
los demás pacientes cabe decir que estas
sensaciones son transitorias y que existe
posibilidad de paliar sus síntomas.

La Council on Ethical and Judicial Affairs
de la Asociación Americana de Medicina es-
tablece: “Incluso si la muerte no es inminen-
te pero hay inconsciencia permanente más
allá de toda duda y salvaguardas adecuadas
para confirmar la precisión del diagnóstico,
no va en contra de la ética interrumpir todos
los tratamientos que prolonguen la vida”.

Recientemente, un panel de consenso
de la American College of Physicians y la Ame-
rican Society of Interior Medicina rechazó la
creencia de que la renuncia de la nutrición
artificial en el final de la vida es ilegal.

La Corte Suprema de los EU, reiteró
que la nutrición artificial son tratamientos
médicos y como tal puede ser jurídicamen-
te suspendida o retirada bajo circunstancias
éticas y médicas apropiadas.

Cuando ocurre el segundo supuesto, en
la situación de enfermedad terminal, debe
quedar claro que las desventajas del soporte
nutricional artificial superan a los beneficios
y más si tenemos en cuenta que la restric-
ción física, o más claramente “atar al enfer-
mo”, viola los fundamentos básicos de los
cuidados humanitarios y la dignidad de la
persona. Estas medidas sólo deberían utili-
zarse cuando la alimentación sea imprescin-
dible para el sostén de la vida durante una
enfermedad aguda y reversible.

Consentimiento informado

La comunicación abierta, es decir, reconoci-
miento de la autonomía del enfermo, enten-

Se podrán retirar estas medidas si:

1. Hay una pérdida irreversible de las fun-
ciones cognitivas.

2. El tratamiento no logra otro objetivo
más que sostener la vida orgánica.

3. El paciente no expresó con antelación
que prefiriera ser mantenido en vida
orgánica.

Es recomendable seguir las siguientes
normas:

1. Antes de que un médico interrumpa
un tratamiento, los familiares del pa-
ciente y el equipo multidisciplinar de-
ben coincidir que la calidad de vida del
enfermo no llega a un mínimo y que la
enfermedad es irreversible.

2. Aunque muchos estudiosos de la ético
afirman que no hay diferencia funda-
mental entre empezar o interrumpir
tratamientos como anteriormente se
menciono, es frecuente que los clínicos
lo sientan de otra manera si la muerte
sigue a la interrupción del tratamiento
que salvaguarda la vida, el médico habi-
tualmente establece una relación causa-
efecto y es posible que la familia llegue
a la misma conclusión, por lo que tien-
den a sentirse culpables aumentando el
malestar e incluso el miedo por las po-
sibles actuaciones ético-legales deriva-
das de su actuación. Hay que entender
que los enfermos en estas circunstan-
cias no fallecerán por la retirada del so-
porte nutricional, si no que es la propia
enfermedad de base la causante de su
fallecimiento de forma irremediable: el
enfermo no se muere porque no come,
sino que no come porque se está mu-
riendo. Diversos estudios aportan que
el periodo de tiempo de vida después
de la retirada de la nutrición-hidrata-
ción artificial suele variar entre los 3 y
14 días. En el caso de los pacientes ter-

Principios de etica.indd 119 17/08/11 13:30

120 Sección 2 Bioética

3. El sujeto es incompetente, en este caso
es un familiar, amigo o tutor quien ex-
presa lo que sabe acerca de los deseos
y valores del enfermo. En ausencia de
familiares, amigos o tutores, el equipo
multidisciplinar deberá tomar la deci-
sión que considere más adecuada sobre
la base de los intereses del paciente.

El paciente y/o sus familiares suelen
aceptar lo que el personal sanitario, fun-
damentalmente el médico sugiere, por lo
que los valores y las creencias de los miem-
bros del equipo asistencial también tienen
mucho que ver con la decisión final que se
toma.

Los elementos del consentimiento
informado incluyen la información (por
ejemplo, la enfermedad, la intervención
propuesta, y los riesgos y la los beneficios y
las alternativas a la intervención propuesta
incluyendo no hacer nada), la comprensión
de la información, capacidad de decisión y
acuerdo voluntario para la intervención.

Dado que no existe consenso sobre la
calidad de vida que merece ser vivida y por
eso la regla de oro de la moral debe basar-
se en la no-maleficencia y expresarse en su
forma negativa: “No hagas a los demás lo
que no quieres que te hagan”. Las decisiones
apropiadas sobre la utilización de cualquier
forma de soporte vital, requieren una pru-
dente reflexión por parte del equipo multi-
disciplinar y del comité de bioética.

dida como capacidad de autogobierno para
tomar sus propias decisiones y para actuar
con conocimiento de causa y sin coacción.
Si el enfermo es una persona adulta y res-
ponsable la relación que debe establecer con
su médico tiene que ser una relación hori-
zontal, entre iguales, en la cual el médico
aporta la información, y el paciente, merced
a esa información, tiene el derecho a aceptar
o rechazar las propuestas de su médico, o
a elegir otra alternativa terapéutica. A este
tipo de relación se denomina consentimien-
to informado, que es la articulación entre la
autonomía y la beneficencia.

Toda persona tiene derecho a que el
profesional sanitario le proporcione infor-
mación suficiente para que sea capaz de
decidir sobre los procedimientos que afec-
ten a su estado de salud. El consentimiento
informado es tanto más importante cuan-
tos mayores sean los riesgos del tratamiento
propuesto o de la técnica de exploración a la
que se someta y cuantas más posibilidades
existan de fracaso.

Las preferencias del paciente pueden
ser expresadas de tres formas:

1. En pleno uso de sus facultades, el pa-
ciente, bien informado y libremente,
expresa sus deseos al médico.

2. El paciente es incompetente pero el
médico tiene instrucciones anticipa-
das, que podrán ser verbales o escritas,
o bien señaladas por un representante
legal del enfermo.

Bibliografía
American College of Physicians.

(1998). Ethics Manual. Annals of Internal
Medicine. 128:576–594.

Asamblea Médica Mundial. (1990). De-
claración de Lisboa; Derechos del Pacien-
te. Bol of Sanit Panam p.108, 642.

Ashwal, S.; Cranford, S. (1995). “Me-
dical aspects of the persistent vegetative
state. The Multi-Society Task Force on
PVS”. The New England Journal of Medi-
cine. 330:1499-1508.

Principios de etica.indd 120 17/08/11 13:30

121Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

Cázares Ayala, RM. (1994). “Comisión
Nacional de Bioética México”. Primer
Congreso Nacional Ciudad de México.
Coloquio 3 Enfermedades Neurológicas.
INNN MVS p.101-103.

CIOMS 2002. Pautas Éticas Internacio-
nales para la Investigación Biométida en
Seres Humanos. Congreso Nacional de
Colombia.

Comisión de las Comunidades Euro-
peas. Directiva sobre prácticas comercia-
les desleales.

Couceiro A: (2004). “El enfermo termi-
nal y las decisiones en torno al final de la
vida”. En: Couceiro, Azucena, Ética en
cuidados paliativos. Madrid, Triacastela,
p. 263-304.

Council on Ethical and Judicial
affairs Americans Medical Associa-
tion Medical (1999). “futility in end-
of-life care”. The Journal of the American
Medical Association. 281:937-941.

De Rufino Rivas, P, et al. (2007). “Aver-
siones y preferencias alimentarias de los
adolescentes de 14 a 18 años de edad,
escolarizados en la ciudad de Santander.”
Revista de Nutrición Hospitalaria. 22:695-
701.

Del Cañizo, F. (2005). “Nutrición en el
paciente terminal. Punto de vista ético”
Nutrición Hospitalaria. 20:88-92.

Desjardins, M. (2006). “Supplement use
in the adolescent athlete”. Current Sports
Medicine Reports. 1:369-373.

Esparza Olcina, J. (2006). “Ley, ética y
nutrición”. Revista Pediatría de Atención
Primaria. 8(Supl 1).

Figueroa, P. (1994). “Comisión Nacional
de Bioética México 1994”. Primer Con-
greso Nacional Ciudad de México. Co-
loquio 3. Instituto Kennedy de Ética p.
105-112.

Flecha, JR.. (1989). “Eutanasia y muerte
digna. Propuestas legales y juicios éticos”
Revista Española de Derecho Canónico. p.
45-124.

Azulay Tapiero, A. (2001). “Los principios
bioéticos: ¿se aplican en la situación de
enfermedad terminal?”. Anales de Medici-
na Interna. 18:650-654.

Azulay, A. (2000). “Dilemas bioéticos en la
situación de enfermedad terminal y en el
proceso de la muerte”. Med Pal. 7:145-56.

Azulay, A.; Hortelano, E. (2003). “El so-
porte nutricional en la situación de enfer-
medad terminal. Dilemas éticos”. Anales
de Medicina Interna. 20: 434-437.

Beauchamp, TL.; Childress, JF. (2001).
Principles of Biomedical Ethics. New
York, Oxford University Press.

Beauchmp, IF.; Childress, JF. (1994).
Principles of biomedical ethics. New
York, Oxford University Press.

Billing, JA. (1998). “What is palliati-
ve care?” Journal of Palliative Medicine.
1:367-76.

British Medical Association. (1999).
“Withholding and withdrawing life-pro-
longing treatment: guidance for decision
making”. British Medical Association.

Brody, H.; et al. (1997). “Withdrawing
intensive life-sustaining treatment recon-
mendations for compassionate clical ma-
nagement” The New England Journal of
Medicine. 336:652-657.

Brody, H.; Noel, MB. (1991). “Dietitians’
role in decisions to withold nutrition and
hydration” Journal of the American Diete-
tic Association, 91:580-585.

Bruera, E.; MacDonald, N. (2000). “To
hydrate or not hydrate: How should it be?
Journal of Clinical Oncology. 8:1156- 1158.

Casarett, D.; et al. (2005). “Appropriate
use of artificial nutrition and hydration-
Fundamental principles and recommen-
dations” The New England Journal of Me-
dicine. 353:2607-12.

Castillo Pineda, JC. “Declaración de
Cancún: declaración internacional de
Cancún sobre el derecho a la nutrición
en los hospitales” Nutrición Hospitalaria.
23:413-417.

Principios de etica.indd 121 17/08/11 13:30

122 Sección 2 Bioética

las profesiones en el Distrito Federal cita-
da en Colegio de Nutriólogos.

Lifshitz G.; Trujillo, AD. (1995). “Co-
misión Nacional de Derechos Humanos”;
p.7,10,11,13,15,16,17.

Lifshitz G.; Trujillo, AF.; Cuevas, A.
(1990). “Derechos Humanos, Manual
de Capacitación”; Comisión Nacional de
Derechos Humanos p. 10.

Macfie, J. (2000). “Ethical and legal con-
siderations in the provision of nutritional
support to the perioperative patient” Cu-
rrent Opinion in Clinical Nutrition Med.
16: 313-325.

Marques, L.; et al. (2002). “Dietas adel-
gazantes” Anales sistema San Navarro.
25:163-173.

Marsh, FH. (1986). “Informed consent
and the elderly patient”. Clinics in Geria-
tric Medicin. 2:501-510.

Meisel, A. (2000). “Seven legal barriers to
end-of-life care: myths, realities, and gra-
ins of truth” Journal of the American Medi-
cal Association. 284:2495–2501.

Menéndez García, R.; Franco-Díez, R.
(2009). “Publicidad y alimentación: in-
fluencia de los anuncios gráficos en las
pautas alimentarias de infancia y adoles-
cencia” Revista de Nutrición Hospitalaria.
24:318-325.

Moreno, J.; et al. (2007). “Encuesta so-
bre aspectos éticos en Nutrición Artifi-
cial Domiciliaria” Nutrición Hospitalaria.
22:38-45.

Morrison RS.; et al. (1996). “When to
much is tôo little”. New England Journal
of Medicine. 335:1755-1759.

Morrison, RS. (2004). “Palliative care”.
New England Journal of Medicine.
350:2582-2590.

National Conference of Catholic Bis-
hops. “Ethical and religious directives”
Catholic health care services. 24:458-459.

Núñez Olarte, JM. (2004). “Una elec-
ción básica: tratamiento ¿curativo? o tra-
tamiento paliativo”. En: Couceiro, Azuce-

Franklin, C. (1998). “Decisions about life
support: being responsible and responsi-
ve”. Critical Care Medicine. 26:8-9.

Fuhrman, MP.; Herrmann, VM. (2006).
“Bridging the continuum: Nutrition Sup-
port in palliative and hospice care”. Nutri-
tion in Clinical Practice. 21:134-41.

García de Lorenzo, J.; et al. (2006).
“Conclusiones del III foro de Debate
SENPE. Soporte Nutricional Especializa-
do: Aspectos éticos. Sociedad Española de
Nutrición Parenteral y Enteral”. Nutrición
Hospitalaria. 21:300-302.

González Gallego, J.; Collado, P.; Ma-
taix, J. (2006). “Nutrición en el deporte.
Ayudas ergogénicas y dopaje.” Díaz de
Santos. Madrid.

González Gross, M.; et al. (2008). “The
healthy lifestyle guide pyramid for chil-
dren and adolescents”. Revista de Nutri-
ción Hospitalaria 23:159-168.

Green, CJ. (1999). “Existence, causes and
consequences of disease- related malnutri-
tion in the hospital and the community,
and clinical and financial benefits of nu-
tritional intervention” Clinical Nutrition.
18:3-28.

Hortelano, JE.; et al. (2002). “Decisio-
nes ético-clínicas sobre la alimentación e
hidratación artificial mediante sonda en la
enfermedad Terminal” Nutrición Hospita-
laria. 17:279-283.

Huang, ZB.; Ahronheim, JC. (2000).
“Nutritional and hydratation in termina-
lly ill patients”. Clinics in geriatric medici-
ne. 16: 313-325.

Jonsen, AR.; et al. (1992). “Quality of
life” In: Clinical Ethics. NewYork. Mc-
Grall-Hill, Tercera edición.

Lennard, JLE. (1999). “Ethical and legal
aspects of clinical hydratation and nutri-
tional support. British Association of Pa-
renteral and Enteral Nutrition. Maiden-
head.

Ley Reglamentaria del Artículo 5°
Constitucional y relativo al ejercicio de

Principios de etica.indd 122 17/08/11 13:30

123Capítulo 9 Bioética de la atención nutricional

Simón, P. (2005). “Aspectos éticos de la hi-
dratación y nutrición artificial en el pa-
ciente con esclerosis lateral amiotrófica”.
Neurol Supl. 1:4-10.

Singer, PA. et al. (1999). “Quality end-
of-life care: patients perspectives”. Jour-
nal of the American Medical Association.
281:1638.

Slomka, J. (2003). “Withholding nutrition
at the end of life: Clinical and ethical is-
sues”. Cleveland Clinic Journal of Medici-
ne. 70:548-552.

Smith, SA. (1997). “Controversies in hy-
drating the terminally ill patient” Journal
of Intravenous Nursing. 2:197-203.

Stratton, RJ.; et al. (2003). “Disease-re-
lated malnutrition: an evidence-based ap-
proach to treatment” . Wallingford, Oxon
UK: Cabi Publishing a division of CAB
International.

Sullivan, RJ. (1993). “Accepting death
without artificial nutrition or hydration”
Journal of General Internal Medicine. 8:220.

Task, force. (1990). “Ethic of the Society of
Critical Care Medicine. Consensus report
on the ethics of foregoing life-sustaining
treatments in the critically ill” Critical
Care Medicine. 18:1435-9.

UNESCO (2005). The Universal Declara-
tion on Bioethics and Human Rights.

Valero Zanuy, MA.; et al. (2003). “¿Se debe
limitar el esfuerzo terapéutico en nutrición ar-
tificial?” Revista Clínica Española. 203:582-8.

Viola, RA.; et al. (1997). “ The effects
of fluid status and fluid therapy on the
dying: a systematic review”. Journal of Pa-
lliative Medicine. 13:45-52.

World Health Organization. (1998).
“Obesity: Preventing and Managing. The
Global Epidemia”. Report of WHO Con-
sultation on Obesity. Geneva.

World Health Organization. (2003).
“Obesity and overweight”.

World Health Organization. “Defini-
tion of palliative care” (http: //www.who.
int/cancer/palliative/definition/en/).

na. Ética en cuidados paliativos. Madrid,
Triacastela, p. 109-125.

Obstinación terapéutica. Documen-
to de la Real Academia de Medicina de
Cataluña, aprobado por unanimidad en
sesión plenaria de 28 de junio de 2005.
Accesible en http://www.bioeticadebat.
org/modules/mydownloads/

Organización Panamericana de la Sa-
lud. (1990). Bioética temas y perspecti-
vas. p. 61-64.

Orrevall, Y. et al. (2004). “The path from
oral nutrition to home parenteral nutri-
tion: a qualitative interview study of the
experiences of advanced cancer patients
and their families” Clinical Nutrition.
23:1280-1287.

Plau, PR..; Rombeau, JL: (2000).“Nutri-
tion”. Medical Clinics of North America.
84:1209-1227.

Quill, TE. (1989). “Utilization of nasogas-
tric feeding tubes in a group of chronically
ill elderly patients in a comunity hospital”.
Archives of Internal Medicine. 149:1937.

Romero Zepeda, H.; Et al. (2008). “Re-
flexiones desde la Bioética sobre la nu-
triología en México”. Licenciatura en
Nutrición, Facultad de Ciencias Natura-
les, Universidad Autónoma de Queréta-
ro, West Virginia University, Consorcio
México–Estados Unidos y Canadá, en
Bioética y Políticas Públicas de la Ciencia,
Capítulo México.

Rosisn, AJ.; Sonnenblick, M. (1998).
“Autonomy and paternalism in geriatric
medicine: the Jewish ethical approach to
issues of feeding terminally ill patients,
and to cardiopulmonary resuscitation”
Journal of Medical Ethics. 24:44-48.

Sánchez Benito, JL.; León- Izard.
(2008). “Estudio de los hábitos alimen-
tarios de jóvenes deportistas”. Revista de
Nutriología Hospitalaria. 23:619-626.

Simón, P. (2000). “El consentimiento in-
formado. Historia, teoría y práctica” Ma-
drid. Triacastela.

Principios de etica.indd 123 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 124 17/08/11 13:30

Capítulo

125

la psicosis con lesiones genitales orgánicas.
Afortunadamente los avances médicos enri-
quecieron el estudio sobre la histeria, dando
con esto un giro importante que obligó a
buscar nuevas comprensiones. La nueva co-
rriente implicó un cambio en sentido inver-
so, es decir, de arriba abajo, de lo psíquico
a lo corporal.

Es el siglo XX se enmarca el desarrollo
y la expresión más amplia del psicoanálisis,
ciencia que además de las cuestiones incons-
cientes también se permite acercar su mira-
da al estudio del cuerpo desde el lenguaje
inconsciente que éste refiere: “Será Freud
quien le concede la palabra al cuerpo histéri-
co, que es ahora escuchado como cuerpo del
deseo. Obligado por la regla fundamental, a
este cuerpo se le propone producir desde su
inmovilidad un discurso pleno de fantasías

A principios del siglo XVII Des-
cartes propone, al exponer su teoría sobre el
dualismo, la separación mente-cuerpo. Ac-
tualmente, en pleno siglo XXI el psicoanáli-
sis sigue esforzándose por encontrar los lazos
que unen ambos elementos, así como las lí-
neas de relación entre ellos. Diversos autores
han hecho aportaciones desde el psicoanáli-
sis al estudio del cuerpo, y desde la lectura
del cuerpo como aporte al psicoanálisis.

Dentro del psicoanálisis, nuevos cami-
nos se han abierto desde que Charcot inició
la era de la histeria, destacando en su etio-
logía la importancia del factor psíquico. En
aquellos momentos era admitido que las
enfermedades ginecológicas somáticas po-
dían influir sobre el psiquismo; de esa forma
Freud atribuía la histeria a la parametritis
posterior y algunos psiquiatras relacionaban

LP Julio Israel CarraNza plaNCarte

La bioética en el tratamiento
de la enfermedad psicosomática

10

Principios de etica.indd 125 17/08/11 13:30

126 Sección 2 Bioética

exceso y no utilizadas en el cuerpo se da una
repercusión en los órganos que se relacionan
con dichas sustancias.

Con lo anterior no se pretende sobre-
valorar el papel que las emociones tienen
en relación al estado físico de una persona.
Es solamente una de las explicaciones que
se suelen dar a los aspectos psicosomáticos.
Se regresaría a una postura reduccionista si
se considera que las enfermedades psicoso-
máticas implican únicamente una cuestión
de segregación de sustancias químicas en el
cuerpo.

Desarrollo

Es importante prestar atención a los aspec-
tos éticos que giran alrededor de dos áreas,
tales como la medicina y la psicología, pues-
to que cada una desde sus alcances y limita-
ciones deberán prestar sus esfuerzos para la
cura del paciente psicosomático.

El celo profesional puede llevar en
muchos casos a actitudes antiéticas, tales
como el cerrarse a una sola comprensión de
la enfermedad. Más bien se deberá analizar
en todo caso los aspectos físicos y psíquicos
que tiene la enfermedad. De esta forma se
propone que el proceso diagnóstico del sín-
toma implique una visión más amplia de la
situación.

Posterior al proceso diagnóstico se esta-
blecen las líneas que marcarán el tratamiento
que promueva la salud en el sujeto. En caso
de que se identifiquen aspectos psíquicos que
afecten la salud física del paciente se deberá
optar por un tratamiento psicoterapéutico
que permita atender conflictivas que lleguen
a afectar al cuerpo. De igual forma el psicote-

sobre sí mismo y sobre la historia del suje-
to1”. La psique ha utilizado al cuerpo para
hablar mediante sus síntomas y es el psicoa-
nálisis el que ha liberado al cuerpo de los
mensajes indescifrables por otros medios.

El cuerpo no es únicamente un con-
tenedor físico de la pisque, es también el
medio por el cual el inconsciente habla. Tal
como lo refiere Laks (2006), desde los pos-
tulados freudianos: “El secreto del paciente
quiere salir por la boca, las manos, y toda y
cualquier forma de expresión corporal2”. El
cuerpo habla por medio de sus movimien-
tos, de sus palabras, de sus silencios y de sus
padecimientos.

Por su parte la mente no es sino un ór-
gano del cuerpo. Lo que pasa con los otros
órganos es percibido por la mente. El cuer-
po es en su totalidad, incluyendo a la mente,
un mosaico de estructuras y de funciones. Si
uno de los órganos enferma, habrá afecta-
ciones de dicha enfermedad a otros órganos.
Si la mente enferma puede afectar a otros de
los tejidos u órganos. La tan conocida frase
célebre de Juvenal: “Mente sana en cuerpo
sano” podría también en este caso explicar la
relación entre una “mente enferma en cuer-
po enfermo”.

En 1947, Leland Hinsie refería que:
“Puede decirse, desde ahora, aún cuando sea
con un carácter empírico, que las emociones
son capaces de ‘invadir’ los órganos hasta el
punto de que sus funciones resulten altera-
das en grado apreciable3”. Sin embargo en la
actualidad se encuentra comprobado que las
emociones ocasionan que a nivel orgánico se
segreguen determinados tipos de sustancias,
como las endorfinas cuando se tiene alegría
o adrenalina cuando se presenta miedo.
Cuando dichas sustancias son segregadas en

1 SIVAK, Roberto. “Corporalidad y Psicosomática. Alexitimia y Categorías Fenomenológicas”. Dentro del compendio
“Corporalidad. La Problemática del Cuerpo en el Pensamiento Actual”. Lugar Editorial, Buenos Aires, 1998. P. 35

2 LAKS Eizirik, Claudio en su artículo “El Cuerpo y su Lenguaje en el Proceso Psicoanalítico” dentro del compendio “El
Cuerpo y el Psicoanálisis”. Asociación Psicoanalítica Mexicana. P. 9 Editores de Textos Mexicanos. México, D.F. 2006.

3 HINSIE, Leland. “El Hombre como Persona. Introducción a la Psicosomática”. Espasa Calpe. Madrid 1947. P.176

Principios de etica.indd 126 17/08/11 13:30

127Capítulo 10 La bioética en el tratamiento de la enfermedad psicosomática

trol del ego para emplearlas en el proceso
secundario[…] en la regresión, el paciente
psicosomático invierte parte del proceso. El
paciente vuelve a expresar sus estreses, sus
frustraciones, su sexualidad, sus necesidades
dependientes o su rabia de modo directo,
mediante la hiperactividad autónoma y vis-
ceral. Estamos ante una resomatización de
la expresión emocional que, de persistir,
provocará en los tejidos daños crecientes o
irreversibles5”. Desde esta concepción la psi-
cosomática se explica como la regresión de
la desomatización a la resomatización.

Con la finalidad de ejemplificar lo que
ocurre en la enfermedad psicosomática se ex-
pone a continuación una breve viñeta clínica.

Viñeta clínica

Anny es una niña de ocho años que presenta
dermatitis desde los cuatro años. Es la ter-
cer hija de una familia que se compone por
un padre agricultor de 49 años, su madre
es ama de casa y tiene 33 años, su hermano
mayor tiene 13 años, le sigue una hermana
de 9 años y finalmente su hermano menor,
quien tiene 5 años. —Anny tiene dermatitis,
dicen los doctores con los que la he llevado que
ya no hay medicina para ella, que lo que ne-
cesita es la atención de un psicólogo— (refie-
re la madre). La madre se dice preocupada
porque no sabe ya que más hacer para que
mejore su hija. Anny comenta un tanto ape-
nada que le salen unos granitos que le dan
comezón y por eso la llevan conmigo. Anny
llega a consulta psicológica tras haber cursa-
do por tres tratamientos médicos, el último
doctor fue quien recomienda a la madre la
atención psicológica como medio para bus-
car la mejora en la niña.

rapeuta que identifica aspectos orgánicos que
afectan al sujeto deberá promover la atención
médica que la persona necesite.

Como las enfermedades presentes en
el cuerpo han sido mayormente abordadas
desde la medicina, se expondrán a continua-
ción algunos aspectos relevantes sobre los
aspectos psicológicos que las enfermedades
físicas implican.

Respecto al origen de las enfermedades
psicosomáticas pueden encontrarse diver-
sas posturas. Una de ellas es la de Tordjan
(1976), quien refiere que la enfermedad
psicosomática no se presenta por la simple
existencia de un trauma no resuelto o una
emoción mal manejada. La enfermedad psi-
cosomática se presenta, desde su postura,
cuando ha ocurrido una unidad de ruptura4.

La unidad de ruptura se refiere a un
momento de la vida del sujeto en que el
cambio asume tal importancia que el orga-
nismo ya no es capaz de integrarlo. Cam-
bio en sentido afectivo, emocional, profe-
sional o familiar entre otros. Esta hipótesis
se justifica en la base de que muchos pa-
decimientos psicosomáticos aparecen en
los meses subsecuentes a que el sujeto ha
experimentado un cambio significativo o
unidad de ruptura.

En 1933 Schur realizó estudios sobre
la metapsicología de la psicosomática, don-
de identifica varios momentos de la regre-
sión psicosomática: “Cuando pasa el infan-
te normal a ser niño normal, desomatiza
gran parte de sus experiencias y conducta y
busca patrones más comunes de conducta,
que incluyen la simbolización del proce-
so secundario, la coordinación motora, el
pensamiento y la comunicación. Progresi-
vamente se van neutralizando las energías
libidinosas y agresivas y se las sujeta al con-

4 TORDJMAN, Gilbert. “Cómo Comprender las Enfermedades Psicosomáticas”. Gedisa, S.A. México 1990. P. 24
5 CAMERON, Norman. “Desarrollo y Psicopatología de la Personalidad: un Enfoque Dinámico”, Trillas, México 1990.

P.686

Principios de etica.indd 127 17/08/11 13:30

128 Sección 2 Bioética

puede pensar en que el padre sea una figura
hostil. Sin embargo se encuentra en Anny
también una cercanía excesiva con la madre,
entendida como una dificultad para sepa-
rarse psicológicamente de ella.

Para una niña de cuatro años (edad en
la que aparece el padecimiento), que está
en la etapa en la cual el desarrollo implica
la separación de la figura materna y el acer-
camiento a la figura paterna, debe resultar
complejo un ambiente en el cual, la figura
paterna es percibida como agresiva por la
madre (puesto que el padre se ha alejado).
A esto se suma la percepción negativa que la
abuela tiene de la figura masculina.

Si Anny quiere mantener el afecto de
la(s) figura(s) materna(s) deberá entonces
compartir con ellas los sentimientos hacia
la figura paterna. Pero, ¿cómo tener senti-
mientos de amor y odio hacia la misma per-
sona? Al no lograr dar un manejo adecuado
a la agresividad, Anny tiende a dirigir dicha
agresión hacia ella misma, a su piel, misma
que rasca y lastima hasta sangrar.

Queda aún la interrogante del por qué
es la piel el órgano que se elige como depo-
sitario del conflicto psíquico. Para entender
esta relación es importante analizar las fun-
ciones de la piel.

La piel es responsable de funciones bio-
lógicas importantes para el organismo. La
piel es esencialmente la cubierta o envoltura
exterior del organismo que funciona de mane-
ra permanente y que cumple dos importantísi-
mas misiones, la de relacionarnos con el mun-
do exterior y la de protegernos de las agresiones
de ese propio mundo6. Ante funciones tan
importantes éste órgano tendrá entonces la
capacidad de influir en aspectos psíquicos y
los aspectos psíquicos podrán influir en él.
La piel envuelve y protege; separa y pone en
contacto con el entorno.

Comenzó hace cuatro años con come-
zón en los párpados, lo que hacía que se ras-
cara. Después la comezón pasó también al
cuello, luego a las coyunturas de los brazos
y después en las piernas, atrás de las rodi-
llas. La comezón se manifiesta más durante
la noche, mientras la niña duerme, llegando
inclusive a amanecer con sangre por rascarse
dormida.

Los papás, hermana, hermano menor y
Anny duermen en el mismo cuarto a pesar
de haber otra recamara disponible, el único
que duerme solo es el mayor y esto es por-
que él así lo quiso. El papá les dice en oca-
siones que se vayan a dormir al otro cuarto
pero al ver que los niños no se quieren ir no
les dice nada más y los deja ahí.

Los abuelos maternos se divorciaron
por lo que la abuela materna vivió un tiem-
po con la familia de Anny, hasta hace tres o
cuatro años. Con su abuela, Anny llevaba
una buena relación, le tiene mucho cariño
aunque últimamente ya sólo hable con ella
por teléfono. Con su abuelo materno no ha
tenido mucha relación por el divorcio de él
con la abuela. Llama la atención que provi-
niendo de una pequeña comunidad tradi-
cional la abuela se halla divorciado, pero se
denota un importante resentimiento hacia
la figura masculina.

La relación entre los padres de Anny
aparentemente es estable, sin embargo la
madre refiere inconformidad por las ausen-
cias del padre, quien se va por varios días al
campo para trabajar.

Al momento de hacer el diagnóstico
con Anny, utilizando como herramienta
principal la evaluación psicoanalítica del
juego libre se identifican importantes senti-
mientos hostiles hacia el padre, denotando
una importante carga de energía agresiva
hacia dicha figura. De primera instancia se

6 http://www.lapiel.com/frontend/lapiel/noticia.php?id_noticia=179&id_seccion=167&tree_pos=sub_1_0_1. Consulta-
do el 27 de septiembre de 2008

Principios de etica.indd 128 17/08/11 13:30

129Capítulo 10 La bioética en el tratamiento de la enfermedad psicosomática

auxilio, el terapeuta deberá de escuchar con
cuidado y atención. Él necesita que lo escu-
chen, tal como sugiere Tordjan: “Es preciso
infundirle seguridad, devolverle la confianza
en ese otro –padre, madre, cónyuge- que le
ha traicionado7”. El terapeuta ha de desem-
peñar un papel substituto afectivo que el pa-
ciente le coloca desde la trasferencia.

El desempeño ético de los diferentes ac-
tores que tuvieron parte en este tratamiento
no fue sólo importante sino indispensable
para promover un estado saludable en la
niña. En primera instancia el tercer médi-
co que atiende a la niña y que contempla
en ella un funcionamiento patológico que
abarca más allá que cuestiones orgánicas. El
psicoterapeuta que solicita a la madre que
no abandone el tratamiento médico y que
siga aplicando las pomadas que le fueron
recetadas por el doctor. Y muy importante
también es el desarrollo que tiene la familia.

La familia se atrevió a buscar en la psi-
coterapia un tratamiento para su hija. Esto
se convierte en todo un reto para muchos
padres de familia, puesto que resulta más
fácil asimilar que un hijo esté enfermo por
cuestiones orgánicas (un agente externo que
viene a enfermar), más que la implicación
de aspectos psicológicos (el funcionamien-
to de la familia puede ser lo que enferma
al hijo).

En la enfermedad psicosomática se en-
cuentra una unión. Es posible referir que no
hay enfermedad que tenga sólo componen-
tes orgánicos y enfermedad que tenga sólo
componentes psíquicos. Toda enfermedad
implica en mayor o menor medida aspectos
de ambas partes, partes que son una misma.

La salud se logrará entonces con la in-
tegración, al igual que el proceso normal del
desarrollo.

Los sentimientos ambivalentes hacia
las figuras parentales promueven un impor-
tante nivel de ansiedad que se traduce en
una comezón recurrente. Es posible enten-
der entonces que Anny requiere separarse
psíquicamente de la madre y tener mayor
contacto con el padre. Tal como se expone
en el anterior párrafo, la piel es el órgano
que separa y el órgano que une.

Posterior a este diagnóstico se llevó a
cabo el tratamiento psicoterapéutico para
Anny, esto sin dejar de lado el tratamien-
to médico que implicaba la aplicación de
pomadas que si bien no curaban la enfer-
medad si aliviaban la irritación cutánea.
Se permitió que Anny externara de forma
sublimada mediante el juego la agresión al-
macenada y con algunas intervenciones con
la familia Anny fue logrando la separación
de la madre para comenzar a estructurar as-
pectos independientes en su desarrollo. El
síntoma fue disminuyendo y poco a poco
desapareciendo.

Conclusiones

Se tiene el conocimiento de que cuando un
paciente ha puesto el conflicto en el sínto-
ma psicosomático de alguna forma lo ha
exiliado del plano consciente y esto puede
dificultar comprender la dinámica, pues el
paciente está más acostumbrado a hablar del
síntoma que de sus conflictos.

El paciente psicosomático es alguien
que se ha quedado en el silencio por la es-
tructura de su personalidad, la educación,
la familia, el medio social o profesional. Por
ello se sirve del cuerpo para comunicar lo
que con palabras ya no es posible decir. Su
enfermedad es un grito, una queja que pide

7 TORDJMAN, Gilbert. “Cómo Comprender las Enfermedades Psicosomáticas”. Gedisa, S.A. México 1990. P. 96

Principios de etica.indd 129 17/08/11 13:30

130 Sección 2 Bioética

Bibliografía
Cameron, N. (1990). “Desarrollo y Psico-

patología de la Personalidad: un Enfoque
Dinámico”, Trillas, México.

Freud, S. (1976). “Introducción al Narci-
sismo”. En Obras Completas. Amorrortu
Editores. Vol. XIV. Buenos Aires.

Hinsie, L. (1947). “El Hombre como Per-
sona. Introducción a la Psicosomática”.
Espasa Calpe. Madrid.

http://www.lapiel.com/frontend/lapiel/
n o t i c i a . p h p ? i d _ n o t i c i a = 1 7 9 & i d _
seccion=167&tree_pos=sub_1_0_1.
Consultado el 27 de septiembre de 2008

Laks Eizirik, C. (2006). “El Cuerpo y su
Lenguaje en el Proceso Psicoanalítico”
dentro del compendio “El Cuerpo y el
Psicoanálisis”. Asociación Psicoanalítica
Mexicana. Editores de Textos Mexicanos.
México, D.F.

Ramírez Torres, JL. (2000). “Cuerpo y
Dolor. Semiótica de la Anatomía y la En-
fermedad en la Experiencia Humana”.
Universidad Autónoma del Estado de Mé-
xico. México.

Sivak, R. (1998). “Corporalidad y Psicoso-
mática. Alexitimia y Categorías Fenome-
nológicas”. Dentro del compendio “Cor-
poralidad. La Problemática del Cuerpo en
el Pensamiento Actual”. Lugar Editorial,
Buenos Aires.

Tordjman, G. (1990). “Cómo Compren-
der las Enfermedades Psicosomáticas”.
Gedisa, SA México.

Tubert-Oklander, J. (2006). “El Lugar
del Cuerpo en la Teoría Psicoanalítica”
dentro del compendio “El Cuerpo y el
Psicoanálisis”. Asociación Psicoanalítica
Mexicana. Editores de Textos Mexicanos.
México, D.F.

Principios de etica.indd 130 17/08/11 13:30

Capítulo

131

sus familiares. Basándose es el curso de esta
enfermedad y en el sufrimiento que provo-
ca en la vida mental de quienes la padecen,
se hace necesaria la atención sanitaria basa-
da en los principios bioéticos que defienden
el respeto a las personas, a su dignidad, a su
autonomía y a su vida.

Introducción

La enfermedad de Alzheimer es considera-
da uno de los tipos de demencia que más
frecuentemente se diagnostican en los or-
ganismos de salud alrededor del mundo,
en la actualidad se calcula que el nivel de
incidencia de este mal en adultos mayores
es considerable, pues el 5% de las personas
entre 65 y 80 años puede verse afectada, así
como un 15% de los mayores de 80 años.

La enfermedad de Alzheimer re-
presenta la forma más frecuente de demen-
cia en la población mundial, su tasa de cre-
cimiento se incrementa año con año, esto
se agrega al fenómeno de envejecimiento
poblacional que en algunos años más afec-
tará también a México. La enfermedad de
Alzheimer es una enfermedad degenerativa,
que suele aparecer entre los 70 y 80 años,
su causa es desconocida aún, por lo que
se hace compleja la labor de prevención.
La persona con enfermedad de Alzheimer
atraviesa por un curso lento de los síntomas
que de a poco la van dejando sin capaci-
dades cognoscitivas, motrices y de lenguaje;
su personalidad cambia y es frecuente que
se asocien a los síntomas la depresión y la
ansiedad. Es una condición humana que
conlleva dolor, miedo y sufrimiento cons-
tantes, tanto para el paciente, como para

LP Julieta aguilar palafox
LP Marcela herNáNDez reyes

La enfermedad de Alzheimer
desde la perspectiva bioética

11

Principios de etica.indd 131 17/08/11 13:30

132 Sección 2 Bioética

• Describir los principales programas de
prevención para evitar la enfermedad
de Alzheimer desde el enfoque psico-
social.

• Determinar programas efectivos de in-
tervención psicológica para el paciente
con enfermedad de Alzheimer.

• Identificar cuál es la el trato que se debe
dar a los enfermos de Alzheimer apli-
cando los principios bioéticos.

En México y los países latinoamerica-
nos se espera que en los próximos 20 años
se presente el fenómeno de envejecimiento
de la población, con lo que se incrementará
notablemente el número de casos. Dado lo
anterior se hace necesario que se investigue
acerca de esta enfermedad, con el propósito
de procurar a la población medios de aten-
ción humanos y éticos, para que el proceso
de la enfermedad sea más tolerable para la
persona que tiene el padecimiento, como
para los familiares y allegados a la misma.

Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer ha sido defini-
da por la OMS como: “Una dolencia dege-
nerativa cerebral primaria de causa descono-
cida”. Esta enfermedad consiste en cambios
microscópicos en el tejido cerebral de ciertas
partes del cerebro y una pérdida progresiva
y constante de acelticolina, sustancia quí-
mica que permite que las células nerviosas
efectúen sinapsis y está íntimamente involu-
crada en actividades mentales vinculadas al
aprendizaje, la memoria y el pensamiento.

Es un tipo de demencia que progresa
lentamente, su esperanza de vida es de 8 a
10 años, donde se va presentando deterioros
cognoscitivos específicamente de la memo-
ria, con dificultades en la motricidad, en el
lenguaje y en la identificación de objetos,
esta enfermedad incapacita severamente a la

Se considera que existen actualmente
unos 25 millones de personas que la pade-
cen en el mundo, y probablemente en los
próximos 20 años se registrarán 70 millones
de nuevos casos.

Constituye la forma más común de de-
mencia, se estima que entre un 50% a 70%
de los casos diagnosticados de demencia y
es la cuarta causa de muerte en los Estados
Unidos, donde hay unos 4.5 millones y se
espera que llegará a los 13.2 millones para
el 2050, dando por entendido que las cifras
se triplicarán.

En Europa hay aproximadamente 3
286 personas que padecen demencia y apa-
recen 824 casos nuevos por año, en España
se ha detectado un incremento de la inci-
dencia de casos debido al envejecimiento
de la población y ha llegado a constituir un
problema de salud pública, en este país hay
unos 800 mil casos, aunque oficialmente,
sólo hay registrados 600 mil.

En México las cifras son inciertas, se-
gún fuente de la Secretaría de Salud que no
se tienen datos sobre la incidencia de esta
enfermedad, esto debido a que no se prac-
tican encuestas epidemiológicas a nivel na-
cional, las cifras que se tienen de los casos
se recaban de los registros hospitalarios de
Centros de Salud, pero como se dijo antes,
no se ha llevado a cabo una encuesta nacio-
nal epidemiológica para conocer la inciden-
cia y prevalencia del problema. Sólo existe
un estimado de 600 mil personas que pade-
cen la enfermedad de Alzheimer en México.

El propósito principal de la presen-
te investigación documental, es describir
el panorama actual a nivel de evaluación,
prevención e intervención psicosocial en el
área del Alzheimer, desde la perspectiva de
la bioética. Así como:

• Identificar, describir las conductas de
riesgo que contribuyen al paciente con
enfermedad de Alzheimer.

Principios de etica.indd 132 17/08/11 13:30

133Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

los alimentos, se atraganta frecuentemente y
no controla sus gestos.

Las alteraciones del lenguaje se pre-
sentan de manera gradual y difusa, se altera
inicialmente la expresión, para deteriorarse
hasta un lenguaje pobre en contenido, esto
debido a que tienen la incapacidad para en-
contrar las palabras y la denominación de
los objetos (afasia), lo que resuelven sus-
tituyendo las palabras (parafasias). Con el
tiempo, los pacientes desarrollando cada
vez más dificultad en la expresión y com-
prensión y pueden por último perder la ca-
pacidad para leer y escribir. En fases avanza-
das de la enfermedad los pacientes pueden
presentar ecolalia (repetir lo que acaban de
escuchar), palilalia (repetir una palabra ó
una frase) ó mutismo. Pueden presentarse
agnosias, pérdida del reconocimiento facial
(prosopagnosia).

La personalidad suele alterarse en las
fases finales, puede aparecer depresión en el
20% de los casos, pueden aparecer también
síntomas psicóticos, generalmente en forma
de alucinaciones y a veces crisis de agitación
o de pánico, las que aumentan con el incre-
mento del deterioro. Pueden aparecer tam-
bién delirios, agitación y agresión, apatía,
estados de euforia, alteraciones del apetito
y la alimentación, es muy frecuente en el
inicio la irritabilidad y labilidad del afecto.
Estos síntomas hacen difícil el manejo del
paciente, especialmente para sus cuidadores
quienes están en riesgo de generar también
cuadros clínicos como depresión ó ansiedad
debido a la dificultad para convivir con los
síntomas conductuales.

En estadíos avanzados de la enfermedad
puede haber crisis convulsivas, incontinencia
esfinteriana, postración en cama e incapaci-
dad para expresarse y moverse a voluntad.

La etiología de la enfermedad ha sido
por mucho tiempo difícil de establecer;
existen tres grandes grupos de teorías etio-
lógicas: la genética, la infecciosa y la tóxica

persona para cualquier actividad autónoma,
esto en la última etapa de su curso.

La enfermedad de Alzheimer se mani-
fiesta con mayor frecuencia entre los 70 y 80
años; tiene dos subtipos: el inicio temprano
cuando los síntomas comienzan a presentar-
se a los 65 años ó antes y el inicio tardío
donde la sintomatología comienza a presen-
tarse después de dicha edad.

El curso de la enfermedad varía en cada
persona, los síntomas al inicio son sutiles,
casi imperceptibles, tanto para el paciente,
como para su familia, pero los síntomas de
memoria, razonamiento y juicio general-
mente anuncian el inicio de la enfermedad,
estos síntomas se van haciendo cada vez más
frecuentes y más profundos.

El paciente empieza a manifestar una
ligera pérdida de la memoria reciente, el
déficit de la memoria se intensifica hasta la
amnesia total, se afecta tanto la memoria
primaria como la secundaria y posterior-
mente la memoria semántica y la remota,
que incluyen todos los aspectos cognitivos,
lo que incrementa el deterioro en todas las
áreas de vida.

Con el tiempo se observa más des-
orientación y confusión, se produce el sín-
drome del anochecer, se produce cuando
los síntomas empeoran por la tarde; los in-
dividuos tienen dificultad progresiva en las
funciones ejecutivas como la interpretación
de conceptos abstractos y en la consecución
de tareas complejas. A menudo desarrollan
dificultad en habilidades visuoespaciales,
incrementando la tendencia a desorientar-
se o afectando su capacidad para construir
esquemas sencillos (apraxia constructiva).
Manifiesta dificultad para realizar certera-
mente movimientos voluntarios, como el
vestirse, atarse los zapatos, etc., además de
dificultades en la marcha, pierde el equili-
brio y pueden presentarse anomalías moto-
ras como la deambulación o el vagabundeo.
En fases avanzadas le cuesta la deglución de

Principios de etica.indd 133 17/08/11 13:30

134 Sección 2 Bioética

rrecta historia clínica complementada con
un examen neurológico y neuropsicológico.
Con una batería de pruebas neuropsicoló-
gicas y, si es preciso, pruebas de imagen, un
médico especializado tiene un 80%-90%
de probabilidades de diagnosticar correcta-
mente la enfermedad.

Las pautas para el diagnóstico defini-
tivo de acuerdo con el CIE-10 se requieren
todos los síntomas:

1. Deterioro de memoria.
Alteración para registrar, almacenar y
recuperar información nueva.
Pérdida de contenidos amnésicos rela-
tivos a la familia o al pasado.

2. Deterioro del pensamiento y del razo-
namiento.
Demencia es más que dismnesia.
Reducción en el flujo de ideas.
Deterioro en el proceso de almacenaje
de información.
Dificultad para prestar atención a va-
rios estímulos simultáneos.
Dificultad para cambiar el foco de
atención.

3. Interferencia en las actividades cotidianas.
4. Nivel de conciencia claro.
5. Síntomas presentes al menos durante

seis meses.

Para el DSM-IV los criterios diagnósti-
cos son los siguientes:

1. Déficits cognitivos múltiples.
Alteración de la memoria.
Una o más de las siguientes alteraciones
cognitivas: afasia, apraxia o agnosia.
Alteración de la función ejecutiva.

2. Estas alteraciones interfieren en el fun-
cionamiento laboral y social.

3. Curso gradual y progresivo.
4. Las alteraciones cognitivas no son debi-

das a otras causas.
5. Los déficits no suceden en el curso de

un delirium.

y de acuerdo con cada una de ellas puede
tener distintos programas de prevención.

Respecto a la teoría genética no hay
una medida preventiva, pues es cuestión
cromosómica, sin embargo, cabe señalar
que el hecho de que no se presente una
predisposición al ser portadores de estos ge-
nes, se necesita de estímulos externos y otra
combinación de factores.

En lo que se refiere a la infecciosa solo
se sabe que existen virus denominados len-
tos que presumiblemente derivan este cua-
dro de enfermedad. Y por último como ma-
nera preventiva de la teoría toxica no existen
evidencias que de acciones que puedan te-
ner ese efecto.

Evaluación psicológica

La enfermedad de Alzheimer, como ya se
explicó, cursa con una serie de síntomas que
evolucionan en gravedad a lo largo del curso
de la enfermedad, sin embargo es importan-
te señalar la forma clínica en la que se lleva
a cabo el diagnóstico.

En la práctica clínica, la sintomatolo-
gía se presenta de manera insidiosa durante
meses ó años y consiste fundamentalmente
en la pérdida de la memoria, desorientación
temporo-espacial, alteraciones del juicio y
raciocinio, alteraciones del lenguaje, altera-
ciones de la compresión verbal y visual, al-
teraciones de la capacidad de cálculo, cam-
bios del carácter, etc. La sintomatología es
muy variada de persona a persona, así como
la presencia de ciertos síntomas a lo largo
del tiempo del curso de la enfermedad. En
un principio, los síntomas se superponen
con los del envejecimiento normal, pero en
algún momento se destaca el patrón típico
de pérdida de la memoria, agnosia, apraxia
y afasia.

El diagnóstico de la enfermedad de
Alzheimer se realiza por exclusión, es fun-
damentalmente clínico, elaborando una co-

Principios de etica.indd 134 17/08/11 13:30

135Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

volumen de los lóbulos temporales con am-
pliación de las fisuras silvianas e hidrocefalia
exvacuo. Se observa en la RMN el ribete cor-
tical más reducido que la sustancia blanca.

Instrumentos de evaluación psicométrica
de la enfermedad de Alzheimer

Tests de Cribado para la detección de la en-
fermedad de Alzheimer

Son instrumentos diagnósticos, están com-
puestos por una serie de factores específicos,
que permiten estimar de manera temprana
déficits en las funciones cognoscitivas.

Estos tests funcionan a manera de fil-
tros en paciente asintomáticos ó sintomá-
ticos leves, su función no es diagnosticar,
sino seleccionar sujetos que posiblemente se
encuentren en el inicio de la enfermedad.
Su aplicabilidad es sencilla, así como la in-
terpretación de los resultados, su aplicación
suele ser rápida, con el fin de que pueda
incluirse en la misma consulta diagnóstica,
teniendo en cuenta el número de personas a
quienes se les aplica y su posibles limitacio-
nes físicas, sensoriales y culturales.

Estas pruebas son consideradas tests
neurológicos breves y constituyen las únicas
pruebas de demencia con una amplia vali-
dez y confiabilidad en los países europeos y
Estados Unidos.

Mini Mental State Examination (MMSE)

Es un test creado por M.F. Folstein, en 1975;
es una escala cognitiva-conductual para con-
firmar y cuantificar el estado mental de una
persona. Tiene una alta dependencia del len-
guaje y consta de varios ítems relacionados a la
atención. Se puede aplicar en 5 a 10 minutos,
dependiendo del entrenamiento del aplicador.

Evalúa la orientación, el registro de
información, la atención y el cálculo, el re-
cuerdo, el lenguaje y la construcción. Tiene

En lo referente a los instrumentos de
exploración clínica usados para el diagnósti-
co de la enfermedad de Alzheimer, es usual
el uso de:

1. Tomografía axial computarizada (TAC):
es un aparato especial de rayos X que
dispara una serie de rayos a través del
cerebro y una computadora hace el aná-
lisis para crear una imagen de su estruc-
tura interna, su tamaño y su forma.

2. Resonancia magnética nuclear (RMN)
ó imagen de resonancia magnética
(IRM): hace una copia clara y detallada
del tejido cerebral, las áreas enfermas
contrastan del tejido sano.

3. Tomografía de emisión de positrones
(TEP): se basa en la física nuclear, pro-
vee una foto del cerebro semejante a la
del TAC, pero revelando la actividad
existente en las diversas áreas del cere-
bro, mostrando si existe reducción de
dicha actividad y las áreas afectadas.
Permite detectar tempranamente el
daño cerebral, lo que facilita la inter-
vención médica oportuna.

De acuerdo con el DSM-IV (2001), los
hallazgos de laboratorio de la enfermedad de
Alzheimer, la mayoría de los casos presenta
una atrofia cerebral con mayor dilatación de
los surcos y mayor extensión de los ventrícu-
los, en comparación a un cerebro que tam-
bién enfrenta el proceso de envejecimiento,
esto es visible en estudios con TAC y RMN.
El examen microscópico de muestras de te-
jido cerebral arroja la presencia de cambios
histopatológicos, entre los que se encuentran
placas seniles, nudos neurofibrilares, dege-
neración granulovascular, pérdida neuronal,
gliosis astrocitaria y angiopatía amiloide, en-
contrando también, en ocasiones, cuerpos
de Lewis en neuronas corticales.

Por otro lado, Aso (2005), asegura que
también son frecuentes en estudios TAC
y RMN las apreciaciones de la pérdida de

Principios de etica.indd 135 17/08/11 13:30

136 Sección 2 Bioética

Cuestionario portátil breve del estado mental

Creado por Pfeiffer en 1975, se trata de un
cuestionario que estima la funcionalidad,
en concreto, actividades instrumentales de
la vida cotidiana.

Tiene una fiabilidad alta para el diag-
nóstico del deterioro cognitivo en fases ini-
ciales, su rendimiento es mayor si se aplica en
combinación con otros tests psicométricos.

Syndrom Kurztest (SKT)

Creado por Erzigkeit H. en 1989; se trata
de un test breve para el estudio de la memo-
ria y la atención.

Contiene nueve subtest que estudian la
denominación de objetos, evocación, apren-
dizaje, lectura de números, ordenamiento
de números, tareas de interferencia y dos
pruebas de memoria. Tiene cinco formas
paralelas para permitir una evaluación re-
petida. Existen adaptaciones y validaciones
para distintos medios culturales. Lo puede
administrar cualquier personal sanitario
adiestrado y su tiempo de administración es
de 10-12 minutos.

Se obtienen puntuaciones brutas de
cada uno de los nueve subtest. Las puntua-
ciones brutas se reconvierten en una escala
a través de una tabla de conversión en fun-
ción de la edad y nivel premórbido.

Las puntuaciones totales se sitúan entre
0 y 27 puntos, donde las puntuaciones ma-
yores representan un mayor deterioro.

El test es muy útil como medida com-
puesta de la función cognitiva. No implica
componentes de lectura y escritura, pero
requiere un conocimiento numérico básico.

Interview for Deterioration in Daily Living
Activities in Dementia (IDDD): (Entrevista
del deterioro de las actividades diarias)

Creado por Teunisse S, Derix MM, Crevel
H. Su objetivo es la evaluación de las activi-

una puntuación total de 30, donde un score
menor de 24 sugiere demencia, entre 23 y
21 demencia leve; 20 y 11 demencia mode-
rada y menor de 10 demencia severa.

El la demencia tipo Alzheimer, la me-
dia de cambio de puntuación anual es de 2
a 5 puntos.

Short Blessed Test (SBT) ó Escala de Demen-
cia de Blessed

Fue diseñada por Blessed et al., en 1968 con
el fin de establecer una correlación anato-
mo-funcional entre una escala y el número
de placas seniles encontradas en las mues-
tras cerebrales de pacientes ancianos. Se uti-
liza para valorar el grado de severidad del
deterioro cognitivo, su control evolutivo y
la respuesta a nuevos tratamientos.

Requiere unos 20-30 minutos para su
ejecución. Consta de dos partes: una valora-
ción funcional mediante entrevista efectua-
da al cuidador, interrogándolo sobre la ca-
pacidad del paciente para desenvolverse en
el día a día (Escala de demencia propiamen-
te dicha o Dementia Rating Scale-DRS),
y una valoración cognitiva, el Information
Memory Concentration Test o IMCT, que se
realiza mediante una entrevista al paciente y
viene a medir los mismos aspectos del Mini
Examen Cognitivo (MMSE).

La sub-escala de valoración funcional
(DRS) consta de 22 ítems divididos en tres
apartados: cambios en la ejecución de las
actividades diarias, de hábitos y de perso-
nalidad, interés y conducta. Su puntuación
máxima es de 28 puntos.

La subescala cognitiva (IMCT): explo-
ra, en 28 ítems, orientación-información,
memoria y concentración-atención, con
una puntuación máxima de 37. Existe una
versión reducida de ésta, el Short Orienta-
tion-Memory-Concentration Test (SOMC),
diseñada por Katman et al., formada por los
6 ítems más sensibles del test original y pon-
derando los errores cometidos.

Principios de etica.indd 136 17/08/11 13:30

137Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

viven en la comunidad y que presentan un
mínimo de discapacidad puntúan alrededor
de 22. Los sujetos ancianos hospitalizados
puntúan alrededor de 32, los ingresados en
residencias puntúan alrededor de 36.

Escala de Depresión de Hamilton. Hamilton
Depression Rating Scale (HDRS)

Creada por Hamilton M, en 1960, su obje-
tico es evaluar la gravedad de la depresión en
personas de cualquier edad a través de una
entrevista semiestructurada con 21 ítems. En
general, únicamente se consideran 17 ítems.

Incluye síntomas somáticos y compo-
nentes semiológicos de ansiedad. Se requie-
re experiencia en la entrevista psiquiátrica.
El tiempo de administración oscila entre 20
y 25 minutos.

Para su calificación nueve ítems se pun-
túan de 0 a 4, mientras que ocho ítems se
puntúan 0-2. La puntuación final es la suma
de las puntuaciones parciales. La puntuación
máxima en la versión de 17 ítems es de 52.

En general, se considera un punto de
corte de 10/11 como indicativo de depre-
sión. Requiere una evaluación especial una
puntuación superior a 13 o puntuación del
ítem 1 (estado depresivo) de dos o más.

Escala de Depresión Geriátrica. Geriatric
Depression Scale (GDS)

Sus autores son Yesavage J.A, Brink T.L.,
Rose T.L., Lum O., Huang V., Adey M.,
Leier O. Fue creada en 1983. Su objetivo
es la evaluación de la depresión en ancianos.

En su versión completa consta de 30
preguntas relacionadas con la depresión en
personas de edad. El paciente debe respon-
der sí o no a cada pregunta.

Existen versiones de 15, 10 y cuatro
ítems que se adaptan a distintas necesida-
des del clínico. Las versiones de 10 y cuatro
ítems se pueden usar como screening (tests de
cribado). No requiere especial formación

dades de la vida diaria en sus aspectos com-
plejos (instrumentales) y básicos.

Contiene 33 ítems divididos en dos
apartados: cuidado personal (16 ítems) y
actividades complejas (17 ítems). El apar-
tado de cuidado personal, está centrado en
actividades básicas de la vida diaria como
bañarse, secarse, vestirse, cepillarse los dien-
tes, peinarse, etc. El apartado de activida-
des complejas contiene ítems centrados en
actividades instrumentales como comprar,
pagar, cortar la comida o encontrar cosas.

Consiste en una entrevista con un in-
formante (familiar o cuidador fiable), dura
alrededor de 12-15 minutos.

Para calificarla cada ítem se puntúa en
una escala de 1 a 3. Se puntúa 1 cuando el
sujeto no necesita ayuda en la actividad pre-
guntada. Se puntúa 2 si en ocasiones nece-
sita ayuda o más ayuda que la habitual. Se
puntúa 3 si siempre o casi siempre necesita
ayuda o mucha más que habitualmente. La
puntuación final es la suma de las puntua-
ciones obtenidas en cada ítem.

Rapid Disability Rating Scale-2 (RDRS-2),
(escala rápida de deshabilidad mental)

Es creado por Linn MW, Linn B.S. en 1982.
Evalúa la discapacidad en personas de edad.

Contiene 18 ítems divididos en tres
apartados: ayuda para las actividades co-
tidianas (andar, bañarse, vestirse, etc.); el
grado de incapacidad (comunicación, audi-
ción, visión, incontinencia, etc.), y los pro-
blemas especiales (confusión mental, falta
de cooperación, depresión).

Se administra a través de una entrevista
a un familiar o cuidador que conozca bien al
paciente. La puede usar directamente el per-
sonal que trata pacientes en instituciones. El
tiempo de administración es de 5-8 minutos.

Cada ítem se puntúa en una escala de
1 a 4. El rango de las puntuaciones posi-
bles va de 18 (no existe discapacidad) a 72
(casos más graves). Los sujetos ancianos que

Principios de etica.indd 137 17/08/11 13:30

138 Sección 2 Bioética

en la comunidad, capacidad en casa y en afi-
ciones y cuidado personal.

La administra un clínico a partir de la
información reunida en la entrevista clínica
con el paciente y con un informante fiable.
Por lo general, se requiere una entrevista es-
tructurada de unos 40 minutos de duración.

Se puntúa a través de la comparación
de los datos del paciente en cuestión con
cada uno de los grados señalados en cada
variable de la escala. El paciente se adscri-
be a la categoría más adecuada de cada va-
riable. Se puntúa 0 en caso de normalidad,
0,5 en casos de trastornos dudosos, y 1, 2 o
3 en casos de trastornos leves, moderados
o graves. La puntuación final depende del
conjunto de puntuaciones obtenidas en las
diversas variables, con la tendencia a que la
puntuación de la memoria es la dominante.
No es fácil dar la puntuación global si no
se conocen las reglas de puntuación. Existen
tablas para obtener la puntuación global a
partir de las puntuaciones de cada variable.
Se realiza, también, una puntuación llama-
da sum of boxes (suma de las casillas), obte-
niéndose la puntuación media final.

Global Deterioration Scale (GDS): (Escala
de deterioro Global)

Creada por Reisberg B., Ferris S.H., de León
M.D., Crook T. en 1982, su objetivo es la eva-
luación de las fases de deterioro desde la nor-
malidad hasta las fases más graves de demencia.

Presenta una descripción de siete fases
características de la evolución de la norma-
lidad a las fases más graves de la demencia
tipo Alzheimer.

La realiza un clínico que conoce los da-
tos relevantes del paciente. Dura alrededor
de 2 a 3 minutos si se dispone de la infor-
mación requerida. De otra forma requiere
una entrevista dirigida.

Para su interpretación se escoge la fase
que mejor describe la clínica actual del pa-
ciente.

para su evaluación. Se puede usar mediante
autoevaluación. La aplicación dura entre 10
y 12 minutos.

Neuropsychiatic Inventary (NPI): (Inventario
de Neuropsiquiatría)

Creado por Cummings J.L, Mega M., Gray
K., Rosenberg-Thompson S., Carusi D.A,
Gornbein J. en 1994; su objetivo es evaluar
las manifestaciones neuropsiquiátricas más
frecuentes en las demencias y determinar
también su frecuencia e intensidad de forma.

Contiene un listado de 12 alteraciones
neuropsiquiátricas (delirios, alucinaciones,
agitación/agresión, etc.). Inicialmente se pre-
gunta sobre la existencia del síntoma, y si la
respuesta es positiva, se evalúa la frecuencia y
la intensidad del mismo. También se pregunta
sobre la molestia que efectúa en el cuidador.

Se aplica entrevistando a un cuidador o
familiar. El tiempo de administración varía,
pues depende del conocimiento del pacien-
te y de que se use o no sistemáticamente la
entrevista estructurada del inventario. Dura
alrededor de 15 minutos.

En su calificación cada ítem se pun-
túa en una escala de frecuencia que va de
0 (inexistente) a 4 (muy frecuentemente
ó continuamente). La gravedad se puntúa
mediante una escala de tres puntos. Leve,
moderado y grave. En cada variable se rea-
liza el producto entre la frecuencia y la gra-
vedad. La puntuación final es la suma de las
puntuaciones parciales de cada ítem (pun-
tuación máxima posible = 144).

Clinical Dementia Rating (CDR):
(Escala clínica de demencia)

Es creada por Hughes C.P., Berg L., Dan-
zinger W.L. en 1988. Su objetivo es medir
globalmente el grado de demencia.

Consiste en evaluar seis ámbitos cogni-
tivos y funcionales: memoria, orientación,
juicio y resolución de problemas, capacidad

Principios de etica.indd 138 17/08/11 13:30

139Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

demostrado alta sensibilidad en la detección
temprana de déficit. A su vez, las pruebas
debían caracterizarse por un tiempo de eje-
cución breve y un procedimiento de valora-
ción objetivo y por ser de fácil aplicación.

El test de los Siete Minutos permite una
exploración específica de varias áreas cogni-
tivas especialmente comprometidas y pre-
cozmente afectadas en la demencia de tipo
Alzheimer y en otras demencias: orientación
temporal, memoria inmediata y a largo pla-
zo, denominación, organización visuoespa-
cial, procesamiento y memoria semántica.
Incluye cuatro subtest: a) test de orientación
de Benton (orientación temporal); b) re-
cuerdo libre y facilitado (memoria episódi-
ca); c) test del reloj (capacidad visuoespacial
y visuoconstructiva); y d) fluidez categorial
(memoria semántica y estrategia de recupe-
ración de palabras). Subtests contenidos en
Test de los Siete Minutos:

Test de orientación temporal de
Benton. Este cuestionario de Benton in-
cluye cinco preguntas básicas de orienta-
ción temporal. A diferencia de otras prue-
bas de orientación temporal, no sólo evalúa
el acierto-error de las respuestas del sujeto,
sino que además puntúa el grado de desvia-
ción respecto a la respuesta correcta, cuanti-
ficando la magnitud del error. La magnitud
del error se puntúa del modo siguiente: Día
de la semana: 1 punto por cada día de error
con un máximo de 3 puntos. Día del mes:
1 punto por cada día de error con un máxi-
mo de 15 puntos. Mes: 5 puntos por cada
mes de error con un máximo de 30 puntos.
Año: 10 puntos por cada año de error con
un máximo de 60 puntos. Hora: 1 punto
por cada 30 minutos de error con un máxi-
mo de 5 puntos.

Recuerdo libre y facilitado. Este test
está basado en el hecho de que los pacien-
tes con demencia de tipo Alzheimer tienen
una notable incapacidad para beneficiarse
de estrategias mnemotécnicas en el proce-
samiento, codificación y recuperación de la

Test Barcelona-Abreviado (TB-A)

Creado por Peña-Casanova J., Guardia J.,
Bertrán-Serra I., Manero R.M., Jarne A.
en1997. Su objetivo es la exploración neurop-
sicológica general de longitud intermedia a
partir de la versión inicial y completa del test.

Contiene los principales apartados de
la exploración cognitiva. Un total de 55
ítems, dividido en 7 variables: orientación,
lenguaje, lectura, escritura, reconocimiento
visual, memoria y abstracción. Existen ver-
siones para población española, mexicana,
chilena, argentina y peruana.

Requiere experiencia y conocimientos
de neuropsicología. La interpretación la
debe realizar un clínico experto.

El tiempo de administración oscila en-
tre 30 a 40 minutos en función del tipo de
paciente y de la experiencia del examinador.

Se realiza una puntuación específica por
subtest según las normas del manual. El re-
sultado de cada subtest se pasa a una hoja de
registro (perfil), correspondiente con la edad
y escolaridad del sujeto. En esta hoja las pun-
tuaciones quedan distribuidas en columnas
correspondientes a los distintos percentiles.
Se obtiene un perfil (gráfico) en el que se ob-
servan las capacidades preservadas y alteradas.

A partir de la puntuación bruta de
cada subtest se realiza una reconversión en
una escala ordinal (0, 1, 2). El sumatorio de
esta reconversión da lugar a una puntuación
que puede oscilar entre cero y 110 (máximo
posible obteniendo dos puntos en cada uno
de los 55 ítems). La puntuación obtenida se
reconvierte a una escala en la que la media
es 100 y la DE 15 (equivalente CI).

El Test de los Siete Minutos

Fue diseñado por Solomon y Pendelberry
en 1998, para evaluar demencia. Sigue dos
criterios fundamentales: explorar procesos
cognitivos específicamente comprometidos
en la demencia de tipo Alzheimer, y haber

Principios de etica.indd 139 17/08/11 13:30

140 Sección 2 Bioética

pertenece del siguiente modo: “Le mostré el
dibujo de una fruta; ¿cuál era?”. La suma del
recuerdo libre y el recuerdo facilitado forma
la puntuación de recuerdo total.

Test del reloj. Mediante esta prueba
se evalúan las habilidades visuoespaciales y
visuoconstructivas, la cual ha demostrado
un buen rendimiento diagnóstico en la de-
tección del deterioro mental y la demencia.
Consiste en solicitar al sujeto que dibuje un
reloj que marque las once y diez y se puntúa
de 0 a 7 según los siguientes criterios:

• Están todos los números del 1 al 12
(arábigos o romanos).

• Los números están en el orden crecien-
te correcto (aunque no estén los 12).

• Los números están en la posición co-
rrecta, repartidos en los cuatro cua-
drantes.

• Hay dos manecillas (no valen señales o
círculos).

• La hora está señalada (con la manecilla
u otra señal).

• Los minutos están señalados (con la
manecilla u otra señal).

• La manecilla de las horas es menor que
la de los minutos (o el sujeto lo indica
de forma verbal).

Fluidez categorial. Esta prueba, que
valora la memoria semántica y el acceso al
almacén léxico, ha sido muy utilizada en la
evaluación cognitiva y en la detección siste-
mática del deterioro mental; se ha demos-
trado que es muy sensible al deterioro en la
demencia de tipo Alzheimer. Sus principales
características son:

a) Tiempo máximo: un minuto que
debe cronometrarse.

b) Puntuación: número de nombres
de animales dados por el sujeto en
un minuto.

c) No se puntúan los nombres repeti-
dos o incorrectos.

información. Evalúa la memoria episódica
tras haber forzado el sujeto el procesamien-
to semántico de cada uno de los dibujos
presentados en una secuencia de categori-
zación, denominación y recuerdo inmedia-
to. Durante la presentación se proporciona
una clave semántica (categoría del objeto)
para cada ítem, que en la fase de “recuerdo
facilitado” servirá como clave de acceso al
material memorizado y vía común forzada
para el almacenamiento y la recuperación de
la información. Además, al establecer una
pauta de aprendizaje, se reducen las inter-
ferencias por distracción o ansiedad ante la
evaluación. En el Test de los Siete Minutos
se presentan dibujos de objetos que el sujeto
debe denominar, lo cual posibilita su apli-
cación a individuos de bajo nivel cultural o
analfabetos y asegura la correcta identifica-
ción del objeto. El procedimiento de aplica-
ción de la prueba es el siguiente:

Denominación: primero se solicita al
sujeto que denomine cada una de los ele-
mentos que se presentan (se muestran 16 fi-
guras pertenecientes a diferentes categorías:
(plátano, fruta; elefante, animal; etc.) distri-
buidas en cuatro tarjetas con cuatro figuras
cada una).

Recuerdo inmediato: tras la correcta
identificación de los cuatro elementos de la
tarjeta, se retira y se pregunta al sujeto por
cada uno de los elementos (“le he enseñado
una fruta, ¿qué fruta era?”), repitiendo este
proceso con las cuatro tarjetas.

Recuerdo libre: una vez concluidos la
denominación y recuerdo inmediato de las
figuras se realiza una tarea distractora (meses
del año hacia atrás), tras la que se solicita
al sujeto que diga los nombres de todos los
dibujos que recuerde.

Recuerdo facilitado: cuando el sujeto ya
no es capaz de recordar más figuras (15 se-
gundos sin respuesta) se le dice: “Voy a darle
algunas pistas para ayudarle” (clave semánti-
ca). Se le pregunta por cada figura que no ha
recordado indicándole la categoría a la que

Principios de etica.indd 140 17/08/11 13:30

141Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

el apoyo, todo repartido en la familia, con la
ayuda de sus grupos de apoyo.

Es necesaria una comprensión integral
de los recursos prácticos como de los proble-
mas psicosociales que existan dentro de la
familia, esto ayudará a establecer estrategias
de cuidado y apoyo para los involucrados
directa e indirectamente con la enfermedad.

Programas de prevención

La prevención constituye la base más segura
para evitar la enfermedad. Sin embargo, es
difícil evitar su aparición, puesto que se des-
conoce la causa que la produce. Las recomen-
daciones de los expertos se centran funda-
mentalmente en dos puntos clave: detección
precoz de los primeros síntomas, y ejercitar
la memoria y la función intelectual. Última-
mente se están asociando los factores de ries-
go vascular (hipertensión, diabetes) a mayor
riesgo, no sólo de padecer demencia vascular,
sino también de enfermedad de Alzheimer.

La detección precoz supone ganar
tiempo a la enfermedad y retrasar los peo-
res síntomas, los que incapacitan más a las
personas. Por eso es tan importante detec-
tar las primeras manifestaciones, signos que
indican un declive en la memoria, aunque
no haya todavía disfunciones cognitivas, o
alteraciones en la capacidad intelectual, de
esta forma, se podrá actuar a tiempo.

Otra estrategia se encuentra en el ejerci-
cio intelectual y, específicamente, de la me-
moria. Se ha expuesto que el entrenamiento
de la memoria y de las capacidades intelec-
tuales –por ejemplo, a través de la lectura–
retrasa la evolución de la enfermedad.

También se ha asociado un mayor ni-
vel cultural a menor riesgo de padecer la
enfermedad. Además, mantener una dieta
equilibrada, baja en grasas, parece proteger
también frente al deterioro cognitivo.

Son pocos a nivel mundial los pro-
gramas específicos de prevención para el

La puntuación global del Test de los
Siete Minutos se obtiene combinando los
resultados de los cuatro subtest que lo com-
ponen a través de tablas de conversión. En
primer lugar, se trasforma la puntuación de
cada subtest en puntuación Z (típica), lo que
permite su interpretación en relación con la
distribución de la población normal de refe-
rencia y, además, la expresión de las cuatro
puntuaciones en una misma escala homo-
génea. Posteriormente, estas puntuaciones
se suman, dando lugar a un valor que ofre-
ce una interpretación simple e intuitiva de
los resultados de la evaluación y que puede
ser contrastado con un punto de corte para
demencia o expresado en percentiles de la
distribución del grupo normativo.

La evaluación psicosocial

La evaluación psicosocial precede al diag-
nóstico de Alzheimer, consiste en evaluar al
paciente en el sentido de entender el impac-
to de su enfermedad en el propio individuo,
en el funcionamiento de éste y en el impac-
to en la familia.

La enfermedad de Alzheimer afecta
toda la estructura del paciente, todas sus
áreas de vida, por ello, se hace más útil eva-
luar en base a esa integridad, no sólo en base
a los síntomas. Esto llevará a un tratamiento
individualizado, significativo y útil, donde
pueden detectarse los recursos funcionales,
intelectuales y psicológicos del paciente y
reforzarlos.

En esta evaluación se deben tomar en
cuenta los sistemas de apoyo existentes tan-
to para el paciente como para su familia,
cuidando de especial manera al cuidador
primario, que es quien se ha involucrado
más en la atención al paciente, y que es
quien tiene mayor probabilidad de deterio-
rar su salud física y emocional por el proce-
so difícil de la enfermedad. Debido a este
conocimiento es recomendable ubicar las
actividades a realizar, las responsabilidades y

Principios de etica.indd 141 17/08/11 13:30

142 Sección 2 Bioética

rentes programas de estimulación psicomo-
triz, que pretenden conservar las capacida-
des residuales de cada uno. Un programa de
técnicas de intervención conductista el cual
contiene la reeducación de actividades de
vida diaria, habilidades sociales, autoestima,
desarrollo de la memoria. Técnicas de faci-
litación cognitiva y estimulación; estructura
del entorno, control de estimulación, orien-
tación a la realidad, técnicas para prevenir
las capacidades, programa de reeducación
(actividades físicas, memoria, sociales, in-
formación, orientación). Técnicas de auto-
cuidado. Actividades socioculturales y la in-
tervención psicoterapéutica por la corriente
psicoanalítica y la terapia de validación. Así
mismo, se les brindan cuidados generales,
vigilancia de la salud, y terapias recreativas
y como complemento y actividad cotidiana
el paciente come dentro del centro. Por su
parte los familiares del paciente tienen una
reunión mensual en el programa de grupo
de autoayuda, para compartir experiencias y
recibir pláticas informativas sobre temas re-
lacionados a las enfermedades demenciales.

Sin embargo, en España se ha inten-
tado diseñar un programa de intervención
de manera más completa, mismo que ha
tomado en cuenta la etapa de la enferme-
dad, como aspectos biológicos; el paciente
y su situación emocional y afectiva, como
factores psíquicos y por último la familia en
conjunto con los recursos a los que tienen
acceso como parte de los factores sociales.
De tal manera que el modelo se basa en la
idea de la existencia de un correlato anato-
mopatológico que afecta diferencialmente
a diversas áreas cerebrales en las diferentes
fases de la enfermedad y que evoluciona de
una manera determinada.

De acuerdo con Yanguas (2007), el mo-
delo de intervención por estadios de la en-
fermedad tiene un carácter preventivo para
envejecimiento normal y un carácter pre-
ventivo y/o rehabilitador y/o paliativo según
estadios de evolución de la enfermedad de

Alzheimer, en España se tienen programas
para el envejecimiento saludable, en los de-
ferentes niveles de prevención, las que van
enfocadas hacia actividades de prevención
del deterioro cognitivo y de la demencia;
dirigidas sobre todo: al control de los fac-
tores de riesgo cardiovascular, de los déficit
sensoriales y, al uso racional de los fármacos.

Intervención

La intervención en el proceso de la enfer-
medad se da para retardar su progreso pero
no detenerla. El tratamiento va destinado al
aplazamiento de la evolución de la enferme-
dad, a manejar los problemas de conducta,
la confusión y la agitación, a modificar el
ambiente del hogar y, lo más importante,
a ofrecer apoyo a la familia. Por una parte
el enfermo es sometido a un riguroso tra-
tamiento farmacológico que consiste en la
ingesta de fármacos, específicamente los
diseñados para este padecimiento, es decir
aquellos que tienen como finalidad la me-
joría de síntomas cognitivos y conductuales
y ralentizar la progresión de la enfermedad
y por otro lado la utilización de medica-
mentos para el control de otros síntomas no
exclusivos de la enfermedad como son los
antipsicóticos y neurolépticos. De acuerdo
con la fundación Alzheimer IAP, dicha ac-
tuación inicia con un programa de evalua-
ción cognitiva y funcional. Se trata de un
protocolo de evaluación que se aplica a los
pacientes, donde el objetivo es determinar
la existencia de la demencia; el tipo y el ni-
vel o grado en el que se encuentra el pacien-
te; lo anterior con la finalidad de establecer
las posibilidades existen para un programa
de tratamiento o rehabilitación.

Posteriormente y dependiendo de la
etapa de la enfermedad que se transcurra se
inicia con un programa denominado “Cen-
tro de día”; en donde el programa consiste
en dar apoyo a los pacientes mediante dife-

Principios de etica.indd 142 17/08/11 13:30

143Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

les, debido al gran deterioro neuronal que
sufren en estos estadios, siendo estas capa-
cidades las que tienen una base anatómica
que está más conservada hasta fases muy
avanzadas de la enfermedad. Se intenta tam-
bién que la carga del lenguaje y la memoria
declarativa sean mínimas tanto en la valo-
ración como en la intervención, y ésta pre-
tende capacitar a los sujetos para realizar las
acciones básicas (movimientos, secuencias,
decisiones simples, respuesta a estímulos)
que les van a permitir realizar actividades
básicas de la vida diaria, bien sean comple-
tas o partes de éstas.

Programas basados en las actividades del mé-
todo Montessori

El método de intervención cognitiva para
pacientes con deterioro cognitivo grave ba-
sado en las actividades del método Montes-
sori, es un programa que se realiza con bue-
nos resultados en el Myers Research Institute
de Cleveland (Ohio, EEUU), fue adaptado
por Cameron Camp (1999) y está basado
en las actividades creadas por María Mon-
tessori para el trabajo con niños con necesi-
dades educativas especiales.

Esta teoría se adaptó y se utilizó para
crear el método Montessori para personas
con demencia por La Fundación Instituto
Gerontológico Matia-INGEMA. Los re-
sultados obtenidos indican que los trata-
mientos no farmacológicos resultan eficaces
incluso en fases avanzadas de la demencia.
Concretamente la reducción de alteraciones
conductuales, fomento de la autonomía del
paciente y mejora de algunas de las funcio-
nes cognitivas (lenguaje, memoria y aritmé-
tica) al cabo de seis meses de intervención.

El programa dirigido a personas con
deterioro cognitivo grave tiene como obje-
tivos: proporcionar a las personas con dete-
rioro cognitivo grave tareas que les permitan
mantener o mejorar las habilidades necesa-
rias para la realización de Actividades Bási-

Alzheimer, propone varios programas, entre
los cuales se pueden describir los siguientes:

Programa de intervención con envejecimiento
normal

Para los pacientes que no presentan ninguna
afectación clínica a excepción de quejas sub-
jetivas sobre su funcionamiento cognitivo,
se realiza un trabajo general a nivel de to-
das las funciones cognitivas, incidiendo en
aquellas que implican un funcionamiento
general cognitivo y que son fundamentales
para el mantenimiento de la autonomía y
la calidad de vida de los sujetos. Se presta
especial atención a la memoria, otros aspec-
tos relacionados con el bienestar global de
la persona como el autocuidado de la salud,
habilidades sociales, resolución de proble-
mas cotidianos y toma de decisiones, relaja-
ción, autoestima, etcétera.

Programa de intervención con enfermedad de
Alzheimer leve-moderada

Los pacientes participan en la intervención
diseñada para la estimulación de las capa-
cidades que están empezando a declinar y
el reforzamiento de las que aún se conser-
van. Como actividad principal se presta más
atención al mantenimiento de la autonomía
para las a actividades de la vida diaria bási-
cas y en el mantenimiento de la capacidad
de toma de decisiones cotidianas para fo-
mentar el mantenimiento de su calidad de
vida. Su objetivo en concreto, consiste en el
mantenimiento de la autonomía y la autoes-
tima y la mejora de la calidad de vida del
sujeto y, como consecuencia, de la familia y
el entorno que le rodea.

Programa de intervención con enfermedad de
Alzheimer moderada-grave

La intervención en este grupo está basada
en actividades básicamente procedimenta-

Principios de etica.indd 143 17/08/11 13:30

144 Sección 2 Bioética

rales, posee un sentido mucho más amplio
que a la moral porque le incumbe discer-
nir, además, sobre los sujetos, los valores,
las normas y los principios. Al estar la ética
constituida por el estudio de los objetos mo-
rales, en general, deja un amplio margen de
reflexión y decisión.

El término moral viene del latín, mos-
mores, se refiere, igualmente, a las costum-
bres, a la conducta en la vida y a las reglas
que la dirigen. Se define la moral como un
código de leyes, una doctrina, un sistema de
normas de conducta, es decir, “un conjunto
organizado, sistemático, jerarquizado de re-
glas y valores”. Lleva implícita la idea de un
deber que se opone al ser y al hacer, regula la
conducta humana referida al bien y al mal.
Es por ello que cuando se hace referencia a
los principios morales, se debe evitar enten-
derlos como si fuesen criterios de certeza,
se debe recordar que estos criterios son re-
lativos, que enuncian lo que cada uno tiene
como concepto del lo bueno y lo malo, y
que por tanto se van a encontrar miles, mi-
llones de criterios morales diferentes, tantas
como humanos hay en la tierra, sin embar-
go, son los principios éticos los que emanan
de un consenso del estudio de tales objetos
morales, pudiendo con ello constituir nor-
mas y leyes.

El trabajo en el ámbito de la asisten-
cia médica, involucra de manera continua
el uso del criterio moral y ético en la toma
de decisiones y trato a la persona que se
encuentra en la condición de paciente, por
tanto todo el personal médico, de todos los
niveles debe estar formado con las bases éti-
cas necesarias y suficientes, para que le per-
mitan resolver las situaciones que se les pre-
sentan, de modo que preserven el respeto
por el paciente, por su dignidad y derechos
universales.

Pardo (2005) hace alusión a las vir-
tudes que debe tener un trabajador de la
salud, entre las que destaca la sensibilidad
para elegir lo que en el momento debe aten-

cas de Vida Diaria (ABVD), proporcionar
estimulación cognitiva con cierto grado de
dificultad mientras sean capaces de realizar-
la, por medio de actividades que tengan sig-
nificado para el paciente y disminuir las al-
teraciones de conducta y mejorar la calidad
de vida de los pacientes y de sus cuidadores
formales e informales.

Bioética

La bioética como disciplina tiene unas
cuantas décadas de haberse iniciado como
tal en ambientes anglosajones, sus raíces eti-
mológicas: bios: vida y ethos: ética permite
ver su significado en sí mismo: el respeto
a la vida como principio rector para toda
práctica profesional, y aún más allá para
todo modo de vivir. Su precursor en Esta-
dos Unidos, el doctor Van Rensellaer Potter,
la rescata de los conocimientos de los anti-
guos filósofos griegos y la establece en la era
moderna como una nueva rama del conoci-
miento humano consistente en servirse de
las ciencias biológicas para mejora la calidad
de vida, va más allá de la práctica médica y
se extiende más a un modo de vida.

En este sentido, Hernández-Vela
(2005), concluye que la bioética es la ética
de la vida, erigida como paladín de la digni-
dad, de la identidad y de los derechos y li-
bertades fundamentales de las personas y los
sistemas biológicos creados en normas jurí-
dicas de alcance universal. Es seguir la direc-
ción de lo moralmente correcto en ciertas
situaciones de controversia, sin embargo,
Antes de seguir adelante se debe señalar la
diferencia que existe entre ética y moral.

Ética viene del griego, se refiere a la
costumbre, a la conducta en la vida y a las
reglas que la dirigen. Tiene un significado
equivalente al de moral dando lugar, a cierta
confusión al momento de emplear ambos
términos, aclarando, la ética es una parte
de la filosofía que estudia los objetos mo-

Principios de etica.indd 144 17/08/11 13:30

145Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

cada elección. Este principio encuentra
aplicación en el consentimiento infor-
mado, que sin duda es uno de los dere-
chos del paciente.

• Principio de justicia: es hacer el bien a
terceros, no implica tratar a todos igual
necesariamente, pero sí que cada uno
tenga acceso a los servicios médicos
adecuados, dignos y básicos.

• Principio de no maleficencia: la obliga-
ción aquí es la de no dañar intencional-
mente, basado en el principio hipocrá-
tico: Primum non nocere: “Primero no
hacer daño”. Lo que no precisamente
implica que se deba buscar beneficio,
pero es importante que en las decisiones
éticas se busque hacer el menor daño o
mejor aún ningún daño al paciente.

La bioética, en el caso concreto de la
psicología se encarga de poner a la dispo-
sición del personal de asistencia en salud
mental los preceptos y normas que le per-
miten resolver, en un momento dado, los
dilemas e inquietudes surgidos de la interre-
lación con los pacientes, no refiriéndonos a
paciente en el sentido estricto de la patolo-
gía, sino también al medio en el que resi-
de el paciente, sus acontecimientos vitales
que inciden sobre la enfermedad, el grado
de autonomía o de incapacidad, los proble-
mas surgidos de las relaciones interpersona-
les, del desempeño laboral ó académico, así
como los problemas que han sido objeto de
atención clínica como farmacodependencia,
trastorno mental, incapacidad cognoscitiva,
motriz, etc., que de alguna manera afecten
sus emociones y el grado de adaptación a
las diferentes esferas de vida en las que se
desenvuelve el individuo.

La bioética, por otro lado, se requeri-
rá para resolver problemas derivados de los
procesos de tratamiento, van a surgir dile-
mas éticos a lo largo del procedimiento psi-
coterapéutico. Por una parte, conflictos co-
munes a otras especialidades médicas, como

derse como importante para la persona, to-
lerancia para aceptar las decisiones de otros
aunque le parezcan inadecuadas, y aún así
prestar el servicio oportunamente; señala
también la prudencia para no incurrir en ac-
ciones paternalistas, lo cual tampoco encie-
rra el sentido de la bioética, que tampoco es
minimizar el poder de decisión del paciente
y ponerlo en una posición de comodidad,
sino por el contrario es saber precisamente
que él puede tomar decisiones (en la mayo-
ría de los casos) para mejorar su calidad de
vida. Por otro lado el autor establece tam-
bién la conciencia, como la capacidad para
distinguir el bien del mal, y es ésta última
virtud la que lo habilita para tomar la acción
humana éticamente correcta.

Para guiar estas características de la per-
sona ética, se tienen como principios recto-
res los siguientes:

• Principio de beneficencia: es dar el
máximo de atención adecuada, obliga
al personal de salud a poner el máximo
empeño en atender al paciente y hacer
cuanto pueda para mejorar su salud.
No siempre es fácil la aplicación de este
principio, pues el encargado del servi-
cio médico, debe ponderar los riesgos y
beneficios de la situación surgida, de-
pende de los intereses y valores de las
personas afectadas, de la prioridad de
los valores implicados, de la pondera-
ción de las consecuencias individuales
y sociales.

• Principio de autonomía: son los dere-
chos del paciente, y se basa en la convic-
ción de que el ser humano debe ser libre
de todo control exterior y ser respetado
en sus decisiones vitales básicas. Implica
el reconocimiento del paciente como un
sujeto, no como un objeto, debe por lo
tanto ser correctamente informado de
su situación y de las posibles alternativas
de tratamiento que se podrían aplicar,
así como las posibles consecuencias de

Principios de etica.indd 145 17/08/11 13:30

146 Sección 2 Bioética

ya que se consideran actos personalísimos.
Sin embargo, debido a la necesaria implica-
ción de la familia en algunos tratamientos,
se deberá negociar con el menor que sea él,
o el terapeuta en su presencia, quien infor-
me a los padres sobre el diagnóstico y evo-
lución de su problema. Está generalmente
asumido que él o la terapeuta puede faltar
a la confidencialidad, en aras de un bien de
mayor rango como es la vida humana.

El respeto a la confidencialidad, desde
el punto de vista ético, puede extenderse a
otros ámbitos del espacio socio sanitario,
como los recursos sociales, tanto residencia-
les como comunitarios. Todas aquellas per-
sonas que por su condición de trabajadoras
tengan conocimiento de datos personales o
relacionados con la vida de las personas a las
que atienden deben guardar la confidencia-
lidad de los mismos.

La intimidad

Es también derecho del paciente, que no se
le indague más de lo estrictamente necesario
durante la entrevista clínica, este derecho
también impide la publicación del material
aportado por el paciente en obras científicas
ó de cualquier otro tipo, así como tampoco
es permitida la difusión de imágenes, foto-
grafías, videos u otros datos que permitan
la identificación del paciente, si éste no ha
dado su consentimiento expreso para ello.

El consentimiento informado

El paciente tiene derecho a que se le ex-
plique en términos comprensibles, a él y
a sus familiares ó allegados la información
completa sobre su proceso, incluyendo su
diagnóstico, pronóstico y alternativas de
tratamiento, para que él desde su autono-
mía decida cuál procedimiento desea ó dé
su aprobación al sugerido por el psicólogo,
con la reserva de que el paciente esté incapa-
citado para la toma de decisiones.

los relativos a la información, la confiden-
cialidad, el buen hacer médico en la praxis,
la distribución justa de recursos, etc. Pero
por otra, también, se presentan conflictos
específicos, como los relativos a la compe-
tencia o capacidad de los pacientes a la hora
de decidir sobre su tratamiento o enferme-
dad, la designación de las personas que de-
ben sustituir esta toma de decisiones en los
pacientes incapacitados para ello, el ingreso
y los tratamientos involuntarios, etcétera.

Los problemas que suelen surgir en los
procedimientos de salud mental con los pa-
cientes pueden estar referidos a diferentes
situaciones, entre las que se encuentran, por
mencionar algunas, las siguientes:

La confidencialidad

El derecho a la confidencialidad se hace
importante por el hecho de que por ley el
paciente tiene el derecho a que se reserve en
secreto la historia de vida y médica, esto se
dificulta en ocasiones debido al gran número
de profesionales que intervienen en la aten-
ción psiquiátrica (psiquiatras, psicólogos, en-
fermeros, trabajadores sociales, auxiliares de
clínica, monitores, terapeutas ocupacionales,
etc.) y por las características de la informa-
ción obtenida a través de las entrevistas, tan-
to concerniente al paciente como a la familia,
el guardar la confidencialidad debida suele
ser problemático. Los contactos con familia-
res, estructuras sociales o laborales, cuando
el paciente no ha dado permiso para que se
revele su condición de enfermo, suponen un
conflicto ético. Igual sucede cuando se emi-
ten informes a otros profesionales o entida-
des sociales sin conocimiento del paciente.
En las comunicaciones a terceros, lo más
prudente será utilizar de modo sistemático el
criterio de “mínima información necesaria”.

En el caso de niños maduros y adoles-
centes, salvo en situaciones de riesgo como
las anteriormente señaladas, prima el dere-
cho a la confidencialidad en asuntos de salud

Principios de etica.indd 146 17/08/11 13:30

147Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

síntomas que los puedan guiar al diagnós-
tico, si no que deberían tener en cuenta los
principios de la bioética, dando prioridad al
respeto hacia las personas y su dignidad ha
de estar presente en el proceso asistencial y
de forma muy especial hacia aquellas más
dependientes, frágiles y vulnerables, como
las personas con demencia. En este aparta-
do, el psicólogo, debe colaborar, de la ma-
nera que sus responsabilidades clínicas le
señalen, para que se otorgue un diagnóstico
preciso y pronto al cuadro presentado, esto
para preservar el mayor tiempo posible el
funcionamiento cognitivo del paciente.

En España el respeto a la autonomía
de voluntad de las personas es un derecho
consagrado en el ordenamiento jurídico.
Lo anterior se debe a que en España la cifra
asciende a 800 mil casos registrados en el
2008, de acuerdo con publicaciones de la
Fundación Española de Alzheimer. Por lo
anterior (Toquero, et al., 2004), se plantea
que la evolución progresiva de la enferme-
dad de Alzheimer desemboca en una situa-
ción de dependencia y de incapacidad de la
persona afectada, en la que necesitará que
intervengan por ella terceras personas. Es-
tos pacientes tienen su capacidad cognitiva
muy deteriorada y cada vez va a más. El mé-
dico debe prever esta situación y tener un
consentimiento informado de las volunta-
des anticipadas. El personal médico dentro
del que se incluye el psicólogo clínico, debe
mantener informada a la familia, colaborar
con el paciente para la toma de decisiones
de acuerdo con una información clara y
completa sobre su enfermedad.

Se debe reconocer que no solo atañe a
la relación médico-paciente, si no que entran
en el panorama y entran en conflicto los de-
rechos, intereses y necesidades de los fami-
liares o cuidadores. Por ello, se cree que es
importante, que se dé una la planificación de
la futura incapacidad, en la que participe, el
paciente y la familia, en las primeras etapas
de la enfermedad, lo que les proporcionará

Estos dilemas que se pueden presen-
tar en la práctica clínica, permiten observar
la importancia de que el paciente se sienta
ante la acción del psicólogo en un clima de
confianza, libre de amenazas, tal como lo
establece Rogers en la psicoterapia centrada
en la persona, sólo cuando el paciente siente
que no se le dañará de ningún modo, que
el dolor causado por el proceso de terapia
no es inducido, sino su propio dolor, cuan-
do puede confiar en el terapeuta, es cuan-
do establece con él un vínculo de confianza
donde poco a poco podrá ir viéndose a él
mismo a través de la actitud de aceptación
del terapeuta, para Rogers y muchos gran-
des antes que él, la confianza y el vínculo es
lo que cura, el contacto respetuoso con el
ser humano que es el otro, la ética desde los
principios teóricos y filosóficos de la misma
psicología.

Aspectos bioéticos en la
enfermedad de Alzheimer

Los aspectos bioéticos aplicados en la enfer-
medad de Alzheimer, presenta un panorama
un poco más alentador que en el resto de las
enfermedades degenerativas, ya que esta a
diferencia de otras como el cáncer, que en la
mayoría de los casos su detección es en eta-
pas avanzadas y hay un súbito decremento
de la salud. En la enfermedad de Alzheimer,
sin embargo, la enfermedad “avisa”, ya que
su inició va dándose de manera gradual, por
lo que es posible informar al paciente de su
estado y la evolución de la enfermedad, y
ayudar mediante un proceso psicológico, a
tomar anticipadamente las decisiones acerca
del final de su vida.

La única evidencia de una intervención
con las aspectos bioéticos incluidos, es una
guía que lanzan en España, acerca de esta
enfermedad y otras demencias, por lo que
Toquero (2004), puntualiza la necesidad ur-
gente de que el médico conozca, no solo los

Principios de etica.indd 147 17/08/11 13:30

148 Sección 2 Bioética

informado, mediante el establecimiento de
un índice riesgo-beneficio. Es más factible
presentar en las primeras fases de la enfer-
medad el panorama de la evolución de la
enfermedad, las posibilidades, los tiempos
y las necesidades médicas para cada etapa,
con ello, el paciente que todavía tiene una
adecuada competencia y autonomía, puede
tomar decisiones para su vida, así como para
la forma como quiere enfrentar su enferme-
dad y eventualmente su muerte; esto claro,
tomando en cuenta a su familia.

Las directrices anticipadas

En el sentido de lo expuesto anteriormen-
te, se pueden disponer los documentos que
permiten a los pacientes que son aptos aún
para decidir, en donde se haga constar la na-
turaleza y la clase de procedimientos médi-
cos que desean recibir en el supuesto caso de
llegar a ser incompetentes

En México, de acuerdo con un artícu-
lo publicado del doctor Robles Almaguer el
paciente con enfermedad de Alzheimer tie-
ne como derechos básicos; conocer el diag-
nóstico y tener una buena atención médica.

Afirma que el código civil es la instan-
cia que protege al adulto mayor discapacita-
do, y obliga a alguno de sus allegados a brin-
darle vivienda, comida, cuidados y atención
médica. Estos preceptos también han sido
recogidos por instancias internacionales, las
cuales han realizado una declaración en la
que se estipulan los derechos y responsabili-
dades de la gente de la tercera edad. Según
este tratado, “las personas de edad avanzada
tienen derecho a recibir apoyo y cuidado de
la familia, de acuerdo con la situación de
ésta, además de tener derecho a recibir ser-
vicios de salud que les ayuden a mantener o
volver a adquirir un nivel óptimo de bienes-
tar físico y mental, y a impedir o retrasar las
enfermedades”.

De acuerdo con Almaguer, una de las
situaciones más comunes es que el pacien-

una visión más global del proceso que se en-
cuentra por trascurrir (Toquero, et al., 2004)

De acuerdo con lo anterior, se plantea a
continuación algunos aspectos que Pereira y
Morfi (2003) proponen como algunos pun-
tos importantes a considerar:

• Realizar las gestiones oportunas para
asegurar que a la esposa o esposo y
otros miembros de la familia no se les
afecte la economía por los costos indi-
rectos que genera la enfermedad.

• El paciente va a disponer, el mayor
tiempo posible, de un control adecua-
do sobre su vida.

• Favorecer que la familia entienda y
sobre todo, acepte la enfermedad. La
larga evolución, cifrada en años, de la
enfermedad hace que en las primeras
etapas, el paciente pueda requerir ase-
soramiento y asistencia prioritaria en
decisiones legales del tipo de incapaci-
tación, actitudes terapéuticas y otros,
con el fin de darle protección presente
y futura. En las fases más avanzadas y
terminales puede precisar básicamente,
asistencia de tipo testamentaria.

Hay decisiones de la vida diaria, sobre
todo de la parte fisiológica, como el hambre,
la sed o el sueño que se deben respetar, pues
aunque su memoria se ve deteriorada, el
paciente está facultado para decidir en cual-
quiera de los casos anteriormente descritos.

La competencia y decisiones autónomas

Cuando la situación del paciente está muy
deteriorada, como ocurre en las fases mo-
deradas y severas y el paciente es claramente
incompetente para tomar decisiones acerca
de su tratamiento debe buscarse un familiar
o persona encargada de su cuidado.

Según las autoras, en estos casos médi-
cos, se pondera la idea de valorar la com-
petencia para otorgar un consentimiento

Principios de etica.indd 148 17/08/11 13:30

149Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

pues aquí es cuidado y protegido por la fa-
milia y para el paciente no hay nada mejor
que sentirse acompañado y protegido, ade-
más de en su entorno.

Por lo que se concluye que la dificultad
en el abordaje de esta enfermedad, no es en
un solo sentido, para comenzar se tiene en
la falta de pruebas y exámenes específicos
para determinar el diagnóstico, esto en todo
el mundo, pero se acentúan más en México
por la falta de estructuras físicas y organi-
zacionales para auxiliar, informar y atender
esta enfermedad. A esto se agrega la falta de
investigación sobre la enfermedad misma,
así como de su incidencia y prevalencia real
en la población mexicana, esto representa
un problema grave, pues de acuerdo con el
principio ético de justicia, es muy probable
que los servicios médicos y asistenciales, no
estén llegando a todas las personas que lo
requieren.

Buscar, en el trabajo con el enfermo
de Alzheimer, el bien máximo y mejorar
la calidad de vida, en nuestro país es con-
troversial en muchos sentidos, pues las le-
gislaturas en el sentido de la preservación
de la vida a cualquier costo, impiden que
el enfermo decida anticipadamente hasta
dónde desea soportar el sufrimiento, hasta
dónde desea preservar su vida en las con-
diciones tan precarias en la que el curso
de la enfermedad le dejan. Temas como la
eutanasia, el suicidio asistido y el negarse
a procedimientos médicos para preservar
la vida, son temas que se discuten poco en
México, pues entran en conflicto los pre-
ceptos morales de cada uno de los encarga-
dos de hacer las leyes, mientras tanto, miles
de pacientes y familiares tienen que sufrir
la lenta agonía que representa estar enfer-
mo de Alzheimer.

Por lo anterior se presentan también
problemas al querer conjuntar los aspectos
bioéticos en dicho tratamiento, por la des-
información y por las costumbres y las leyes
que rigen nuestro país.

te sea invalidado legalmente para ceder sus
propiedades mediante un testamento u otro
tipo de acuerdo, lo que sucede en el mo-
mento que se establece el diagnóstico. Este
ordenamiento puede ser discutible, pero el
espíritu de la ley busca la protección del in-
dividuo y establece que debe nombrarse un
tutor o albacea que se responsabilice de los
bienes del afectado.

El doctor Robles Almaguer establece
que otro de los derechos del enfermo de-
bería basarse en la seguridad de contar con
medicamentos apropiados para hacer que la
progresión de la enfermedad sea más lenta,
sobre todo si consideramos que no hay cura
posible todavía. Dicha propuesta se encuen-
tra lejos de reflejarse en la realidad, dice el
entrevistado: “Aunque en el terreno científi-
co tenemos la expectativa de que en un par
de años surjan nuevos fármacos que deten-
gan la muerte de las neuronas, lo que haría
que el diagnóstico temprano fuera todavía
más relevante de lo que es hoy”.

Aseguran los expertos que una persona
que viva esta experiencia debe recibir terapia
psicológica que le permita superar la depre-
sión que le causa saber que algo funciona
mal en su cerebro. Claro está que cuando la
enfermedad se encuentra en una fase avan-
zada, este apoyo deberá cancelarse porque
el sujeto será incapaz de percibir su estado
de salud.

Entonces debe entrar a escena la psi-
quiatría, ya que es muy común que el ancia-
no requiera ayuda de fármacos antidepresi-
vos, ansiolíticos, hipnóticos (para conciliar
el sueño) y tranquilizantes, porque es suma-
mente habitual que tengan una conducta
irritable y agresiva. Medicación que en el
sentido ético, debe buscar hacer el bien para
el paciente, es decir, buscar mejorar su cali-
dad de vida.

En esta misma temática, el doctor Al-
maguer concluye que la calidad de vida del
paciente con enfermedad de Alzheimer en
México es mucho mejor que en otros países,

Principios de etica.indd 149 17/08/11 13:30

150 Sección 2 Bioética

fermo de Alzheimer y a las necesidades de
su familia, en el orden emocional, social y
espiritual, basado en el hecho de que es una
persona y además es una persona que sufre,
este sufrimiento es lento, continuo y cada
vez mayor; por ello en base a esa compren-
sión empática, el psicólogo debe ponderar
las necesidades que emanan del enfermo y
alentar en la familia manera de satisfacerlas.

Principio de justicia, en el sentido de
buscar que la atención sanitaria requerida
por el paciente, sea en lo posible accesible
garantizando los medios para que tenga el
cuidado y la atención necesaria.

Todos estos principios basados en los
fundamentos éticos de los derechos que to-
dos los seres humanos tenemos, el respeto a
la vida y a la dignidad es lo que debe dirigir
toda intención y acción profesional y perso-
nal del psicólogo respecto a estas personas y
sus familiares.

La enfermedad de Alzheimer es incura-
ble y en suma, deteriora todas la facultades
para tener una vida normal, es por eso que
los principios éticos mandan que cuando no
se tiene la posibilidad de curar, se recurre
entonces a procurarle una calidad de vida
suficiente en el sentido del tratamiento mé-
dico, los cuidados, la rehabilitación y su
inserción en lo más posible y hasta donde
su capacidad le alcance, en sus decisiones de
vida y sin olvidar su inserción en la familia
y en las sociedad.

Se hace entonces necesario luchar con-
tra el dolor y contra el sufrimiento, evitando
en lo posible que éstos se trasformen en una
agonía interminable.

Conclusiones

Para concluir el tema y hacer patentes las
reflexiones éticas plasmadas en el presente
trabajo, es importante rescatar de mane-
ra breve y concisa, los fundamentos éticos
principales al estudiar la demencia tipo Al-
zheimer, en específico el estudio de quienes
la padecen, que en este caso no sólo es el
paciente, sino sus cuidadores y allegados.

Se pretende sin duda, rescatar los fun-
damentos principales que dan nombre a la
bioética, en este caso, observándolos desde
la perspectiva del la enfermedad.

En primer lugar el principio de auto-
nomía, esto nos obligaría a ver al enfermo
como alguien capaz de tomar decisiones, un
ser libre de elegir, siempre y hasta que tenga
la capacidad para ello.

Enseguida, el principio de no malefi-
cencia, defender siempre que esté en ma-
nos del personal asistencial encargado del
paciente, de abusos, negligencias y maltra-
tos, derivados tal vez hasta de la deficiente
información acerca de su condición; más
aún evitar en todo lo posible infligir daño al
paciente, se sabe que su enfermedad implica
el que los tratamientos pueden ser aversivos
ó dolorosos, en este caso el psicólogo tiene
la obligación moral de estar bien informado
de las mejores alternativas para el paciente y
dada esta preparación previa, debe orientar
a sus cuidadores sobre las decisiones que re-
currentemente van a estar enfrentando en el
curso de la enfermedad.

El principio de beneficencia se aplica-
ría respondiendo a las necesidades del en-

Bibliografía
Agüera, OL.; Cevilla, BJ.; Martín, CM.

(2006). “Psiquiatría geriátrica”. España:
editorial Elsevier.

Aso, EJ. et al. (2005). “Demencias, inves-
tigación y diagnóstico”. España, editorial
Elsevier.

Principios de etica.indd 150 17/08/11 13:30

151Capítulo 11 La enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva bioética

http://www.universomedico.com.mx/aso-
ciaciones/alzheimer.shtml

Nogales Gaete, J.; et al. (2005). “Tratado
de Neurología”. Chile. Editorial Univer-
sitaria.

Pardo, CA. (2005). “La bioética de los
filósofos”. Cuadernos de Bioética, XVI
(2005/2ª): 163-174.

Pastor, G. (2006). “Calidad de vida en
bioética”. Cuadernos de Bioética. XVII
(2006/3ª): 401-409.

Pereira, MM.; Morfi, SR. (2003). “As-
pectos bioéticos en la enfermedad de Al-
zheimer”. Revista cubana de Enfermería,
19 (1).

Pinto, FJ.; et al. (2007). “La enfermedad
de Alzheimer y otras demencias”. España.
Dirección General de Salud Pública y Ali-
mentación.

Rodríguez, VH. (2008). “Bioética, Psico-
logía y Hermenéutica”. Revista Latinoa-
mericana de Bioética. 1 (8):116-123.

Salazar, GC.; Villa, RC. (2008) Evalua-
ción Neuropsicológica e intervención en
demencias: la enfermedad de Alzheimer.
España: CAAP-Formación.

Sánchez, SF.; et al. (2004). “Versión espa-
ñola del Test de los 7 minutos”. Revista de
Neurología, 19 (7):344-358.

Staff, VV.; et al. (2004). “Tests Neuropsi-
cológicos: fundamentos para una Neuro-
logía basada en evidencias”. España. Edi-
torial Elsevier.

Toledo de. M.; et al. (2004). “Alteraciones
del comportamiento en la enfermedad de
Alzheimer”. Revista de Neurología. 38
(10):901-905.

Toquero de la Torre, F.; et al. (2004).
“Guía de la buena práctica clínica en en-
fermedad de Alzheimer y otras demen-
cias”. España. International Marqueting
& Communications.

Yanguas, JJ.; et al. (2007). “Modelo de
atención a las personas con enfermedad de
Alzheimer”. España. Instituto de Mayores y
Servicios Sociales.

Asociación Psiquiátrica Americana.
(2001). “Manual diagnóstico y estadístico
de los trastornos mentales”. España. Edi-
torial Masson.

Bulbena, VA.; Berrios, GE.; Fernández
de Larrinoa, P. (2000). “Medición clí-
nica en Psiquiatría y Psicología”. España.
Editorial Elsevier.

Bussenius, JC. (2002). “Los senderos de la
medicina, la ciencia y la tecnología. Intro-
ducción bioética”. Revista Límite. 9:73-88.

Cubero, GP.; Espinas, BJ. (2002). “Diag-
nóstico y tratamiento de las demencias
en atención primaria”. España. Editorial
Elsevier.

Feria, M. (2006). “Alzheimer una experien-
cia humana”. México. Editorial Pax.

González, GJ. (2007). “Al enfermo de Al-
zheimer la ley lo protege”. Recuperado
el 19 de febrero de 2009 del sitio web:
http://www.saludymedicinas.com.mx/
nota.asp?id=2648

Hernández-Vela, E. (2005). “La bioética y
los derechos y libertades fundamentales del
hombre. Revista mexicana de ciencias po-
líticas y sociales”. XLVII (194): 137-169.

http://alzonline.phhp.ufl.edu/es/biblioteca/
LA%20DEMENCIA%20Y%20LA%20
ENFERMEDAD%20DE%20ALZHEI-
MER.pdf

http://portal.info-alzheimer.com/modules.
php?name=Stories_Archive

http://www.comsor.es/word/Rueda%20
d e % 2 0 p r e n s a % 2 0 1 8 % 2 0 d e % 2 0
j u l i o % 2 0 2 0 0 8 % 2 0 c o n % 2 0 l a % 2 0
OMC%20(2).doc

http://www.conapo.gob.mx/
http://www.conapo.gob.mx/publicaciones/

enveje2005/enveje02.pdf
http://www.fundacionalzheimeresp.org/
http://www.med.ufro.cl/Recursos/neurolo-

gia/doc/c16.pdf
http://www.mex.ops-oms.org/
http://www.novartis.com.mx/10ybrand/

NOVARTIS_WEB_2007/Soft_Templa-
tes/PRENSA/290508_2.html

Principios de etica.indd 151 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 152 17/08/11 13:30

Capítulo

153

cerdotes, jardineros, curanderos, etc. Estos
últimos, avocados en procurar el bienestar
del poblado, se especializaron en artes má-
gico-curativas, haciendo uso de las plantas
y sus derivados de sus alrededores, así como
de diversas partes de animales, con la creen-
cia de que así podrían evitar diversas enfer-
medades (por medio de conjuros y pócimas
para ahuyentar a los malos espíritus) o bien,
para trasmitir las capacidades de las bestias
a quienes las tomaran.

Al tratar de conocer el porqué de los
procesos biológicos y de sus patologías en
la antigüedad se permitió la vivisección de
hombres y animales por igual, pues existen
registros de que los médicos Persas experi-
mentaban con sujetos condenados a muer-
te. En la época de Tolomeo se permitía la
práctica médica en criminales, llegando al
extremo de que Celso, en el siglo II justifico

A partir del paso de la vida nómada
a la vida sedentaria, con el descubrimiento
de la agricultura y la formación de los pri-
meros asentamientos, el hombre prehistóri-
co se dio cuenta de la necesidad de tener a
su cargo animales tanto para la obtención
de carne, ropa y ayuda en el transporte de
materiales, surgiendo de esta manera los
principios de la domesticación.

Con el paso de los siglos, algunos de
aquellos animales domesticados para su uso
en las faenas de la población adquirieron el
estatus de guardianes protectores del hom-
bre y sus pertenencias y, con el correr del
tiempo, inclusive se convirtieron en “mas-
cotas” de la localidad.

Con el surgimiento de los primeros vi-
llorrios, el hombre comenzó a estratificarse
social y culturalmente, aparecieron los ofi-
cios: cazadores, carpinteros, albañiles, sa-

Dr. Tomas fregoso aguilar

La bioética en el manejo
de animales de laboratorio

12

Principios de etica.indd 153 17/08/11 13:30

154 Sección 2 Bioética

en claro que la pregunta no era: ¿Pueden
razonar?, ¿pueden hablar?, sino más bien:
¿Pueden sufrir?

En la segunda mitad del siglo XIX se
fundó la Real Sociedad para la Prevención
de la Crueldad hacia los Animales en el Rei-
no Unido y específicamente en 1876, ese
país aprobó una ley contra la crueldad hacia
los animales.

Ya entrado el siglo XX, los países de ha-
bla inglesa siguieron marcando la pauta en
cuanto a legislación a favor de la protección
animal, pero hay que aclarar que en el curso
de las dos guerras mundiales (1914–1918
y 1939–1945) estos temas y sus logros pa-
saron a segundo término. En los años de
1960 aparecieron los movimientos en pro
de los derechos de las minorías oprimidas
que, usando los mismos argumentos hacia
los animales, derivaron en los famosos mo-
vimientos de liberación animal. Alcanzando
su clímax con el filósofo Australiano Peter
Singer (nacido en 1946), quien escribió
en 1975 su obra Animal Liberation. Singer
propuso una ética que, partiendo del hom-
bre, se dirigiera también hacia el resto de los
animales. Atacó lo que él llamaba “especis-
mo” o creencia de la superioridad de una
especie (el hombre) sobre las demás. Unos
cuantos años más tarde, en varias partes del
mundo surgió la idea de “los derechos de
los animales” cuando en 1978 se proclamó
la Declaración Universal de los Derechos de
los Animales por parte de la UNESCO y la
ONU, afirmando entre otras cosas que los
animales tienen derecho a:

• Vivir sin hambre y sin sed.
• Vivir cómodamente.
• Vivir sin sufrimiento y enfermedades.
• Expresar un comportamiento normal.
• Vivir sin miedo y angustia.

De la reseña histórica anterior podría
inferirse que actualmente existe toda una
serie de lineamientos sobre la ética en el ma-

estas prácticas diciendo que: “No es cruel-
dad infligir sufrimiento a unos cuantos,
cuando el beneficio es para muchos”.

Es en la antigua Grecia cuando se da
un enfoque más “científico” al tratamiento
de las enfermedades con Galeno e Hipócra-
tes, quienes dieron los fundamentos de la
medicina moderna, al realizar los primeros
estudios sobre algunos padecimientos en
humanos. Sin embargo, es hasta la época de
Andreas Vesalius, médico nacido en Bélgica
en el siglo XVI, cuando imparte clases de
medicina haciendo él mismo disecciones de
cadáveres de humano y de algunos anima-
les, marcando un cambio en la enseñanza de
la medicina. De hecho, en la edad media se
obtuvieron grandes conocimientos médicos
utilizando animales, pero en muchos casos,
considerándolos como meros objetos de uso
y desuso; tal y como lo hizo René Descar-
tes, quien afirmaba que los animales tenían
carencia de pensamientos y de conciencia,
concluyendo por tanto, que no poseían la
capacidad para sentir dolor. Por otro lado,
algunos notables de ese tiempo, ya comen-
zaban a pensar en la forma en que se hacían
los estudios en seres vivos; como ejemplo
se tiene que entre las aportaciones de Leo-
nardo Da Vinci (1452–1519), hizo contri-
buciones a la anatomía con disecciones en
perros y gatos, pero predijo que algún día
la experimentación en animales sería juzga-
da como un crimen. Es en los siglos XVII y
XVII cuando hombres como Graff, Harvey,
Malpighi, Aselli y Haller obtuvieron cono-
cimientos fisiológicos e histológicos a par-
tir de la experimentación con animales, en
muchos casos, estando concientes. Sin em-
bargo, Schopenhauer (1788–1860) afirmó
en sus ensayos filosóficos que los animales
tenían conciencia y podían percibir el dolor.
A partir de este momento, comienzan a sur-
gir corrientes de pensamiento que cuestio-
naron el sufrimiento del animal cambio de
la generación de conocimiento; en este sen-
tido, Jeremy Bentham (1748–1832) puso

Principios de etica.indd 154 17/08/11 13:30

155Capítulo 12 La bioética en el manejo de animales de laboratorio

cos en esa especie, sean o no extrapolables al
humano. Los diseños más complejos son de
tipo clínico; aunque aclaran que no existe
un modelo perfecto extrapolable al hombre.

Como el lector comprenderá, los con-
ceptos anteriormente mencionados estable-
cen algunos criterios al considerar el manejo
de animales de laboratorio, pero no clasifica
a éstos considerando los aspectos éticos del
uso de especies en el laboratorio. Por esta ra-
zón, en muchos casos los aspectos éticos de
inclusión de un animal en un experimento
quedan a juicio exclusivo del experimenta-
dor que diseña el tratamiento pues, o bien
tiene que obtener resultados en el corto o
mediano plazo para extrapolarlos a los di-
ferentes tratamientos en humanos o, en el
menor de los casos, la prontitud en la obten-
ción de resultados sirve al investigador para
publicar su investigación en alguna revista
científica, lo que redituará en “puntos” para
el currículum o la consecución de becas.
Esto lleva a dejar de lado, los aspectos éticos
al momento de diseñar un experimento, a
lo que se suma el que en países como Méxi-
co, en muchas de las instituciones donde se
hace investigación, apenas hace unos cuan-
tos años se ha comenzado a integrar comités
de bioética que evalúen y vigilen que los ani-
males sean tratados conforme a las disposi-
ciones éticas internacionales. Por otro lado,
también surgen problemas cuando al mo-
mento de someter un artículo para su publi-
cación en una revista científica, el autor del
mismo proviene de un país donde existen
diferentes lineamientos de legislación de la
ética o que no se siguen al pie de la letra o
peor aún, en varios países existen infinidad
de leyes que tratan de regular los aspectos
éticos del manejo animal y el autor (y los
editores) debe decidir a cual seguir para es-
cribir su artículo. Baste como ejemplo que
tan solo en Estados Unidos, en el año 2004
se propusieron 2100 leyes concernientes al
bienestar animal. Sin embargo en cierta for-
ma esto se trató de resolver en 2006 cuando

nejo de animales de laboratorio y, aunque la
hay, estos no necesariamente son seguidos en
todos los países donde se hace investigación
o se enseñan asignaturas relacionadas con las
áreas biomédicas. Es decir, en muchos luga-
res todavía se enseña o se investiga utilizando
animales sin tomar medidas adecuadas (hu-
manitarias) para su mantenimiento, manejo
y sacrificio. Hablar de una ética en el ma-
nejo de especies de laboratorio es una uto-
pía en muchos países en vías de desarrollo.
Aunque en varios de ellos se trata de seguir
las directrices internacionales para la experi-
mentación con los animales, puede afirmarse
que existe un retraso de muchas décadas con
respecto a los países desarrollados.

Se entiende por animal de laboratorio
como cualquier especie animal utilizada en
experimentación con fines científicos, y en
este sentido estos animales pueden utilizarse
como:

1. Materia prima, para ser expuesto a va-
riables experimentales, esperando al-
gún resultado.

2. Reactivo biológico, al animal se le con-
sidera un sustrato biológico que puede
someterse a un tratamiento para obser-
var el producto de esta reacción, siendo
capaz de generar una respuesta confia-
ble, reproducible y comparable.

3. Modelo biológico, al extrapolar los re-
sultados de una especie a otra, general-
mente el humano, con la finalidad de
mejorar los tratamientos ya existentes.

Por otra parte también se debe hacer
una definición de lo que es la experimen-
tación animal. Según Mrad-De-Osorio y
Rosenkranz (1990) y Tobón-Marulanda
(1998), este concepto se refiere a todo pro-
cedimiento experimental que cause una al-
teración al estado de bienestar del animal,
pudiendo generarle dolor, sufrimiento an-
gustia o malestar. Siempre con el objetivo
de evidenciar o aclarar fenómenos biológi-

Principios de etica.indd 155 17/08/11 13:30

156 Sección 2 Bioética

deterioro orgánico y aplicación de eu-
tanasia anticipada.

Si se analiza detenidamente el sentido
de estas tres R’s, se podrá notar que puede
dar lugar a un considerable debate en cuan-
to a los tres criterios mencionados pues, para
algunos investigadores (docentes) o institu-
ciones, la interpretación de estas pautas pu-
diera depender de cuestiones que incluyen
desde la moral propia de cada individuo, los
recursos con se cuenta para hacer cumplir
las tres R’s, hasta el encarecimiento para la
implementación de técnicas que pudieran
reemplazar al animal in vivo.

Al respecto, Hobson-West (2009) co-
menta que las tres R’s pudieran tener varias
interpretaciones, incluidas la visión de ‘ani-
mal científico’ y ‘animal político’ y por tan-
to, dice que aun quedaría por establecer si
las tres R’s representan los que los filósofos
denominan “consenso moral” o por lo me-
nos podrían tener un consenso público. Así
mismo, también afirma que la aparente falta
de claridad de las tres R’s para ser clasificada
de forma fácil, explica parcialmente por que
este concepto ha permanecido vigente 50
años después de su publicación.

A pesar de estos aparentes obstáculos,
debe quedar claro que, primero individual-
mente, luego institucionalmente y por últi-
mo a nivel nacional, se puede llegar a reunir
acuerdos que legislen y delimiten la ética
(bioética) en el uso de animales, siguien-
do los lineamientos legales ya establecidos
(aunque sean pocos y todavía perfectibles)
y tratando de cumplir con la mayoría de las
propuestas sugeridas por las tres R’s y por
las diferentes normas legales emitidas para
el caso. En algunas instancias, se han trata-
do de solventar algunas de las sugerencias
de las tres R’s argumentando que las espe-
cificaciones exigidas representarían un con-
siderable costo para la institución y que el
presupuesto para los experimentos aumen-
taría considerablemente; llegando incluso a

el Comité Internacional de Editores de Re-
vistas Médicas (International Committee of
Medical Journal Editors) recomendó que al
reportar experimentos en animales, se le pi-
diera al autor que indicara si había seguido
los lineamientos institucionales y nacionales
sobre uso y cuidado de animales de labora-
torio.

En 1959, Russell y Burch marcaron un
hito en la ética en el manejo de animales de
laboratorio cuando publicaron su libro The
Principles of Humane Experimental Techni-
que, que con el paso del tiempo se ha vuelto
una especie de referente al momento de ma-
nipular animales. La esencia de esta propues-
ta se reduce a las famosas tres R’s de Russell:

• Reemplazo. De animales conscientes
por animales no conscientes o por ma-
teriales no sensibles. Para esto se debería
considerar el uso de sistemas in vitro,
ayudas audiovisuales, animales muertos,
material de mataderos, uso de inverte-
brados, material humano, voluntarios
humanos o técnicas más modernas.

• Reducción. Del número de animales
sin disminución de la precisión. Para
esto se debería considerar el uso de co-
lonias genéticamente homogéneas sin
influencias ambientales, el modelo ani-
mal seleccionado, la calidad sanitaria,
genética y ambiental, criopreservación,
metodología bioestadística avanzada,
banco de datos (publicación de resuta-
dos negativos para no repetir) y el acce-
so a literatura especializada).

• Refinanciamiento. De las técnicas
para reducir el dolor y el malestar.
Considerando el cuidado y bienestar
del animal, destreza y capacitación del
personal de laboratorio, perfecciona-
miento de métodos para detectar dolor,
uso de anestésicos, analgésicos y tran-
quilizantes, uso de técnicas no invasi-
vas o telemétricas, uso de radiografías
(tomografías) para detectar tumores o

Principios de etica.indd 156 17/08/11 13:30

157Capítulo 12 La bioética en el manejo de animales de laboratorio

resultados confiables en la investigación
científica, la docencia biomédica y el con-
trol de calidad, así como utilizar el menor
número de animales posible, es necesario
contar con animales de laboratorio en con-
diciones óptimas. Que cuando se utilizan
para fines experimentales procedimientos
cuestionables o contrarios a los principios
de ética, estos pueden causar graves daños al
bienestar de los animales”. Para esto, dicha
norma propone como uno de sus objetivos:
“Establecer y uniformizar las especificacio-
nes técnicas para la producción, cuidado y
uso de los animales de laboratorio”.

Estas acciones también se están tra-
tando de implementar en instituciones de
educación superior en México, aunque con
algunos problemas y discusiones. En algu-
nas ocasiones, los comités de bioética de
cada centro educativo podrían considerar
que los profesores-investigadores no están
haciendo un manejo adecuado de los ani-
males a su cargo, debido al alto número de
ellos que utilizan tanto para docencia como
para investigación. Pero el investigador, a su
vez podría argumentar que, sobre todo en
el área biomédica, el uso de muchos anima-
les distribuidos en varios lotes sometidos a
diferentes tratamientos, podría garantizar
la obtención de resultados estadísticamen-
te confiables y extrapolables al estudio en
humano. En este sentido, la discusión surge
cuando algunos comités de bioética loca-
les proponen la sustitución total o parcial
de animales en este tipo de experimentos
(o prácticas de laboratorio para cursos de
docencia), argumentado que la tecnología
actual ya ofrece herramientas para elaborar
modelos de computación para simular e
inclusive predecir algunos efectos sobre los
organismos cuando se tienen controladas
la mayor parte de las variables de un expe-
rimento. Ejemplo de esto es el de algunas
escuelas de medicina que han sustituido el
uso de animales en las clases de farmacolo-
gía, patología, neuroanatomía, etc., por mo-

utilizar perros y gatos callejeros. Esto último
por supuesto, a la larga podría representar
un gasto adicional al momento de diseñar
un experimento y generar los respectivos
resultados pues, al no conocer el estado
previo de salud e integridad metabólica de
estos animales, se correría el riesgo de que
muchos de ellos murieran en el trascurso de
la manipulación experimental o bien que se
obtuvieran resultados válidos o uniformes
debido a la variabilidad individual (hetero-
geneidad) de los animales empleados. Por
tanto, forzosamente se tendría que regresar
hacia un planteamiento parecido al que pro-
ponen las tres R’s.

Con respecto a México, en las últimas
dos décadas se han venido promulgando
leyes o normas que regulen la manipula-
ción animal tomando en consideración el
aspecto ético. Por ejemplo: el 28 de junio
de 2001, la Secretaría de Agricultura, Ga-
nadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimen-
tación, publicó en el Diario Oficial de la
Federación la Norma Oficial Mexicana
NOM-062-ZOO-1999: “Especificaciones
técnicas para la producción, Cuidado y Uso
de los Animales de Laboratorio”, la cual en-
tre otras cosas especifica: “Que es función
de la SAGARPA fomentar la producción,
el cuidado y uso de animales de laboratorio
mediante la aplicación de técnicas tendentes
a garantizar la producción, proteger la salud
y favorecer el buen uso de los animales de
laboratorio. Que en la actualidad la falta de
planeación en la producción de animales de
laboratorio, la carencia de criterios unifor-
mes relacionados con las actividades enca-
minadas al cuidado, manejo y utilización
de animales con fines de investigación cien-
tífica, desarrollo tecnológico e innovación,
pruebas de laboratorio y enseñanza, han
provocado que el cuidado, el trato y la apli-
cación de técnicas experimentales practica-
das en estos animales, sea ejercido en forma
inadecuada, representando graves daños en
el bienestar de los mismos. Que para lograr

Principios de etica.indd 157 17/08/11 13:30

158 Sección 2 Bioética

estudio, procurar darles un trato y cuidado
apropiado y digno, desde los procedimien-
tos de captura y durante su mantenimiento
en condiciones de cautiverio previo al ma-
nejo en el laboratorio”.

Un ejemplo más está representado por
la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas
(ENCB) del Instituto Politécnico Nacional,
cuyo comité de bioética establecido recien-
temente en 2008, ha emitido un reglamen-
to que se revisa periódicamente de acuerdo
con los cambios en los aspectos científicos y
sociales que van ocurriendo en el país. Este
comité la logrado que muchos investigado-
res lo consulten en cuanto a los procedi-
mientos éticos para realizar experimentación
aplicada a las ciencias médico biológicas, e
inclusive en el aspecto de la docencia, ha
conseguido que los manuales de prácticas de
materias como fisiología humana, fisiología
general, farmacología de sistemas, incluyan
instrucciones para el manejo de animales, su
sacrificio de acuerdo con las normas corres-
pondientes o que, en el caso de experiencias
donde participen humanos (los alumnos), se
llené un formulario firmado por sus padres
o tutores legales, en donde se especifica el
tipo de experimento al que se va a someter
el individuo. En el reglamento citado, el
comité de bioética de la ENCB se plantea
como objetivo principal el de: “Establecer y
hacer valer los principios éticos fundamen-
tales en la experimentación con seres huma-
nos, y asegurar que el uso de animales de
laboratorio se haga minimizando el nivel de
sufrimiento del animal. Se deberá mantener
un equilibrio entre la institución –docente/
investigador- usuario para el desarrollo del
conocimiento médico, biológico y tecnoló-
gico buscando el beneficio y protección de la
sociedad y del mismo sujeto de estudio para
que las metas puedan ser alcanzadas. La fun-
cionalidad y autoridad de dicho comité se
desarrollará durante todo el tiempo y etapas
que comprendan al proceso experimental a
fin de que la normatividad y las reglas esta-

delos de simulación de computadora o con
maniquíes computarizados y programados
para responder a diferentes variables que si-
mulen algunos trastornos metabólicos, psi-
cológicos, etc. Sin embargo, estos métodos
de enseñanza-investigación, tal vez pudie-
ran tener la desventaja de que no enfren-
tan al estudiante (futuro investigador) con
situaciones reales en donde no basta tener
los conocimientos teóricos sobre los tipos de
respuesta que tendrán un hombre o un ani-
mal al someterlo a una manipulación expe-
rimental específica; es decir tal vez se ganara
en cuestión de no hacer sufrir inútilmente
a los animales, pero el estudiante perdería
capacidad de reacción y toma de decisiones
cuando maneje casos reales en humanos.
No obstante, hay que destacar que a pesar
de estos problemas ético-filosóficos, muchas
universidades del país están haciendo enor-
mes esfuerzos para crear sus propios comités
de bioética, que funcionen de acuerdo con
las normas nacionales e internacionales, sin
quitar el aspecto de entrenamiento que da la
manipulación experimental de los animales.
Como muestra de lo anterior, se pueden ci-
tar instituciones como la Universidad Juárez
Autónoma de Tabasco (2010), que ha pu-
blicado un Manual para el manejo de anima-
les con fines de experimentación y enseñanza
y que en su introducción se comenta que:
“Cuando no se cuente con herramientas al-
ternativas al uso de animales y se requiera
de su utilización, los procedimientos que se
realicen deberán cumplir con un justificado
propósito científico y de enseñanza, poseer
una expectativa razonable en cuanto a incre-
mentar el conocimiento sobre los diferentes
procesos biológicos y proveer la habilidad
necesaria para el manejo adecuado de téc-
nicas. Es necesario tomar en cuenta que esta
técnica solo se justifica en la ciencia cuan-
do ese conocimiento sea en beneficio de la
humanidad o de los animales”. Este manual
termina argumentando que: “Es obligación
de quien manipula animales con fines de

Principios de etica.indd 158 17/08/11 13:30

159Capítulo 12 La bioética en el manejo de animales de laboratorio

gesia, anestesia y eutanasia, todo esto con-
forme a la norma NOM-062-ZOO-1999.

Después de lo apuntado hasta aquí, se
hace evidente y obvio que, aunque se han
logrado muchos avances en la ética hacia el
manejo de animales de experimentación,
todavía hay que lograr acuerdos con bases
legales, de procedimiento, moral y éticos
que permitan realizar una experimentación
apegada al respeto por las especies usadas en
la experimentación y que al mismo tiempo
arrojen resultados confiables para justificar
su implementación en el ámbito de la cien-
cia (y la enseñanza). Es tarea de todos los
que nos dedicamos al quehacer científico,
estar al tanto de las disposiciones que segu-
ramente en el futuro surgirán en cuanto al
manejo de animales y del hombre mismo,
siempre en la constante búsqueda del cono-
cimiento.

blecidas sean cumplidas y respetadas bajo el
marco legal y jurídico que lo regirán”.

Por supuesto, no hay que dejar de lado
los esfuerzos de la Universidad Nacional
Autónoma de México, la cual, tiene comités
de bioética que buscan cumplir los mismos
principios de optimización del uso de ani-
males y evitación de sufrimiento sin senti-
do. Como muestra de lo anterior, se puede
mencionar la publicación de la Facultad de
Medicina (Coordinación de investigación,
comisión de ética) titulada Consideraciones
éticas para el caso de utilización de animales
de experimentación en los proyectos de inves-
tigación, en donde se detallan las especifi-
caciones que deben cubrir las instalaciones
para albergar animales, el equipamiento
para alojamiento de animales, aspectos de
alimentación y provisión de agua, así como
técnicas experimentales que incluyen anal-

Bibliografía
Clutton, RE. (2009). “Clinical estudies,

pain and ethics”. J. Small Anim. Pract.
50:59–60.

De Aluja, AS. (2002). “Animales de la-
boratorio y la Norma Oficial Mexicana
(NOM-062-ZOO-1999)”. Gac. Méd.
Méx. 138(3):295–298.

Dolan, K. (1999). “Ethics, animals and scien-
ce”. Blackwell Science Ltd, London, p.210.

Escuela Nacional de Ciencias Biológi-
cas. (2008). “Reglamento del comité de
bioética”. IPN, p.15.

Facultad de Medicina de la UNAM.
(2007). “Consideraciones éticas para el
caso de utilización de animales de expe-
rimentación en los proyectos de investi-
gación”. Comisión de ética de la Fac. de
Medicina, UNAM, p.3.

Falconi, E.; García, ML.; Marín, RO.;
Padrón, LRM.; Rivas, AMG.; Várgas,
SG. (2010). “Manual para el manejo de

animales con fines de experimentación y
enseñanza”. México, Universidad Juárez
Autónoma de tabasco, División Académi-
ca de Ciencias Biológicas. p.14.

Hobson-West, P. (2009). “What kind
of animal is the ‘three Rs’?”. ATLA.
37(Suppl. 2):95–99.

Mrad-De-Osorio, A. (2006). “Ética en la
investigación con modelos animales ex-
perimentales. Alternativas y las 3 RS de
Russel. Una responsabilidad y un com-
promiso ético que nos compete a todos”
Rev. Colombiana Bioet. 1(1):163–183.

Mrad-De-Osorio, A.; Rosenkranz, A.
(1990). “Guía para el uso de animales
de laboratorio, parte I”. Universidad Na-
cional de Colombia, Bogotá, Colombia,
p.147.

Pérez-García, CC.; Diez-Prieto, MI.;
García-Partida, P. (1999). “Introduc-
ción a la experimentación y protección

Principios de etica.indd 159 17/08/11 13:30

160 Sección 2 Bioética

Tobón-Marulanda, FA. (1998). “Prin-
cipios básicos de la farmacología experi-
mental”. Universidad de Antioquia, Me-
dellin, Colombia. p.223.

Van Zupthen, LF.; Van Der Valk. (2001).
“Developments on the implementation of
the three Rs in research and education”.
Toxicol. in vitro. 15(4-5):591–595.

Zúñiga, JM.; Tur, JA.; Milocco, SN.; Pi-
ñeiro, R. (2001). “Ciencia y tecnología
en protección y experimentación animal”.
McGraw-Hill. 2001. Madrid, España.
p.129.

animal”. Universidad de León, León, Es-
paña. p.150.

Rollin, BE. (2009). “Ethics and eutana-
sia”. CVJ, 50:1081–1086.

Russell, WMS.; Burch, RL. (1959). “The
principles of humane experimental te-
chnique”. London, UK: Methuen, 238
p. [Special edition published in 1992 by
Universities Federation for Animal Welfa-
re, Potters Bar, Herts,. UK].

Sechzer, JA. (1983). “The role of the ani-
mals in biomedical research”. Ann. New
York Acad. Sci, New York. 406:1–229.

Principios de etica.indd 160 17/08/11 13:30

Sección III
Dilemas éticos

Principios de etica.indd 161 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 162 17/08/11 13:30

¿Q
ué son los dilemas? Son

situaciones problemáticas que pueden resol-
verse mediante dos soluciones, ninguna de
las cuales es completamente aceptable; más
próximo a nosotros, un dilema genera cierta
duda entre lo que profesionalmente, debe
hacer y lo que moralmente como persona
sienta que deba hacer, mostrando así una
discrepancia de pensamiento, es obvio que
en los dilemas no existen soluciones con las
que puedan estar de acuerdo todos los inte-
resados.

El tránsito desde una ética prescripti-
va, normativa o teórica a una ética aplica-
da y consecuentemente viva, lleva consigo
inexorablemente, el encuentro con dilemas.

Todos podemos erigirnos a favor de la ver-
dad, de la honestidad y de todos los valores
del horizonte axiológico, pero sólo es en el
ejercicio de la vida misma, cuando podemos
demostrar que tanto estamos dispuestos a
cumplirlos. La honradez no existe cuando
un “hombre intachable” dicta una conferen-
cia sobre ella, sino cuando una persona co-
mún pudiendo tomar algo que no le perte-
nece, decide, por sus principios, no hacerlo.

La ética a la que aspiramos, no es una
serie de principios que regulen más bien,
principios que inspiren el comportamiento,
por ello la inclusión de esta sección en la
que se describen dilemas éticos en distintas
áreas de las ciencias de la salud. 163

Introducción Sección III

Nada compromete tanto nuestra
capacidad de razonar,

ni pone en juego la inteligencia práctica
de manera tan apremiante,

que la solución de un dilema moral.
Patricia Montelongo

MSP Luis Enrique Díaz Pérez

Principios de etica.indd 163 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 164 17/08/11 13:30

Capítulo

¿Q
ué es la ética?

La ética se ha definido como la “disci-
plina filosófica que estudia el bien y el mal y
sus relaciones con la moral”.

La odontología se encuentra bajo pre-
sión por cuestiones morales y sociales que
han alcanzado a la profesión y han afectado
de manera considerable su práctica diaria.

Los dentistas deben de tomar en cuenta
todo lo relacionado con el consentimiento
informado en especial en lo que se refiere
con la anestesia y la aplicación de los rayos
X, tanto en relación a la salud del paciente
como en la elaboración de un claro presu-
puesto antes de iniciar un tratamiento. El
consentimiento informado ha tenido mayor
interés debido al incremento en el núme-
ro de pacientes que han iniciado acciones
legales, debido a las sentencias que se han
dictado en base a la ausencia de un consen-
timiento informado.

Dentro de algunos dilemas éticos po-
demos mencionar:

• ¿Puede el cirujano dentista recomen-
dar un tratamiento estético al paciente
si éste no ha manifestado disgusto por
su apariencia?

• ¿Tiene el cirujano dentista la obligación
de decir al paciente que el tratamiento
que le realizaron con anterioridad esta
mal elaborado?

• ¿El odontólogo en su competencia des-
leal debe ofrecer tratamientos con ho-
norarios reducidos con el afán de cap-
tar mayor número de pacientes?

• ¿Los odontólogos que se han especiali-
zado deberían de ofrecer tratamientos
que han dejado de practicar, con el fin
de que el paciente permanezca en su
consulta y como consecuencia el incre-
mento de sus honorarios?

13

165

Dilemas éticos
en la odontología

CD Arturo asCeNCio villagráN

Principios de etica.indd 165 17/08/11 13:30

166 Sección 3 Dilemas éticos

existe una inflamación del ligamento perio-
dontal, y no se pudo continuar con el tra-
tamiento por las molestias que presentaba.
A la siguiente cita el paciente seguía con la
misma sintomatología y al hacer una explo-
ración se observa una fractura vertical que
separaba las dos raíces del órgano dental.

La paciente al comentarle lo observado
en la exploración inmediatamente pensó en
el colega endodoncista, imposibilitándome
de continuar con el tratamiento debido al
dolor, por tanto, solo había un probable res-
ponsable.

El tratamiento volvió a cambiar, ahora
a una extracción del órgano dental. El di-
lema era decirle o no de la fractura ya que
involucraba al odontólogo que había hecho
el tratamiento anterior.

Finalmente se le informo y se trato de
explicar las posibles causas de la fractura que
van desde la no protección con una corona
provisional durante la mordida de alimentos
extremadamente duros (indicaciones que ya
se le habían dado), la palanca hecha al retirar
la curación, hasta la manipulación realizada
durante el procedimiento de la endodoncia.

El paciente aceptó el nuevo tratamien-
to sin ninguna objeción, quedando en el
aire cual fue la causa probable del fracaso
del tratamiento.

Finalmente el diente perdido fue reem-
plazado por un artificial, que devolvió fun-
ción y estética.

• ¿El cirujano dentista se debe de anun-
ciar o hacerse publicidad con títulos
que no tiene?

• ¿El cirujano dentista se debe de anun-
ciar o hacerse publicidad con trata-
mientos o equipo que no tiene?

• ¿Debe el profesional de la odontología
continuar con el tratamiento que le co-
rresponde realizar a su colega referido?

Un dilema ético en la odontología

Se presenta un paciente al consultorio para
que se le realizara una obturación estética,
previamente se retiró una restauración me-
tálica desajustada. Después de eliminar la
caries que se encontraba por debajo de la
restauración existente, se decidió remitirla
al endodoncista, pues la profundidad de la
cavidad era tal que terminaría en una co-
municación pulpar. El paciente sabía que
se podía presentar esta situación, se le ha-
bía explicado previamente y por tanto, ha-
bía firmado el consentimiento informado.
El paciente se retiró sin ninguna sintoma-
tología, además de saber que el tratamien-
to iba a ser modificado por esta situación
que se había presentado terminando en
una corona.

De regreso del endodoncista el pacien-
te manifestaba dolor, yo le comenté que era
normal, ya que después del procedimiento

Principios de etica.indd 166 17/08/11 13:30

Capítulo

Cada individuo es protagonista
de su propia vida y debe tomar decisiones
y adoptar comportamientos tomando en
cuenta un conjunto de ideas, valores y cri-
terios, la ética pretende esclarecer filosófi-
camente la esencia de la vida moral, con el
propósito de formular normas y criterios de
juicio que puedan orientar a un comporta-
miento libre de la persona y, por ende, a una
conducta responsable.

Los avances tecnológicos que han teni-
do lugar en las últimas décadas han venido
acompañados de situaciones de corrupción,
enriquecimiento ilícito, falta de responsa-
bilidad, compromiso, un interés por los as-
pectos individuales más que los de grupo,

por lo que se han abierto temas diversos
sobre ética, especialmente la referente a la
profesión la cual debe tener una marcada
vocación de servicio, es el aporte personal
más decisivo a la vida social. Si no se tiene
como fin contribuir al bien común, fácil-
mente se verá en esa tarea un medio de au-
toafirmación personal, desvinculado de las
necesidades de los demás corriendo el riesgo
de acabar colocando el trabajo al servicio
del propio egoísmo.

El trabajo y la profesión son acciones
humanas, y por tanto, tienen una dimen-
sión subjetiva que consiste en el dominio
del hombre sobre si mismo, es decir, la
perfección que él adquiere en el propio

14

167

Dilemas éticos
en la actividad pericial

M en C Ana María téllez lópez

Principios de etica.indd 167 17/08/11 13:30

168 Sección 3 Dilemas éticos

competente los datos técnicos jurídicos y
científicos para el ejercicio de la acción, y
el fin inmediato es la determinación de la
existencia de un hechos delictuoso, su re-
construcción y la investigación de quiénes
en un momento dado participaron.

La criminalística comienza con el sen-
tido humano respecto del esclarecimien-
to de la verdad histórica que sucede en la
realidad; para conseguir su objetivo es ne-
cesario como toda ciencia relacionada con
aspectos sociales que tenga criterios éticos,
es decir, no es solo una ciencia “fría” sino es
una ciencia que estudia la manera exógena
del actuar del victimario, y misma que uti-
liza métodos naturales y científicos que se
utilizan en otras ciencias como la química,
la biología, la medicina, etc., con el objeto
principal de ser un auxiliar y de ser el perito
quien lleve a los jueces a tomar decisiones
basadas en técnicas científicas, las cuales
mediante la metodología pericial queden
completamente determinadas.

Gutheil señala que el perito con acti-
tud ética debe emitir sus dictámenes con la
minuciosidad de sus análisis, su adhesión a
la honestidad y objetividad, y su resisten-
cia a las diversas presiones de los abogados,
evitando cualquier intento, ya sea pasivo o
activo, de comprometerse en una tergiversa-
ción o falsificación. Es decir, ni por omisión
ni por comisión deben participar en una
falsificación de las pruebas, ni en intentos
partidistas para evitar, negar o subvenir la
presentación de las pruebas contrarias a su
propia posición.

Por ello se requiere que el perito po-
sea un conocimiento de aspectos legales de
los procesos en los que participa y tener la
intención de no aceptar instrucciones que
puedan hacerle personas interesadas en el
procedimiento con el objeto de que estas
“interferencias” no les aparten del objetivo
de obtener una decisión justa. Los princi-
pios que son mayormente vulnerados en

acto de trabajar. Las dos dimensiones de
trabajo son la técnica y la ética, mediante
la primera el hombre domina la naturaleza
y con la segunda, alcanza el señorío sobre
si mismo.

Un profesional ha de poseer calidad
técnica y calidad humana: no hay verdadera
excelencia profesional en alguien carente de
virtudes morales. Una persona corrompida
puede ser “experta” en ciertos temas, hábil
en una técnica, pero puede no ser un autén-
tico profesional, de él se espera no sólo com-
petencia técnica, sino también confianza y
responsabilidad, con espíritu de servicio y
calidad humana; en resumen, se le reclaman
valores éticos.

El ejercicio de ciertas profesiones, es-
pecialmente aquellas de carácter o servicio
público, como es el caso de la ciencias fo-
renses obliga necesariamente a los peritos
a observar un comportamiento ético en el
desempeño de sus funciones, respetando
un conjunto de valores o principios mo-
rales, regulados en ciertos aspectos por las
leyes, por reglamentos o a través de códi-
gos de ética profesional, que incluyen un
conjunto de valores los principios morales,
obligaciones, deberes, prohibiciones y san-
ciones para determinadas actuaciones irre-
gulares.

Es de gran importancia el compromiso
y la actitud de servicio para que los peritos
desempeñen su función, pues existen condi-
ciones en la actualidad que han fomentado
la corrupción, la deshonestidad y el desin-
terés; la única forma de evitar el desuso de
los valores es queriendo conocer y entender
las necesidades de la sociedad en la que vi-
vimos.

Se puede decir que la criminalística
tiene diferentes principios y diferentes fi-
nes, entre estos últimos se puede diferen-
ciar uno mediato y uno inmediato. El fin
mediato, mismo cual es el más importante
socialmente, consiste en darle a la autoridad

Principios de etica.indd 168 17/08/11 13:30

169Capítulo 14 Dilemas éticos en la actividad pericial

e) Capacidad investigativa para defen-
der la verdad pese a la consecuen-
cias que ello pueda acarrearle.

En correlación al último punto, se pue-
de señalar que el perito tiene derecho a poder
actuar con independencia y a ser protegido
contra cualquier tipo de presión institucio-
nal o no; este derecho se debe reclamar con
carácter internacional para prevenir que en
cualquier lugar del mundo haya peritos que
sufran por su honestidad profesional.

La calidad del trabajo del perito es una
exigencia ética y profesional que incluye:
minuciosidad y aplicación de técnicas ade-
cuadas y completas, objetividad en todo lo
que sea posible recolectando los indicios, es
conveniente que en lo posible se actúe con-
forme a manuales de procedimientos actua-
lizados y técnicamente correctos que luego
se complementará con lo que sea preciso.

Ahora bien, ¿qué papel juega la ética
en la ciencia criminalística?

La ética juega el papel principal, el
protagonista. La criminalística es una pro-
fesión que se presta a muchas cosas desho-
nestas, por eso, el perito debe ser íntegro,
honesto, incorruptible. Existe un refrán que
se ha adaptado como slogan, porque debe
marcar la vida pericial, el refrán dice: “El
perito no se vende, el perito se paga”.

No hay mayor satisfacción para un
perito que el de recibir el reconocimiento
de las personas para las cuales se realiza un
servicio, recibiendo el respeto, la amistad de
la gente y la tranquilidad y orgullo de haber
aportado con nuestro trabajo a que se haga
justicia, sintiendo la tranquilidad cuando se
camina, sin miedo a nada.

Por último quiero señalar a aquellos es-
tudiantes interesados en incursionar en el
ámbito de las ciencias forense ponerle alma a
sus estudios y por sobre todas las cosas: digni-
dad, conocimiento y capacitación, para poder
enaltecerlas.

este tipo de periciales se pueden concretar
en dos: objetividad e imparcialidad.

Una de las reglas básicas a tener en
cuenta en el trabajo forense es la de apor-
tar los datos disponibles de forma objetiva y
rigurosa, y de acuerdo con unos principios
éticos los juicios y opiniones deben estar
fundados en conocimientos, lo cual viene a
suponer que se debe realizar la actividad en
términos de máxima imparcialidad.

Por lo que, teniendo en cuenta que el
trabajo forense se enmarca en un contex-
to de conflicto social y judicial, su activi-
dad requiere una mayor conciencia ética,
y reflexión para identificar y entender si-
tuaciones que puedan resultar potencial-
mente conflictivas, dependientes o que
conlleven estrategias de manipulación por
parte del cliente u otras personas. Conse-
cuentemente, la actuación profesional del
perito debe ser realizada con las debidas
garantías éticas y científicas enmarca-
das en un código deontológico, como
modo de prevenir y evitar conductas que
sobrepasen los límites de las normas de su
ejercicio profesional.

El perito es una persona que pone su
gran conocimiento y experiencia en una
ciencia o arte al servicio de la justicia y debe
reunir las cualidades siguientes:

a) Amplio conocimiento de la ciencia,
disciplina o arte que practica, por lo
que deberá acreditar su formación y
experiencia.

b) Absoluto respeto los principios de
la deontología y ética en su aplica-
ción a la práctica forense.

c) Resistencia a presiones para no po-
nerse al servicio del crimen.

d) Imparcialidad y veracidad en defen-
sa de la verdad y la justicia, consta-
tándolo a quien solicite su interven-
ción.

Principios de etica.indd 169 17/08/11 13:30

170 Sección 3 Dilemas éticos

Bar, A. (2003). “La investigación científica
y la investigación criminalística”. Revista
Electrónica de Epistemología de Cienicas
Sociales. 16:1-7.

Gutheil, TG.; Hilliard, JT. (2001). “The
Treating Psychiatrist Thrust Into the Role
of Expert Witness”. Psychiatric Servi-
ces.52:1526-1527.

León, P. (2000). “La confidencialidad del
médico y la información debida a las

Bibliografía
Compañías Aseguradoras”. Rev Med Univ
Navarra. 44(1):25-31.

Montiel, J. (2008). “Criminalística”. Ed.
Limusa Noriega Editores. Tomo I, Méxi-
co.

Piga, A. (2000). “Ética en la pericia medi-
co–legal”. Med. leg. Costa Rica. 17(1):7-8.

Santillán, MA. (2003). “Ética Profesio-
nal”. Revista de Investigación de la Facultad
de Ciencias Administrativas. 6(12):69-78.

Principios de etica.indd 170 17/08/11 13:30

Capítulo

Nightingale afirma que enfer-
mería es una de las bellas artes ya que se re-
quiere de una devoción tan exclusiva y de
una preparación rigurosa para trabajar con
los seres humanos, con su cuerpo vivo, el
que se considera el templo de Dios, por eso
es la más bella de las artes.

“El cuidado” es el objeto de estudio de
la enfermería, pero desde un enfoque holís-
tico, situación que engloba cuerpo, mente,
espíritu, en un todo integrado, para que el
cuidado sea brindado desde esta óptica, es
primordial, que la enfermera cuente con
conocimientos técnicos, científicos y éticos,
con la capacidad moral para hacerlo y ha-
cerlo bien o sea hacerlo con calidad, calidez,
eficiencia y eficacia.

La practica de enfermería de manera co-
tidiana se encuentra con dilemas éticos por
el continuo trabajo e interacción con los pa-
cientes, principalmente, además con el trato
diario y continuo que se tiene con los com-
pañeros del equipo de salud, con el personal
administrativo, y de otros servicios básicos,
es cierto que la enfermería es una profesión
en la que existe esa situación de ayuda, de
solidaridad para los semejantes en cualquier
circunstancia, en cualquier etapa de la vida,
en momentos de salud o enfermedad, en la
etapa aguda o crónica, o en la etapa final de
una enfermedad. En el cuidado directo con
el paciente o con el familiar los problemas
suceden y los dilemas éticos están presentes
durante el cuidado de principio a fin.

15

171

Dilemas éticos
en la enfermería

MCE Cecilia sáNChez MoreNo

Principios de etica.indd 171 17/08/11 13:30

172 Sección 3 Dilemas éticos

la comunicación acertada con el equipo de
salud, la presencia y/o ausencia del fami-
liar, el nivel de conciencia del paciente, la
aceptación o rechazo del tratamiento por
parte del paciente o aun más de parte del
familiar que a veces por falta de conoci-
miento o por problemas de economía, no
toman la mejor de las decisiones en cuan-
to al tratamiento del paciente y más aun
en situaciones urgencias donde no cabe la
posibilidad de esperar mucho tiempo para
la toma de decisiones tanto por parte del
paciente, la familia o del mismo equipo de
salud, es aquí en donde la reflexión viene
precedida del factor tiempo, a veces de la
incapacidad de evaluar la situación y del
compromiso vital que puede llegar a la po-
sibilidad de muerte.

El profesional de enfermería debe po-
ner en práctica lo aprendido durante su
formación en lo referente a las experiencias
adquiridas de las vivencias obtenidas du-
rante su práctica diaria. En ética se enseña
que las acciones que las enfermeras realizan
en su actividad profesional tienen siempre
un aspecto ético relacionado directamente
con el cuidado, no olvidando que los ele-
mentos del cuidado independiente e inter-
dependiente están formados por valores,
acordados en la relación enfermera paciente
y en la interacción con los integrantes del
equipo de salud y que en momentos claves
del cuidado el profesional de enfermería, se
realizan las intervención con una habilidad
concreta, pero que es el conjunto de inter-
venciones lo que la lleva a conformar el pro-
ceso de la toma de decisiones en cuanto a, la
elección del cuidado valorando de manera
lógica y razonada si es el mejor cuidado para
ese paciente y en esa circunstancia.

Un factor importante es la aplicación
del proceso atención de enfermería en sus
etapas de valoración, diagnóstico, pla-
neación ejecución y evaluación, lo que de
manera organizada la llevara a delimitar el
problema mediante la realización de una va-

En la actualidad para evitar la aparición
de estos dilemas o con la finalidad de dismi-
nuirlos esta muy en boga “la calidad “y “la
seguridad” del paciente. Durante las inter-
venciones que el profesional de enfermería
realiza durante el cuidado, la enfermera se
encuentra frente a situaciones difíciles y es
cuando se presenta lo que se llama “dile-
ma ético”. El dilema ético surge cuando la
enfermera en base a su juicio critico tiene
que tomar decisiones, referentes al cuidado
del paciente que se encuentra hospitalizado
en cualquiera de los servicios de una insti-
tución de salud, pero este dilema se torna
difícil, en cuanto aparecen una serie de fac-
tores que intervienen en tan difícil situación
como: la gravedad, la edad, el género del
paciente, la formación o el estado cultural,
las creencias y las costumbres, la ausencia de
los familiares, el estado de inconsciencia del
paciente y que en situaciones difíciles po-
nen en apuros a la enfermera quien en estas
circunstancias tiene frente a ella este dilema
ético del cuidado.

Los principios básicos de la ética como
la autonomía, el de la no maleficencia, bene-
ficencia y el de justicia, constituyen el pilar
donde asienta la ética de los cuidados de en-
fermería, sin exclusiones o preponderancias
limitadas al medio asistencial, lo que viene a
significar que en el ámbito de las urgencias/
emergencias la toma de decisiones puede ser
es crucial para el paciente, estas decisiones
deben ser específicas en cada caso, la conse-
cución de estas son el resultados de la rapi-
dez con que se toma la decisión o el criterio
para identificar los cuidados idóneos y de
esta forma evitar complicaciones graves que
pueden llevar al paciente inclusive a perder
la vida.

La toma de decisiones durante la
atención de enfermería esta inmersa en to-
das y cada una de las acciones en las que
la enfermera participa de manera directa,
continua y profesional y que son la valora-
ción del riesgo-beneficio, la interacción y

Principios de etica.indd 172 17/08/11 13:30

173Capítulo 15 Dilemas éticos en la enfermería

Es importante tener en cuenta que el
cuidado de enfermería de calidad es la pri-
mera barrera de seguridad en los pacientes,
pero también no se debe olvidar que todas
las actividades durante el proceso de aten-
ción tiene un riesgo que depende de mu-
chos factores ajenos a la practica de enfer-
mería como por ejemplo resultados de las
tecnologías, los sistemas hospitalarios y de
la interacción del equipo de salud como es
el caso de las infecciones, las caídas de los
pacientes, los errores en la medicación, el
cuidado de las ulceras por presión, en los
que de manera directa e indirecta participa
la enfermera.

Existen otros efectos adversos que pue-
den ser directos, como son los problemas de
comunicación entre el paciente y los inte-
grantes del equipo de salud, la falta de habi-
lidades y destrezas de los profesionales de la
salud, la deshumanización, el exceso de con-
fianza, la falta de experiencia en determina-
do procedimiento y de manera indirecta la
saturación de los servicios de salud, la falta
de fármacos, la disminución de los recursos
materiales y humano, situaciones que po-
nen a la enfermera frente a un dilema ético.

Por lo que a enfermería se refiere los
dilemas se presentan desde el momento en
que las instituciones de salud no alcanzan a
cubrir la plantilla de personal de enfermería,
son:

• La falta de recursos humanos en enfer-
mería, tiene como consecuencia que no
se respete el índice enfermera-paciente
y haya una sobrecarga de pacientes bajo
su responsabilidad, lo que repercute en
que ella debe priorizar los cuidados de-
jando de lado algunos que aparentan
no ser importantes pero si indispen-
sables y que el retardo en la ejecución
de ellos, provoca la disminución de la
calidad de la atención, situación que
pone a la enfermera en el dilema ético
porque ella detecta que hay una tardan-

loración integral de la salud, esta valoración
desde el punto de vista, físico, psicológico,
social, cultural y espiritual bajo la perspec-
tiva del código de ética e identificando cual
debe ser la actuación correcta, delimitando
la forma objetiva de la dimensión real del
problema, la identificación de las posibles
opciones a la toma de decisiones tomando
en cuenta la información objetiva, veraz y
completa que la enfermera obtiene y a la
resolución del problema sin olvidar la opi-
nión del paciente y de su familia así como
los resultados, la interacción con el equipo
de salud para finalmente resolver de manera
positiva el problema que en cierto momento
mantuvo a la enfermera en lo que se llama,
dilema ético.

En un dilema ético no se trata de ele-
gir entre lo correcto y lo incorrecto sino de
elegir entre dos cosas correctas pero con dis-
tinta perspectiva y la decisión es de carácter
moral, es decir se trata de que libremente
se elija la mejor opción en beneficio del pa-
ciente y que la consecuencia de los actos del
profesional de enfermería generen el máxi-
mo de bienestar en el paciente, una enfer-
mera debe tener la capacidad de reconocer
con rapidez, el dilema, analizar, argumentar
y actuar en consecuencia y desde este senti-
do se debe valorar el actuar siempre tenien-
do en cuenta el meta paradigma enfermera
que incluye conceptos como paciente, en-
torno, bienestar y enfermería o sea la perso-
na, el tiempo, modo y el lugar.

Cuando el profesional de enfermería
realiza cada una de las acciones de manera
consciente y razonada siempre en base al
proceso atención de enfermería todo mar-
cha de maravilla y se dice que el cuidado de
enfermería es de calidad, el paciente queda
completamente satisfecho en cuanto el tra-
tamiento, el cuidado pero sobre todo por-
que recibió durante su estancia un tratado
digno (uno de los indicadores de calidad en
el cuidado) es decir los cuidados y los trata-
mientos tuvieron el éxito esperado.

Principios de etica.indd 173 17/08/11 13:30

174 Sección 3 Dilemas éticos

de funcionamiento, el no seguir al pie de la
letra las indicaciones de los instructivos o
no estar al pendiente de la aplicación de las
medidas de seguridad, tiene consecuencias
graves que en cierto momento pueden ser
irreversibles.

Dilema ético más frecuente
en enfermería

Se dice en general que “pensar es cuidar”
y la administración de medicamentos es
una de las practicas cotidianas de enfer-
mería porque es el profesional que ejecuta
estas indicaciones, algunos eventos adverso
(errores) que están relacionados con mayor
frecuencia con la practica de enfermería es
en común: la medicación, la administra-
ción de medicamentos es un acto reflexivo
en el que una persona da la indicación y es
el profesional de enfermería quien antes de
ejecutarla debe realizar un análisis profun-
do sobre el medicamento, su acción, dosis,
vía y hora de aplicación así como de los in-
tervalos y el nombre del paciente y el regis-
tro todo con datos correctos situación que
en enfermería son principios vigentes que
rigen la administración de medicamentos y
son llamados los cinco correctos y aunado a
estos principios no se debe olvidar que du-
rante este proceso de administración de los
medicamentos la enfermera es responsable
y que por tanto, no debe distraerse, debe
tener un control estricto y por escrito de
todos y cada uno de los fármacos que pre-
para que no debe confiar en su memoria,
sobre todo si se trata de medicamentos de
alto riesgo.

Cuando por diversas circunstancias se
presenta un evento adverso el profesional de
enfermería puede optar por lo siguiente:

1. Ocultar la información por diversas
causas entre ellas, el miedo a ser repren-
dida o tal vez a ser despedida, a per-

za en la ejecución de los cuidados y la
terapéutica, o puede haber omisión en
la terapéutica así como la no detección
de sintomatología de posible compli-
cación, que de identificarla a tiempo,
seria benéfico para el paciente.

• Jornadas de trabajo extenuantes. La res-
ponsabilidad de cumplir con más horas
de trabajo conforme a lo que marca la
ley lo que trae consigo cansancio físico
situación que puede ocasionar errores,
se fundamenta que el profesional de
enfermería solo debe cumplir jornadas
de 8 horas con un máximo de 12 y no
más y semanalmente no rebasar las 40
horas.

• Falta de capacitación. La falta de cono-
cimientos y habilidades para la realizan
de algunas intervenciones requiere de
preparación técnica y científica, el de-
legar la función a quien no tiene la pre-
paración trae como consecuencia que
pueda surgir un evento adverso 100%
prevenible, en este sentido se deben va-
lorar los conocimientos, habilidades,
destrezas y aptitudes del profesional y
a ellos delegarles dichas intervenciones.

El profesional de enfermería debe es-
tar enterado sobre la reglamentación en el
cuidado y saber perfectamente que la en-
fermera debe responder por el cuidado di-
recto de enfermería, cuando la relación del
número de pacientes sea acorde a los pará-
metros establecidos de acuerdo con la com-
plejidad del cuidado y de la responsabilidad
ética y legal que esto implica, la calidad de
la atención de enfermería se garantiza la
calidad del cuidado, ya que por lo general
los procedimientos que la enfermera realiza
tiene relación directa con el uso de equipos
como son: monitores, electrocardiógrafos,
desfibriladores, ventiladores y que en un
momento dado pueden fallar por diferentes
motivos, como el no programar el sistema
de alarma, el no verificar su estado optimo

Principios de etica.indd 174 17/08/11 13:30

175Capítulo 15 Dilemas éticos en la enfermería

te los atributos y valores congruentes con la
profesión.

Código de ética

Disposiciones generales. El código de ética
norma la conducta de la enfermera con la
ciudadanía, las instituciones, las personas
que demandan sus servicios, las autoridades,
sus colaboradores, sus colegas y será aplica-
ble en todas sus actividades profesionales.

• Deberes de las enfermeras para con las
personas. Contiene ocho artículos (se-
gundo al noveno). Relacionados con el
respeto a la vida. El ser profesional, el
proteger la integridad, valores y costum-
bres, proteger la integridad de la perso-
na, mantener un conducta honesta y
leal, secreto profesional, el autocuidado
a la salud, atención de enfermería y el
principio de la voluntad de las partes.

• De los deberes de las enfermeras como
profesionistas. Contiene ocho artículos
(décimo al décimo séptimo). Referen-
tes a la aplicación de los conocimientos
científicos y éticos, la responsabilidad
de los asuntos inherentes a la profesión,
uso de la cedula profesional, a fortale-
cer la seguridad en el trabajo, a la igual-
dad en el trato del ser humano, ofrecer
servicios de calidad. A las competencias
profesionales, a la imparcialidad y al
juicio critico.

• Deberes de las enfermeras para con sus
colegas. Contiene cinco artículos (dé-
cimo octavo al vigésimo segundo). Re-
ferentes a compartir experiencias pro-
fesionales disciplinares, a dar crédito a
sus colegas, a ser solidaria, al respeto a
la opinión de sus colegas y a mantener
el prestigio de su profesión.

• De los deberes de las enfermeras para
con su profesión. Contiene tres artícu-
los vigésimo tercero al vigésimo quin-

der el respeto de sus compañeras, estas
conductas dañan la confianza y alteran
los principios de maleficencia-benefi-
cencia, autonomía, justicia, veracidad y
lealtad.

2. Comunicar el error a sus compañeras y
al resto del equipo de salud es una reac-
ción correcta lo que permita el actuar
de manera inmediata para contrarrestar
el daño.

3. El comunicar el evento al paciente y a
los familiares, situación que debe ser
lo ideal pero que no se realiza porque
de esta forma se afirma que se pierde
la confianza tal hacia el profesional de
enfermería.

Independientemente del error y de

quien lo cometa se debe actuar de manera
inmediata sobre la premisa de que el pacien-
te esta primero y de identificar las acciones
o medidas de manera inmediata para mini-
mizar el daño.

Código de ética en enfermería

Como resultado de su educación formal
el profesional de enfermería se encuen-
tra identificado con los más altos valores
morales y sociales de la humanidad y esta
comprometido con aquellos que propician
una convivencia de dignidad y justicia e
igualdad. El código de ética hace explíci-
tos los propósitos primordiales, los valores,
las obligaciones de la profesión tiene como
función tocar y despertar la conciencia de la
enfermera que se constituya en un ámbito
de legitimidad y autenticidad en beneficio
de la sociedad.

En enfermería se tiene un código de
ética para resaltar los valores heredados de la
tradición humanista, un código que inspire
el respeto a la vida, a la salud, a la muerte, a
la dignidad, ideas, valores y creencias de las
personas y el ambiente, un código que resal-

Principios de etica.indd 175 17/08/11 13:30

176 Sección 3 Dilemas éticos

de las personas y de la comunidad de
enfermería.

8. Asumir el compromiso responsable de
actualizar y aplicar los conocimientos
científicos, técnicos y humanísticos de
acuerdo con su competencia profesio-
nal.

9. Pugnar por el desarrollo de la profesión
y dignificar su ejercicio.

10. Fomentar la participación y el espíritu
de grupo para lograr los fines profesio-
nales.

Ejemplo de dilema ético

En la sala de terapia intensiva se encuentra
una paciente con problema de sepsis el per-
sonal de enfermería tiene a su cargo la ejecu-
ción de la terapia farmacológica de acuerdo
con las indicaciones, llega la hora de admi-
nistrar los medicamentos y de acuerdo con
la organización fueron dos las enfermeras
que participaron en esta acción, la enfer-
mera que prepararon los medicamentos, no
identifico perfectamente el fármaco y en lu-
gar de poner el nombre de la paciente de la
cama tres le puso el nombre de la paciente
de la cama cuatro, el fármaco fue difenil-
hidantoinato de sodio, el cual fue aplica-
do de manera incorrecta, posteriormente
la paciente empieza a sentir los efectos del
fármaco argumentando que su visión era
borrosa y sentía en su cuerpo una sensación
de pesadez, buscando la causa de los efectos
se identifico el evento adverso la administra-
ción de un fármaco de manera equivocada,
las enfermeras notificaron de inmediato al
especialista que estaba a cargo de la guar-
dia y este busco el antídoto para minimi-
zar de manera inmediato la acción del fár-
maco que por error se había administrado.
El dilema surgió en el momento en que se
identifico el error y la discusión que se dio
entre las enfermeras en cuanto a, ¿que hace-
mos?, ¿avisamos?, ¿no avisamos y actuamos

to). Referentes a el desempeño profe-
sional, el desarrollo de la profesión y a
demostrar lealtad a los intereses legíti-
mos de la profesión mediante su parti-
cipación activa.

• De los deberes de las enfermeras para la
sociedad. Contiene tres artículos (vigé-
simo sexto a vigésimo octavo). Referen-
tes a prestación de servicio social, estar
en la disposición de brindar el cuidado
a quien lo solicite y buscar el equilibrio
entre el desarrollo humano y la conser-
vación de los recursos y el medio am-
biente atendiendo los derechos de las
generaciones futuras.

De todo lo anterior se deriva el decálo-
go de ética:

1. Respetar y cuidar la vida y los derechos
humanos, manteniendo una conducta
honesta y leal en el cuidado de las per-
sonas.

2. Proteger la integridad de las personas
ante cualquier afectación, otorgando
cuidados de enfermería libres de ries-
gos.

3. Mantener una relación estrictamente
profesional con las personas que atien-
de, sin distinción de raza, clase social,
creencia religiosa y preferencia política.

4. Asumir la responsabilidad como miem-
bro del equipo de salud, enfocando los
cuidados hacia la conservación de la sa-
lud y prevención del daño.

5. Guardar el secreto profesional obser-
vando los límites del mismo, ante ries-
go o daño a la propia persona o a terce-
ros.

6. Procurar que el entorno laboral sea se-
guro tanto para las personas, sujeto de
la atención de enfermería, como para
quienes conforman el equipo de salud.

7. Evitar la competencia desleal y com-
partir con estudiantes y colegas expe-
riencias y conocimientos en beneficio

Principios de etica.indd 176 17/08/11 13:30

177Capítulo 15 Dilemas éticos en la enfermería

respecto a las posibles reacciones que pudie-
ra presentar.

Es importante que analicemos que
como seres humanos podemos cometer
errores pero que es inhumano no tratar en
lo mejor de lo posible, no cometerlos y evi-
tar al 100% poner en peligro la vida de to-
dos aquellos que sin pensarlo ponen su vida
en las manos de un profesional de la salud,
con la fe y la esperanza de que son ellos
quienes les ayudaran a recuperar la salud ya
que la felicidad radica ante todo cuando se
posee un completo estado de bienestar físi-
co, mental, social y espiritual.

por nuestra cuenta? y ¿después de resuelto
el caso le pedimos al especialista que no lo
anote en su reporte y en el enfermería tam-
poco?, ¿hacemos todas las anotaciones en las
hojas correspondientes? y ¿lo notificamos o
no a la jefa del servicio del siguiente turno?

El especialista comento que fue clave
la inmediatez con que se comunico el pro-
blema y la rapidez con que se administro el
antídoto y las anotaciones realizadas en las
hojas correspondientes con respecto al error
cometido así como la notificación al perso-
nal del siguiente turno con la finalidad de
mantener a la paciente en observación con

Principios de etica.indd 177 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 178 17/08/11 13:30

Capítulo

Hablar de la consulta privada
nos remonta algunos años atrás, 12 años
aproximadamente, en dónde al inicio fue
una experiencia empírica ya que durante
nuestro trayecto en la universidad al cursar
tanto la licenciatura como la maestría no
hubo una formación dirigida a la atención
del paciente en la consulta privada; sin em-
bargo si la hubo en los aspectos éticos de
la profesión. Nuestro inicio en la consulta
privada fue por la inquietud propia de te-
ner contacto directo con pacientes y porque
algunos conocidos manifestaban requerir
nuestros servicios principalmente para el
control de peso. Desde entonces hemos ido
adquiriendo la experiencia para proporcio-
nar este servicio, valiéndonos de la actua-
lización constante, además de informarnos
sobre los requisitos necesarios para cumplir
con las normas nacionales para poder dar
consulta de calidad.

Como personas y como profesionales
de la nutrición siempre ha sido importan-
te para nosotros el tener presente esa for-
mación ética y de valores, misma que se va
adquiriendo a lo largo de la vida, en el en-
torno familiar y escolar y con las amistades
y demás personas que nos vinculamos. Todo
este bagaje de conocimientos y experiencia
nos define en nuestro quehacer profesional
y nos ha permitido aprender cómo es que
la ética se traduce a la práctica, entendien-
do que la ética y lo que ello implica no es
algo que se aprende de memoria, ni es una
receta de cocina, sino que es algo que se va
aprendiendo en el día a día de lo que uno va
viviendo y madurando.

Hemos tenido la fortuna de conocer
gente con diferentes profesiones relaciona-
das a la salud y afortunadamente la mayoría
de ellas han actuado con compromiso, sen-
sibilidad y ética, lo cual ha permitido tener

16

179

Dilemas éticos del nutriólogo(a)
en la consulta privada

M en NH Amanda peña ireCta
M en NH Zuli CalDeróN raMos

Principios de etica.indd 179 17/08/11 13:30

180 Sección 3 Dilemas éticos

paciente o bien el mismo paciente nos so-
licita que le recetemos algún medicamento
para su patología o para bajar de peso (eso
es algo muy común), sin embargo, aunque
contemos con ciertos conocimientos de
farmacología, reconocemos que no fuimos
formados para prescribir medicamentos y
que por tanto, no debemos involucrarnos
en ello. Es decir, no sería honesto el querer
impresionar a nuestro paciente recetándole
algún medicamento o bien criticar o contra-
decir acerca del tratamiento farmacológico
que esta recibiendo del médico. Por el con-
trario debemos darle su crédito a nuestros
compañeros y colegas y de esa manera con-
tribuir al trabajo multi e interdisciplinario,
trabajo que reconocemos en algunas ocasio-
nes es muy difícil de lograr debido al ego de
los diferentes profesionales que tratamos a
un mismo paciente.

Entonces cuando algún paciente nos
sugiere que lo mediquemos, esto se convier-
te en un dilema ético, por un lado porque
el paciente tiene el derecho de pedir, y eso
lo debemos respetar, pero por el otro lado
nuestra ética como licenciados en nutrición
nos dice que nosotros no somos los profe-
sionales preparados para ello. En este caso
un dilema ético de este tipo lo hemos resuel-
to platicando con nuestro paciente con toda
la honestidad y sinceridad; por ejemplo, si
se trata de un caso de sobrepeso u obesidad
y el paciente desea tener un tratamiento
farmacológico o incluso quirúrgico y nos
lo solicita, lo que hacemos es explicarle que
nosotros somos los profesionales encarga-
dos de la nutrición y alimentación y que no
somos los indicados para prescribir medica-
mentos ni mucho menos realizar cirugías;
le explicamos que el problema de salud que
tiene se debe de tratar de manera multidisci-
plinaria principalmente con un nutriólogo,
médico y psicólogo y le remarcamos la fun-
ción de cada uno de ellos, como para con-
cientizarlo del porqué y de la importancia
de acudir a ellos. También le comentamos

varios ejemplos cercanos de lo que ésta ética
implica; aunque también nos ha tocado co-
nocer la contraparte de la historia en donde
hemos visto la insensibilidad y la falta de
ética en el trato al paciente, por lo que te-
nemos muy claro el tipo de profesional de
la nutrición que somos y que queremos ser.

Este aprender cotidiano nos ha lleva-
do a conocer nuestros límites, capacidades
y habilidades, y afortunadamente hemos
tenido la oportunidad de que médicos tan-
to generales como especialistas reconozcan
nuestro trabajo y se apoyen en nosotros al
referirnos a sus pacientes; nuestro desem-
peño hace que los pacientes también reco-
nozcan nuestro trabajo, lo que los motiva a
regresar a sus consultas y a recomendarnos
con otras personas y pacientes.

Esto ha sido fruto de esa formación
cumpliendo con la honestidad, legitimidad
y moralidad de lo que hemos aprendido,
toda vez que desde el egreso de nuestra ca-
rrera nos interesamos en incursionar en la
consulta privada con la consigna de servir
a la gente y procurar su mejora mediante
un trato justo, igualitario y humanitario a
quien solicitara nuestros servicios.

Como nutriólogas sabemos que nues-
tra profesión nos permite tener y aspirar a
una vida mejor en todos los aspectos, como
el profesional, personal y económico. Sin
embargo la consulta privada no la vemos
sólo como algo que nos remunere econó-
micamente, sino como una oportunidad de
actualización, de aprendizaje y de compar-
tir con otros, buscando diferentes opciones
para lograr nuestros objetivos como nutrió-
logas, así como las metas del paciente que
requiere de nuestros servicios.

Hace un momento escribíamos sobre el
conocer y reconocer los límites, las capaci-
dades y habilidades; parte del reconocer los
límites, nos ha llevado a aprender a ser hu-
mildes y honestos. Por ejemplo, en muchas
ocasiones tenemos el conocimiento sobre el
tratamiento farmacológico que requiere el

Principios de etica.indd 180 17/08/11 13:30

181Capítulo 16 Dilemas éticos del nutriólogo(a) en la consulta privada

acordes a las que su médico le dio ya que “él
es su doctor y es el que sabe”. Una situación
como la que ejemplificamos se convierte en
un dilema de tipo ético, el cual hemos trata-
do de resolver y algunas veces lo hemos lo-
grado de la siguiente manera: es nuestra obli-
gación informarle al paciente lo que implica
ser nutriólogo, la serie de conocimientos que
adquirimos en nuestra formación y para qué
son esos conocimientos, esto con la finalidad
de hacerle ver que cada profesionista tiene
sus funciones y que es su responsabilidad
asumirlas como corresponde. Una vez que le
damos a nuestro paciente esta información
le explicamos el porque decidimos utilizar
ese tratamiento y porque no consideramos
utilizar el qué el médico sugiere y le solici-
tamos un voto de confianza a nuestra per-
sona y a nuestra profesión. De esta manera
estamos respetando a nuestro paciente y nos
respetamos a nosotras mismas.

También estamos conscientes de que
la nutrición como profesión es aún joven
y que una parte importante de nuestro tra-
bajo como licenciados en nutrición se ha
concentrado en ir ganando terreno y cre-
dibilidad entre nuestros compañeros del
equipo de salud y de la sociedad en general.
Una situación como la anteriormente plan-
teada en que un médico pretende decidir o
hacer nuestro trabajo, la hemos podido re-
solver demostrando esa actitud de defensa
de nuestra profesión, actitud que se basa
en el estudio, actualización y compromiso
con nuestra profesión. Consideramos que
la solución a este tipo de situaciones es y
será siempre la preparación y actualización,
ya que de esa manera hemos podido de-
mostrarles a los médicos que entendemos
y que sabemos de lo que estamos hablan-
do cuando participamos en la atención de
un paciente. Conscientes también de que
la relación siempre debe mantenerse respe-
tuosamente con nuestros compañeros, con-
sideramos que la mejor manera de subsanar
este dilema es demostrando nuestros cono-

sobre el riesgo-beneficio de utilizar un me-
dicamento o una cirugía de acuerdo con el
sobrepeso o grado de obesidad que presenta,
y si aún así el paciente insiste en tomar al-
gún medicamento y en que se lo recetemos,
le decimos que no y le recomendamos a al-
gún médico para que lo consulte. Hablando
así con nuestro paciente estamos respetando
su derecho a la información y a la toma de
decisiones y nosotros como profesionistas
estamos actuando de manera ética al no rea-
lizar acciones para las que no fuimos prepa-
rados y al respetar a nuestros compañeros
integrantes del equipo de salud. Actuando
así en algunas ocasiones hemos perdido pa-
cientes, pero también hemos ganado credi-
bilidad lo cual se traduce en la ganancia de
nuevos pacientes.

Eso nos lleva a recordar que la consulta
privada no es una competencia en la que el
ganador es quien más pacientes vea, cree-
mos y estamos ciertas que para nosotras no
es esa nuestra inquietud, al contrario es po-
der lograr que la mayor parte de las personas
que acuden a nosotras para ser tratadas por
alguna patología, no solo se retiren satisfe-
chas de la consulta, sino que aprendan que
esa información les es útil en la vida diaria y
más aún que eso contribuye a su mejoría y
recuperación de su salud.

Otro dilema ético al que algunas veces
nos hemos enfrentado es al poco respecto
o credibilidad del médico hacia el trabajo
del nutriólogo y a esa relación tan estrecha
y de confianza absoluta del paciente con su
médico. A qué nos referimos con esto, ci-
taremos un ejemplo: hay ocasiones en que
el médico nos remite un paciente, nosotras
lo atendemos, le indicamos su tratamiento
dietoterapéutico y cuando regresa a su con-
sulta subsecuente nos comenta que no lle-
vo el tratamiento debido a que su médico
consideró que no era lo adecuado y que el
tratamiento debe modificarse. Muchas veces
la actitud del paciente es la de esperar que
el nutriólogo(a) le cambie las indicaciones

Principios de etica.indd 181 17/08/11 13:30

182 Sección 3 Dilemas éticos

para quedarse con el mínimo de ropa posible
y esto pudiera generarles cierta incomodi-
dad. En este caso la estrategia que se ha utili-
zado es que en el momento en que el pacien-
te solicita la consulta de primera vez, además
de acordar el día y agendarla se le hace saber
que parte de la consulta consiste en evaluar
su composición corporal y se le pide que el
día de la cita acuda con ropa cómoda. Hay
ocasiones en que el paciente no acepta que se
le mida y esa decisión se le respeta y solo se
le explica que entonces no se podrá evaluar
adecuadamente su composición corporal.

En algunas ocasiones la gente solicita la
consultoría con el nutriólogo, más que por
aspectos de salud, por aspectos estéticos so-
bretodo cuando se trata de control de peso.
El paciente llega al consultorio con una idea
de cuánto quiere bajar de peso y cómo se
quiere ver. Si bien es obligación del nutrió-
logo respetar la autonomía del paciente y
por ende sus decisiones, es también nuestra
obligación el explicarle cómo es que debe de
ser la disminución de peso fisiológicamente
aceptable, los aspectos genéticos de la dis-
tribución corporal de grasa, las cuestiones
relacionadas con el metabolismo y la edad,
en fin, se le deben hacer de su conocimien-
tos todos los aspectos fisiológicos y sobreto-
do hablarle con la verdad y no prometerle
cambios “milagrosos” en su físico, en primer
lugar porque éstos no existen y en segundo
lugar porque nuestra formación profesional
resuelve ciertos aspectos más no todos los
relacionados con lo que el paciente quiere.
Es por ello preferible hablar con la verdad y
qué sea el paciente quién decida si continua
o no con el tratamiento.

Es conveniente mencionar que hay
ocasiones en que la gente se acerca a noso-
tras para comentarnos que les fue diagnosti-
cada alguna enfermedad y que les recomen-
daron acudir a consulta de nutrición, pero
que sin embargo no cuentan con los recur-
sos económicos suficientes para acceder a
las consultas, solicitándonos que por favor

cimientos y capacidades y no entrando en
discusiones infructuosas.

Otro dilema ético al que nos hemos en-
frentado es a esa competencia que existe de
los llamados “productos maravillosos o má-
gicos” y a personas que sin tener la prepara-
ción adecuada se ostentan como “expertos
o profesionales de la nutrición”, y el dilema
se presenta cuando nuestro paciente atiende
mas a las indicaciones de estas personas o
productos que a las nuestras. La forma de
enfrentar este dilema ha sido hablándoles a
nuestros pacientes con la verdad, comentán-
doles que si el producto contiene una leyen-
da que dice: “El consumo de este producto
es responsabilidad de quien lo usa o de quien
lo recomienda”, se debe a que no tiene un
respaldo científico que le abale, le hablamos
un poco de la fisiología y de los procesos
bioquímicos en nuestro organismo para in-
tentar explicarle el efecto de estos productos
o bien si no conocemos el producto se lo de-
cimos con toda honestidad y nos compro-
metemos a investigar sobre el producto para
poderle informar mejor; le comentamos
también que la decisión de utilizar estos
productos o bien de ajustarse al tratamiento
queda en su persona y le hacemos ver que
no le conviene por cuestiones económicas el
gastar doble comprando un producto y ade-
más acudiendo periódicamente a consulta
nutriológica. De esta forma cumplimos con
nuestro deber de proporcionar información
veraz y clara al respecto de beneficios, con-
traindicaciones y efectos secundarios de los
productos comerciales.

Otro aspecto de la consulta privada en
nutrición que tiene que ver con la ética es el
hecho de que a muchos de nuestros pacien-
tes, les hacemos evaluación antropométrica y
de su composición corporal, esto implica que
el paciente debe utilizar el mínimo de ropa
posible para poder realizarle las mediciones
correctamente. Hay ocasiones en que a algu-
nos pacientes les sorprende esta situación ya
que no llegaron al consultorio mentalizados

Principios de etica.indd 182 17/08/11 13:30

183Capítulo 16 Dilemas éticos del nutriólogo(a) en la consulta privada

son numerosos, que cuando egresamos de
la licenciatura contamos con conocimien-
tos muy generales y que conforme vamos
ejerciendo nuestra profesión de acuerdo con
diversas circunstancias por las que nos vaya
llevando la vida vamos adquiriendo la expe-
riencia en un campo. La consulta privada no
escapa de ello, podemos dar consulta, pero
tener más experiencia en algunos aspectos y
poca en otros. Por lo que en algunas ocasio-
nes cuando tenemos algún paciente con una
enfermedad con características muy especí-
ficas preferimos remitirlo con algún colega
que sepamos tienen experiencia en casos
como esos, prefiriendo perder un paciente a
dar un mal tratamiento.

Haciendo un análisis de las experien-
cias que hemos compartido con ustedes nos
lleva de nuevo a reconocer la importancia
de conducirse con ética, en donde la ho-
nestidad, responsabilidad y moralidad nos
permite no hacer diferencia alguna entre
ningún paciente, el trato y la calidad de la
consulta es el mismo, procurando siempre
esa equidad, eso es algo que se tiene en esen-
cia pero que también se va aprendiendo gra-
cias a ese contacto con pacientes y con las
diferentes personas involucradas en la con-
sulta privada. Siempre con la encomienda
de salvaguardar los intereses y la salud del
paciente.

les podamos apoyar. Nosotras en esos casos
entendemos que como parte de la ética del
nutriólogo y del personal del área de la sa-
lud, debemos de apoyar a nuestros semejan-
tes en este tipo de situaciones y lo hacemos
con gusto, ya sea disminuyendo el costo de
nuestra consulta o bien atendiéndoles sin
costo alguno. Esta situación que menciona-
mos en ocasiones se convierte en un dilema
ético y no por el hecho de prestar el servicio
a bajo costo o sin costo, sino por el hecho
de que en una situación de este tipo se invo-
lucran muchos aspectos morales que tienen
que ver con la honestidad de la gente que
se acerca solicitando ese apoyo y a quiénes
nosotras atendemos como lo haríamos con
cualquier otro paciente, otorgándoles ese
voto de confianza de que lo que nos argu-
mentan es la verdad. Aunque cabe mencio-
nar que en ciertas ocasiones y por diversas
circunstancias nos damos cuenta de que la
realidad económica de la persona no era tan
difícil como decían y como nuestro trabajo
es muy valioso hablamos con las personas y
les indicamos que a partir de una siguiente
consulta, esta tendrá un costo menor pero al
fin y al cabo un costo, esto con la finalidad
de valorar nosotros mismos nuestro trabajo
y esfuerzo y hacer que los demás lo valoren.

Estamos también conscientes de que
los procesos involucrados en la nutrición

Principios de etica.indd 183 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 184 17/08/11 13:30

Capítulo

185

clínica se ha generalizado el análisis de los
conflictos mediante un análisis de los prin-
cipios éticos, lo cuáles formulan cuatro as-
pectos:

1. Respeto a la autonomía. Respeto por la
capacidad de decisión de las personas
autónomas.

2. No maleficencia. Evitar causar daño.
3. Beneficencia. Promoción de los bene-

ficios y evaluación del balance entre
beneficios, riesgos y costos.

4. Justicia. Distribución de los beneficios,
riesgos y costos de forma equitativa.

La ética clínica debe de considerar una
jerarquización de los principios antes men-
cionados a la vista de las situaciones concre-
tas y de las consecuencias pero sobre todo
de un análisis ordenado y la discusión de
todos los involucrados.

La bioética puede ser interpretada
como el máximo desafío de misma ética,
que no se juega tanto en el orden teórico
de una fundamentación última de la moral
sino también en el arbitraje del juicio prác-
tico, que exhibe la compleja estructura de la
acción humana con la exigencia universal
de respeto por la dignidad de las personas,
formulada en términos de principios como
autonomía y justicia. Lo anterior hace que
se ubiqué a la bioética en la “zona del juicio
prudencial”, la cuál abarca no solo el nivel
de las decisiones en el ejercicio de la practi-
ca asistencial de la salud, de la investigación
biomédica y biotecnológica, sino también
el de las decisiones jurídicas, legislativas y
políticas en estas materias.

La ética clínica se considera una sub-
especialidad de la bioética, y se refiere a la
toma de decisiones en el día a día de aque-
llos que atienden al paciente. En la ética

LF Sandra rivera rolDaN

Dilemas éticos
en la farmacia

17

Principios de etica.indd 185 17/08/11 13:30

186 Sección 3 Dilemas éticos

que los intereses personales o co-
merciales (incluidos los intereses fi-
nancieros), 3) promover el derecho
del individuo de tener acceso a un
tratamiento seguro y efectivo.

2. El farmacéutico demuestra la misma
dedicación para todos.
a) Obligaciones: 1) manifestar respeto

por la vida y la dignidad humana,
2) no discriminar entre las perso-
nas, 3) luchar por tratar e informar
a cada individuo de acuerdo con las
circunstancias personales.

3. El farmacéutico respeta el derecho del
individuo a la libertad de elección del
tratamiento.
a) Obligación: 1) asegurar que cuando

el farmacéutico participe en el desa-
rrollo de planes de cuidado y trata-
miento, esto sea hecho consultando
al individuo.

4. El farmacéutico respeta y protege el de-
recho del individuo a la confidenciali-
dad.
a) Obligación: 1) no difundir infor-

mación, que identifique al indivi-
duo, sin el respectivo consentimien-
to o debida causa.

5. El farmacéutico coopera con los cole-
gas y otros profesionales y respeta sus
valores y habilidades.
a) Obligación: 1) cooperar con cole-

gas, otros profesionales y agencias,
en los esfuerzos por promover la
buena salud, y tratar y prevenir en-
fermedades en ésta.

6. El farmacéutico actúa con honestidad e
integridad en las relaciones profesiona-
les.
a) Obligaciones: 1) actuar con convic-

ción de conciencia, 2) evitar prác-

Sin duda alguna, una de las profesiones
que ha tenido que aplicar reflexiones éti-
cas clínicas en su desarrollo es la profesión
farmacéutica. En donde el eje de dicha re-
flexión debe de encontrar la promoción de
la vida y de la salud de las personas así como
la aplicación de una ética que sea aplicable
específicamente a los problemas del farma-
céutico en su quehacer cotidiano. Desde este
punto de vista, se ofrece algunos dilemas
éticos relacionados con algunas de las tareas
propias de esta profesión: la promoción del
uso racional medicamentos, especialmente
en el momento de su dispensación; el respe-
to a la confidencialidad y autonomía de los
pacientes cuando se establece el seguimien-
to farmacoterapéutico; los conflictos inter-
profesionales derivados del desarrollo de la
atención farmacéutica; la venta de fármacos
por internet; la dispensación de fármacos
con efectos abortivos; la participación del
farmacéutico en campañas de promoción
para la salud; etcétera.

Código de ética del farmacéutico

Los principios éticos fundamentales del far-
macéutico se describen en el código de ética
redactados por Federación Internacional de
Farmacéuticos (FIP, por sus siglas en ingles)
en octubre del 2005, en donde reafirman
los papeles, basados en las responsabilidades
de los farmacéuticos tanto de tipo moral así
como los valores que permite guiar a través
del código de ética a los farmacéuticos en
sus relaciones con los pacientes, con otros
profesionales de la salud y con la sociedad
en general.

Principios en la práctica de su profesión

1. La principal responsabilidad del farma-
céutico es el bienestar del individuo.
a) Obligaciones: 1) ser objetivo, 2) po-

ner el bienestar del individuo antes

Principios de etica.indd 186 17/08/11 13:30

187Capítulo 17 Dilemas éticos en la farmacia

de mis colegas e incluso cometido el error
de tomar atribuciones de otra profesión ya
que nuestro papel como farmacéuticos clí-
nicos es la dispensación y la información de
los medicamentos prescritos por el médico,
la evaluación y seguimiento de los posibles
problema relacionados y riesgos negativos
a la medicación que sean relevantes con la
farmacoterapia completa del paciente y con
su dieta, la colaboración en la educación
sanitaria y sobre el uso de los medicamen-
tos a la población. Así como nuestro papel
como asesor en la prescripción médica y en
la gestión de los recursos farmacoterapéu-
ticos. Por lo anterior, es importante man-
tener una educación continua además de
realizar una labor docente e investigación.
Tenemos un código ética que promueve y
divulga nuestros valores para el pacientes,
para el resto de los profesionales de la salud
y para la sociedad.

Los dilemas éticos se presentan en el
quehacer cotidiano de la profesión, pero re-
cordamos los trascendentes y que marcaron
tal vez el hecho que tratemos de ser un far-
macéutico ético y justo.

En el ejercicio la farmacia en sus dife-
rentes ramas (farmacia comunitaria, clínica,
hospitalaria e investigación) se afrontan di-
versos dilemas éticos sobre todo en los as-
pectos de la farmacoterapia en la valoración
del riesgo beneficio necesaria o prescrita por
un médico a un paciente ya que pueden ha-
ber ciertas diferencias o discrepancias con el
médico en está valoración, socialmente se
espera que el farmacéutico debe de asumir
la prescripción y dispensar la medicación,
sin embargo puede haber un dilema ético
cuando el farmacéutico analiza la prescrip-
ción observa que puede haber una terapia
contraindicada, prescripciones no viable y
finalmente la valoración del riesgo beneficio
es un juicio de valor y en donde puede ser
favorable o no aunque en ocasiones pode-
mos hacer un juicio como farmacéuticos de
la terapia sin conocer la historia clínica o las

ticas, comportamientos o condicio-
nes de trabajo que puedan perjudi-
car el juicio profesional,

7. El farmacéutico está al servicio de las
necesidades del individuo, la comuni-
dad y la sociedad.
a) Obligación: 1) reconocer las res-

ponsabilidades asociadas con el
servicio a las necesidades del indivi-
duo, por una parte, y de la sociedad
en general, por otra.

8. El farmacéutico mantiene y desarrolla
conocimientos y habilidades profesio-
nales.
a) Obligación: 1) asegurar la compe-

tencia en cada servicio farmacéutico
suministrado, por medio de la con-
tinua actualización de conocimien-
tos y habilidades.

9. El farmacéutico asegura la continuidad
de la atención en el caso de disputas la-
borales, clausura de la farmacia o con-
flicto de creencias morales personales.
a) Obligación: 1) remitir el paciente a

otro farmacéutico, 2) asegurar que
cuando una farmacia clausura, los
pacientes sean informados sobre la
farmacia a la cual su expediente, si
éste se ha llevado, ha sido trasferido.

Dilemas éticos en la farmacia

Uno de los principales dilemas éticos en la
profesión farmacéutica, es el ser capaces de
diferenciar aquellos problemas en los que
nosotros como farmacéuticos somos los
principales en la toma de decisiones, de
aquellos otros en los que no lo somos, pero
podemos y queremos influir en las decisio-
nes de otros profesionales de la salud, lo cual
a veces resulta difícil ya que a lo largo de mi
experiencia profesional he visto a muchos

Principios de etica.indd 187 17/08/11 13:30

188 Sección 3 Dilemas éticos

medicación en donde la población solicita
un medicamento directamente al farmacéu-
tico, esté debe de obtener toda la informa-
ción que sea relevante de la terapia y siem-
pre que el medicamento sea de libre venta
y no se requiera receta para su compra, con
la información obtenida el farmacéutico to-
mará una de las siguientes decisiones:

• Dispensa el medicamento con la in-
formación necesaria sobre el mismo y
sobre los síntomas a tratar.

• No dispensa el medicamento por no
ser el indicado para ese paciente y lo
sustituye por otro, si el paciente no
acepta el cambio no se dispensa.

• No dispensa ningún medicamento e
informa sobre las medidas higiénico
dietéticas necesarias.

• Remite el paciente al médico: el sín-
toma podría estar relacionado con una
patología no diagnosticada que requie-
re la intervención médica.

Otra situación ética en el momento
del acto de dispensar medicamentos, ocurre
cuando el paciente consulta al farmacéu-
tico sobre un síntoma y que puede tomar
para sentirse mejor (consulta farmacéutica),
como profesionales podemos tomar una de
las siguientes decisiones éticas siempre que
el medicamento sea de libre venta y no re-
quiera de una receta:

• El farmacéutico seleccionará el medica-
mento más adecuado para ese síntoma.

• Dispensará con toda la información
necesaria para su correcta utilización,
así como la indicación de visitar al mé-
dico si no desaparecen los síntomas.

• Remitirá el paciente al médico si es
grupo de riesgo de salud importante
(ancianos, embarazadas, lactantes).

El problema surge cuando el paciente
insiste en recibir el fármaco que el decidió

circunstancias del caso por lo que es impor-
tante al realizar el análisis de este aspecto pri-
mero realizar un dialogo con el médico para
conocer todos los aspectos clínicos antes de
emitir un juicio y no caer en un problema
ético en donde se puede confundir con el
hecho de querer ocupar otra profesión que
no nos corresponde como profesionales de
la salud.

El farmacéutico tienen la obligación
moral de la promoción del tratamiento
óptimo al ser el profesional experto del
medicamentos por lo que tienen un papel
fundamental en la promoción del uso ra-
cional del medicamento. Ya que una de sus
responsabilidades en la dispensación de los
medicamentos es que sólo pueden propor-
cionarse con una receta médica, esté. En
esta situación desde la perspectiva de la ética
clínica y legal puede negarse a la dispensa-
ción cuando se solicita sin receta, aunque
este aspecto en nuestro país se vuelve aun
más complejo y en donde pueden intervenir
en el juicio del farmacéutico para la dispen-
sación de los medicamentos un interese eco-
nómico ya que el medicamento se convierte
en una unidad monetaria y no de salud. En
caso que el paciente presente una receta mé-
dica y el farmacéutico encuentra en la pres-
cripción una interacción y/o contraindica-
ción importante o incluso duda razonable
e importante en la dosis e imposibilidad de
contactar con el médico, puede negarse a
dispensar el medicamento ya que se pone el
riesgo la vida del paciente.

En una segundo problema ético, se
presenta en el farmacéutico cuando tiene la
responsabilidad con los respecto a los medi-
camentos de libre venta (OTC) ya que mu-
chas ocasiones el primer y único profesional
de la salud con el que consulta el paciente
es el farmacéutico, en estos casos no debe
de existir el interés comercial. Sin embargo
el farmacéutico tienen la obligación de ante
poner el bienestar del paciente por lo que es
fundamental que en una situación de auto-

Principios de etica.indd 188 17/08/11 13:30

189Capítulo 17 Dilemas éticos en la farmacia

del farmacéutico ya que debe de tener un
respeto a la libertad y los derechos de los
pacientes.

Sin duda alguna las funciones de la
atención farmacéutica pueden causar un
enfrentamiento entre médicos y farma-
céuticos ya que el problema se encuentra
principalmente en las nuevas actividades
que el farmacéutico esta asumiendo en las
últimas décadas y puede considerarse un
intruso profesional, lo que incluso esto se
considera uno rechazo a la atención far-
macéutica y que se considera un problema
ético sobre todo en el respeto de las fun-
ciones de cada profesional de la salud. El
farmacéutico debe de estar consciente que
el médico es el responsable del diagnóstico
y prescripción del tratamiento; y el farma-
céutico debe de procurar en la atención
farmacéutica el uso correcto de los medi-
camentos, asesorar así como educar sobres
los diferentes aspectos que pueden influir
en el uso, abuso y mal uso de los medica-
mentos. Esto exige éticamente una coor-
dinación entre ambos profesionales sobre
todo en el ámbito de la comunicación, es
necesario que la atención del farmacéutico
contribuya positivamente al uso de los me-
dicamentos.

El desarrollo de las actividades del far-
macéutico tienen importantes consecuen-
cias éticas y en donde se puede encontrar
con situaciones que entran en conflicto
con el deber de la profesión y las diversas
respuestas antes las diversas situaciones no
pueden ser una improvisación por parte del
farmacéutico ya que cada acto ante ciertos
problemas o circunstancias deben de exi-
gir una reflexión ética-profesional aplicada,
especifica conforme a las obligaciones pro-
fesional que la sociedad y la profesión ac-
tualmente demanda, buscando la excelencia
de la práctica individual que tienen como
objetivo lograr los valores éticos y profesio-
nales para un cumplimiento de las normas
legales vigentes.

automedicarse y en determinados caso pue-
de ser grave. Por lo que como farmacéuti-
co debe de explicar al paciente los motivos
por lo que considera que no es beneficio
el medicamento que solicita o desarrollar
alternativas profesionales que promuevan
el uso racional del medicamento como una
posibilidad de poner en contacto con un
médico evitando enfrentamientos con los
pacientes.

Una de las recientes funciones del far-
macéutico en la atención farmacéutica es
el seguimiento farmacoterapéutico, el cual
se define como: “Práctica profesional en la
se responsabiliza de las necesidades del pa-
ciente relacionadas con los medicamentos
mediante la detección de (PRM), y la pre-
vención y resolución de (RNM), de forma
continua, sistematizada y documentada,
en colaboración con el paciente y con los
demás profesionales del sistema de salud,
con el fin de alcanzar resultados concretos
que mejoren la calidad de vida del pacien-
te”. Por lo anterior, uno de los elementos
necesarios para llevar acabo un seguimien-
to farmacéutico (SF) es la necesidad de
tener información suficiente y relevante
sobre la farmacoterapia como historia e
información clínica, resultados terapéuti-
cos, medicamentos, reacciones adversas,
etc. La obtención de esta información
puede ser causa de uno de los principales
problemas éticos y legales actuales que se
plantean para el farmacéutico. En primer
instancia el uso de información relaciona-
da con el paciente (datos personales, en-
fermedades, etc.) y su medicación, lo que
conlleva a la protección de la confidencia-
lidad del paciente así como requiere para
la implementación del SFT un acuerdo
entre el farmacéutico-paciente-médico.
Esto confiere un consentimiento de apro-
bación por parte del paciente para su apro-
bación para obtener información sobre la
salud, estilos de vida, medicación, etc. lo
cual es de gran importancia ética por parte

Principios de etica.indd 189 17/08/11 13:30

190 Sección 3 Dilemas éticos

Gracia, D. (1991). “Procedimientos de de-
cisión en ética clínica”. Madrid. Eudema.

Suñé, JM. (1990). “Legislación farmacéuti-
ca española”. 9ª Ed. Romargraf, Barcelona.

Consenso sobre atención farmacéutica.
(2002). Ministerio de Sanidad y Consumo.

Ricoeur, P. (1996). “Sí mismo como otro”.
Ed. Siglo XXI, Madrid, p. 298.

Encyclopedia of Bioethics. (1995). Edi-
tor: Warren Thomas Reich. MacMillan
Library Reference. EUA.

Bibliografía

Principios de etica.indd 190 17/08/11 13:30

Capítulo

La generación de conocimiento cien-
tífico es una empresa que está basada en la
confianza. La sociedad confía en que los
resultados de las investigaciones científicas
son honestos y fruto de una reflexión precisa
del trabajo del investigador. Los investiga-
dores también confían en que los resultados
generados por sus colegas han pasado por
una revisión cuidadosa, y que se han usado
de manera apropiada los métodos analíticos
y estadísticos. Los investigadores también
confiamos en que el conocimiento generado
será usado en beneficio de la sociedad, y en
cierta medida, es una de las grandes motiva-
ciones para hacer ciencia; aparte por supues-
to, de la generación de conocimiento per se.

Siempre que surge un área del cono-
cimiento nueva, con ella aparecen dilemas
éticos y la nutrigenómica no es la excepción.
En este capítulo haremos mención de algu-
nos de estos dilemas generados en torno a la

nutrigenómica, y de los cuidados que deben
tenerse con los resultados obtenidos de esta
rama de la ciencia.

Con la obtención de la secuencia del
genoma humano y la capacidad de analizar
masivamente la expresión genética a través
de la técnica de microarreglos, cambió la
perspectiva de la investigación y dio lugar a
la aparición de una serie de disciplinas que
llamamos “ciencias genómicas”. Pasamos de
analizar fenómenos asociados a un solo gen,
a analizar de manera global la expresión de
miles de genes en una condición particular.
Así, tenemos la promesa de nuevas innova-
ciones científicas, como las medicinas y las
dietas personalizadas.

La nutrigenómica es el estudio de la
interacción que tienen los nutrientes con
los genes, en particular cómo afectan deter-
minados nutrientes los patrones de expre-
sión genética. También se han encontrado

18

191

Nutrigenómica: nuevas
implicaciones éticas

M en C José Luis goDíNez MartíNez

Principios de etica.indd 191 17/08/11 13:30

192 Sección 3 Dilemas éticos

ciente por un grupo multidisciplinario, que
tome en cuenta todas las aristas del impacto
que tenga esta información en el paciente.
Este grupo multidisciplinario deberá estar
integrado por médicos de diferentes espe-
cialidades dependiendo de las enfermedades
que se detectaron como de alto riesgo, el ge-
neticista, el nutriólogo e inclusive contar con
atención psicológica para evitar algún tras-
torno alimenticio. La legislación deberá de
proteger al paciente para que su información
permanezca resguardada y que terceros no
puedan tener conocimiento de ella, y deberá
de garantizar que el equipo multidisciplina-
rio sea quien de la orientación adecuada.

En el caso de la investigación en nu-
trigenómica, esta involucra la determina-
ción de un genotipo, y los investigadores
deben de estar en contra de la discrimina-
ción o de la estigmatización de una perso-
na o de un grupo, basados en su herencia
genética. Como hemos visto, el estudio de
la nutrigenómica arroja información acerca
del genotipo que puede ser usada para un
diagnóstico o un pronóstico, que conlleve
un beneficio inmediato para la persona a la
que se le realizó el estudio. Siempre hay un
peligro de que esta información genética sea
mal interpretada o que no se le dé el uso
correcto por el individuo, sus familiares, su
jefe o su compañía de seguros.

También es cierto que la nutrigenómica
puede estar involucrada en las estrategias de
salud pública para reducir la incidencia de
padecimientos en donde la dieta sea un factor
determinante, como prevenir la diabetes o la
obesidad. Aunque existen otras aplicaciones
que no estén relacionadas con la salud; por
ejemplo, los deportistas pueden desarrollar
objetivos específicos solo con la dieta.

La toma de muestras a la población
para realizar investigación es otro tema de
discusión. Algunos gobiernos como el de
Estados Unidos y el Reino Unido, cuentan
con bancos genéticos. Estos bancos consis-
ten en muestras de sangre tomadas a distin-

algunos polimorfismos genéticos asociados
a la predisposición a desarrollar algunas pa-
tologías, como obesidad, dislipidemias, en-
fermedades cardiovasculares y diabetes, por
mencionar algunas. Así, han surgido una
serie de pruebas de laboratorio que pueden
analizar ciertos polimorfismos y determinar
si una persona tiene o no la predisposición
a una de las enfermedades arriba menciona-
das. Existe una demanda creciente por estas
pruebas personalizadas, en Estados Unidos,
se han vendido 35,000 pruebas nutrigenéti-
cas desde el 2003.

A pesar que ya existen algunas de estas
pruebas en el mercado para ser usadas por
profesionales de la salud, no existe un marco
legal que delimite su uso, por lo que urge un
debate entre la comunidad científica, donde
se tomen en cuenta los aspectos éticos, legales
y sociales para legislar en torno a este tema.

Los servicios de análisis nutrigenómicos
existentes involucran ventas por internet.
Una persona puede comprar una prueba en
línea, tomar un isopo bucal para luego en-
viarlo a la compañía por correo junto con
información acerca de su estilo de vida. La
compañía analizará la muestra biológica para
buscar polimorfismos asociados con el meta-
bolismo de nutrientes y comparará estos re-
sultados con el estilo de vida del solicitante.
Con esto se genera un reporte para el consu-
midor, donde se incluye un resumen de los
genes analizados, los polimorfismos encon-
trados y una descripción de las asociaciones
gen-nutriente que puedan asociarse al riesgo
de desarrollar una enfermedad, así como
una lista de recomendaciones de alimenta-
ción para disminuir estos riesgos. Estos mis-
mos servicios son ofrecidos por profesionales
de la salud que sirven como intermediarios
entre las compañías y el paciente.

Uno de los dilemas en este tipo de servi-
cios, es que el acceso directo por el paciente,
ya que puede dar lugar a una interpretación
errónea de los resultados, por lo que se pro-
pone que esta información sea dada al pa-

Principios de etica.indd 192 17/08/11 13:30

193Capítulo 17 Dilemas éticos en la farmacia

res”, por poner un ejemplo), entonces tal
vez tengamos una idea de los aspectos éticos
y sociales que esto encierra.

Por el contrario, ser clasificado en un
grupo no es un acto neutral. Se necesitan
delimitar límites entre los grupos de nutri-
ción mediante la definición de criterios que
distingan entre las membrecías de grupos de
este tipo. Tanto el acto de clasificar como las
consecuencias de una clasificación así, darán
lugar a una nueva discusión social y ética.
Sabemos que la creciente industria de segu-
ros para atención médica, no se desenvuel-
ven precisamente con un rigor ético, por lo
que el tener acceso a esta información pue-
de hacer que se nos niegue una póliza por
el hecho de pertenecer a un grupo de “alto
riesgo”. Una etiqueta de este tipo pudiera
ser empleada por las empresas para negar un
trabajo, por un club social para negar el in-
greso al mismo, o peor aún, el surgimiento
de grupos fascistas que cambien la discrimi-
nación hacia un grupo étnico por la discri-
minación a un grupo genético.

En el caso de las intervenciones del go-
bierno en el ámbito de la salud pública, un
obstáculo es que el análisis de la población,
en lugar de hacerlo de manera individual,
además de los falsos negativos y falsos posi-
tivos, puede hacer que una persona se sienta
en libertad de comer lo que se le antoje sin
sentimiento de culpa. Usando como ana-
logía el alcoholismo y el tabaquismo, no
todos los bebedores se vuelven alcohólicos
ni todos los fumadores desarrollan cáncer
de pulmón. Esto se debe a las diferencias
genéticas, que afectan los riesgos a desarro-
llar alguna de estas enfermedades. Es fácil
de entender que un fumador quiera saber
si tiene alguna predisposición genética a de-
sarrollar algún tipo de cáncer; sin embargo,
esto no significa que pueda desarrollar algún
otro deterioro como resultado de fumar.
Este tipo de situaciones son un problema
potencial debido a la interpretación de la
información acerca de los riesgos.

tos grupos de sus respectivas poblaciones. Se
puede temer a que estos bancos sean utili-
zados con fines distintos a la investigación
y que puedan usarse para discriminar a un
sector de la población, o para dirigir de ma-
nera sesgada las políticas de salud pública.
Por lo que tiene que tenerse especial cuida-
do en cómo se manejan estos bancos y la
información que se genera de ellos. Debe de
existir un consentimiento del individuo al
que se le tome la muestra, siendo informado
del uso que se le dará a esta, garantizando el
anonimato y la confidencialidad.

Un grave problema con el consenti-
miento de toma de muestra para un banco
genético, es que el individuo a pesar de ha-
ber recibido la información no la compren-
da plenamente. Y aunque hay muy poco
riesgo al tomar una muestra de sangre, pero
puede ser muy alto con respecto al potencial
abuso de la información que se obtenga con
su muestra.

En esta situación, se desarrolló un mar-
co ético alternativo, donde se han introdu-
cido conceptos como el de solidaridad y
equidad, que se recogen por el Comité de
Ética de la Organización del Genoma Hu-
mano (Human Genome Organisation Ethics
Committee). Aquí se establece la idea de que
las bases de datos son un bien común, por
lo que hay una razón moral para contribuir,
como un acto de reciprocidad por los bene-
ficios que de estas se obtienen.

Uno de los resultados obtenidos de
estos bancos genéticos es la dieta persona-
lizada, que ha estimulado un amplio debate
acerca de las consecuencias éticas y legales
de la individualización. De hecho, se ha
resaltado las consecuencias negativas de la
personalización: por ejemplo, ¿qué pasará
con las cenas familiares cuando la dieta per-
sonalizada sea una realidad? Cuando la per-
sonalización signifique que se necesite hacer
grupos de nutrición (grupos con etiquetas
como “alto riesgo de obesidad” o “grupo de
bajo riesgo de enfermedades cardiovascula-

Principios de etica.indd 193 17/08/11 13:30

194 Sección 3 Dilemas éticos

sive la cura de enfermedades. Empresas que
se manejan sin normas éticas, han aprove-
chado esta situación para lucrar con la falta
de conocimiento de la población.

Una ciencia en desarrollo como lo es la
nutrigenómica, puede ofrecernos, en el me-
jor de los escenarios, grandes beneficios para
nuestra salud, con algunos riesgos, donde se
ofrecen análisis genéticos de alta calidad y
con esto una asesoría nutricional totalmente
personalizada, esto en beneficio de la salud
del paciente.

En este sentido, Gorostiza y González-
Martín (2009) expresan: “Los beneficios
potenciales de aprovechar el poder de la
genómica para la prevención dietética de
las enfermedades son enormes, y este es el
enfoque que se considera de futuro para la
investigación nutricional en la era pos-ge-
nómica.” Paralelamente al crecimiento de
la nutrigenómica y al desarrollo de nuevas
tecnologías que se aplican ya en la práctica
clínica, avancemos también en la creación
de un marco legal y ético para que nos po-
damos conducir apropiadamente.

Otra aplicación de la nutrigenómica
está relacionada con los alimentos funcio-
nales; donde puede argumentarse cuándo
un alimento es realmente “funcional”. Los
alimentos funcionales son aquellos de los
que se dice tienen una acción específica de
beneficio sobre la salud, este efecto benéfi-
co va más allá de su contenido nutricional.
Productos de este tipo se encuentran ya en
el mercado, como son los fermentos probió-
ticos y los alimentos bajos en colesterol.

Uno de los problemas éticos con este
tipo de productos, es que al considerarse ali-
mentos, no pasan por el estricto control que
pasa un fármaco para salir al mercado y hay
un vacío legal donde se obligue a las empresas
que los comercializan, a que demuestren su
acción de beneficio sobre la salud mediante
un protocolo establecido, como ocurre con
los fármacos. Tampoco existe una obligación
legal, para realizar estudios de posibles efec-
tos colaterales de estos productos.

Esta falta de legislación ha hecho que
aparezcan una serie de productos milagro,
que ofrecen beneficios para la salud e inclu-

Bibliografía
Bowker, GC.; & Leigh-Star, S. (1999).

“Sorting things out: Classification and its
consequences”. Cambridge, MT & Lon-
don: The MIT Press.

Castle, D.; Ries NM. (2007). “Ethical, le-
gal and social issues in nutrigenomics: the
challenges of regulating service delivery
and building health professional capaci-
ty”. Mutat Res. 622(1-2):138-43.

Chadwick, R.; Henson, S.; Moseley, B.;
Koenen, G.; Liakopoulos, M.; Midden,
C.; Palou, A.; Rechkemmer, G.;
Schro, Der.; & Von Wright, A. (2003)
“Functional Foods”. Wissenschaftsethik
und Technikfolgenbeurteilung Series, vol.
20. Heidelberg, Germany: Springer Verlag.

Chadwick, R. (2004). “Nutrigenomics,
individualism and public health”. Procee-
dings of the Nutritional Society. 63:161-
166.

Castle, D.; Cline, C.; Daar, C.; Tsamis,
PA. (2006). “Nutrients and norms: ethi-
cal issues in nutritional genomics” in: J.
Kaput, R.L. Rodriguez (Eds.). Nutrige-
nomics: Concepts and Technologies, John
Wiley & Sons, New Jersey.

Gorostiza Langa, A.; González-Mar-
tín, A. (2009). “Genómica nutricional”,
en: Morales González JA. Et al. (Eds). Los
antioxidantes y las enfermedades crónicos
degenerativas. Universidad Autónoma del
Estado de Hidalgo.

Principios de etica.indd 194 17/08/11 13:30

195Capítulo 17 Dilemas éticos en la farmacia

nes”. Journal of Agricultural and Environ-
mental Ethics. 16:557-568.

Müller, M.; Kersten, S. (2003). “Nutri-
genomics: goals and strategies”. Nature
Reviews Genetics 4:315–322.

Ries, NM.; Caulfield, T. (2006). “First phar-
macogenomics, next nutrigenomics: genohy-
pe or genohealthy”. Jurimetrics. 46:281–308.

Silversides, A. (2007). “The wide gap bet-
ween genetic research and clinical needs”.
Can. Med. Assoc. J. 176:315–316.

United States Government Accountabi-
lity Office Nutrigenetic. (2006). Tes-
ting: Tests Purchased from Four Web Sites
Mislead Consumers, US GAO, Washington.

Van Ommen, B. (2004). “Nutrigenomics:
exploiting systems biology in the nutri-
tion and health arenas” Nutrition 20:4–8.

Human Genetics Commission. (2002).
“The Supply of Genetic Tests Direct to
the Public: a Consultation Document”.
London: Human Genetics Commission.

Ibarra-Junquera, V.; Torres, LA.; Rosu,
HC.; Argüello, G.; Collado-Vides, J.
(2005). “Nonlinear software sensor for
monitoring genetic regulation processes
with noise and modeling errors”. Phys Rev
E Stat Nonlin Soft Matter Phys. Jul;72.

Korthals, M. (2002). “The struggle over
functional foods: justice and the social
meaning of functional foods”. Journal of
Agricultural and Environmental Ethics.
15:315-324.

Meijboom, FL.; Verweij, MF.; & Brom,
FW. (2003). “You eat what you are: moral
dimensions of diets tailored to ones ge-

Principios de etica.indd 195 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 196 17/08/11 13:30

Capítulo

197

deficiencias del prestador de servicios de
la salud y resolver los conflictos suscitados
entre los usuarios y éstos, tanto de carácter
público, como privado y social que ello ha
generado, el Ejecutivo Federal decretó la
creación de la Comisión Nacional de Arbi-
traje Médico (CONAMED) a principios de
junio de 1996. Con ello el Estado buscaba
contribuir a la calidad y eficiencia de los ser-
vicios médicos y dentales que se ofrecen a la
población.

La garantía del derecho a la protección
de la salud, considerado en la constitución,
consolida nuestro sistema de justicia social,
y respalda las bases para el acceso a los ser-
vicios de salud y protección de la misma,

La Organización Mundial de la
Salud (OMS) y la Organización Paname-
ricana de la Salud (OPS), son organismos
que insistentemente han gestionado políti-
cas orientadas a alcanzar la salud de la po-
blación a nivel mundial. En tal sentido han
señalado la necesidad de impulsar acciones
que incidan en la protección de la salud,
como un derecho universal. En México,
este compromiso social está plasmado en
el artículo cuarto de la Constitución Polí-
tica de los Estados Unidos Mexicanos, que
establece para toda persona el derecho a la
protección de la salud.

Con el objetivo de atender las deman-
das que la sociedad ha formulado sobre las

Mtra. María Cristina sifueNtes valeNzuela

Del derecho a la protección
de salud y la implicación ética

del ejercicio profesional del
cirujano dentista

19

Principios de etica.indd 197 17/08/11 13:30

198 Sección 3 Dilemas éticos

al derecho que tiene la población de pro-
tección a la salud, así como a disminuir las
demandas que puedan generarse como con-
secuencias de una práctica profesional irres-
ponsable, en sintonía tanto con la dinámica
demográfica, como con los cambios sociales
del nuevo milenio.

En el terreno demográfico, México ex-
perimenta dos procesos de enorme trascen-
dencia, el primero relacionado con la dismi-
nución de la mortalidad general e infantil,
que combinado con el descenso acelerado
de la fecundidad, han producido el enve-
jecimiento de la población, aumentando la
proporción de personas de mayor edad en
la estructura poblacional y las expectativas
de vida. Estas personas indudablemente
experimentan procesos de enfermedad que
requieren de una atención más compleja y
una responsabilidad mayor por parte del
profesionista. El segundo proceso demográ-
fico tiene que ver con la distribución espa-
cial de la población, en donde se hace más
evidente la concentración acelerada y des-
ordenada de población urbana, propiciando
nuevos riesgos para la salud, que demandan
perfiles profesionales altamente capacitados
que den respuesta eficiente y específica a es-
tas nuevas necesidades en salud.

En lo social se destaca el incremento ge-
neral de los años de escolaridad y una mayor
presencia relativa de la mujer, que al generar
mayores conocimientos, intensifican la in-
teracción con los prestadores de servicios y
por tanto, aumenta la demanda por la cali-
dad de los servicios, situación que exige una
actualización permanente para ejercer con
eficiencia la práctica profesional, así como,
la designación de un mayor espacio del ci-
rujano dentista (por el nuevo rol asignado)
como promotor de la salud de la población.

En este sentido, la creciente deman-
da de la población a los servicios médicos,
los avances científicos y técnicos en el área
de la medicina, el mayor acceso a la infor-
mación de las personas para solicitar mejor

sin embargo, la seguridad para la cobertura
integral y de calidad es una meta que aún
no ha podido alcanzarse, debido entre otros
aspectos a la incapacidad operativa del sec-
tor salud, así como a la diversidad de condi-
cionantes en que las personas nacen, crecen,
viven, se reproducen, trabajan, envejecen y
mueren.

Con base en diversas investigaciones
sobre el tema, se concluye que la deficiencia
y el contraste en las condiciones de vida son
consecuencia de diversos factores estructu-
rales, que en conjunto determinan la organi-
zación social: políticas y programas sociales
deficientes, acuerdos económicos injustos y
una mala gestión política, que combinadas,
son en gran medida, el motivo fundamental
por el que un gran número de personas de
todo el mundo no puedan gozar de la buena
salud, como condición humana y que evi-
dencian la injusticia social e inequidad sani-
taria. Este problema, se presenta en mayor
medida en el área odontológica, en donde la
atención es limitada y circunscrita a proce-
dimientos odontológicos curativos y mutila-
dores. Asimismo, esta condición se acentúa
aún más, dado que el 90% de la atención
odontológica se realiza en consultorios pri-
vados, situación que explica porqué aún no
se ha logrado abatir el rezago en materia de
salud bucodental, como lo muestran los re-
sultados obtenidos en la Encuesta Nacional
de Caries Dental del 2001, en los cuales se
estima una prevalencia de caries del 90%.
Con base en estos resultados, podemos afir-
mar, que el incumplimiento del derecho
que tienen las personas de protección de la
salud, se deriva principalmente por el alto
costo que representa el acceder al servicio de
atención odontológica prevalente.

En este contexto, existen aspectos y ten-
dencias sociodemográficas, que intervienen
y que dada su complejidad, nos enfrentan a
necesidades en salud diferentes (presentes y
futuras), cuya solución demanda una prác-
tica profesional de calidad, que coadyuve

Principios de etica.indd 198 17/08/11 13:30

199Capítulo 19 Del derecho a la protección de salud y la implicación ética del ejercicio profesional…

general (Figura 19-2), se destacan en los
primeros lugares con el 43.30% la especiali-
dad de prótesis maxilofacial, seguida con un
14.10% a eventos ocasionados en la odon-
tología general, con un 13.30% la especia-
lidad de endodoncia y con 9.40% la espe-
cialidad de implantología. Problemas que
pueden explicarse, por la falta de cuidado e
incapacidad para realizar un procedimiento
determinado, tal circunstancia se puede se-
ñalar en el porcentaje tan alto que ocupa las
actividades realizadas en la especialidad de
prótesis maxilofacial e implantología, dado
que los avances de la ciencia y la tecnolo-
gía se han dado de manera significativa en
la colocación de implantes para restaurar la
ausencia de dientes, así como el empleo de
material estético para la rehabilitación de es-
tructuras, cuya habilidad demanda una pre-
paración profunda y sistemática, que sólo
puede respaldarse con un programa educa-
tivo de alta especialidad para profesionistas.

Es ineludible la presencia del daño
y afectación del paciente por una actitud
irresponsable del cirujano dentista o espe-
cialista, sea éste consecuencias de su desco-
nocimiento o de su falta de aplicabilidad
de la normativa legal que rige su profesión:

atención, que al adquirir más conductas de
consumidor (selecciona varias ofertas, com-
para precios y servicios, entre otros) han
contribuido a ser cada vez más efectivo el
ejercicio del derecho a la protección de la
salud, tanto al acceso como a la calidad de
la atención, siendo este último punto el que
debiera normar toda actividad profesional.

Ante tal escenario, la actividad profe-
sional del cirujano dentista en México, o
especialistas del área odontológica plantea
un número importante de riesgos, lo cual
conlleva a reconocer que no siempre se
pueden garantizar resultados positivos en
el paciente, sin que ello implique necesaria-
mente desatención o negligencia por parte
del profesionista. Esta situación, ha influido
en un cambio de actitud por parte del pa-
ciente (críticos y desconfiados) en respuesta
a experiencias insatisfactorias -maltrato o
atención dental deficiente-, que se refleja en
las denuncias contra los profesionales de la
salud bucal. En este sentido del análisis de
dichas denuncias se infiere el conocimiento
que poseen en el ámbito médico odontoló-
gico y jurídico, quienes solicitan servicios
de óptima calidad profesional. De hecho
en algunos casos pueden consultar a otros
profesionistas antes de tomar una decisión y
cuestionar cualquier indicación recibida, así
como formular su demanda legal cuando los
resultados no le satisfacen. De acuerdo con
las quejas concluidas por especialidad en la
Comisión Nacional de Arbitraje Médico
CONAMED, en el 2010, el 7.6% corres-
pondieron a especialidades odontológicas
y odontología general (Figura 19-1). Ci-
fras que si bien no representan un número
alarmante, no pueden tomarse como repre-
sentativas de la realidad, dado que aún no
existe un nivel cultural en la población que
promueva el ejercer ante esta instancia el de-
recho de protección a su salud.

Asimismo, de acuerdo con este repor-
te, de las 127 denuncias formuladas a es-
pecialidades odontológicas y odontología

Figura 19-1 Quejas concluidas por especialidad en la Comisión Nacio-
nal de Arbitraje Médico, 2010.

Denuncias

Principios de etica.indd 199 17/08/11 13:30

200 Sección 3 Dilemas éticos

calidad idónea, y en cuyo caso, implica el
reconocer, a partir de la responsabilidad que
adquirimos como prestadores de servicios
de salud bucal, la obligatoriedad de respon-
der por los daños ocasionados que surgen
por negligencia, impericia, imprudencia y
premeditación durante la prestación de ser-
vicios médico estomatológicos.

En este sentido, nuestro ejercicio pro-
fesional hace necesario conocer que lo ante-
rior, puede dar lugar a diversos tipos de res-
ponsabilidad: civil, administrativa y penal.
En el ámbito odontológico, la negligencia,
jurídicamente corresponde a la falta del cui-
dado que se requiere para la ejecución de
un procedimiento o acto determinado; la
impericia se relaciona con la falta de habi-
lidades o la aplicación correcta de los cono-
cimientos técnico-básicos e indispensables
que debe poseer el cirujano dentista; la im-
prudencia corresponde a actividades o me-
todologías con apresuramiento que pone en
riesgo la salud de las personas; y la premedi-
tación o ignorancia, se relaciona con el in-
adecuado manejo de alguna técnica o proce-
dimiento específico, que pone de manifiesto
el desconocimiento de los principios funda-
mentales, conocimientos de vanguardia y
aplicación integral de los procesos técnico
científicos de la profesión o especialidad a
la que se dedican, o bien al incumplimien-
to y/o desconocimiento de leyes y normas
que rigen la profesión, como se muestran en
la quejas atendidas por CONAMED en el
2010. Estas actitudes pueden propiciar alte-
raciones en el estado del paciente: positivas
o benéficas, o bien negativas o nocivas que
constituyen las iatrogenias mismas que des-
de la perspectiva legal corresponden a fuen-
tes importantes de responsabilidad de los ci-
rujanos dentistas, motivo de las demandas.

Las iatrogenias derivadas de la mala
práctica o mal praxis del cirujano dentista,
de acuerdo con Carrillo, son consecuencia
de diversos factores que intervienen y que
desde nuestro punto de vista, algunas de

norma oficial mexicana, cartas de derecho,
código de bioética para el personal relacio-
nado con la salud bucal, Ley General de
Salud y Ley General de Profesiones, entre
otras. Es decir, el profesional omite, llevar a
cabo la realización del acto estomatológico
de diagnóstico y rehabilitación que asegure
el cumplimiento jurídico en su proceder día
a día. Esta actitud le hace más vulnerable a
las demandas, en el marco del compromi-
so contractual, que rige la relación ciruja-
no dentista-paciente en el cual no sólo se
establecen deberes y derechos a cada uno,
sino también responsabilidades por el in-
cumplimiento de las partes y por tanto, una
creciente regulación social de la práctica es-
tomatológica, como acción social comple-
mentaria para la protección de la salud.

El número de quejas y denuncias origi-
nadas por la prestación de servicios odonto-
lógicos en la actualidad, nos obliga a reflexio-
nar acerca de las causas que lo han motivado
y sobre todo, exige particularmente a los
cirujanos dentistas un conocimiento legal y
profundo sobre la materia, pues en la solu-
ción de estas controversias está involucrado
uno de los intereses fundamentales que le
asiste a todo mexicano: el derecho a recibir
prestaciones de salud bucal oportunas y de

Figura 19-2 Quejas concluidas por especialidad en la Comisión Nacio-
nal de Arbitraje Médico, 2010.

Denuncias por especialidades

m

Principios de etica.indd 200 17/08/11 13:30

201Capítulo 19 Del derecho a la protección de salud y la implicación ética del ejercicio profesional…

finalidad tanto de acceder, como de aplicar
adecuadamente los avances de la ciencia y la
técnica, en tanto condicionantes para aten-
der con eficiencia los nuevos riesgos en su
aplicabilidad, que, como hemos visto, por
falta de impericia e ignorancia pueden ser
graves en algunos casos. La atención urgente
de esta falencia permitirá atender los nue-
vos perfiles epidemiológicos y demandas so-
ciales en el establecimiento de la salud. Las
consecuencias de la conducta antes mencio-
nada, así como la elaboración incorrecta y
la mala integración del expediente clínico-
estomatológico, son competencias y habi-
lidades que se originan desde la formación
del profesionista en las aulas. En cuyo caso,
las instituciones de educación superior for-
madores de recursos humanos, tienen una
indiscutible participación.

En tal contexto, la acreditación de pro-
gramas, y la certificación de profesionistas re-
sultan procesos indispensables que permiten

ellas se propician desde la formación pro-
fesional en los centros educativos, en donde
las instituciones de educación superior jue-
gan un papel predominante, como se mues-
tra en la Tabla 19-1.

La declaración de la Asociación Mé-
dica Mundial sobre negligencia médica
menciona que el aumento de las denuncias
médico odontológicas en general por este
motivo puede ser resultado de las siguientes
circunstancias, que pueden minimizarse en
la medida en que los profesionistas cuenten
con las competencias cognoscitivas, proce-
dimentales y actitudinales que demanda el
perfil del cirujano dentista o especialistas, y
que deberán asegurarse en los instituciones
educativas durante su formación.

La vertiginosa y exponencial gene-
ración de conocimiento de la disciplina
y las nuevas tecnologías, hacen necesario
a los profesionistas del área de la salud un
aprendizaje continuo y permanente, con la

Tabla 19-1. Factores asociados con los daños ocasionados a pacientes.

El excesivo alumnado por parte de escuelas lo cual impacta en una formación
despersonalizada
Carencia y/o deficiencia de conocimientos bioéticos, deontológicos y jurídicos que
respalden una práctica médico estomatológica responsable

Negligencia,
impericia,
imprudencia y
premeditación

Carencias o deficiencias en la elaboración de un expediente clínico estomatológico
Carencia o deficiencia de la carta de consentimiento bajo información al recabarse y/o
otorgarse información deficiente durante su elaboración

Impericia y
premeditación

Los criterios establecidos en los programas educativos para la acreditación de las
asignaturas, en donde se antepone la realización de un determinado número de
procedimientos odontológicos, con lo que se propicia una deficiente comunicación y
relación con el paciente, sacrificando su beneficio

Negligencia e
impericia

Falta de seguimiento de los diferentes tratamientos de intervención durante y después de su
conclusión
Deficiencias en las consultas, tanto materiales como humanas

Negligencia

El ingreso a la carrera de estudiantes que no cuentan con la vocación de servicio,
reflejándose con la apatía y desinterés en la realización de su práctica profesional Imprudencia

Falta de actualización por parte de los profesionales postgraduados, que evidencia las
deficiencias éticas y actitudinales que deben fortalecerse durante su trayectoria escolar
Falta de coordinación y comunicación de los cirujanos dentistas con especialistas de la
disciplina

Premeditación

Principios de etica.indd 201 17/08/11 13:30

202 Sección 3 Dilemas éticos

abrirse a un proceso de evaluación, en sí mis-
ma refiere su compromiso y responsabilidad
social en correspondencia con su misión y
razón de ser. En este contexto, el CONAE-
DO pone especial atención en la revisión de
los planes y programas de estudio, la existen-
cia de asignaturas que contemplen la genera-
ción competencias profesionales y conceptos
que garanticen un práctica profesional aser-
tiva, como lo son la aplicación de los princi-
pios éticos y legales de la profesión.

Actualmente, 68 facultades y escuelas
de odontología pertenecen a la FMFEO, 42
de ellas ha obtenido la acreditación de sus
programas, representando el (67%), y 22
han alcanzado la reacreditación. La acredi-
tación se otorga por cinco años. El dictamen
que sustenta este reconocimiento, incluye
un informe detallado de las fortalezas y acti-
vidades recomendables para mejorar los pro-
cesos, por lo que se constituye en un proceso
hacia la mejora continua de las instituciones.

La responsabilidad en la prestación de
servicios de salud bucal implica hablar de
obligaciones, de deberes de hacer y de no
hacer, trayendo consecuencias al cumplir-
las y sanciones al no cumplir con estas. La
responsabilidad profesional médica-odon-
tológica, es la obligación que tienen los
profesionales de la salud bucal de reparar
y satisfacer las consecuencias de sus actos,
omisiones y errores e incluso involuntarios
dentro de ciertos límites, cometidos en el
ejercicio de su profesión.

El conflicto es una constante en la vida
social, en donde se comparten necesidades
y expectativas, y la forma en que se mani-
fiestan y regulan dichos conflictos puede ser
muy variada. Ante tal situación, es conve-
niente que el cirujano dentista actúe con
apego a la ley, para que de esta manera pre-
venga cualquier controversia, así como en el
marco de los principios bioéticos, de modo
que en todos los actos que hacen a su ejer-
cicio profesional prevalezca tanto la calidad
como la calidez exigidas por aquellos.

validar acerca de la pertinencia de los progra-
mas académicos, en función de las habilidades
cognitivas, procedimentales y actitudinales
que el egresado debe poseer para el ejercicio
profesional de calidad, en una primera fase,
así como con la certificación que constate la
actualización y superación permanente de los
egresados como parte fundamental para la
realización de la práctica profesional, con la
responsabilidad de su ejercicio previstos en el
código penal, en la Ley de Profesiones y en la
Ley General de Salud.

El Consejo Nacional de la Educación
Odontológica (CONAEDO), es un organis-
mo a nivel nacional integrado por represen-
tantes de la Federación Mexicana de Escuelas
y Facultades de Odontología (FMFEO), por
el Colegio Nacional de Cirujanos Dentistas,
por la Asociación Mexicana de Odontología,
por el Centro Nacional de Evaluación (CE-
NEVAL), por la Secretaría de Salubridad y
Asistencia representando al IMSS, ISSSTE
Y SEDENA, la Secretaría de Educación Pú-
blica y por la Asociación Mexicana de la In-
dustria y Comercio como socios invitados,
responsable de la acreditación de programas
académicos de cirujano dentista a través de la
Comisión de Acreditación y por la Comisión
de Certificación que otorga la idoneidad a los
diferentes colegios para el otorgamiento de la
certificación profesional del cirujano dentista
y de las diferentes especialidades. El CONAE-
DO, tiene como misión, llevar a cabo la va-
lidación de programas académicos, por pares,
quienes verifican que la entidad cuenta con
programas, proyectos y procesos académicos
convenientes, así como con los recursos in-
dispensables que respalden su proyecto edu-
cativo. Actividad que permite atender áreas
de oportunidad para mejorar sus procesos e
incidir de manera importante en la calidad
del ejercicio profesional de los estomatólogos,
dada la obligatoriedad en la atención de suge-
rencias y recomendaciones con este fin.

La acreditación de los programas es
un acto voluntario de la institución, que al

Principios de etica.indd 202 17/08/11 13:30

203Capítulo 19 Del derecho a la protección de salud y la implicación ética del ejercicio profesional…

• Falta de utilización de medios de apo-
yo, radiografías y estudios de laborato-
rio (competencias profesionales, ética-
formación).

• Falta o deficiencia de la información al
paciente (competencias profesionales,
ética-formación).

• Maltrato o trato inadecuado, atención
agresiva o descortés (ética-formación,
vocación).

Lo anterior, muestra la necesidad de
impulsar estrategias de intervención inte-
rinstitucional, en donde los sectores invo-
lucrados lleven a cabo las adecuaciones en
sus programas o proyectos que coadyuven a
la calidad de sus procesos, especialmente las
instituciones de educación superior, dada la
incidencia que tiene en la formación de sus
egresados la realización de una práctica pro-
fesional de calidad, y en donde la FMFEO
y el CONAEDO, se constituyen en orga-
nismos fundamentales para el logro de este
propósito, como reguladoras de la mejora
continua de las instituciones.

De la ética y la responsabilidad
profesional y su impacto en la
protección de la salud

En el código de bioética de la Asociación
Dental Mexicana (ADM), se menciona a
la bioética como la parte de la filosofía que
trata de la moral y de las obligaciones del ser
humano, o bien como el estudio de valores
de sus relaciones con las pautas y planes de
acción, esto es, el estudio filosófico de los
fundamentos de la conducta buena o mala,
es por ello que se considera supra social. En
este contexto la ética profesional, tal como
la define Augusto Hortal se centra en el
tema del bien. De acuerdo a lo considerado
por el autor la ética profesional tiene como
instancia última la conciencia individual,
así con base en lo señalado en el código de

Respecto al análisis de los actos u omi-
siones que suelen originar tanto quejas e in-
conformidades como querellas y denuncias
por prestación de servicios de atención mé-
dica estomatológica, es posible identificar
tanto debilidades en las competencias profe-
sionales, como falta de ética y vocación pro-
fesional, como lo muestran los siguientes:

• Error en el diagnóstico, derivado de la
mala interpretación del cuadro clínico
o de algún estudio repercutiendo en el
tratamiento equivocado (competencias
profesionales-formación).

• Efectuar tratamientos que no estén in-
dicados, a pesar del diagnóstico correc-
to (vocación).

• El abandono del paciente, cuando sin
razón alguna, se niegue la asistencia,
o no se dé seguimiento a la evolución
del paciente en una intervención qui-
rúrgica o tratamiento efectuado (ética-
formación, vocación).

• Realización de tratamientos médico-
quirúrgicos de diagnóstico y/o trata-
miento no autorizado por el paciente
(competencias profesionales, ética-for-
mación).

• Inadecuada elaboración, integración y
uso del expediente clínico-odontológi-
co por descuido o no aplicabilidad de
la norma oficial mexicana, que afecta la
atención médico-odontológica.

• Aplicación de técnicas quirúrgicas de
manera incorrecta (competencias pro-
fesionales, ética–formación y vocación).

• Resultados no satisfactorios, el tratamien-
to no cubre las expectativas inicialmente
propuestas, incluyendo también las se-
cuelas derivadas del tratamiento (compe-
tencias profesionales, ética-formación).

• Olvido del material quirúrgico en el
campo quirúrgico (competencias pro-
fesionales, ética-formación, vocación).

• Demora prolongada para obtener ser-
vicios (ética-formación, vocación).

Principios de etica.indd 203 17/08/11 13:30

204 Sección 3 Dilemas éticos

de estos servicio es sujeto de derecho que
debe ser respetado, tomado en considera-
ción, dándole la oportunidad de decidir res-
pecto a la intervención propuesta, con base
a la información proporcionada por el pro-
fesional (ética), como principio de autono-
mía, y como un condicionante esencial de
protección a la salud y derecho individual.

Este aspecto, como bien lo expresa Au-
gusto Hortal, conlleva la comprensión de las
contribuciones que hacemos los profesionis-
tas en nuestra actividad, a partir de la premi-
sa de que somos técnicamente competentes
y moralmente responsables, esto implica la
consideración de un principio fundamental
que rige nuestras relaciones, el de beneficen-
cia o actuación en beneficio, nunca en per-
juicio del paciente en cada servicio profesio-
nal, lo cual sólo se puede alcanzar ejerciendo
justamente bien dicha práctica, dado que el
profesional sabe mejor lo que le conviene a
quien acude a él; por eso se acude a él, y él
actúa en bien de quien acude a él.

En este punto, es interesante destacar,
que es elemental que los que participamos
en la formación de los futuros profesionales,
conozcamos los fines del proyecto educativo
de la institución en la que participamos; no
se puede concebir una ética profesional si
desconocemos el fin último de la profesión,
podemos garantizar una formación compe-
tente en la técnica, excelentes rehabilitadores,
conocedores de los materiales de vanguardia,
capacitados, actualizados, pero si no se tiene
claridad del beneficio que la profesión pro-
mueve (salud bucal para la población mexi-
cana, y disminuir la morbilidad, entre otros)
descontextualizados de las determinantes y de
las necesidades individuales, es muy probable
que la ética profesional sea mal interpretada y
las conductas guiadas disten mucho de lo que
concierne a la ética de su profesión.

En esta tesitura, vale la pena conside-
rar el principio de justicia por la implicación
que tiene la ética social con la ética profe-
sional. El ejercicio profesional tiene lugar en

bioética de la ADM, la ética profesional
es la ordenación sistemática de principios,
normas y reglas establecidas por un grupo
de profesionistas, con el fin de regular y diri-
gir la conducta moral de sus miembros.

En este sentido, resulta fundamental en
el ejercicio de la profesión tener conciencia
de la responsabilidad que implica en esta ac-
tividad aplicar la normatividad establecida
por los grupos profesionales, para orientar
nuestras conductas hacia la consecución de
los beneficios de la profesión como el fin
último de nuestro compromiso social, in-
dependientemente de la circunstancia o el
contexto en donde se aplique.

La ética profesional la podemos definir
como: “El bien que realizamos los profesio-
nales cotidianamente en concordancia con
los propósitos de la profesión odontológica
que son: cuidar y restablecer la salud bu-
codental de la población, con apoyo de los
conocimientos y técnicas disponibles en un
momento histórico determinado”.

El bien que se obtiene ejerciendo ade-
cuadamente una determinada profesión
constituye el mejor criterio para decidir
quien es buen profesional tanto en el sen-
tido de su competencia técnica como en
principio de su ética. En este sentido la ética
profesional la constituyen las acciones pro-
fesionales que ejercemos para rehabilitar in-
tegralmente al paciente proveyéndolo de los
conocimientos y acciones personales para el
mantenimiento de su salud, independiente-
mente del sector social al que pertenezca.

En este contexto, el bien lleva implíci-
to el reconocimiento del ser humano (con
sentimientos, capacidades, intereses, valo-
res) que deposita en nuestra profesión la
confianza para obtener el máximo beneficio
que la profesión en sí misma le representa, y
es aquí en donde las instituciones educativas
deberán ponderar como condición funda-
mental en el perfil profesional, tal declara-
ción, destacando que el paciente no es me-
ramente objeto o destinatario (beneficiario)

Principios de etica.indd 204 17/08/11 13:30

205Capítulo 19 Del derecho a la protección de salud y la implicación ética del ejercicio profesional…

trascendencia muy importante. El bien que
busca la profesión, lo podemos considerar
como el mantener en condiciones de salud
las estructuras bucales, en este concepto,
dado que el acercamiento de la población se
da cuando se presenta el dolor, el cirujano
dentista debe tener la capacidad de poder
atender y aliviar dicha situación, si no lo pu-
diese resolver debe canalizar al paciente con
el especialista indicado para que lo resuelva.

Ante los aspectos considerados, es tan
difícil y compleja una ética profesional en
una sociedad como la nuestra en la que cada
cual vive en su mundo, y casi solo escucha
a los que piensan más o menos como él,
en donde la tolerancia y el reconocimiento
del otro como un ser humano que siente,
que vive, que no tiene, o que tiene poco,
que piensa y que también tiene derecho a
ser escuchado, pasa a un segundo término;
el bien que se obtiene ejerciendo bien una
determinada profesión (ética profesional) se
constituye en el bien personal y profesional
de alguien, pero para nada en una ética pro-
fesional. Si no se tiene en cuenta el contex-
to (qué comen, cómo viven, cuánto ganan,
cuánto duermen, entre otros) la ética pierde
realidad y deja de hacer propuestas viables
de humanización en la vida de los hombres,
y seguirá promoviendo la gran brecha entre
los que más tienen (beneficiados) y los que
menos tienen (desprotegidos).

La práctica profesional, por tanto, in-
cluye el sentido de responsabilidad social
apegándose a los principios éticos y legales
de la profesión, bajo el precepto de que la
salud es uno de los valores fundamentales
del individuo y de la colectividad, ubicando
a los problemas de salud bucodental, dentro
del marco de la problemática de salud del
país, consciente de su importancia social,
en cuya actuación es ineludible la considera-
ción de las siguientes premisas, como normas
que deben regir su ejercicio profesional para
asegurar la calidad de los servicios, así como
estrategias para la prevención de conflictos.

un espacio social, con recursos escasos, con
necesidad de compatibilizar o jerarquizar
demandas plurales, ya que no es posible dar
la razón a todos y ofrecer a cada uno lo que
desea o le conviene. Tenemos que aplicar cri-
terios de justicia, ya no es la mera expertez
profesional con su criterio de beneficencia la
que decide acerca de una buena actuación;
tampoco basta el interés y los derechos de los
usuarios, tenemos que introducir un princi-
pio de justicia para arbitrar una distribución
racional y justa de recursos escasos, teniendo
que ponderar la importancia, la urgencia y
las posibilidades sociales, en este sentido se
tiene que partir del cuestionamiento: ¿Qué
es justo para todos cuando no hay recursos
para satisfacer las demandas de todos?

Los criterios de justicia, implican
atender prioridades; ante tal circunstancia,
en nuestro campo de trabajo, en donde el
porcentaje de atención se circunscribe a los
consultorios privados, la ética profesional
del cirujano dentista lo aplica al considerar
las necesidades de salud bucal del paciente,
así como sus posibilidades de acceso al tra-
tamiento que se le ofrece (costo-beneficio)
por lo que se debe otorgar todas las posi-
bilidades de rehabilitación que existen, con
sus debilidades y fortalezas, pero sobre todo
desarrollar el programa educativo específico
que respalden o fortalezcan las medidas pre-
ventivas personales que deberá realizar para
mantener su salud, esto es formarlo para
que de manera independiente lleve conduc-
tas saludables. Esto es lo justo, que las per-
sonas sepan porqué tienen el problema, qué
elementos del entorno los propicia y cuáles
son las mínimas acciones para prevenirlas,
de hecho, esta situación nos obliga a con-
textualizar nuestra práctica profesional, para
hacer propuestas viables de humanización
de la vida de los hombres.

La ética profesional en odontología la
constituyen las conductas que rigen nuestras
acciones de servicio, la implicación que tiene
este concepto en el área de la salud tiene una

Principios de etica.indd 205 17/08/11 13:30

206 Sección 3 Dilemas éticos

• Conocer los límites de su competencia
profesional, remitiendo al especialista
aquellos casos que no le competen.

• Aplicar en forma individual y/o co-
munitaria, medidas de prevención
primaria, promoción de la salud y
protección específica, para las enfer-
medades buco dentales más frecuentes.

• Limitar el daño ocasionado por la en-
fermedad, rehabilitar al individuo, res-
taurando las funciones perdidas, devol-
viéndole la integridad biopsicosocial.

La protección de la salud, es una con-
dición que debe regir en todo acto profesio-
nal, por tanto, los profesionistas del área de
la salud tienen la responsabilidad de cuidar,
procurar y promover en toda intervención
este derecho constitucional, cuyo fin último
será propiciar la calidad de vida, indepen-
dientemente del perfil de las personas.

• Comprender el proceso de salud enfer-
medad como un fenómeno multifac-
torial, en el que intervienen determi-
nantes biológicas, psicológicas, econó-
micas, sociales y culturales.

• Conocer las características biopsicoso-
ciales del individuo o grupo sociales en
donde realiza su práctica.

• Conservar una actitud reflexiva y
analítica en relación al desarrollo de
sus actividades profesionales.

• Desarrollar una práctica profesional
apegándose a los preceptos científicos.

• Revisar y aplicar continuamente la in-
formación que se genere en su campo
profesional.

• Desarrollar trabajo en equipo en for-
ma interdisciplinaria con otros profe-
sionales.

Bibliografía
Carrillo L. La responsabilidad Profesional

del Médico en México. 5ta ed. Cd. Méxi-
co: Editorial Purrúa, 2005pp1-61.

Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos. Capítulo 1. De las
garantías individuales. Artículo cuarto.

Contacto digital. noticias/
nacional/23572-recibe-conamed-en-el-
2010-mil-652-quejas-por-negligencia-
medica. 03 de abril de 2011.

Chan. M. Regreso a Alma –Ata, 2008.
http://who.int/topics/priimary_healt_
care/es. Consultado el 10 de abril de
2011.

García I. Procedimiento Pericial Médico-
Forense. Normas que lo rigen y los De-
rechos Humanos. 2da ed. Cd. México:
Editorial Porrúa, 2005.pp 41-67.

Hortal A. Ética general de las profesiones. Bil-
bao: Desclee de Brouwer. 2002.Pp .35-51.

http/www.juridicas.unam.mx/publica/rev/
boletín/cont/92/aert/art1.htm

http://www.adm.org.mx/ckfinder/userfiles/fi-
les/codigo-bioetica.pdf. 23 de abril de 2011.

http://www.conamed.gob.mx/estadistica/
pdf/SINTESIS_2010/cuadro_13_2010.
pdf. 20 de abril de 2011.

Plan de Estudios de la carrera de Cirujano Den-
tista. Facultad de Odontología. Pp.55-56.

Tena C. Hernández F. La Comunicación
Humana en la relación médico –paciente.
1ra ed. Cd. México: Edit. Prado, 2005.
Pp 319-337).

Valle A., Varela H. Arbitraje Médico Aná-
lisis de 100 casos. 1ea ed. Cd. México:
Edit. JGH, 200 pp 24-25.

Principios de etica.indd 206 17/08/11 13:30

Sección IV
Dilemas médicos

Principios de etica.indd 207 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 208 17/08/11 13:30

Debido a su aparición como las
primeras ciencias de la salud, las ciencias
médicas se han erigido como el núcleo del
modelo de atención a la salud vigente en
el mundo occidental, en consecuencia han
acumulado las mayores experiencias, por
ello constituyen una sección específica de
esta obra colectiva.

Dolor y muerte, atención médica, in-
novación tecnológica son algunos de los as-

pectos que se encuentran presentes en los
siguientes capítulos donde el factor común
es la interrogante: ¿Qué hacer ante una si-
tuación determinada? Es posible que a la
lectura, usted no esté de acuerdo con el
planteamiento que hacen los autores, pero
ese no es el punto sino más bien, de haber
estado en esa circunstancia, ¿qué es lo que
usted habría hecho? Tal vez no haya muchas
–mejores– alternativas.

209

Introducción Sección IV

El paciente nunca es “objeto”, es “sujeto”.
Anónimo

MSP Luis Enrique Díaz pérez

Principios de etica.indd 209 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 210 17/08/11 13:30

Capítulo

La muerte es un tema que siempre
causa controversia, del que no se habla, es de-
cir no puede ser tema de conversación pues es
más fácil hablar del tiempo. No obstante los
seres humanos sabemos que vamos a morir,
no sabemos cuándo ni cómo, pero es claro
que el ciclo de la vida termina en la muerte,
por tanto como diversos autores mencionan
la reflexión importante no está en la muerte,
sino en la vida y en como la vivimos.

La muerte en la cultura

El ser humano al ser consciente de que va a
morir ha sido capaz de establecer ritos, mi-
tos y creencias sobre una “vida” después de
la muerte. Desde la prehistoria se han en-

contrado entierros con flores o con armas y
vasijas, lo que hace pensar que se preparaba
al difunto para la otra vida.

La creencia de la inmortalidad ha sido
de las más frecuentes en diferentes culturas
como la egipcia. Las aportaciones de los fi-
lósofos como Platón que manifiesta la in-
tegración del cuerpo con el alma como un
evento fortuito ya que el cuerpo es la cárcel
del alma, y por ello es preferible morir para
liberar el alma. En contraparte Aristóteles
plantea al ser humano único e irrepetible
en que alma y cuerpo se desarrollan en pa-
ralelo y a morir el cuerpo, el alma vuelve
al infinito, nos explican otras creencias so-
bre la muerte, como la reencarnación o la
muerte renacimiento en otro mundo mejor
que este.

20

211

Muerte digna

MSP Graciela Nava Chapa

Principios de etica.indd 211 17/08/11 13:30

212 Sección 4 Dilemas médicos

la aprobación se acompaña de requisitos es-
trictos para evitar que cualquier persona pue-
da recurrir a ella. A continuación se detalla
brevemente la cronología de esta aprobación.

1973. Un tribunal reitera la obligación
de los médicos de prolongar la vida. Suspende
durante una semana a una médica que admi-
nistró a su madre una dosis letal de morfina.

1984. El Supremo revoca la condena a
un médico que dio muerte a una mujer ma-
yor que solicita la eutanasia en su testamen-
to. Estableció que el doctor había resuelto
apropiadamente el conflicto entre mantener
la vida de un paciente y aliviar su dolor.

1993. El Parlamento aprueba una ley
que regula los asesinatos piadosos, con una
lista de 28 requisitos que los médicos deben
seguir en casos de eutanasia. Los pacientes
deben ser terminales, padecer un dolor in-
soportable y haber solicitado morir repeti-
damente. La eutanasia sigue siendo un de-
lito castigado con 12 años de cárcel, pero
los médicos que sigan las normas no serán
perseguidos.

1994. El Supremo confirma la conde-
na, pero declina imponer una pena, para un
médico que ayudó a una mujer con un largo
historial depresivo a suicidarse.

1995. Un tribunal juzga dos casos en
los que los médicos acabaron con las vidas
de dos bebés gravemente discapacitados.
Determinó que, aunque se probó el asesi-
nato, los médicos no debían ser castigados.

1997. El Gobierno inicia la reforma de
la eutanasia tras identificar que un alto por-
centaje de los casos no son comunicados por
temor a ser juzgados.

1999. Comienza el trámite parlamen-
tario de la ley para legalizar la eutanasia bajo
estrictas condiciones.

2000. En noviembre, el Congreso
aprueba el documento.

La eutanasia activa en niños aceptada
por la sociedad de pediatría en Holanda ha
causado controversia también, la recomen-
dación se aplica en aquellos niños con una

La importancia de comentar estas ideas
es que el ser humano siempre ha tratado de
explicar que pasa después de la muerte, con
lo cual, limita sus miedos o los acrecienta,
y para el personal de salud es importante
identificar en el paciente moribundo sus
creencias, sin tratar de imponer las propias.

Las religiones han hecho aportaciones
importantes sobre todo para el estableci-
miento de los ritos que permiten a la familia
despedirse e iniciar el proceso de su duelo.

La manera de morir ha cambiado, sobre
todo en países desarrollados y en las zonas
urbanas de los países en desarrollo, pues se
muere en hospitales rodeados de maquinas,
personal altamente capacitado pero deshu-
manizado y lejos de la familia y de los seres
queridos, ya sea por las normas hospitalarias
o por la creencia de evitar la visita a los hos-
pitales para evitar contagios y sin poder to-
mar decisiones sobre la propia muerte.

Entre definiciones

Así como el ser humano ha tratado de ex-
plicarse que pasa después de la muerte, tam-
bién ha tratado de definir la muerte digna.
En principio se define a la eutanasia como
sinónimo de muerte digna, o buena muerte
por la composición de la palabra: eu-bueno
y tanathos muerte. Sin embargo las clasifi-
caciones que se hacen de esta materia más
bien parecen tratar de justificar diversas for-
mas de morir en las que evitamos el desarro-
llo de un proceso natural.

Tenemos la eutanasia activa, cuando
se aplican medicamentos para que el pacien-
te muera, y un ejemplo de este método es
el que aplico el doctor Kevorkian, también
conocido como “doctor Muerte”, al ayudar
a cientos de personas a morir. Otro ejemplo
que traduce una decisión social es el caso de
Holanda en donde está aprobada legalmente
la eutanasia, cabe aclarar que la aprobación
legal se da después 27 años de debates y que

Principios de etica.indd 212 17/08/11 13:30

213Capítulo 20 Muerte digna

na, significa aplicar medidas paliativas y
permitir la muerte en las mejores condicio-
nes de dignidad y calidad de vida. Para se-
guir con los ejemplos famosos, la ex primera
dama de los Estados Unidos de Norteamé-
rica Jaqueline Bouvier Kennedy–Onasis,
después de haber lidiado con un linfoma
decide salir del hospital y morir en su casa
rodeada de sus libros y música preferidas,
acompañada de su familia y amigos. Este
caso nos hace reflexionar que la muerte nos
hace a todos iguales, tener fama y dinero no
evita el morir.

Después de esta presentación de defini-
ciones nos preguntamos ¿por qué hay seres
humanos que abogan por apurar la muerte
de enfermos terminales?, este dilema se ha
discutido ampliamente sin embargo no hay
acuerdo, en este apartado continuare con
los ejemplos:

La doctora Elisabeth Kübler-Ross, pio-
nera de la tanatología quien describe en su
autobiografía: “La Rueda de la Vida” sobre
los últimos días de su madre después de un
derrame cerebral que la deja con discapaci-
dad para desarrollar las funciones elemen-
tales de la vida diaria y deciden internarla
en una residencia para su atención, para “ser
cuidada y protegida después de haber sido la
cuidadora de toda la familia”.

Por otro lado, está la médica que ini-
cia la cronología de la eutanasia en Holanda
quien al ver a su madre con discapacidad y
lo que ella considera un “gran sufrimiento”
al no poder realizar las actividades cotidia-
nas a las que estaba acostumbrada, decide
adelantar su muerte. ¿Por que dos personas
con el mismo tipo de formación toman de-
cisiones diferentes ante un mismo hecho?

La toma de decisiones éticas tiene como
base la formación moral de las personas así
como su experiencia ética a lo largo de la
vida y expertos en bioética han planteado
que la corriente utilitarista (el mayor bien
para el mayor número de personas) ha per-
meado en nuestra sociedad, nos movemos

pobre calidad de vida causada por la enfer-
medad y/o malformaciones graves.

En cuanto a la eutanasia pasiva, esta-
blece dejar de actuar medicamente sin dar
ningún soporte al paciente para dejarle mo-
rir, el caso de Terri Schiavo es un ejemplo de
nuestro tiempo y tuvo una gran publicidad.
Therese Marie Schiavo tenía 27 años cuan-
do sufre un infarto de miocardio con paro
cardiaco que le deja daños cerebrales graves
y queda en estado vegetativo, el esposo des-
pués de tres años solicita reiteradamente que
dejen de aplicar todo tratamiento contra el
deseo de los padres de Terri que se proponen
cuidarla, sin embargo la custodia legal es del
esposo y el 18 de marzo un juez local aprue-
ba su solicitud para dejar de alimentarla
artificialmente, y fallece de inanición y des-
hidratación el día 31 de marzo de 2005 a la
edad de 45 años, entre discusiones a favor y
en contra de esta acción en todo el mundo.

Otras clasificaciones de eutanasia, son:
la distanasia o encarnizamiento terapéu-
tico en donde se aplican medidas extremas
para prolongar la vida y que en ocasiones
se da por motivos económicos, en donde la
muerte causa problemas en la familia por la
herencia del paciente. Otra forma de encar-
nizamiento la vemos en la serie “Dr. House”
quien da prioridad al diagnóstico, no im-
porta cuántos estudios o pruebas terapéuti-
cas tengan que realizarle al paciente dejando
la ética y el humanismo de lado. Si bien para
algunos médicos este programa es una pa-
rodia de ciertos personajes del hospital, es
delicado que los jóvenes estudiantes de me-
dicina crean que así deben comportarse en
el ejercicio profesional.

La cacotanasia, se refiere a realizar
la eutanasia sin solicitarlo, como el caso de
un hospital de enfermos en Francia, donde
el personal de enfermería aplicaba medica-
mentos para terminar con la vida de ancia-
nos muy deteriorados.

Finalmente la ortotanasia, que es
considerada como la verdadera muerte dig-

Principios de etica.indd 213 17/08/11 13:30

214 Sección 4 Dilemas médicos

Los cuidados paliativos

El objetivo de los cuidados paliativos es la
mejoría de la calidad de vida del enfermo,
en sentido amplio; atendiendo no sólo la
dimensión física, sino también la psíquica
y espiritual.

La OMS ha propuesto a los gobiernos
miembros la organización de cuidados pa-
liativos, dictando políticas orientadas a:

• Cuidar que el respeto por la autonomía
de las personas se garantice, mediante
la firma del consentimiento informa-
do, en donde se explique claramente el
tratamiento, sus beneficios y sus ries-
gos. De tal manera que pueda decidir
voluntariamente mantenerse en el hos-
pital o retirarse a su casa.

• Valoración de beneficios y riesgos por
parte del equipo de salud para propo-
ner el manejo adecuado a la situación
real del paciente.

• Sobre la nutrición e hidratación tecno-
lógicas, cuidar que no ocasionen mo-
lestias, de preferencia cuando el pacien-
te está consciente valorar que desea.

• Ventiladores y maquinas de diálisis:
pueden negarse cuando las molestias
superan el beneficio.

• Valorar estado psicológico; es impor-
tante que un profesional de la conducta
realice esta valoración para determinar
el tipo de tratamiento.

• Es recomendable documentar toda sus-
pensión de tratamiento y la causa.

• Ordenes de resucitación y no resuci-
tación: la resucitación se vuelve dañi-
na cuando no hay una mejora real, de
preferencia debe tenerse la autorización
previa al ingreso, de otra manera los
familiares deciden previa información
completa del médico.

• En todo hospital debe existir un comité
de bioética, integrado por profesiona-
les de la salud, personas de la sociedad

por aquello que nos es útil, de tal manera
que los incapaces no aportan a la sociedad y
representan una carga, de la misma manera
el enfermo terminal ya no aporta nada a la
sociedad y aunque no se mencione explíci-
tamente las actitudes ante estos pacientes lo
demuestran. Otra corriente filosófica que
predomina en nuestros días es el hedonis-
mo, promovemos el placer y lo aceptamos
como algo natural sin embargo negamos el
dolor, por ello es difícil aceptar vivir con él.
Epicuro quien promovió en el pasado esta
corriente menciona sobre la muerte: “Así la
muerte, la más temida de las enfermedades
es nada para nosotros, dado que mientras
existimos no está con nosotros y cuando lle-
ga, entonces nosotros no existimos”.

La corriente humanista acepta la vida
con todos sus retos desde el bienestar, la
enfermedad y el dolor, que se presentan
por que estamos vivos, de otra manera no
podríamos percibirlos. Es por ello que pro-
pone aceptar el proceso de morir con la na-
turalidad que sea posible manteniendo los
cuidados que permitan paliar el dolor y las
molestias que la enfermedad provoque. Los
avances en farmacología y en tecnología
médica permiten los mejores resultados sin
adelantar innecesariamente la muerte.

El contacto de la doctora Kübler-Ross
con una gran cantidad de pacientes mori-
bundos le permitió identificar que muchos
de estos pacientes se sienten deprimidos,
abandonados o no están recibiendo trata-
miento paliativo lo cual les hace difícil so-
portar las molestias propias de su estado y
solicitan morir para dejar de sufrir. Para la
familia del paciente terminal es difícil en-
frentarse a escuchar las quejas de dolor, o las
actitudes de enojo, depresión o negación del
familiar enfermo, sin dejar de mencionar los
aspectos económicos cuando no se cuenta
con seguridad social u otro tipo de servicio.
Se requiere de una gran dosis de amor y so-
lidaridad humana para apoyar a un familiar
moribundo.

Principios de etica.indd 214 17/08/11 13:30

215Capítulo 20 Muerte digna

los cuidados paliativos como parte de los
servicios de salud primarios.

En el mes de abril del 2008 el Senado
aprobó por unanimidad, reformar la Ley
General de Salud, para establecer la muerte
digna a quienes enfrentan una enfermedad
terminal, considerando para ello los cuida-
dos paliativos. Con lo anterior se cuenta con
la base legal, falta incorporar lo conducente
en la operación de los servicios de salud.

Conclusión

Temas como la muerte siempre han sido
controversiales, sin embargo para hablar de
muerte digna es necesario reconocer la sa-
cralidad de la vida humana y que todo ar-
tificio para aprobar la muerte anticipada es
un homicidio aunque las razones pudieran
ser piadosas.

El término eutanasia, ha sido interpre-
tado de varias maneras, ya que “buena muer-
te” puede tener diferentes acepciones según
formación y experiencia moral, el termino
ortotanasia es el que más se acerca a la muer-
te digna vista desde un enfoque humanista.

Se ha demostrado que el apoyo médi-
co, psicológico, espiritual y familiar ayuda
significativamente al enfermo terminal en el
trance de recibir la muerte. Por ello es ur-
gente la necesidad de implementar los cui-
dados paliativos en nuestro país es urgen-
te, así como la información a la población
sobre la elaboración del testamento para la
aplicación de medidas extraordinarias. Con
ello el paciente ejerce su autonomía y no
deja a los familiares o al personal de salud
tan difícil solución.

externas al hospital y alumnos de me-
dicina.

• Los comité hospitalarios de bioética
impiden que las decisiones sean toma-
das solo por el personal médico, están
obligados a fomentar el respeto por
la persona su dignidad e integralidad,
promueven una cultura de la ética en la
atención y debe apoyar a los trabajado-
res de la salud en el arduo trabajo que
implica la toma de decisiones comple-
jas en el manejo del paciente.

Las formas de morir

En nuestro país la transición epidemiológica
nos ha llevado a identificar un mayor núme-
ro de muertes por enfermedades crónicas, las
primeras cinco causas en el año 2007 fueron;
la diabetes, enfermedad isquémica del cora-
zón, cirrosis y otras enfermedades del hígado,
enfermedad cerebro vascular y enfermedad
obstructiva crónica, todas ellas cursan con
complicaciones discapacitantes que general-
mente llevan al paciente a una muerte lenta.

Por otra parte, la transición demográ-
fica nos muestra una disminución de la po-
blación menor de 15 años y un incremento
en la población de 65 y más años, con una
mayor esperanza de vida que no significa ca-
lidad de la misma, pues más del 60% de la
población mexicana llega a los sesenta años
con enfermedades crónicas y a este grupo
de edad además de las enfermedades antes
mencionadas se incorporan los tumores
como causa de muerte.

Por lo anterior es urgente que nuestro
sistema de salud se prepare para incorporar

Bibliografía
Drane F, J. (1999). El cuidado del enfermo

terminal. Washington DC. OPS.
Escribar W, A.; Perez F, M.; Villaroel

S, R. (2004). Bioética: fundamentos y di-

Principios de etica.indd 215 17/08/11 13:30

216 Sección 4 Dilemas médicos

Perez Tamayo, R. (2002). Ética Medica
Laica. México Editorial Fondo de Cultura
Económico p. 192-216.

Roa, A. (1998). Ética y bioética. Santiago de
Chile. Editorial Andrés Bello. p. 111-130.

Savater, F. (2000). Las preguntas de la vida.
México. Editorial Ariel, p. 6-15.

Sgrecia, E. (1999). Manual de Bioética
México. Editorial Diana Universidad
Anáhuac p. 589-637.

Thomas Louis, V. (1991). La muerte, Espa-
ña. Editorial Paidós. Primera edición.

Vazquez, R. (2004). Del aborto a la clona-
ción. Principios de una bioética liberal.
México. Editorial Fondo de Cultura Eco-
nómica. p. 67-78.

Warnock, M. (2002). Guía ética para per-
sonas inteligentes. España, Fondo de Cul-
tura Económica. Primera edición al caste-
llano. p. 9-58.

William John, R. (2009). Manual de éti-
ca médica. Francia. Asociación Médica
mundial

www.muertedigna.org/textos/eota/387.
htlm

mensión práctica. Santiago de Chile. Edi-
torial Mediterráneo p. 355-386.

Gutierrez De Velasco, JI. (2000). Los
Derechos Humanos. México Ediciones
del Milenio. Primera Edición.

Irwin, W.; Jacoby, H. (2009). La filosofía
de House. México. Editorial Selector.

Kubler–Ross, E. (2001). La Rueda de la
vida. España. Editorial Grafo SA.

Kuthy Porter, J.; Martinez Gonzalez,
O.; Tarasco Michel, M. (1999). Temas
Actuales de Bioética, México. Editorial
Porrúa p. 251-269.

Llano Escobar, A. (1999). El morir hu-
mano ha cambiado en bioética: Temas y
perspectivas, Washington DC, OPS.

Lucas Lucas, R. (2003). Bioética para to-
dos. México. Editorial Trillas, p. 145-153.

Macias E, A. (2002). Eutanasia en Bioética
General de Hernández Arriaga José Luis.
México Editorial Manual Moderno p.
257-274.

Morin, E. (1999). El hombre y la muerte,
Barcelona; tercera edición. Editorial Kai-
ros, nikipedia.org/wiki/terri_shiavo_caso

Principios de etica.indd 216 17/08/11 13:30

Capítulo

Toda actividad humana nos pone
en cualquier momento ante dilemas mora-
les que debemos atender y en la medida que
construimos nuestro sentido moral la toma
de decisiones pareciera menos compleja, sin
embargo cabe la posibilidad de tomar deci-
siones poco afortunadas.

Kidder, el fundador del Instituto para
una Ética Global, se refiere al dilema ético
como: “No es tener que hacer una elección
entre lo correcto y lo incorrecto, sino que
elegir entre dos cosas correctas”, lo cual nos
lleva a determinar que en el proceso de re-
flexión ética debemos identificar todas las
alternativas posibles, no para tranquilidad
de nuestra conciencia sino para dar la mejor

opción a un tercero implicado en nuestra
decisión.

En este capítulo presentare la experien-
cia vista en retrospectiva sobre la atención
de un brote epidémico de tifoidea en una
comunidad rural como tantas otras de nues-
tro estado de Hidalgo

Decir la verdad

En los años de 1970 la fiebre tifoidea afec-
tó a varios estados del centro del país oca-
sionando altas tasa de mortalidad, se tra-
taba de una nueva cepa que no respondía
al tratamiento con cloramfenicol, en 1977

21

217

Dilemas éticos
en la salud pública

MSP Graciela Nava Chapa

Principios de etica.indd 217 17/08/11 13:30

218 Sección 4 Dilemas médicos

Si bien es cierto que algunos pacientes
no quisieran escuchar la verdad sobre su es-
tado de salud, el deber del médico es hablar
con honestidad y dentro de sus conocimien-
tos establecer el pronóstico y la evolución
probable del padecimiento, en este caso
para una familia con tan escasos recursos el
traslado del familiar y su regreso a la comu-
nidad implicaba un gasto que no podrían
cubrir, por lo que la decisión de la mujer era
lógica y realista.

Respeto a la cultura

Los días siguientes visitamos enfermos y las
casas así como las fuentes de abastecimiento
de agua y en un momento dado se acerca el
interprete y me dice que quiere hablar en
privado, caminamos sobre una polvosa ca-
lle y me comenta que solicita permiso para
“hacer brujería” y ayudarnos a que se acabe
la enfermedad, intrigada con la petición le
dije que me parecía muy bien pero que de-
seaba ver como lo hacían, me contesta que
podía ver en el día las actividades pero en
la noche solo debían estar ellos. Más tarde
acudí a un pequeño edificio enfrente de la
iglesia en donde estaban unas figuras pare-
cidas a los santos que vemos en las iglesias
católicas pero sin cabeza. Las mujeres corta-
ban papel de china de colores y las personas
pasaban a dejar alguna comida y cantaban
por lo bajo algo que no entendí. En estas
comunidades quedaban tradiciones pre-
hispánicas que combinadas con la religión
católica originaron un rito especial que ade-
más los confortaba en situaciones de crisis
como esta.

El último caso que se reportó era una
mujer joven a quien visitamos inmediata-
mente para tomar muestras y realizar el cul-
tivo que nos permitiera identificar a la cepa
responsable del brote, siempre acompaña-
dos del intérprete observe que había varios
niños pequeños y tres mujeres más que los

una de las últimas localidades afectadas fue
San Gregorio comunidad del municipio de
Huehuetla, esta comunidad no aceptaba
que se vacunaran sus niños, sin embargo
cuando empezaron a morirse solicitaron
el apoyo de las autoridades estatales y se
integró un equipo interdisciplinario inte-
grado por médicos, enfermeras, técnico en
saneamiento y técnico en nutrición, como
epidemióloga me correspondía coordinar a
este equipo de trabajo. El traslado a la co-
munidad a partir de la cabecera municipal
fue de aproximadamente ocho horas utili-
zando mulas de carga que nos facilitaron las
autoridades municipales bajo la conducción
de un guía. Llegamos al anochecer y nos
instalamos en la escuela del pueblo, con el
cansancio reflejado en todos los rostros y
nuestros cuerpos molidos organizábamos
el trabajo para el día siguiente cuando llega
una niña a comunicarnos que había un en-
fermo grave y debíamos atenderlo, me tras-
lade con un compañero médico y una enfer-
mera a la humilde casa alumbrada por velas
y encontramos en un catre a un anciano con
datos de choque séptico, se le instala el tra-
tamiento de inmediato y en mi entusiasmo
por querer salvar una vida le comento a la
hija del enfermo (a través de un intérpre-
te pues hablaban náhuatl) que al siguiente
día llegaría un helicóptero con más provi-
siones y que podrían trasladar al paciente al
hospital de la capital para su tratamiento.
La mujer nos miró con tristeza en sus ojos
y pregunto —¿Se va a aliviar?—, en la pe-
numbra cruzamos miradas mi compañero
y yo tratando de unificar la respuesta que
finalmente él le dio a la mujer —está delica-
do, tiene pocas posibilidades de sobrevivir, pero
al menos le daríamos una oportunidad—. La
mujer negó con la cabeza y dijo con deter-
minación —que se quede y haga lo que pueda
aquí—. Desafortunadamente el paciente
murió al día siguiente antes de que llegara el
helicóptero con los apoyos faltantes para la
atención de la comunidad.

Principios de etica.indd 218 17/08/11 13:30

219Capítulo 21 Dilemas éticos en la salud pública

Aplicar la técnica o la lógica

En el sistema de salud se tienen protocolos
de manejo en el caso de brotes epidémicos
sin embargo al enfrentarnos a una realidad
diferente a la de las personas que diseñan las
herramientas te encuentras ante un dilema
que debes resolver de inmediato. Para las
actividades de educación para la salud nos
proporcionaron carteles en los que se mos-
traba una llave emitiendo chorro de agua
sobre verduras multicolores con el mensaje
de lavar las verduras, otro con lavado de ma-
nos, sin embargo en la comunidad no había
agua entubada ni drenaje, todos tomaban el
agua de un pozo comunitario, la mayoría no
sabían leer ni escribir pues los profesores no
duraban en la escuela. Decidimos guardar
los carteles y visitar las casas para mostrar-
les las medidas de higiene y saneamiento de
manera personal casa por casa.

Las acciones de prevención a nivel co-
munitario deben realizarse con base en la
cultura y los recursos de la comunidad, por
lo que el personal de salud debe considerar-
los para tener éxito en su trabajo.

Valores en el ejercicio
de la salud pública

La salud pública exige de los profesionales
valores que no puedes evadir, los menciono
en orden de prioridad: valor para enfrentar-
te al riesgo de compartir los mismos factores
que provocan la epidemia; disciplina para
aplicar las medidas de prevención que le
protegerán del riesgo; tolerancia para com-
partir largas jornadas con el mismo equipo
de trabajo y para comprender a las personas
afectadas por la enfermedad o sus familia-
res; honestidad para decir la verdad sobre
los problemas que ocurren y la factibilidad
de resolverlos finalmente la responsabilidad,
y el compromiso para poner por encima de
nuestras necesidades humanas el servicio a

cuidaban y atendían a la enferma, la casa era
un poco más grande que las demás ya que
pertenecía al comerciante de la comunidad,
después de atender a la paciente pregunto
por el parentesco de las mujeres y me dice
que son las esposas del comerciante e inge-
nuamente le pregunto —¿Por qué tiene tan-
tas esposas?, si en México la bigamia no está
permitida legalmente—. El hombre sonríe y
me dice —que los hombres de la comunidad
emigran para buscar trabajo y solo se quedan
las mujeres, por lo que cada varón puede tener
más de una pareja si la puede mantener—,
comprendí el razonamiento no muy con-
vencida y seguí mi recorrido del día.

Convivir con las personas de la comu-
nidad afecta al profesional de la salud, no
puede dejar de conmoverse con la pobreza
y la falta de todos los servicios a los que es-
tamos acostumbrados. En esta comunidad
había una niña de ocho o nueve años que
me encontraba en todas partes con grandes
ojos cafés y una sonrisa que le iluminaba la
cara, a veces caminaba a mi lado y me jala-
ba la bata para que me diera cuenta de su
presencia, en su limitado español me invito
a usar el temascal de su familia y trataba de
apoyar en todas las actividades, fue la pri-
mera en la fila para vacunarse. El último día
de nuestra estancia me dijo —llévame conti-
go—, creí escuchar mal pero lo repitió ante
mi asombro y una mezcla de sentimientos
en los que estaba la pena porque dentro de
su ingenuidad captaba el futuro que le es-
peraba y culpa por no poder trasladarla y
cambiar su vida.

El profesional de la salud que sale al
servicio social o que debe trabajar en comu-
nidades rurales se encontrara con normas
y costumbres diferentes a las que se viven
en la zona urbana por lo que es importante
considerar antes de promover un cambio,
conocer mejor a la comunidad y respetar sus
creencias, guardar el secreto profesional, no
criticar ni establecer juicios de valor antes de
conocer mejor el entorno.

Principios de etica.indd 219 17/08/11 13:30

220 Sección 4 Dilemas médicos

No maleficencia, al evitar conflictos
con la población respetando sus costumbres.

Justicia, al dar el mismo trato a todos,
visitando todas las casas (en este caso era una
población pequeña y fue posible realizarlo).

Autonomía, al informar sobre las ac-
ciones de prevención y control para lograr la
aceptación en el manejo médico-preventivo

Como epidemióloga tuve el mejor
aprendizaje, al final elabore un reporte téc-
nico sin embargo hasta hoy comento algu-
nos de los aspectos éticos y humanos que
retroalimentaron mi bagaje moral.

Reconozco el compromiso de aque-
llos compañeros que me acompañaron en
la atención de esa mi primera epidemia y
todas las que siguieron, particularmente a
una enfermera que siempre nos mostró con
el ejemplo el camino de la salud pública;
Doña Esther Ordoñez.

la comunidad, de esta manera el trabajo en
equipo es factible.

Conclusiones

Nuestro trabajo en la comunidad logró un
cambio de actitud en la población, con el
control de la epidemia se logró la confianza
en el sistema de salud y permitieron el in-
greso posterior de las brigadas para vacunar
o llevar acciones de promoción a la salud.

En retrospectiva como menciono al ini-
cio se aplicaron los principios de la bioética:

El respeto a la dignidad e integridad de
las personas.

Beneficencia, al aplicar todas las medi-
das que nuestra capacidad técnica posibilitó
para el control de la epidemia

Principios de etica.indd 220 17/08/11 13:30

Capítulo

Es muy común clasificar las enferme-
dades, en aquellas que padecemos común-
mente y por tanto, el alivio de ellas llega
pronto, y en las que padecen unos cuantos y
les conducen irremediablemente a la muerte.

También de repente por azares del des-
tino, sufrimos la pérdida de un ser querido,
que puede ser alguien de la familia, un com-
pañero de trabajo, algún amigo y porque
no, también una mascota y de igual manera,
nos duele la pérdida.

Yo recuerdo, que hace catorce años,
una tarde de marzo me tocó abrir un fa-
tídico sobre que contenía, los resultados
de un estudio histopatológico que habían
realizado a un tumor, que horas antes me
habían extirpado y cuando leí: ID: Carci-
noma lobulillar infiltrante de patrón mix-
to, me quede paralizada. Ni el raudal de luz
que entraba por la ventana, ni el gorjeo de
los pájaros que anidaban en el árbol vecino,

fueron suficientes para poderme sacar del
dolor y la congoja que de repente se agol-
paron en mi. Supongo que lo mismo debe
pasar en aquellos que sufren la muerte de
alguien muy cercano y querido.

Ahí sentada al borde de mi cama, sentí
como una pena de muerte amenazaba to-
dos mis sentidos. ¡Sí, me amenazaba y cla-
ramente me señalaba el fin de mi vida!, en
silencio yo gritaba desagarrada, con lágri-
mas que brotaban abundantes de mis ojos
y mojaban mi rostro, el presente tan nítida-
mente se hizo presente en una vital certeza
pregunta: ¿Me voy a morir?, y ahora ¿qué
voy a hacer? Pero al mismo tiempo brincó a
la escena la resistencia-negación como única
defensa: ¡yo, noooo, yo no soy ese diagnós-
tico, muy seguramente está equivocado! Y
créanme que esa resistencia a morir, esa cer-
teza de muerte es lo que duele, porque tiene
uno el malestar físico, la dolencia corporal

22

221

Cuando el dolor duele

Mtra. Luz Beatriz lópez CaDeNa

Principios de etica.indd 221 17/08/11 13:30

222 Sección 4 Dilemas médicos

de aquello que en la vida sucede, y si hoy,
precisamente hoy quien está destinado a la
muerte no sabe qué es lo que quiere, lo que
desea que suceda, ni qué es lo que durante
años ha sucedido, entonces el dolor duele y
mucho, porque de golpe se da uno cuenta
que hoy como ayer y desde hace mucho ha
estado perdido.

Cuando se analiza el pasado, se da uno
cuenta, de que según el contexto en donde
nos toco vivir, es como aprendimos a hacer-
lo, en la mayoría de la gente de un medio
socioeconómico medio, es práctica común
vivir mejorando el estatus de vida, ¿cómo?
¡Pues sencillo! Aumentando el poder adqui-
sitivo para obtener a cambio muchos bienes
materiales, por ejemplo una residencia con
mobiliario de lujo y todas las comodida-
des y adelantos tecnológicos, un auto para
cada miembro de la familia, y además vestir
con ropa exclusiva y al último dictado de la
moda, si se es mujer acompañada de unas
gafas grandes de Dulce & Gabana o de Ver-
sace, y una bolsa de Vouton o Gucci, o ya
de menos una Kiplin. Si la gente no tiene
estos bienes, se siente infeliz, porque enton-
ces siente que esta parada en la fila de los
pobres, que ni en sueños pueden vivir como
una persona VIP, y entonces hay que hacer
la pregunta más álgida: ¿En verdad esto es
vivir?

Debemos reflexionar en que quien le
da sentido a nuestra vida, efectivamente son
los otros, es la esencia de las personas la que
me hace vivir, más no competir por banali-
dades ni excentricidades tan mundanas, esas
personas que son mi familia, mis amigos,
mis compañeros de trabajo y sobre todo esa
gran desconocida que soy yo misma y que
por años me he negado a conocer y liberar,
es lo que me dará un motivo, un sentido
para vivir.

Y es que ¿alguna vez me he detenido a
reflexionar qué y cómo soy?, ¿qué me gus-
ta o me disgusta?, ¿cómo asumo a los que
me rodean y están conmigo?, ¿qué es lo que

propia de la cirugía, el dolor punzante, la
contractura, pero estas vienen a ser nimie-
dades ante el inmenso dolor de sentir de re-
pente que se va uno a morir.

Hoy a tantos años de distancia puedo
decir que quienes hemos visto la muerte
como algo tangible y muy cercano, nos he-
mos dolido en esos momentos, porque es
ahí donde nos dimos cuenta que no quere-
mos la muerte, pero más nos duele no saber
qué es lo que queremos en lugar de morir.
Y es precisamente en este cuestionamiento,
que los sentenciados podemos tomar dos
rumbos, uno y el más fácil, abandonarse a
la zozobra y bajo el argumento de la terri-
ble enfermedad, quedarse parados perdidos
en el sin rumbo del presente, esperando eso
sí, la compasión ilimitada de la familia, los
amigos y hasta del que pasa junto, porque
ante tanta maldad que ha volcado la enfer-
medad, lo más reconfortante es que se oiga
fuerte y quedito y además muchas veces “ay
pobrecito (a)” como el único halago que
como doliente se puede recibir.

Pero este, aún cuando es el camino
más fácil y más transitado por quienes están
conscientes de su inminente muerte, es el
más errático y frustrante, porque ni se mue-
ren y esa lástima mal encaminada, conmina
la libertad del enfermo. El impedir que la
persona aquejada haga sus actividades coti-
dianas, hace que se sienta de verdad enfer-
mo e inicie a concientizar la sin razón de su
vida, pues sienten que tan enfermitos como
están, seguir viviendo ya no tiene sentido,
pero no lo tiene porque no sabe qué es lo
que quiere en lugar de morir, y esto porque
no se ha enfrentado a su realidad, la cual
quiérase o no, está inserta en el presente y se
revive a cada rato en el pasado.

El segundo camino, el más arduo y
doloroso es aquel en donde al no querer
morir y no saber qué es lo que se quiere,
conduce irremediablemente a realizar una
observación muy crítica sobre quién se es,
a sabiendas de que los pesares provienen

Principios de etica.indd 222 17/08/11 13:30

223Capítulo 22 Cuando el dolor duele

caso, es decir nuestra vida alegremente, pues
debemos aprender que la alegría es el asen-
timiento más o menos intenso a nuestro
asentamiento o implantación en esta vida,
en este mundo, con esas ganas intensas de
decir sí, de vivir el presente, aceptando los
errores del pasado, y observando a lonta-
nanza el horizonte desafiante que debemos
enfrentar con templanza, que no es el mie-
do a los placeres, ni su rechazo, sino el arte
de disfrutar con alegre impunidad, tratando
de realzar nuestro deleite por medio de una
maestría voluptuosa que busque la exquisi-
tez mesurada (a veces hermana de la senci-
llez) que evita la náusea del atiborramiento
o el vértigo autodestructor, para sentirnos
libres, con ansias de disfrutar y erradicar de
nuestras vidas la autodestrucción y lograr
vivir con gustos sencillos y una mente com-
pleja, dejando de lado a esas personas so-
fisticadas, cuyos caprichos son caros, abun-
dantes y erráticos, y cuyas ideas son simples,
muy simples, rayando a veces en lo absurdo,
porque hasta hoy solo han pasado la vida,
han sido incapaces de vivir emancipados del
materialismo, incapaces de pensar y de ele-
gir qué quieren por sí mismos, ajenos a la
moda y al qué dirán.

Cuando se asume la muerte y se de-
cide enfrentarla viviendo con templanza y
alegría, se vive verdaderamente la vida, y
además para enriquecerla debemos como
los poetas, confrontar al amor con la muer-
te, porque el amor desconoce la fuerza de
ésta, y aunque amamos desde la conciencia
de nuestra mortalidad y la de lo amado, po-
demos finalmente perdurar, pues ya lo ha
dicho Quevedo:

“…su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrán sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.”

Hoy al paso de los años, yo elegí este
segundo camino, no lo hice sola, fui muy
afortunada, porque tuve a mi lado un ser

realmente quiero?, ¿me acepto y me amo
a mí misma?, ¿o es que a través de vivir la
vida de los demás intento vanamente vivir
la mía?

Estos cuestionamientos duelen, porque
de repente se da uno cuenta quién se es, al
preguntarme quién soy y cómo he vivido mi
vida, irremediablemente se transita hasta la
infancia, la cual se visualiza nítidamente o
bien se niega. Si se visualiza tal cual, se avan-
za, porque se observa cómo se construyó el
proyecto de vida, y vuelve a doler, porque es
ahí donde se da uno cuenta que la construc-
ción fue en base a lo que los otros querían y
deseaban de mí.

Por eso asumí los valores y las normas
familiares, y la moral del grupo social al que
pertenezco, y esto frecuentemente conduce
a que pensemos que vivir alegres y felices, es
tener muchos bienes materiales acompaña-
dos de una jugosa cuenta bancaria.

Sin embargo, cuando se está consciente
de que pronto va uno a morir, nos damos
cuenta de que la ropa exclusiva Chanel, los
accesorios in, y la residencia y los autos salen
sobrando, porque al concientizarse de que
la vida que se ha vivido ha sido la que la
mercadotecnia, los medios masivos de co-
municación y la alienación a la que hemos
sido sometidos por la sociedad, es lo que
hace que ahora en este aquí, en este presen-
te me sienta tan infeliz, tan dolida, porque
mi vida, mi propia y unica vida, la que yo
realmente quería pero no me atreví a vivir
por miedo al qué dirán, por miedo a la ex-
clusión del grupo social al que tantos esfuer-
zos e inversiones monetarias me permitie-
ron pertenecer, está a punto de extinguirse,
de irse, y no regresar.

Y es aquí, en donde si queremos reto-
mar el rumbo de nuestra vida como dice
Savater, tenemos que nutrirnos de la acepta-
ción agridulce del pasado, y aceptar también
el desafío euforizante al riesgo venidero,
y no es que nos resignemos, ni aceptemos
vivir con gravedad, no, debemos tomar el

Principios de etica.indd 223 17/08/11 13:30

224 Sección 4 Dilemas médicos

en ese sin sentido y ahogados de amargura,
dolidos por querer superar una pérdida, que
paradójicamente nunca han perdido, y que
más bien al haber acariciado la muerte no
pudieron percibir el giño cómplice que les
hizo, como una hermosa invitación para co-
menzar ahora sí a vivir.

Marquerite Yourcenar en un diálogo de
las Memorias de Adriano, escribe: “…quiero
pasar la muerte con los ojos abiertos”, sin
recapacitar en lo profundo de este diálogo la
primera exclamación que uno emite es, ¡ay
nooo, debe ser pavoroso!, claro que no lo es,
yo ya lo hice y eso me ha permitido vivir.
Sugiero así a los tanatólogos si es que no lo
hacen, que orienten a sus pacientes para que
aprendan a vivir, alegres, felices, disfrutan-
do mesuradamente los placeres, haciéndoles
sentir que la muerte no es sentencia, sino
una hermosa invitación a la vida propia, que
vale la pena vivir.

Pachuca, Hidalgo, 12 de abril del 2010.

maravilloso, que seguramente ya había reco-
rrido ese camino, él me orientó y me condu-
jo por ese sendero, y recuerdo con dulzura
como a sus ochenta años disfrutaba al máxi-
mo su piano que no podía tocar pero otro
lo hacía por él, disfrutaba su periódico y las
charlas telefónicas con sus amigos, disfruta-
ba el rico sabor del pan y la degustación del
vino, él me enseño que la vida no tiene que
doler, al contrario se debe disfrutar, y hoy
vivo mi vida con libertad, con templanza y
alegría y una fuerte dosis de amor por mí
misma y por los que me acompañan en mi
vida.

Me he preguntado si mis compañeros
enfermos, o las personas que han tenido
una pérdida afectiva y han sido asistidos por
algún tanatólogo, han sido orientados a la
búsqueda de sí mismos, o solo les han ayu-
dado a aceptar y conformarse con su des-
tino, esperando el final pasivos, postrados

Bibliografía
De Quevedo y Villegas, F. (1982). “Sue-

ños Poesías”. Editorial Porrúa, S.A. “Se-
pan Cuantos…” Núm. 332. México.
1982. p. 171.

Savater, F. (1995). Diccionario Filosófico.
Planeta. México. p.462.

Yourcenar, M. (1994). Memorias de
Adriano. Ed. Hermes. Argentina.

Principios de etica.indd 224 17/08/11 13:30

Capítulo

Existen dos visiones acerca de este
procedimiento, el científico y el no menos
importante el religioso.

Desde el punto de vista científico po-
demos decir que un trasplante es: “El tras-
paso de células, tejidos u órganos vivos de
una persona a otra una parte del cuerpo a
otra (por ejemplo, los injertos de piel) con el
fin de restaurar una función perdida”.

Y del religioso: “Los órganos vitales sin-
gulares sólo pueden ser extraídos después de la
muerte[…] Conviene recordar que existe una
sola muerte de la persona, que consiste en la
total desintegración de ese conjunto unitario
e integrado que es la persona misma, como
consecuencia de la separación del principio
vital, o alma, de la realidad corporal de la per-
sona. La muerte de la persona, entendida en
este sentido primario, es una acontecimiento
que ninguna técnica científica o método em-
pírico puede identificar directamente”.

Tipos de trasplante

Autotrasplantes o autoinjertos; en los cua-
les se utiliza un tejido del propio individuo,
es decir, donador y receptor son la misma
persona.

Isotrasplantes; entre gemelos idénticos
o univitelinos, es decir, cuando donador y
receptor son genéticamente idénticos.

Homotrasplantes o alotrasplantes; en
el que el donador y el receptor pertenecen
a la misma especie, pero genéticamente son
diferentes.

Heterotrasplantes o xenotrasplantes;
entre sujetos de diferentes especies

Donación

Es el acto de dar un órgano, tejido o células
de sí mismo a otra persona que lo necesi-

23

225

Bioética y trasplantes

MC Juan Carlos MoNtoya zavala

Principios de etica.indd 225 17/08/11 13:30

226 Sección 4 Dilemas médicos

Un grupo de antígenos llamados antí-
genos leucocitarios humanos (HLA) es de
máxima importancia cuando se trasplantan
tejidos en lugar de glóbulos rojos. Cuanto
mayor sea la compatibilidad de los antíge-
nos HLA, más probabilidades existen que
el trasplante tenga éxito. Por lo general,
antes de que se trasplante algún órgano, se
examinan los tejidos del donante y del re-
ceptor para comprobar su tipo de HLA. En
los padres y en la mayoría de los hermanos,
varios antígenos HLA son los mismos, pero
otros difieren. Uno de cada cuatro pares de
hermanos comparten antígenos HLA y son
compatibles. En personas de familias dife-
rentes, pocos antígenos HLA son iguales.

Supresión del sistema inmunitario

Aunque los antígenos HLA sean compa-
tibles, los órganos trasplantados suelen ser
rechazados a menos que se controle estric-
tamente el sistema inmunitario del recep-
tor. El rechazo, cuando se produce, suele
comenzar poco después del trasplante, pero
puede manifestarse semanas o incluso meses
más tarde. El rechazo puede ser leve y supri-
mido fácilmente, o bien puede ser intenso y
desarrollarse a pesar del tratamiento. El re-
chazo no sólo puede destruir el tejido u ór-
gano trasplantado, sino que también puede
provocar fiebre, escalofríos, náuseas, fatiga
y repentinos cambios en la presión arterial.

El descubrimiento de que ciertos fár-
macos pueden frenar (inhibir, suprimir) el
sistema inmunitario ha aumentado en gran
medida el índice de éxito de los trasplan-
tes. Pero los fármacos inmunodepresores
conllevan ciertos riesgos. Al mismo tiempo
que frenan la reacción del sistema inmuni-
tario ante el órgano trasplantado, también
evitan que éste combata las infecciones y
destruya otro material extraño. La inhibi-
ción intensiva del sistema inmunitario suele

ta para mejorar su salud. En el proceso de
donación se involucran aspectos médicos,
sociales, psicológicos, éticos y legales.

Para que una donación se realice es ne-
cesaria la autorización de las personas que
toman la decisión: el propio donador, sobre
todo en la donación en vida, o de los dis-
ponentes, es decir las personas que deciden
donar los órganos o tejidos de un familiar
que perdió la vida.

Proceso del trasplante

Trasplantar tejidos y órganos de una perso-
na a otra es un proceso complejo. El sistema
inmunitario normalmente ataca y destruye
el tejido extraño (un problema conocido
como rechazo del injerto). El tejido donado
debe tener la máxima afinidad posible con
el del receptor para reducir la gravedad de
un rechazo.

Compatibilidad de los tejidos

Para que los tejidos sean compatibles lo
máximo posible, el personal médico deter-
minan el tipo de tejido tanto del donante
como del receptor. Los antígenos (sustan-
cias capaces de estimular una respuesta in-
mune) están presentes en la superficie de
cada célula del cuerpo; cuando a una per-
sona se le trasplanta un tejido, los antígenos
de dicho tejido trasplantado alertan al orga-
nismo del receptor de que se trata de tejido
extraño. Existen tres antígenos específicos
en la superficie de los glóbulos rojos (los an-
tígenos A, B, y Rh) que determinan si una
trasfusión de sangre será aceptada o rechaza-
da. Es por este motivo por el que la sangre
se divide en distintos tipos según estos tres
antígenos. Otros tejidos contienen una gran
variedad de antígenos, lo que posibilita una
mejor compatibilidad.

Principios de etica.indd 226 17/08/11 13:30

227Capítulo 23 Bioética y trasplantes

individuo. En su encíclica Evangelium Vi-
tae, Juan Pablo II habla de una auténtica
cultura de la vida que puede ser funda-
mentada por cada persona. En el No. 86
escribe: “Entre ellos merece especial reco-
nocimiento la donación de órganos, reali-
zada según criterios éticamente aceptables,
para ofrecer una posibilidad de curación
e incluso de vida, a enfermos tal vez sin
esperanzas”.

Dejar morir a las personas de una
muerte lenta mientras esperan en vano ór-
ganos no es una perspectiva atractiva.

En la bioética, un aspecto fundamen-
tal que debe considerarse es la autonomía,
la cual está representada en la voluntad del
finado quien en vida y como un acto altruis-
ta, dio su consentimiento en donar sus órga-
nos para trasplante.

El desarrollo actual y futuro de la in-
geniería genética abre un campo absoluta-
mente distinto al tradicional, en el cual los
conflictos bioéticos son también totalmente
diferentes.

Siendo aún materias de experimenta-
ción que requieren un control ético sólo
por esa razón, los problemas ya observados
son:

• Uso de embriones donantes.
• Definición del estatuto del embrión

humano.
• Riesgo de los heterotrasplantes trasgé-

nicos.

Aun queda un gran camino por reco-
rrer pero nuestro país ha logrado un gran
avance en esta materia los controles son
cada vez más estrictos lo que dar una mayor
certeza de que el origen de cada órgano o te-
jido es conseguido de mediante la donación
de forma altruista sin algún fin de lucro.

Por tanto la donación no es otra cosa
más que un acto de generosidad humana
que permite darle una oportunidad de vida
a ser que lo necesita.

ser necesaria sólo durante las primeras se-
manas después de un trasplante o cuando el
órgano trasplantado parece estar sufriendo
un rechazo. Después de ello se administran
menores dosis de fármacos, que deben ser
tomados de forma indefinida y generalmen-
te suprimen suficientemente el sistema in-
munitario como para controlar el rechazo.

La realización de los trasplantes de ór-
ganos, tiene dos grandes modalidades según
el tipo de donante: donantes cadavéricos y
donantes vivos.

Principios bioéticos

• La búsqueda del bien (principios de de
beneficencia y no-maleficencia).

• El respeto a las personas (principio de
autonomía).

• La equidad (principio de justicia).

En la actualidad, la gran mayoría de los
trasplantes se realiza como un acto terapéu-
tico, ya validado por experimentación pre-
via, por tanto, el problema ético pasa a ser
el diagnóstico de muerte, la obtención de
órganos y la utilización de recursos escasos.

En la perspectiva filosófica, el problema
es qué es la vida y qué es la muerte siendo
la vida humana una vida animal dotada de
razonamiento e integralidad de funciones,
la muerte se producirá cuando pierdan total
e irreversiblemente esas condiciones. Éste es
el caso de la muerte cerebral.

La donación de órganos también suscita
problemas con algunas objeciones que tienen
que ver con la dignidad corporal. En relación
con los donantes vivos, hay una presunción
contra la automutilación, incluso cuando se
saque algún bien de ello. Las donaciones de
cadáveres, por otro lado, van contra nuestro
respeto por la integridad de un cuerpo, y
nuestro deseo de honrar a los muertos.

La doctrina de la iglesia deja la cues-
tión de la donación de órganos a cada

Principios de etica.indd 227 17/08/11 13:30

228 Sección 4 Dilemas médicos

y tejidos”. Evaluación y manejo. Springer-
Verlag Ibérica. Barcelona.

Makowka, H.; Sher, H. (1995). “Han-
dbook of organ transplantation”. R.G.
Landes Company. Austin (USA).

Morris, PJ. (1994). “Kidney Transplanta-
tion”. Principles and practice. W.B. Saun-
ders Company. Philadelphia-London-To-
ronto. Cuarta edición.

Bibliografía
Cuervas-Mons, V.; Del Castillo Oli-

vares, JL. (1994). “Introducción al tras-
plante de órganos y tejidos”. Editorial del
Libro Español. Madrid.

Danovitch GM. (1996). Handbook of kid-
ney transplantation. Little Brown and Com-
pany. Boston-New York-Toronto-Londres.

López-Navidad, A.; Kulisevsky, J.; Caba-
llero, F. (1997). “El donante de órganos

Principios de etica.indd 228 17/08/11 13:30

Capítulo

El trabajo terapéutico y la relación
de ayuda, son la base del rol del psicólogo
clínico, por lo que hace su estudio y mejora-
miento de vital importancia, porque quien
es el principal actor que se involucra en ella,
es una persona vulnerable y susceptible a
la ayuda que ha de entregársele. Por esto
el psicólogo no puede tomar a la ligera su
papel dentro de éste rubro y nunca olvidar
que quién se encuentra frente a él, es una
persona digna y muy valiosa, a quien ante
todo, debe respetar.

El psicólogo se sirve de unos instru-
mentos de medición o evaluación que le
permitirán establecer el diagnóstico del pa-
ciente y proponerle la solución adecuada
a su caso. Cuando una persona acude a la
consulta psicológica por primera vez, des-
conoce el procedimiento que va a seguir el

psicólogo para poder decirle qué le pasa y
ofrecerle las pertinentes soluciones a su pro-
blema, por lo que conocer el proceso que se
va a seguir para poder ayudarle, le propor-
cionará mayor tranquilidad, disminuyendo
la tensión o ansiedad que provoca el desco-
nocimiento de lo que va a suceder.

Fernández-Ballesteros (citado en Mo-
reno Rosset, 2002), expone las distintas
herramientas o instrumentos de evaluación
psicológica que utiliza el psicólogo:

• Técnicas de observación, a través de las
cuales se realiza una indagación inten-
cionada, sistemática y estructurada del
comportamiento del sujeto o sujetos de
exploración.

• Técnicas objetivas, instrumentos y apa-
ratos que permiten la observación y

24

229

Factores de riesgo de las
enfermedades cardiovasculares:
una perspectiva desde la bioética

LP María Isabel Morales MartíNez
LP Virginia María sierra Mora
LP Ireri Yunuen vázquez garCía
LP Iván Misael vega CarDoso

Principios de etica.indd 229 17/08/11 13:30

230 Sección 4 Dilemas médicos

científico, que no se reduce a la aplicación
de test, siguiendo pautas de funcionamiento
que permite ser replicado, como sucede en
toda investigación científica.

En el área psicológica, las historias per-
sonal y familiar son importantes para que,
aunado a los estudios médicos colaboren a
realizar un trabajo terapéutico multidisci-
plinario.

Juárez (2007) menciona, que en Mé-
xico la tasa de mortalidad por enfermeda-
des cardiovasculares es de 16.4% y con lo
que respecta a morbilidad, la hipertensión
ocupa un 30%. Cabe mencionar que en
una investigación realizada en la ciudad de
Cuernavaca acerca de los factores psicoso-
ciales relacionados con la tensión arterial y
síntomas cardiovasculares se encontró que
los desórdenes cardiovasculares y circula-
torios son una de las principales causas de
morbilidad y mortalidad en nuestro país.

Del mismo modo, también Juárez
(2007) menciona que el estrés laboral es
uno de los principales factores psicosociales
que contribuyen para que se desencadenen
las enfermedades cardiovasculares, pero has-
ta la fecha ha sido una enfermedad que muy
poco se ha relacionado con el trabajo y por
el contrario se le ve como un ente separa-
do, y más bien éste tipo de enfermedades se
han visto relacionadas con diversos factores
como la inseguridad en el empleo.

También se han realizado estudios en di-
ferentes países, tal es el caso de Colombia, en
donde se ha encontrado que los factores de
riesgo que tienen que ver con el comporta-
miento, como el tabaquismo, el consumo de
bebidas alcohólicas, la inactividad física y la
dieta aterogénica ocupan un 12.5%, 58.3%,
56.3% y 82.3% respectivamente dentro de
las enfermedades cardiovasculares, así como
los factores de riesgo biológicos: hiperten-
sión arterial, sobrepeso, diabetes, dislipide-
mia, y antecedentes familiares de enfermeda-
des cardiovasculares con un 11.5%, 45.8%,
1%, 61.5% y 58.3% respectivamente.

registro objetivo del comportamiento
manifiesto o encubierto de los sujetos a
través de dispositivos mecánicos o eléc-
tricos que amplifican tales conductas.

• Técnicas de auto-informe por medio de
los que el sujeto ha de realizar una auto-
observación de sus comportamientos
motores, cognitivos o fisiológicos pro-
ducidos en el presente o recordar estos
mismos eventos ocurridos en el pasado.

• La entrevista, como técnica a través de
la cual se recogen tanto los auto-infor-
mes del sujeto como otras informacio-
nes de personas allegadas.

• Técnicas proyectivas, o procedimientos
de recogida de información que per-
miten, a través de materiales o instruc-
ciones estándar, recoger muestras de la
conducta verbal, gráfica o constructi-
va del sujeto con el fin de analizar su
mundo cognitivo y afectivo.

Es importante mencionar que existen
distintos modelos de evaluación psicológica
derivados de los distintos paradigmas de la
psicología y en función de la teoría psicoló-
gica de la cual parte el psicólogo, éste for-
mulará determinadas hipótesis, elegirá dis-
tintas técnicas de recogida de información
y diferentes análisis de datos, a través de los
cuales obtendrá resultados.

Fernández-Ballesteros (2000) indica
que el marco referencial teórico del psicólo-
go le guiará hacia una determinada evalua-
ción, por lo que, dependiendo del modelo
teórico, él elegirá distintos tipos de variables
(ambientales, cognitivas, fisiológicas, moto-
ras, rasgos, dimensiones, estructura de perso-
nalidad), aplicará distintos tipos de métodos
(estrategias correlacionales, experimentales,
observación clínica) y distintos tipo de técni-
cas (auto-informes, técnicas proyectivas y/o
de observación).

En definitiva, se puede decir que el
psicólogo, al igual que cualquier otro profe-
sional de la salud, utiliza un procedimiento

Principios de etica.indd 230 17/08/11 13:30

231Capítulo 24 Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares: una perspectiva desde…

ta se hace indispensable, ya que proporciona
la cantidad adecuada de todos los nutrientes
que el cuerpo necesita para su salud. Las dos
causas principales de morbilidad y mortali-
dad de la década de 1990 fueron las enfer-
medades cardiovasculares entre otras y esto
se debió en gran parte a comportamientos
nutricionales inadecuados; 3) adoptar com-
portamientos de seguridad, pensando que
la mayoría de los accidentes de cualquier
clase, pueden evitarse o reducirse mediante
medidas generales de prevención; 4) evitar
el consumo de drogas; 5) sexo seguro, para
no contraer enfermedades sexuales o emba-
razos no deseados; 6) desarrollo de un estilo
de vida minimizado de emociones negati-
vas, se sabe que este tipo de emociones in-
fluyen sobre la salud a través de diferentes
mecanismos. El estrés, por ejemplo, hace a
los sujetos muy vulnerables a padecer algún
tipo de enfermedad cardiovascular; 7) adhe-
rencia terapéutica, estar conscientes como
pacientes que se deben llevar al pie de la
letra las prescripciones médicas, para evitar
recaídas o perjudicar a la salud. Hablando
de hipertensión, las consecuencias de la fal-
ta de adhesión al tratamiento, acarrea con-
secuencias bastante negativas en las esferas
psicológica, física y social, además del gasto
económico que esto eroga.

Dentro de la prevención, existen varios
programas de los cuales se puede hacer uso
para disminuir la probabilidad de presentar
ECV, de tal modo que dentro de ésta se tie-
nen que llevar a cabo una serie de modifi-
caciones conductuales tales como: dejar de
fumar, realizar actividad física, cambios en
la alimentación, en los que se incluya por
lo menos limitar el consumo de sal, inge-
rir fibra dietética e ingerir cinco raciones de
frutas y vegetales al día, además de llevar
un control de peso y de masa corporal; y en
cuanto a lo psicológico es necesario apren-
der a controlar el estrés.

Con respecto a la prevención Fernán-
dez-Abascal, Martín y Domínguez (2003),

Según Díaz et al., (2007), los factores de
riesgo se han agrupado en dos grandes cate-
gorías: los modificables que son susceptibles
de cambiar como el estilo de vida y los no
modificables que son los que no se pueden
cambiar como la edad y la herencia. Tam-
bién existen otros tipos de clasificaciones de
los factores de riesgo, en los que se pueden
encontrar los inherentes, los tradicionales y
los emocionales; los inherentes son aquellos
que como se había mencionado anterior-
mente, no son susceptibles de cambios ya
que pertenecen al área de la genética y éstos
son por ejemplo la edad, el sexo, la diabetes,
y la historia familiar; los tradicionales son
los que se encuentran relacionados con los
físico/biológico como el colesterol, los tria-
cilgliceridos y la hipertensión arterial; y los
emocionales, en los cuales se van a encontrar
la personalidad tipo A, la ira, la hostilidad,
la reactividad cardiovascular, la depresión, la
ansiedad y la falta de apoyo social.

Programas de Prevención

Las enfermedades cardiovasculares (ECV)
han emergido poco a poco como un im-
portante problema de salud en el mundo
en desarrollo. En la actualidad se conoce un
número importante de comportamientos
relacionados con ésta, aprehendidos a través
de la investigación epistemológica. Oblitas,
refiriéndose a Hashell, (2000, 2003, 2004,
2004ª) expone que se debe: 1) practicar ejer-
cicio físico, de forma regular; siendo benéfi-
co ya que previene y atenúa la intensidad de
la enfermedad cuando ésta se presenta. Los
principales beneficios tienen que ver con la
prevención de problemas cardiovasculares,
como la dolencia coronaria. También se
puede hablar de los beneficios psicológicos,
ya que al hacer ejercicio, el individuo reduce
los sentimientos de estrés y ansiedad; 2) te-
ner una nutrición adecuada, en términos de
los efectos en la salud, una nutrición correc-

Principios de etica.indd 231 17/08/11 13:30

232 Sección 4 Dilemas médicos

que los beneficios del ejercicio junto con los
fármacos tiene beneficios a nivel muscular,
miocárdico, vascular, hematológico, metabóli-
co, gastrointestinal, sistema nervioso, etcétera.

Aunque IIarraza (2003) menciona la
importancia de la intervención psicológica
en el programa del INC, por que se ha no-
tado que se incrementa la calidad de vida y
sensación de bienestar en el paciente, no es-
pecifica en que consiste ni describe su impac-
to de manera detallada como lo hace con los
beneficios alcanzados con el ejercicio físico.

A pesar de que la mayoría de las enfer-
medades pueden ser prevenidas, como men-
ciona Piña (2004): “Es fundamental el papel
que el comportamiento humano juega, tan-
to en lo que hace a su dimensión psicológica
como social”, en el Sector Salud de México se
le ha dado poca trascendencia a la interven-
ción psicológica en los problemas de salud
graves como los trastornos cardiovasculares.

Es importante considerar que dentro
del área de psicología se ha dado importan-
cia a la actualización de los profesionales de
la psicología y en base a ello en la Universi-
dad Iberoamericana (UIA) de la ciudad de
México se imparte un curso coordinado por
Gerardo Leija Alva, llamado: “Introducción
a la psicocardiología: la relación entre el ce-
rebro y el corazón”.

Con respecto a la relación entre tras-
tornos cardiacos y nutrición Castillo (2006)
destaca que la dieta es un factor implicado
en la prevención cardiovascular ya que se ha
visto que desde la infancia el consumo de
alimentos de alto contenido en grasa, sodio
y carbohidratos simples, aunado al sedenta-
rismo, incrementa la posibilidad de presen-
tar una enfermedad de este tipo.

Por otro lado, el estrés en la vida adulta
y el sobrepeso debido a la ingesta de alimen-
tos con alto contenido de conservantes y
grasa aumentan los riesgos de enfermedades
cardiovasculares.

Por eso Castillo (2006) propone como
medida preventiva la orientación sobre las

basados en otras investigaciones, proponen
la implementación de “un componente
educacional, estrategias de afrontamiento y
ensayo conductual”. La intervención con-
ductual-cognitiva aunada a la modificación
de hábitos alimenticios, a la práctica de ejer-
cicio físico y de la relajación resultan ser efi-
caces para la atención de las enfermedades
cardiovasculares.

Del mismo modo estos autores hacen
referencia a lo que Cunnane en 1993 plan-
tea como prevención de aplicaciones tem-
pranas desde la infancia, con modificaciones
en los estilos de vida, modificación dietética
y práctica de ejercicio en otros.

En México el Instituto Nacional de
Cardiología (INC), lleva a cabo un progra-
ma de rehabilitación y prevención cardio-
vascular que aunado con la intervención
del cardiólogo ayudan a que el paciente que
presenta cualquier tipo de cardiopatía pue-
da reintegrarse a su actividad normal.

Ilarrarza (2003), quién fue jefe de de-
partamento de Rehabilitación Cardiaca y
Medicina en el INC, considera: “En muchas
ocasiones el efecto psicológico y conductual
que provoca la cardiopatía en el paciente es
mucho más dañino de lo que el propio pa-
ciente y el médico hubiera creído”.

El programa que se lleva a cabo en el
INC con fines de rehabilitación y preven-
ción se adapto en base a los alcances logra-
dos por países desarrollados como Suiza,
Alemania, Francia, Canadá y EUA y se
sustenta en la importancia de realizar una
intervención interdisciplinaria, donde el
psicólogo se encuentra involucrado en un
trabajo coordinado con el área médica y so-
cial del instituto.

El ejercicio físico, la intervención psi-
cológica, la información e intervención del
estilo de vida del paciente son incorpora-
dos en el programa del INC. El ejercicio
es considerado como un medicamento en
este programa por los efectos que tiene so-
bre el organismo. IIarraza (2003) considera

Principios de etica.indd 232 17/08/11 13:30

233Capítulo 24 Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares: una perspectiva desde…

paciente cardíaco tenga una mejor calidad
de vida y eso incluye el disminuir los sín-
tomas, el que el paciente sea útil y se sienta
satisfecho con su papel tanto personal como
en la sociedad. Gracias a la rehabilitación,
los pacientes logran un cambio en sus hábi-
tos de vida, y esto se da por medio de la in-
tervención médica, fisioterapéutica, terapia
ocupacional, nutricional, psicológica y/o
psiquiátrica, de enfermería y social.

Uno de los programas de intervención es
la rehabilitación cardíaca, que consiste en un
trabajo multidisciplinario que está enfocado
a lograr un cambio en el estilo de vida de
los pacientes, tratando en lo posible de que
estos cambios sean para toda la vida. Dentro
de éste tipo de programas se encuentran: los
intrahospitalarios, los domiciliarios supervi-
sados y sin supervisión y los residenciales.

Otro tipo de programa de intervención
es el relacionado con el ejercicio físico, ya
que éste tiene efectos positivos en el orga-
nismo como la adaptación periférica para
la utilización del oxígeno, disminución de
la impedancia al vaciamiento miocárdico,
aumento en el número, tamaño y densidad
de las mitocondrias, cambio de la fisiología
cardíaca, el corazón disminuye su frecuencia
cardíaca y tensión arterial sistólica.

En Salamanca, España; se llevó a cabo
un estudio cuasi-experimental con pacien-
tes hipertensos, en el que la intervención
iba dirigida a mejorar la calidad de vida de
los pacientes y consistió en un programa
combinado de audit, feedback, sesiones de
formación e implementación de guías clíni-
cas y se esperaría que el resultado fuera un
descenso del riesgo cardiovascular.

Dentro de los programas de interven-
ción de las ECV se encuentran las medidas
de rehabilitación y las de prevención las cua-
les se encuentran ligadas. Por un lado, la re-
habilitación esta encaminada a recuperar la
funcionalidad del paciente que ha padecido
un ataque cardiaco y por otro lado prevenir
que reincida este problema.

formas de alimentarse adecuadamente redu-
ciendo el consumo de calorías y grasas así
como en porciones de alimentos de acuerdo
con las necesidades de cada edad.

Intervención

El gran reto de la psicología en general y
de la psicología de la salud, según Oblitas
(2006), es promover estilos de vida saluda-
bles, motivo por el cual es imprescindible se
haga un cambio de conducta en los pacien-
tes y de ahí que la psicología y sus técnicas,
deban de ser efectivas para que se dé este
cambio, pudiendo reducir la morbilidad y
mortalidad de las enfermedades más impor-
tantes de los países desarrollados.

Las ECV se reconocen, cada vez más,
como un importante problema de salud pú-
blica en muchos países en desarrollo. Reddy
(2004) reconoce que el incremento de las
tasas de mortalidad y la prevalencia de fac-
tores de riesgo observados en Asia, África y
América Latina, son los más importantes
indicadores de la magnitud de la epidemia
que está por venir. Por otra parte, la rápida y
continua disminución en las ECV en la ma-
yoría de los países industrializados, es una
buena evidencia de la efectividad de las ac-
tuales estrategias diseñadas para su preven-
ción y control. A pesar de ello, aún existe la
pregunta de que: ¿Si podrán ser aplicadas ta-
les estrategias en los países en desarrollo con
igual efectividad que en los países ricos?,
siendo la posible respuesta a esta pregun-
ta es que aún se requiere de nuevas y más
consistentes investigaciones. El proceso de
adaptación de estas estrategias representa un
inmenso desafío, que incluye, un adecuado
balance entre prevención primaria y la cali-
dad de la asistencia médica que se le brinda-
rá a los que sufren tales enfermedades.

Dentro de la intervención, Antepara
(2005) menciona que la rehabilitación se
tiene que llevar a cabo con el fin de que el

Principios de etica.indd 233 17/08/11 13:30

234 Sección 4 Dilemas médicos

Innovative care for chronic conditions.Buil-
ding blocks for action dirigido a la preven-
ción y el control de enfermedades crónicas
donde la enseñanza, la detección precoz, el
incremento en la actividad física, la evita-
ción del tabaco y de alimentos no nutritivos
marcan la pauta a seguir en los programas
de salud.

En países de habla hispana también
se han realizado actualizaciones en la pre-
vención y rehabilitación de los problemas
cardiovasculares, como es el trabajo que ha
venido realizando Laham en Argentina y
que ha brindado importantes aportes sobre
el tema. Para la autora es relevante que el
abordaje que se le dé a las intervenciones de
las enfermedades coronarias, se realice desde
una perspectiva psicológica ya que “la inter-
vención psico-cardiológica se dirige a la co-
rrección de hábitos de comportamiento de
riesgo cardiovascular y al entrenamiento de
estrategias de enfrentamiento y control de
estrés”.

Dentro del programa de intervención
que realiza Laham se encuentran los si-
guientes componentes:

• Modificación de las conductas riesgo.
• Cambio en condiciones de vida
• Información al paciente sobre los fac-

tores de riesgo en su estilo de vida.
• Manejo del estrés
• Control de emociones negativas
• Realización de ejercicios controlados
• Dieta adecuada
• Abstinencia al tabaco

En Cuba las ECV han sido la principal
causa de muerte como lo reportan Cooper
et. al., (2005). En este país se ha aplicado la
prevención primaria para cambiar los patro-
nes de dieta y de tabaquismo aunado a una
asistencia médica de alta calidad.

Cabe mencionar que en dicho país Ro-
dríguez, Castro, Navarro y Bernal (2008)
aplicaron técnicas de relajación en pacientes

Anteriormente el manejo de la rehabili-
tación estaba dirigida a evitar que el pacien-
te realizará ejercicio y como lo menciona
Vázquez: “Los enfermos con infarto agudo
del miocardio, permanecían en cama de seis
a ocho semanas, en un sillón durante seis
meses y a estos no se les permitía subir ni
pequeños tramos de escalera durante su pri-
mer año de convalecencia”. A mediados del
siglo pasado empezó a cambiar esta postura
y es entonces que en 1963 la Organización
Mundial de la Salud en Ginebra, Suiza reco-
mendó la realización de programas de acti-
vidad física para pacientes cardiópatas.

Las investigaciones que se fueron reali-
zando sobre el tema, dieron como resultado
que por la década de los noventa se estipula-
ron nuevos protocolos para la intervención
con los pacientes para tener un mayor con-
trol sobre los factores de riesgo. Entonces se
contemplo la importancia del ejercicio, la
dieta, la educación y la intervención psico-
lógica en el proceso de rehabilitación y pre-
vención de enfermedades cardiovasculares.

Estos programas no solo se aplican a
personas que han padecido un infarto, sino
también en aquellas que por su sistema de
vida y por su personalidad se encuentren en
riesgo de presentar un evento de este tipo.

Según Vázquez, los países europeos han
llevado la delantera en cuanto a investiga-
ción y aplicación de programas integrales de
intervención. Este autor considera que: “En
estos países han tomado tanto auge, que ha
pasado a integrarse y consolidarse, en una
sola área, lo que se conoce como prevención
cardiovascular y rehabilitación cardiaca, im-
partiéndose en unidades conjuntas median-
te tres tipos de programas: el hospitalario, el
domiciliario y el comunitario”.

Sin embargo por la limitación de recur-
sos económicos, tecnológicos y humanos los
países en vías de desarrollo no han logrado
un eficaz manejo de las ECV, razón por la
cual en el año 2002 la Organización Mun-
dial de la Salud (OMS) publicó el informe

Principios de etica.indd 234 17/08/11 13:30

235Capítulo 24 Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares: una perspectiva desde…

Sgreccia (2002), menciona que la bioé-
tica no es una ciencia en sí, por lo que no se
le concede un estatuto epistemológico au-
tónomo completamente distinto de la ética
clásica. Es una disciplina con el objeto de
regular los actos humanos (animal y vege-
tal), que suponen una intervención sobre
la vida, para considerarlos bajo el punto de
vista formal de la ética y conocer si son bue-
nos o malos encauzando su actuar. Quien
mantiene que es mejor hacer lo justo que
sufrir injusticias, respeta a los otros, no solo
como personas humanas, sino por la bon-
dad de la actitud y rectitud moral de ese
comportamiento.

El término bioética, corresponde al
oncólogo norteamericano Van Rensselaer
Potter, utilizando el término por primera
vez en 1970 en un artículo publicado en la
revista de la Universidad de Wisconsin Pers-
pectives in Biology and Medicine y cuyo títu-
lo ostentaba por primera vez dicho término:
Bioética: la ciencia de la supervivencia. Poste-
riormente, en 1971 Potter publica un libro
con el título de Bioethics: Bridge to the future
(Bioética: Un puente hacia el futuro). Gui-
llén (1989), mencionando a Beauchamp
sostiene que, los principales pilares de la
bioética, tienen como supuesto, detallar
que las decisiones éticas deben ser tomadas
mirando tres principios: 1. Autonomía, 2.
Beneficencia/no maleficencia y 3. Justicia.

La diferencia entre lo bueno de la ética
clásica y un principio bioético, es que la éti-
ca se ha abierto siempre a la posibilidad de
reconocer un origen transubjetivo de la nor-
matividad moral, el que permite hablar de
objetividad moral, con todas las reservas que
se quieran. El principio bioético en cambio,
tal como se entiende hoy, privilegia la ins-
tancia subjetiva, de ahí que el origen últi-
mo de su normatividad, es el que surge del
consenso o del procedimiento seguido para
llegar a ese consenso y en esta búsqueda de
principios bioéticos, los aspectos consensua-
les han alcanzado una inusual importancia.

con infarto agudo con el fin de lograr un con-
trol de sus emociones y encontró que con esta
aplicación existía: “Un aumento de la capaci-
dad de relajación y modificación del afronta-
miento a situaciones estresantes y favoreció
modificaciones en algunos parámetros fisio-
lógicos en pacientes infartados graves”.

Se ha encontrado que existen variables
conductuales, fisiológicas, socioculturales y
ambientales involucradas en los trastornos
cardiovasculares, razón por la cual Fernán-
dez, Martín y Domínguez (2003), mencio-
nan que es importante modificar preventi-
vamente los siguientes factores: dieta, perfil
de personalidad de tipo A y hábitos de vida.

En esta publicación Fernández, Martín
y Domínguez (2003), reportan que para ac-
tuar sobre la hipertensión existen estrategias
como la respiración diafragmática, la evoca-
ción de pensamientos y sentimientos positi-
vos así como la hipnosis clínica que contri-
buyen a que el paciente experimente: estados
de profunda y duradera serenidad.

Los factores socioculturales y psicobio-
lógicos se encuentran inmersos dentro de la
hipertensión arterial y para Alcocer (2003)
la intervención del psicólogo en esta área es
de importancia, debido a los factores emo-
cionales implicados en la personalidad del
hipertenso. El autor reconoce el beneficio
del biofeedback, la relajación y la terapia
cognitivo conductual en la reducción de la
presión arterial.

Aspectos bioéticos

El diccionario de la Real Academia Espa-
ñola, da la siguiente definición: “Disciplina
científica que estudia los aspectos éticos de
la medicina y de la biología en general, así
como de las relaciones del hombre con los
restantes seres vivos”. Es la rama de la éti-
ca que provee principios orientadores de la
conducta humana en el campo biomédico y
proviene del griego bios (vida) y ethos (ética).

Principios de etica.indd 235 17/08/11 13:30

236 Sección 4 Dilemas médicos

• Esperar que su psicólogo no lo involu-
cre en ninguna relación social o comer-
cial aparte de su relación de terapia.

• Hacer preguntas sobre su terapia o eva-
luación psicológica.

• Pedir que el psicólogo le diga cómo está
progresando.

• Rehusar cualquier tipo de tratamiento
o suspender el tratamiento en cualquier
momento sin obligación u hostilidad.

• Solicitar y (en la mayoría de los casos)
recibir un resumen de su historial, in-
cluyendo el diagnóstico, el plan de
tratamiento, su progreso y el tipo de
tratamiento.

• Denunciar conducta no profesional
por parte del psicólogo.

• Recibir una segunda opinión en cual-
quier momento sobre su terapia o sobre
los métodos usados por su psicólogo.

Discusión

La intervención de la psico-cardiología ne-
cesita realizarse desde una prevención tem-
prana, de manera multidisciplinaria, para
establecer desde la infancia hábitos saluda-
bles de vida y de alimentación. En el ma-
nejo de emociones, pueden implementarse
programas con niños y padres de familia,
sobre la permisividad y limites de las ma-
nifestaciones de emociones displacenteras
como lo es la ira, la tristeza y el miedo.

Estos mismos programas se pueden
establecer en la población que se encuentra
en riesgo de padecer un trastorno cardiaco,
aunado con ejercicios de respiración y rela-
jación para disminuir la presión arterial.

En la prevención secundaria la psico-
cardiología estaría encaminada a que el pa-
ciente identifique los síntomas de alarma
que anteceden a una crisis cardiaca; y el
biofeedback junto con la terapia cognitivo-
conductual pueden contribuir a evitar y dis-
minuir estos riesgos.

Los principios bioéticos no tienen el
carácter de lo que la ética clásica entiende
como principios, esto es, de verdades tan
manifiestas que eximen de toda necesidad
consensual, sino más bien de postulados, ya
que para que exista el consenso debe haber
una instancia no consensual, que es a la cual
la moral clásica llama principios.

Las primeras declaraciones de bioéti-
ca surgen con posterioridad a la Segunda
Guerra Mundial, cuando el mundo se es-
candaliza con el descubrimiento de los ex-
perimentos médicos llevados a cabo por los
facultativos del régimen hitleriano sobre los
prisioneros en los campos de concentración.
Esta situación, a la que se suma el dilema
planteado por el invento de la fístula para
diálisis renal de Scribner, las prácticas del
Hospital Judío de Enfermedades Crónicas
o la Escuela de Willowbrook, van configu-
rando un panorama donde se hace necesaria
la regulación, o al menos, la declaración de
principios a favor de las víctimas de estos
experimentos. Ello determina la publica-
ción de diversas declaraciones y documen-
tos bioéticos.

Declaración de derechos de los
pacientes

En lo que al psicólogo refiere:

• Solicitar y recibir información sobre
la capacidad profesional del psicólogo,
incluyendo la condición de su cédula
profesional para ejercer, su educación,
capacitación, experiencia, participa-
ción en asociaciones profesionales, es-
pecialización y otros.

• Recibir información sobre el plan de
tratamiento.

• Disfrutar de un ambiente seguro, li-
bre de abuso sexual, físico o emocional
mientras esté bajo el cuidado de un psi-
cólogo.

Principios de etica.indd 236 17/08/11 13:30

237Capítulo 24 Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares: una perspectiva desde…

nocimientos sobre los factores psicosociales
de riesgo de manera racional para el estable-
cimiento de políticas sanitarias claras, la im-
plementación de servicios específicos en car-
diología y obviamente la correcta educación
de profesionales de la salud, en cualquier
servicio a nivel local, regional y/o nacional.

El psicólogo contribuye esencialmente
en la promoción de la autotomía y la dig-
nidad del afectado, en cuanto a control de
síntomas a nivel de apoyo emocional y es-
tando consciente que se trabaja en un equi-
po interdisciplinario. De no darse lo ante-
riormente investigado, éstas serán causas de
fracaso para los pacientes en su tratamiento,
pudiendo deberse a la falta de continuidad
en el tratamiento, no reconocer en el indi-
viduo sus necesidades, no considerar parte
normal del tratamiento el soporte psicoso-
cial y la falta de trabajo en equipo.

Conclusiones

Las enfermedades cardiovasculares y sus
componentes hereditarios y presiones so-
ciales, reviste gran importancia el tema de
bioética y psicología.

El papel del psicólogo es relevante en
cuanto al tratamiento se refiere y conocer el
tema dentro del enfoque de la medicina, le
facilita hacer empatía con el enfermo que
la padece, pero siempre teniendo en cuen-
ta que el conocer del padecimiento, no lo
autoriza abundar con el interesado sobre su
mal, esto es únicamente competencia del
cardiólogo.

En cuanto al campo de la bioética, se
concluye que toda persona, tiene derecho al
alivio del dolor, por lo que se han de buscar
métodos efectivos y económicos para miti-
garlo. Los gobiernos deben disponer de co-

Bibliografía
Alcocer, L. (2003). Hipertensión y Psico-

logía. México: CONACYT.
Antepara, N. (2005). Enfermedad corona-

ria en la mujer. Rehabilitación cardíaca y
prevención. Caracas: Archivos venezola-
nos de Farmacología y Terapéutica. Vol.
24. Número 001.

Balaguer, I. (2003). Estudio comparativo
de la Cardiología en el mundo. España:
Alegría Ezquerra E.

Balaguer, I. (2004). “Control y prevención
de las enfermedades cardiovasculares en el
mundo”. Revista Española de Cardiología.

Castillo, L. (2006). “Nutrición y preven-
ción cardiovascular”. Libros Aula Magna.

Cooper, R.; Espinosa, A.; Iraola, M.;
Bernal, J.; La Rosa, Y. (2005). “Enfer-
medades cardiovasculares en Cuba: de-
terminantes para una epidemia y desafíos
para la prevención y control”. Revista Cu-
bana de Salud Pública.

Dibarbora, E. (2007). “Fundamentación
de la Bioética: Bioética y Psicología”. Ar-
gentina: Universidad Nacional de Rosario
Argentina.

Di Pietrantonio, C. (s. f.). Bioética: ¿De-
rechos o Deberes?.- Médico graduado en
la Universidad Nacional de La Plata, Bue-
nos Aires, Argentina.

Fernández, E.; Martín, M.; Domínguez,
F. (2003). “Factores de riesgo e interven-
ciones psicológicas eficaces en los trastor-
nos cardiovasculares”. Oviedo: Universi-
dad de Oviedo. Vol. 15. Número 004.

Fernández-Ballesteros, R. (2004). “In-
troducción a la Evaluación Psicológica
II”. Madrid: Pirámide, S.A.

García, L.; Santos, I.; Sánchez, P.;
Mora, M.; Arganda, J.; Rodríguez, M.
(2004). “Efectividad de una intervención
de mejora de calidad en la reducción del

Principios de etica.indd 237 17/08/11 13:30

238 Sección 4 Dilemas médicos

Oblitas, L. (2004). “Manual de Psicología
Clínica y de La Salud Hospitalaria”. PSI-
COM (www.psicologiacientifica.com)

Oblitas, L. (2006). “Psicología de la Salud
y Calidad de vida”. Thomson.

Palmero, F.; Díez, J.; Diago, J.; Moreno,
J.; Oblitas, L. (2007). “Hostilidad, Psi-
cofisiología y salud cardiovascular”. Suma
Psicológica. Vol. 14. Número 1.

Piña, J. (2004). “La Psicología y los psicó-
logos en el sector de la salud en México:
Algunas realidades perturbadoras”. Aso-
ciación Española de Psicología Conduc-
tual. Vol. 4. Número. 001.

Piqueras, J.; Martínez A.; Ramos V.; Ri-
vero, R.; García, L.; Oblitas, L. (2008).
“Ansiedad, depresión y salud”. Suma Psi-
cológica. Vol. 15. Número 1.

Sgreccia, E. (2000). “Manuale di Bioetica,
y Vita e Pensiero”. Milano: Capítulo sobre
el estatuto epistemológico de la bioética.

Sociedad Mexicana de Psicología.
(1990). “Código ético del Psicólogo”,
México: Trillas.

riesgo cardiovascular en pacientes hiper-
tensos”. Revista Española de Cardiología.

Guillén, G. (1989). “Fundamentos de
Bioética”. Madrid: Eudema S.A.

Ilarraza, H. (2003). “Rehabilitación y
prevención cardiovascular: El comple-
mento necesario a la terapéutica de hoy”.
Instituto Nacional de Cardiología Ignacio
Chávez. Vol. 73. Número 4.

Laham, M. (2008). “Psicocardiología, su
importancia en la prevención y la reha-
bilitación coronarias”. Suma Psicológica.
Vol. 15. Número 1.

Moreno Rosset, C. (2002). “Psicología de
la Personalidad, Evaluación y Tratamien-
to Psicológicos”. Facultad de Psicología,
UNED.

Oblitas, L.A. (2009). Compendio de artí-
culos publicados por él en revistas cien-
tíficas.

Oblitas, L. (2004). “20 Enfoques Psicote-
rapéuticos Contemporáneos”. PSICOM
(www.psicologiacientifica.com)

Principios de etica.indd 238 17/08/11 13:30

Capítulo

El vocablo ética, se deriva de griego
ethos. La palabra moral, del latín mioris. Am-
bas significan lo mismo, “costumbres, hábi-
tos”. Muchas son las definiciones de ética,
que pueden ser o no completas, pero todas
coinciden en la esencia y significación de la
palabra. La ética es la filosofía de la moral.

La ética es la ciencia de la moral, su
origen y desarrollo y de las normas de con-
ducta de los hombres, de sus deberes hacia
la sociedad, la patria, el estado.

La ética médica es una manifestación
particular de la ética en general, pero que
trata específicamente de los principios y
normas de conducta que rigen entre los
trabajadores de la salud, su relación con el
hombre sano o enfermo y con la sociedad;

abarca también el error médico, el secreto
profesional y la experimentación con hu-
manos; pero el problema fundamental de la
ética médica es la relación médico-paciente,
e íntimamente ligado a ello, la relación en-
tre trabajadores de la salud entre sí y de és-
tos con los familiares de los pacientes.

La bioética se mueve en un terreno don-
de definiciones y conceptos que son contro-
vertidos, el término bioética es de cuño re-
ciente, y fue introducido en 1970-1971 por
el oncólogo experimental norteamericano,
Potter, para proponer una disciplina que
enlazara la biología con las humanidades en
una ciencia de sobrevivencia.

Bioética es el conjunto de conceptos,
argumentos y normas que valoran y legi-

25

239

Ética y las urgencias médicas

MC Elí espiNoza aCosta

Principios de etica.indd 239 17/08/11 13:30

240 Sección 4 Dilemas médicos

atención especializada cuentan con servicios
de urgencias, hospitalización, unidad de
terapia intensiva, tomografía computariza-
da, resonancia magnética nuclear, cámara
hiperbárica, unidad de medicina nuclear,
hemodinamia, etcétera.

El médico asume una alta responsabili-
dad al remitir un paciente y es su deber hacer
un análisis profundo que incluye interroga-
torio directo e indirecto, así como explora-
ción física completa, si es necesario se incluye
un resumen de previa interconsulta con otros
compañeros médicos, así como cumplir con
las normas médicas correspondientes.

Una vez decidida la remisión, debe con-
tinuar atendiéndolo, estando al pendiente
de su evolución clínica como paciente suyo
hasta que se realice su alta hospitalaria.

En caso que el paciente se encuentre
grave dentro de su estado y requiera de un
traslado, siempre deberá de estar acompaña-
do por un médico hasta su lugar de destino,
anexando una hoja de remisión con los da-
tos del paciente, signos vitales, diagnóstico,
inicio, evolución y estado actual con letra
clara y legible, ya que para el médico que
recibe el paciente, es peligroso una remisión
pobre e ilegible, además de constituir una
violación de procederes.

El médico, al tomar la decisión de re-
mitir un paciente a un hospital de especiali-
dades, debe de informar a los familiares y al
paciente de manera firme y amable el moti-
vo de su traslado de tal forma que les trans-
mita confianza y seguridad; ya que es muy
importante comprender la alarma que se
crea en los sentimientos del paciente cuando
se le informa que debe ir a otro lugar para
recibir mejor atención. Surge instantánea-
mente la idea que su padecimiento es grave
y puede morir. Esta alarma se extenderá a su
familia y es deber del médico informar en
este caso, la verdad de la razón del traslado,
con palabras de aliento y optimismo.

A pesar de existir normas que guían la
acción médica a los distintos niveles, exis-

timan éticamente los actos humanos, que
eventualmente tendrán efectos irreversibles
sobre fenómenos vitales.

La vida ha sido tradicionalmente defi-
nida como materia que se constituye (naci-
miento) en una unidad capaz de metabolis-
mo, desarrollo, reproducción, y que termina
por desintegrarse (muerte).

La bioética se ocupa, entonces, de los
actos humanos que alteran irreversiblemen-
te los procesos, también irreversibles de lo
vivo, con lo cual se hace patente que son
actos humanos que van al fundamento de
lo vital a tiempo que queda claro que mu-
chas actividades del ser humano caen bajo el
juicio bioético, porque sus efectos influyen
profunda e irreversiblemente, de un modo
real o potencial, sobre los procesos vitales.

La bioética no es la presentación exclu-
siva de los médicos, sino de innumerables
profesionales y actores sociales, de manera
que el tema debe ser acotado más generosa-
mente e incluir otras materias.

Ética y urgencias

La atención de urgencias puede brindar-
se en cualquiera de los niveles de atención
médica, pero cada uno de ellos adoptará sus
propias características en dependencia de
los recursos materiales y humanos con los
que se cuenta.

Las entidades catalogadas como urgen-
cias son todo aquel procedimiento que en
forma aguda o por agudización de un pro-
ceso crónico, pone en riesgo la vida del pa-
ciente o su integridad auto funcional y por
ello requiere de atención médica inmediata.

La característica de la atención pri-
maria, especialmente la del consultorio
médico, establece la necesidad de ofrecer
diagnósticos oportunos, así como el trasla-
do oportuno a centros de atención especia-
lizada donde se le brinde al paciente alter-
nativas de tratamiento. Estos hospitales de

Principios de etica.indd 240 17/08/11 13:30

241Capítulo 25 Ética y las urgencias médicas

jurídicas y laborales plasmadas en las leyes y
contratos que regulan el ejercicio de nuestra
profesión. Se debe contribuir solidariamen-
te al reencuentro de nuestra vida digna, jus-
ta e igualitaria, pero también se debe estar
convencido del compromiso que se contrae
al recibir la investidura que acredita para el
ejercicio profesional.

Es imprescindible la capacidad que po-
sea un médico que labora en los servicios
de urgencia para evitar incurrir en un error
médico, definiendo éste como el error que
se produce al realizar una conclusión diag-
nóstica o al emitir indicaciones terapéuticas
no correspondientes con la afección verda-
dera que padece el enfermo

El dominio de la ciencia, la técnica y
la experiencia; son los principales elementos
que alejarán la posibilidad de error. En la
atención de urgencias, cualesquiera que sea
el nivel de atención médica al que corres-
ponda, se observan tres elementos impor-
tantes: el médico, el paciente y la institución
que lo recibe. En la interacción de estos ele-
mentos radica la calidad de la atención, ya
que sin esta interacción el paciente o sus fa-
miliares tendrán dudas sobre las conclusio-
nes que emita el médico tratante. En estos
casos el médico está en la obligación de evi-
tar una conducta individualista y consultar
la opinión de otros profesionales.

La atención médica debe de otorgarse
conforme a las normas de calidad, cono-
cimientos de la medicina y tecnología vi-
gentes; con oportunidad, amabilidad, trato
personalizado, comunicación permanente
entre los participantes en el acto médico o
paramédico y un ambiente confortable que
permita mejorar el nivel de salud y la satis-
facción del usuario y del trabajador, y que
contribuyan a mejorar su calidad de vida.

Otras situaciones que debe valorar el
profesional son por ejemplo, el no poder
concluir un diagnóstico o instituir un tra-
tamiento por no disponer en su medio de
trabajo con los elementos necesarios.

ten dificultades con su cumplimiento, lo
cual constituye uno de los principales pro-
blemas éticos que se presentan con relativa
frecuencia.

En todos los casos, sin excepción, resul-
ta imprescindible que el personal médico y
de enfermería, así como otros técnicos, estén
debidamente entrenados para este trabajo,
que sin lugar a dudas es altamente especiali-
zado y que por tanto, requiere de capacida-
des, habilidades y virtudes específicas.

Tan inconcebible es un médico como
una enfermera que laboran en un servicio
de urgencias y no estén entrenados para
brindar reanimación cardiorrespiratoria, ya
que resultan involucrados como actores, y
ante esta situación no pueden permanecer
indiferentes.

Un principio básico de la bioética lo
constituye la beneficencia, que significa que
todo acto ético ha de ser de beneficio, tanto
para el agente como para el paciente.

Aunque un acto no beneficie, puede ser
éticamente positivo en la medida que evite
dañar. Desde los estrictos hipocráticos, ha
sido precepto fundamental del médico el
ayudar o al menos no dañar.

Quien solicita o recibe un beneficio
sabe cuanto significa para él, sólo quien
sufre un daño puede acusar la gravedad de
lo acaecido. Consecuentemente, es el afec-
tado por la beneficencia o no maleficencia
quien debe autónomamente decidir sobre
la conveniencia y oportunidad de actos que
atañen principalmente sus intereses. Bajo
el mismo criterio, le corresponde también
evaluar si la omisión o la negativa a ejecutar
un acto, tiene consecuencias tolerables o un
riesgo sustentable.

Por ende, el código de ética profesional
pretende sensibilizar al personal médico que
ejerce su labor asistencial en los servicios de
urgencias para que el ejercicio profesional
se desenvuelva en un ámbito de honesti-
dad, legitimidad y moralidad, en beneficio
de la sociedad, sin perjuicio de las normas

Principios de etica.indd 241 17/08/11 13:30

242 Sección 4 Dilemas médicos

alejamiento de sus colegas, asesores y subor-
dinados, así como aislamiento y despresti-
gio en la comunidad a la que sirve.

¿Qué es realmente el servicio de urgen-
cia para el paciente? Respeto, justeza y ab-
negación, por parte de los profesionales de
la salud que los atienden, ¿y para la familia?
Respeto y bondad.

Deberes del personal de urgencias

En resumen el personal de urgencias debe
poner todos sus conocimientos científicos
y recursos técnicos en el desempeño de su
profesión, conducirse con justicia, honra-
dez, honestidad, diligencia, lealtad, respeto,
formalidad, discreción, honorabilidad, res-
ponsabilidad, sinceridad, dignidad, buena
fe y en estricta observancia a las normas le-
gales y éticas de su profesión.

El personal de urgencias solamente se
responsabilizará de los asuntos cuando ten-
ga capacidad para atenderlos e indicará los
alcances de su trabajo y limitaciones inhe-
rentes. Aceptará únicamente los cargos para
los cuales cuente con los nombramientos
necesarios y suficientes, realizando en él
todas sus actividades con responsabilidad,
efectividad y calidad.

Además debe mantener estrictamente
la confidencialidad de la información de uso
restringido que le sea confiada en el ejercicio
de su profesión, salvo los informes que le
sean requeridos conforme a la ley.

Responderá individualmente por sus
actos, que con motivo del ejercicio profe-
sional dañen o perjudiquen a terceros o al
patrimonio cultural. El personal de urgen-
cias no debe asociarse profesionalmente con
persona alguna que no tenga cédula para
el ejercicio profesional, ni dejar que éstas
u otras utilicen su nombre o cédula profe-
sional para atender aspectos inherentes a la
profesión.

El médico tiene la facultad de proponer
y efectuar el traslado del enfermo, siempre
que se cumplan las normas y procedimien-
tos establecidos.

Es justamente en la atención de urgen-
cias donde se ponen en evidencia los prin-
cipios éticos tradicionales en medicina: no
dañar, hacer el bien, fidelidad y veracidad
ante todo, no dañar a causa de un diagnósti-
co irreflexivo, por frialdad o indiferencia en
el actuar del médico.

Algunas veces, los pacientes o familia-
res pueden solicitar a los médicos una aten-
ción inadecuada. Sin embargo, los médicos
no están obligados a proporcionarla si existe
un consenso científico y social respecto a
que el tratamiento no es efectivo.

A diferencia de las normas legales, en
el caso de las normas éticas, no se da la fa-
cultad punitiva del estado para sancionar su
incumplimiento. La observancia de la ética
depende exclusivamente de la voluntad de
quién se ha impuesto por sí mismo, por
autoconvencimiento, el deber de cumplirla.
La voluntad es del todo autónoma y no hay
quién pueda imponer su cumplimiento.

La voluntad de adherirse a un código
ético de conducta se determina por el va-
lor que se atribuye y se reconoce a la razón
de ser de la norma, que no es otra que el
bien cultural y social que resguarda. Así, la
opinión o valoración respecto de este bien
es indispensable para formar la voluntad de
aceptarlo rechazar la norma ética y compro-
meterse a cumplirla.

La fuente de la norma ética es enton-
ces la propia conciencia del individuo o del
grupo que a ella se adhiere, formada por los
valores heredados de la tradición y asimi-
larlos en la vida. Que inspiran actitudes de
comportamiento congruentes con la digni-
dad, con lo que es virtuoso, trascendente y
honorable. Igualmente se debe señalar que
como consecuencia de una mala práctica
profesional ética, el especialista enfrenta el

Principios de etica.indd 242 17/08/11 13:30

243Capítulo 25 Ética y las urgencias médicas

Deberes con los pacientes

El personal de urgencias debe limitarse a
mantener una relación profesional con sus
pacientes, ser honesto, leal y conducirse con
verdad ante su paciente en todo momento
y salvaguardar los intereses del mismo. El
personal de urgencias debe cobrar sus ho-
norarios en razón a la proporcionalidad,
importancia, tiempo y grado de especiali-
zación requerido para los resultados que el
caso particular requiera. De igual manera, el
personal de urgencias deberá reconsiderar el
monto de sus honorarios de acuerdo con la
limitación económica de su cliente.

Los involucrados en la atención médi-
ca de urgencias deben respetar en todo mo-
mento los derechos humanos de sus pacien-
tes, colegas y sociedad en general; prestando
sus servicios al margen de cualquier tenden-
cia xenofóbica, racial, estilista, sexista, reli-
giosa o política. Con notable puntualidad y
oportunidad en todos los asuntos relativos
al ejercicio profesional.

El médico de urgencias al emitir una
opinión o juicio profesional en cualquier si-
tuación y ante cualquier autoridad o perso-
na, debe ser imparcial, ajustarse a la realidad
y comprobar los hechos con evidencias.

Bibliografía
Behi, R.; Nolan, M. (1995). “Ethical is-

sues in research”. Br J Nurs. 4(12):712-6.
Ciaschenko, J. (1995). “Artificial person-

hood. Nursing ethics in a medical world”.
Nurs Ethics. 2(3):185-96.

Oddi, LF.; Cassidy, VR. (1995). “Nurse’s
sensitivity to the ethical aspects of clinical
practice”. Nurs Ethics. 2(3):197-209.

Código de ética profesional de la so-
ciedad mexicana de medicina de emer-
gencia, A.C. 2009.

Principios de etica.indd 243 17/08/11 13:30

Principios de etica.indd 244 17/08/11 13:30

Capítulo

Este capítulo tiene como objetivo
fundamental, esclarecer si realmente existe
un problema ético en el actuar del psiquia-
tra y las instituciones de especialidad que se
encargan de atender personas con severos
problemas mentales. Con esta contribución,
pretendemos hacer comprensibles una gran
cantidad de actos médicos realizados por el
psiquiatra, que en nada se diferencian de los
que llevan a cabo otras especialidades, pero
que en nuestro caso, adquieren significados
sociales distintos y hasta negativos.

La revisión de la conducta ética en los
profesionales de todas las áreas, implica
también, analizar críticamente las posturas
moralistas que hoy en día, no sólo contribu-

yen a paralizar el avance científico, sino que
condenan a los enfermos a sufrir en soledad
sus dolencias. En ese sentido, los médicos
estamos en la obligación de explicar nues-
tros actos y mostrarlos en la justa dimensión
que tienen como herramientas curativas, de
rehabilitación o para el control de las enfer-
medades humanas.

Relación entre ética médica
y ética psiquiátrica

La profesión médica es, hasta donde se
sabe, la única que cuenta con anteceden-
tes deontológicos milenarios. El código de

26

245

¿Dilemas de la ética psiquiátrica
moderna?: relación médico

paciente, internamiento,
implicaciones éticas de la elección

de la terapéutica y sujeción

Dr. Carlos J. CastañeDa goNzález
Mtra. Juana freyre galiCia

Principios de etica.indd 245 17/08/11 13:30

246 Sección 4 Dilemas médicos

o permite conductas que anteriormente
fueron consideradas inmorales, no éticas y
hasta ilegales. Es decir, las fuentes de la ética
profesional (la ética personal y la moral) son
históricas y por ende, su práctica y concep-
ción se encuentren en eterna revisión.

Como todos recordaremos la ética es
una rama de la filosofía y analiza de modo
sistemático aquellas acciones que producen
el bien o el mal. La moral por su parte re-
cupera del imaginario social, aquello que al
grupo histórico de ese momento le parece
bueno o malo y con dicha base, establece
lo que está permitido hacer en el grupo so-
cial, sea de modo público o privado. Así, se
convierte en una especie de ley no escrita
que controla nuestra vida íntima y social. La
moral se aprende en el núcleo familiar, son
nuestros parientes quienes nos enseñan qué
es lo que esperan de nosotros, para sentirse
orgullosos de ser nuestra familia y para que
sigan amándonos; la moral por ello tiene
una gran carga afectiva y puede producir en
el sujeto que la trasgrede: malestar, vergüen-
za, culpa y desasosiego.

Los valores morales que en general
comparte un grupo social, da sustento a la
ley y genera códigos escritos que tipifican,
en la interacción social, lo que es legal o
prohibido, así como la duración y tipo de
castigo que merecen quienes no cumplen
con la legalidad. De ahí la fuerte relación
que guardan la ética, la moral y el derecho;
además, las tres son formas de control social
que regulan el comportamiento humano
aceptable, en un grupo. Las tres coinciden
en generar valores, es decir, crean concep-
ciones sobre lo que debe ser.

La ética personal se diferencia de las
otras dos, porque es una interpretación in-
dividual de lo que los demás piensan que
es bueno o malo, forma parte de nuestra
consciencia y tiene mayor influencia en
nuestro comportamiento cotidiano. Puede
o no coincidir, en lo general o particular,
con la moral dominante en nuestra familia

Hammurabi y el juramento Hipocrático
son ejemplos del origen de los preceptos
éticos que actualmente guían el quehacer
del médico. Su antigüedad tal vez provenga
de la necesidad social de regular el poder
emanado del conocimiento sobre el cuer-
po humano. Todo poder puede ser usado
para producir mal y el del conocimiento
médico no está exento de ese tipo de usos.
Este saber se aplica en personas, que por
estar enfermas, se encuentran debilitadas
y a merced de cualquiera. De este modo,
reconocer que todos somos susceptibles
de sufrir alguna dolencia, fácilmente logra
hacernos coincidir en lo benéfico que pue-
de resultar poner límites a aquel que sabe
cómo eliminar la enfermedad, retrasar la
muerte o aliviar el dolor.

En ese sentido, quienes hemos sido
formados en esta ciencia humana, cursamos
todo el proceso enseñanza aprendizaje de la
profesión, sabiendo que seremos exigidos
en el cumplimiento de patrones de compor-
tamiento ético y que la violación de éstos
genera tanto consecuencias legales como
gremiales; llegando incluso a la pérdida de
la licencia profesional, si se demuestra que
carecemos de dicha disciplina ética. Por su-
puesto, los maestros que nos forman como
médicos, siempre preferirán que cumpla-
mos con las normas éticas por convicción y
no por temor.

Sin embargo existen dos problemas
básicos para que, los médicos en general,
asuman de modo idéntico y correcto la éti-
ca médica; el primero radica en que la ética
profesional descrita en los códigos deonto-
lógicos es externa a las vivencias del estu-
diante, incluso puede resultar totalmente
ajena a los valores que hasta entonces haya
aprehendido. El segundo obstáculo, se de-
riva de las modificaciones que sufre la mo-
ral, ya que los valores morales que fueron
dominantes en una época ahora no lo son
y por tanto, la sociedad convierte en no éti-
cas algunas acciones que antes si lo fueron

Principios de etica.indd 246 17/08/11 13:30

247Capítulo 26 ¿Dilemas de la ética psiquiátrica moderna?: relación médico paciente…

la beneficiencia, la justicia y el respeto a la au-
tonomía. No obstante, debe subrayarse que
conocer el significado de estos conceptos,
no garantiza su aplicación y menos aún, que
todos los médicos desarrollemos la misma
habilidad para diferenciar qué acciones mé-
dicas cumplen dichos preceptos deontoló-
gicos.

La psiquiatría se vio obligada a gene-
rar su propio código ético, después de la
segunda guerra mundial, pues como sabe-
mos, algunos psiquiatras alemanes se vieron
involucrados en experimentos poco cientí-
ficos, además de participar en el exterminio
de enfermos mentales, que en esa nación y
época, habían sido definidos por el gobierno
nazi como indeseables para la constitución
de una raza superior.

Por supuesto, hoy sabemos que ni las
declaraciones de Helsinki, ni otras tantas a
que nos referiremos más adelante, han po-
dido evitar el abuso de los enfermos men-
tales, como tampoco la Declaración de los
Derechos Humanos del Hombre, ha evitado
que las mujeres, los niños, los ancianos, los
grupos étnicos, ni los muchos otros grupos
denominados vulnerables, aparentemente
sanos, sean realmente respetados.

Las razones para que esto suceda, exce-
den al ejercicio de la ética médica y al poder
de los médicos. Básicamente el abuso sigue
siendo cometido gracias a la protección que
algunos estados-gobiernos, brindan a cier-
tos intereses económicos, que actúan impu-
nemente después de comprar legalidad para
acciones no éticas, en contra de los más po-
bres o desprotegidos.

Situaciones como la experimentación
de vacunas o fármacos en presos siguie-
ron ocurriendo en la década de los años de
1980; hoy se aplican avances científicos no
probados que pueden afectar la vida de la
mayor parte de los habitantes, pero se fo-
menta su uso en las sociedades más pobres,
porque los gobiernos siempre se encuentran
necesitados de financiamiento, tanto para

o sociedad y estar o no, acorde con la le-
galidad, pero se caracteriza por ser la base
de la toma de nuestras decisiones. La ética
personal es el freno afectivo-racional que
permite el control de nuestras pasiones y
favorece el comportamiento que hoy deno-
minamos humano. Por su parte, la moral
y la ley son fuerzas coercitivas externas de
nuestra conducta, ya que podemos o no, es-
tar de acuerdo con sus ordenamientos, pero
sabemos que si incumplimos sus normas o
valores recibiremos un castigo.

La ley establece penalidades que inclu-
yen reparaciones económicas o la pérdida
de la libertad y la modalidad e intensidad
de la condena, se dicta a partir de precep-
tos jurídicos que establecen, según el daño,
el castigo correspondiente. La moral carece
de lineamientos específicos para cada tipo
de acción inmoral o amoral que presenten
las personas, pero al influir en el compor-
tamiento del grupo, puede producir con-
ductas de segregación y marginación hacia
sujeto considerado inmoral o amoral.

Los códigos de ética profesionales tie-
nen más características legales que morales,
aunque sean acuerdos entre civiles que com-
parten una profesión, pero que se atribuyen
como grupo, la capacidad de evaluar a sus
pares y establecer estándares de comporta-
miento, mínimos e indispensables, para que
un sujeto sea reconocido como parte del
gremio. La función de estos códigos consis-
te en evitar que la ética personal se imponga
a la moral social; por tanto, la deontología
recupera valores esenciales de la sociedad y
de la filosofía para exigirlos a los practican-
tes de una profesión. Así, como parte del
currículo o como elemento de las aptitudes
que se desarrollan en los profesionales, to-
dos somos expuestos, de diversas formas, a
los códigos de ética profesional.

Los psiquiatras, antes de cursar la espe-
cialidad deben titularse como médicos y por
tanto, saben de los cuatro valores deontoló-
gicos médicos esenciales: la no maleficiencia,

Principios de etica.indd 247 17/08/11 13:30

248 Sección 4 Dilemas médicos

cemos en escena: la sociedad quiere que les
recetemos felicidad o les enseñemos a per-
manecer felices todo el tiempo, y eso nadie
lo puede lograr. Ser sano mentalmente pue-
de reducirse a, solamente, ser capaz de tras-
formar al mundo para hacerlo más acorde a
nuestro bienestar y conseguir así, una sobre
vida con calidad y dignidad, que permita
desarrollar todo el potencial humano que
poseemos.

Las exigencias a la psiquiatría no sólo
se generan a partir de esta nueva forma de
comprender la salud mental, sino debido
a una antigua desconfianza sobre el origen
de sus capacidades para controlar la ira, la
desolación y la irracionalidad que ocasional-
mente, acompaña al enfermo mental. Am-
bos estados de ánimo y la incapacidad para
establecer relaciones adecuadas del que sufre
un trastorno mental, son características su-
mamente temidas por la mayor parte de las
personas y son también, ocasión del rechazo
que sufre el enfermo mental.

En ese sentido, la psiquiatría se dife-
rencia de las demás especialidades porque
básicamente atiende, alteraciones de la con-
ducta humana. Con ello no decimos que el
resto de especialistas médicos no enfrenten
alteraciones conductuales en sus pacientes.
Lo que aquí se sostiene es que el campo
específico de la psiquiatría, está orientado
a modificar una conducta insatisfactoria,
tanto para el enfermo como para quienes
le rodean. Su intervención se obliga cuan-
do el comportamiento anómalo no puede
ser asociado al funcionamiento incorrecto
de un órgano en especial. Incluso cuando
se intuya que son disfunciones cerebrales las
que causan los comportamientos inusuales,
si la localización de dicha disfunción resulta
imprecisa o no determinada en términos de
la estructura cerebral, corresponde al psi-
quiatra tratar esa conducta; ya que de ser
identificable la lesión o la malformación ce-
rebral, corresponde como campo de estudio
y tratamiento, al neurólogo.

abultar las arcas de algunos burócratas y em-
presarios nacionales, como para conservarse
en el poder, fingiendo que realizan obras en
beneficio de la población que los elige. De
este modo, firman permisos para que se ins-
talen industrias que dañan el hábitat o pro-
ducen mercancías nefastas para conservar
una adecuada calidad de vida.

Precisamente por ello, la salud se ha
convertido en un inmejorable negocio. Hoy
más que nunca se ha promovido una cultura
de la salud, donde su posesión se convierte
en artículo que nos garantiza la inclusión
social. Por ejemplo: para tener acceso al em-
pleo se requiere ser sano, para disfrutar ver-
daderamente la vida y tener acceso a lo que
sea, se requiere salud; la enfermedad es vista
como un gasto, la salud como inversión.

De ahí entonces que los médicos sean
cotidianamente evocados para dar respues-
ta a casi cualquier problema que la socie-
dad enfrente. Si existe narcotráfico, éste se
convierte en un problema de salud nacio-
nal porque implica la adicción; si aumenta
la violencia intrafamiliar, este también se
trasforma en un problema de salud, porque
puede causar la muerte, generar lesiones e
invalidez, promover el suicidio y el mal de-
sarrollo de los infantes.

Para todo es usable el conocimiento mé-
dico, la sociedad se medicaliza, y entonces se
espera que los médicos den respuesta a todos
los problemas de la actualidad, pero ello es
imposible: los médicos poco o nada podemos
hacer para decidir cómo deben planearse las
ciudades, cómo se debe educar a los niños,
cuánto alcohol puede permitirse beber a un
adolescente; todos estos asuntos son, final-
mente, cuestiones resueltas por otras perso-
nas, instancias o representantes de gobierno.

La salud mental en ese sentido está de
moda y se le comprende como un estado de
bienestar que se iguala a felicidad perpetua,
donde todo es alegría y disfrutar. Como si
dejar de sentir cosas desagradables fuera
sano. En ese sentido los psiquiatras apare-

Principios de etica.indd 248 17/08/11 13:30

249Capítulo 26 ¿Dilemas de la ética psiquiátrica moderna?: relación médico paciente…

Cabe aquí subrayar que los pacientes
que atiende el psiquiatra no siempre presen-
tan alucinaciones o han perdido el contacto
con la realidad. Muchos saben quienes son,
dónde están, pueden explicar qué les pasa
y expresar sus deseos. Con este tipo de pa-
ciente, la explicación de los procedimientos
que se van a realizar a su favor son expues-
tos tan extensamente como sea necesario,
pues de ello depende la confianza que nos
brinde para ayudarlo a salir del problema.
Puede establecerse un dialogo sincero con el
paciente, para que comprenda los límites y
alcances de nuestra intervención, se puede
aclarar el tiempo de duración del tratamien-
to, la forma en que puede colaborar a que
sea más pronta su recuperación o las alter-
nativas que tenemos para ofrecerle, a fin de
que elija la que considera más conveniente
para su economía, disponibilidad de tiem-
po, estilo de vida y valores morales.

En el caso de pacientes menores de
edad, ancianos con problemas demenciales
o invalidez, adultos con retraso mental o en
estado psicótico, plantearles que tomen la
decisión es, actualmente, ilegal y no ético.
Es ilegal porque estos pacientes han sido
definidos por la ley como incapaces para de-
cidir, sea por cuestión de la edad o por limi-
taciones cognitivas, es decir: no es el médico
quien dice que ellos no pueden decidir, es la
ley quien le exige al médico obtenga de una
persona definida como “responsable” del
paciente, la anuencia y elección de los trata-
mientos que pueden ofrecérsele al enfermo.

La persona que funge como responsa-
ble del paciente, siempre debe ser un adulto,
con capacidad de decidir y que mantenga
una relación, legalmente reconocida con el
enfermo. Son en general, familiares consan-
guíneos, representantes legales o conocidos
de la familia a quienes delegan el derecho a
decidir por el paciente. Aún así, si el médico
duda de que las decisiones que el respon-
sable está tomando sean las más adecuadas
para la salud del paciente, puede recurrir a

El psiquiatra trata con el individuo en-
fermo completo, no con partes de él o con
motivo de la disfunción de un órgano es-
pecífico. Para establecer un diagnóstico se
guía por lo que le dice el enfermo, cómo lo
expresa y lo que refiere sentir; toma además
en cuenta elementos que rodean al paciente
y que pueden precipitar su malestar o agra-
varlo, incluyendo sus relaciones laborales,
de pareja y familiares.

Otras especialidades clínicas pueden
“desconectarse” de la subjetividad del indi-
viduo enfermo usando anestésicos u obli-
gándolo únicamente a dar información so-
bre una parte de su cuerpo. Pues algunos,
dan por hecho que el sentimiento del pa-
ciente no será relevante para resolver el pro-
blema de salud que le aqueja; un cirujano
no se detendrá a disminuir la ansiedad del
paciente que fue informado de requerir, ur-
gentemente, ser amputado de una pierna.
Lo importante para ese médico es evitar que
el paciente muera, aunque pierda una parte
de su cuerpo. Del mismo modo, un neuro-
cirujano no dudará en retirar una parte del
cerebro de aquel paciente que lo necesite
para seguir con vida, incluso si a causa de
ello pierde facultades indispensables para
llevar una vida más o menos normal.

El psiquiatra basa su intervención mé-
dica en la relación que establece con el pa-
ciente y en ese sentido será el cumplimiento
del precepto de respeto a la autonomía del
enfermo lo que en términos éticos más fre-
cuentemente, se le cuestiona. Para analizar
esta relación debemos subrayar primero,
que ese intenso contacto personal con el pa-
ciente resulta esencial como técnica y como
medio terapéutico y que toda influencia que
se desee lograr en la persona con trastorno
mental, siempre se orienta por el principio
de la beneficencia, es decir, buscamos la me-
joría o curación de la persona enferma, aún
en aquellos casos en que el paciente carece
de habilidades cognitivas para comprender
por qué nos ponemos a su disposición.

Principios de etica.indd 249 17/08/11 13:30

250 Sección 4 Dilemas médicos

como la relación científicamente demostra-
da, de riesgo profesional para padecer de-
presión, suicidio o adicciones, por parte de
los psiquiatras.

La postura absolutista que otorga todo
el poder al médico, es comprendido social-
mente de dos modos decididamente con-
tradictorios. Por una parte, no se cuestiona
si otros profesionales, además del médico,
puedan poseer tanta influencia en la vida
del paciente (tal es el caso de un abogado o
contador), en cambio, se da por hecho que
la extrema influencia del psiquiatra es de tal
magnitud, que en cualquier momento exce-
de límites y produce daños en la persona en-
ferma. Muchos psiquiatras desearíamos que
esto fuera cierto cuando menos en dos casos:
primero para lograr la adherencia terapéuti-
ca y después, cuando nos enfrentamos a de-
lirios que son resistentes a la farmacoterapia;
porque esos delirios, son causa frecuente del
rechazo y abandono de los pacientes.

La fantasía del poder extremo atribui-
do al psiquiatra, incluye la crítica ética a los
supuestos epistémicos con que se aborda el
malestar del paciente. Así, se cuestiona si al
aplicarse el modelo biológico, hegemóni-
co en la praxis médica, el psiquiatra reduce
al paciente a seguir instrucciones, toda vez
que este modelo sostienen que la voluntad
del sujeto enfermo no está involucrada en
el proceso psicopatológico; es decir, el pa-
ciente no elige libremente ser enfermo y por
ende carece de responsabilidad de su estado
de salud. Lo único que puede hacer para co-
laborar es seguir, pacientemente, las instruc-
ciones médicas y esperar que den resultados
positivos.

En caso de que el psiquiatra optase
por aplicar el modelo psicodinámico, se
le imputa querer responsabilizar al sujeto
enfermo de ser capaz de trasformarse y no
haberlo hecho. Es decir, el psiquiatra es acu-
sado de tener como único objetivo, ajustar
al enfermo a las normas sociales y por ende,
se sospecha de su actuación terapéutica. Los

los comités de ética institucionales o a los
jueces, a fin de que se obtenga una decisión
que otorgue el mayor beneficio a la persona
enferma.

Una vez que el paciente queda bajo res-
ponsabilidad del médico tratante, este está
obligado a brindar información al paciente
y su representante en cuanto a: necesidad
de internamiento, el diagnóstico probable,
tipo de cooperación que se requiere de am-
bos (paciente-familia), recursos que se usa-
rán y demás pormenores que incluya el tra-
tamiento ambulatorio o de hospitalización.

Obviamente, en ocasiones y de forma
temporal la información no podrá ser com-
prendida por el paciente, hasta que los sínto-
mas agudos del cuadro psiquiátrico desapa-
rezcan. En el caso de personas con retraso
mental profundo, sólo algunas indicaciones
serán comprendidas de manera temporal,
por lo que el trabajo con los familiares es
indispensable. Los niños y adolescentes que
no se hallen en estados psicóticos, pueden
opinar y debe alentárseles a que lo hagan,
a fin de que se involucren en el control o
curación de su padecimiento, pero es claro
que la decisión final siempre queda en otras
manos.

Hasta aquí, puede notarse que la in-
teracción del psiquiatra con el paciente es
idéntica a la que sigue cualquier otro mé-
dico, sea general o especializado. Los cues-
tionamientos suceden después, al evaluar
la relación psiquiatra-enfermo, porque se
sostiene que en ella, el paciente es totalmen-
te vulnerable frente a un pretendido poder
inagotable del médico. Es decir, se da por
supuesto que el enfermo carece de cualquier
tipo de poder y que el psiquiatra es inmune
a la influencia del malestar afectivo del pa-
ciente, su violencia o desamparo. Si ello fue-
ra así, el fenómeno de desgaste profesional
que sufre el psiquiatra y cualquiera que se
encuentre en contacto directo con enfermos
mentales, sería imposible de explicar; igual-
mente inexplicables resultarían hechos tales

Principios de etica.indd 250 17/08/11 13:30

251Capítulo 26 ¿Dilemas de la ética psiquiátrica moderna?: relación médico paciente…

real. Cada uno de los que se han mencio-
nado aquí, sólo pueden ser parcialmente
ejecutados y no son funcionales en todos
los casos ni para todas las psicopatologías.
En realidad, cuando un psiquiatra usa uno
u otro modelo, o la combinación de dos o
más de los existentes, intenta en términos
profesionales, brindar al paciente las me-
jores herramientas para aminorar su sufri-
miento, evitar su rechazo social y acercarlo
lo más eficientemente a oportunidades es-
pecíficas de desarrollo personal. Un psiquia-
tra en su sano juicio, lo menos que intenta
es crear dependencia o sometimiento en su
paciente, ello no es lo que se aprende en me-
dicina y menos aún en la especialidad. Lo
que éticamente busca, es devolver la libertad
al ser humano que ha sido doblegado por la
enfermedad.

De todo lo antes dicho, debe señalar-
se que el verdadero riesgo ético radicaría,
como en toda profesión, en una inadecuada
capacitación o estancamiento en las habili-
dades profesionales, para elegir el modelo
de intervención más adecuado y que corres-
ponda a las necesidades del paciente.

Otro interesante, pero aparente pro-
blema ético, que se deriva de la relación del
psiquiatra con el enfermo y el respeto a su
autonomía, reside en el criterio de interna-
miento y si este es a voluntad o no del que
se encuentra enfermo. Como se señaló ante-
riormente, existen casos específicos en que la
ley establece la responsabilidad de decisión
a otros y no al directamente involucrado, es
decir el paciente. Por su parte el psiquiatra
sólo puede considerar como indispensable
el ingreso hospitalario del paciente cuando:
1) el facultativo tiene fundadas evidencias
de que otra opción de tratamiento sería
inútil para atender adecuadamente la gra-
vedad del trastorno mental [servicio ambu-
latorio, psiquiatría comunitaria o la hospi-
talización parcial], 2) cuando la condición
de salud mental y/o física del paciente re-
quiera de recursos únicamente disponibles

profesionales de la psiquiatría, que usan
este modelo terminan siendo identificados
como agentes sociales para la domesticación
del paciente y como reproductores de las
normas dominantes de una sociedad, habi-
tualmente hostil e injusta para quienes opi-
nan y se comportan distinto a la mayoría.

Se ha dicho también que la aplicación
del modelo cognitivo conductual en pa-
cientes psiquiátricos, muestra la forma más
eficiente de aplicar la técnica a favor del
control de la persona humana, ya que la
actuación del especialista estaría orientada
a hacer que el paciente desaprenda las con-
ductas concebidas como inapropiadas para
la sociedad, implicando con ello, que el pa-
ciente será en última instancia, responsable
de su curación, pues es libre de decidir lo
que quiere hacer y es capaz de realizar es-
fuerzos para trasformar hábitos y costum-
bres, que siendo insanos, le llevan a tales
condiciones de trastorno mental. No serán
entonces problemas de salud, lo que atien-
den los psiquiatras, sino la mala educación
que hace aparecer “anormal” a la persona.
Su papel como reproductor de lo social se
devela si se reduce su intervención a homo-
genizar la conducta de las personas, evitan-
do lo diferente que atenta o contradice al
orden socialmente establecido.

Por supuesto, estas interpretaciones
de modelos epistémicos carecen de bases
científicas, pero han valido para crear mitos
respecto de un quehacer profesional y para
fomentar un absurdo e improductivo temor
en el paciente y su familia, para aceptar que
necesita ayuda y existe alguien que puede
ofrecérselas.

En ninguna otra especialidad se mues-
tra tanta desconfianza en la capacidad del
especialista para elegir la o las técnicas tera-
péuticas más apropiadas, como en psiquia-
tría, y lo que es peor aún, pocos son los que
comprenden que un modelo epistémico o
terapéutico jamás es llevado a sus últimas
consecuencias cuando se aplica en la vida

Principios de etica.indd 251 17/08/11 13:30

252 Sección 4 Dilemas médicos

Esta acción médica no puede conside-
rarse paternalista, pues no se priva de auto-
nomía al paciente, sino que se cubre la au-
sencia de esta; cumpliéndose así el precepto
ético de justicia, donde el médico se obliga
por convicción a brindar atención a los que
lo requieren y se abstiene por ende, a recha-
zar asistir al necesitado, esté o no de acuerdo
con sus opiniones, valores o formas de vida.

El ingreso por privilegio terapéutico
obliga a comprender de un modo distinto
la ausencia de aprobación para ser inter-
nado, por parte del paciente; pues este no
se otorga por la fuerza (en contra de la vo-
luntad del enfermo o no voluntario), ni a
partir del privilegio médico para decidir por
el paciente (necesario, por criterio médico),
sino que explica que es derecho de la perso-
na enferma, recibir la atención cuando más
la necesita. Esto es similar a lo que ocurre
a la persona que sufre un accidente en vía
pública y que debido a las lesiones queda
inconsciente y que precisamente por ello, es
llevada a un hospital; la ingresamos sin que
diga que desea que lo hagamos y tampoco
esperamos a que aparezca algún familiar y
obtengamos el consentimiento informado
para iniciar acciones médicas.

Actualmente, se promueve conseguir
el consentimiento informado del pacien-
te hospitalizado, después de que se le haya
otorgado el ingreso por privilegio terapéuti-
co. La pregunta sería ¿por qué? En otras dis-
ciplinas esto no se hace, pues generalmente
son los familiares quienes firman después de
que son localizados, tomando en cuenta que
se trata de un caso de urgencia. Tal pareciera
que la desconfianza hacia el proceder mé-
dico-psiquiátrico, puede sostenerse frente a
cualquier razonamiento lógico y eficiencia
probada de protocolos de acción médica.

A partir de la reforma psiquiátrica, pro-
movida por la Organización Mundial de la
Salud, las instituciones médicas de la espe-
cialidad, se han comprometido a cumplir un
límite de días estancia para pacientes en fase

en una institución médica y 3) cuando el
paciente ha realizado acciones encaminadas
a hacer daño a las personas que lo rodean,
a sí mismo, a sus bienes o de otros; su con-
ducta pone en riesgo a los demás y cuando
el lugar donde habitualmente se encuentra
le predispone a agravar su condición mental
y no existe otro espacio donde pueda per-
manecer para evitar que se suceda el brote
psicótico.

Es decir, lo que opine la familia, la co-
munidad e incluso un juez, no puede o debe
influir para que el psiquiatra decida. Los
únicos elementos que le sirven para decidir
éticamente son de carácter mesurable, pro-
pios de su especialidad. Su interés funda-
mental estará centrado en coadyuvar a que
el paciente encuentre la mejor alternativa
a su problema de salud; aún cuando reco-
nozca que la familia y la comunidad son sus
aliados a la hora de egresar al paciente, toda
decisión debe siempre evitar satisfacer nece-
sidades ajenas a las del enfermo que atiende.

Rara vez se obtiene el consentimiento
del paciente psiquiátrico cuando es hos-
pitalizado, pues generalmente este ocurre
por urgencia. Frente a un cuadro psicótico,
un intento suicida o un síndrome de abs-
tinencia a sustancias, el médico se enfrenta
a una persona que habitualmente se negará
a ser ingresado a la institución. Optar por
cumplir una aparente voluntad “libre” del
paciente, implica un acto no ético, toda vez
que se abandona al paciente y se le condena
a sufrir lesiones o la muerte. Al hecho de in-
gresar al paciente sin su consentimiento se le
ha denominado no voluntario, involuntario
o necesario. Sin embargo ninguna de estas
definiciones explica lo que éticamente hace
el médico, a lo sumo define un acto médico
en términos legales. Éticamente este tipo de
internamientos debe definirse como un in-
greso por privilegio terapéutico, otorgado
a la persona que, en ese momento, no puede
mostrar lo que propiamente se define como
voluntad, consciencia y libertad.

Principios de etica.indd 252 17/08/11 13:30

253Capítulo 26 ¿Dilemas de la ética psiquiátrica moderna?: relación médico paciente…

estas acciones deberían ser llevadas a cabo
por instancias de salud diferenciadas, que
perfectamente pueden mantenerse relacio-
nadas y coordinadas con los servicios hos-
pitalarios, pero sin pretender que los distin-
tos niveles de rehabilitación hayan de darse
en un mismo lugar. Las razones para estas
pretensiones abusivas de una disciplina, se
deben a la incapacidad profesional y ética
de algunos representantes gubernamentales
para asumir, de modo racional, la planea-
ción y distribución de los servicios de salud
mental.

Por último, abordaremos el tema de la
sujeción terapéutica, tradicionalmente seña-
lada como franca vejación a los derechos de
los enfermos y como atentado a la dignidad
humana, cuando ésta se práctica en servi-
cios de salud mental. Vale la pena subrayar
que la sujeción a los enfermos no se realiza
únicamente en psiquiatría, sucede en prác-
ticamente cualquier especialidad y su uso
ocurre tanto en enfermos conscientes como
inconscientes. Por ejemplo, si se requiere
una tomografía cerebral o de cuello, es facti-
ble que aten al paciente a la plancha desliza-
ble, inmovilizándose también la cabeza con
sujetadores rígidos. En el caso de la odonto-
logía, aplicada a pacientes con incapacidad
para controlar movimientos de extremida-
des y/o cabeza (enfermedad de Parkinson y
parálisis cerebral, entre otros), también se
usa la sujeción o la anestesia para interve-
nirlos, pero siendo más peligrosa la prime-
ra, suele preferirse, literalmente, envolver al
paciente en sábanas para disminuir lo más
que se puede su movimiento, mientras dos
o tres personas más, colaboran para impedir
cualquier sacudida que ponga en riesgo al
paciente, tratamiento o estomatólogo. En el
área de pediatría tampoco es inusual que se
recurra a estos métodos; se ata a los meno-
res para evitar que el infante se retire sondas
o venoclisis y sus padres lo permiten o lo
aceptan, porque comprenden que no exis-
te otra forma de desmotivar la reacción del

aguda de la psicopatología, no excediendo
en el Hospital Psiquiátrico “Fray Bernardi-
no Álvarez” a las 4 semanas. Por tanto, los
internamientos son breves y no existe posi-
bilidad legal de otorgar estancias de tipo asi-
lar, como las que brindaban los manicomios
del siglo pasado, lo que implicaría innecesa-
ria la urgencia “social” de que se demuestre
la bonhomía de una acción médica. Otras
especialidades tienen días estancias mucho
más prolongadas y por el momento, pocos
son los que llegan a cuestionar la necesidad
de mantener a los pacientes hospitalizados:
traumatología, cardiología, y todos aquellos
servicios con terapia intensiva, suelen otor-
gar estancias más prolongadas que las que
ocurren en hospitales psiquiátricos.

La brevedad de los internamientos psi-
quiátricos, si bien favorece el desarrollo de la
psiquiatría institucional, condena a muchos
pacientes a la indigencia, cuando su sinto-
matología crónica, fomenta el rechazo de su
propia familia. En México no existen insti-
tuciones públicas de tipo médico que alber-
guen por tiempo indefinido a los enfermos
mentales crónicos; su atención corresponde
a la asistencia social, independientemente
de que los hospitales psiquiátricos brinden
tratamiento de control a los usuarios de ese
tipo de establecimientos.

Un asunto adicional a cuestionar es la
sobre exigencia dictada por la propia OMS
a los hospitales psiquiátricos y los médicos
especializados en el área, a brindar rehabi-
litación psicosocial, cuando ésta es un pro-
longado proceso y mientras a otras institu-
ciones médicas no se les exige rehabiliten a
sus pacientes de modo similar. Es decir, un
hospital dedicado a la traumatología no está
obligado a brindar a todos sus pacientes y
para siempre, terapias de rehabilitación físi-
ca, dotar de prótesis, enseñar a los pacientes
el uso de prótesis o el manejo de sillas de
ruedas, etc. En psiquiatría sí. Hay que ree-
ducar al paciente al grado de hacerlo pro-
ductivo, independiente y autogestivo. Todas

Principios de etica.indd 253 17/08/11 13:30

254 Sección 4 Dilemas médicos

En este caso, podemos notar que el ci-
rujano plástico creyó que su acto fue ética-
mente bueno, no maléfico para el paciente,
que actuó con justicia y además respetó la
autonomía del paciente; pero en realidad no
cumplió con ninguno de los cuatro precep-
tos éticos básicos de la medicina. Lo único
que el médico hizo fue favorecer la expre-
sión de un síntoma, nunca ni la salud ni la
libertad de nuestro paciente, quien tuvo que
volver a someterse a cirugía para retirarse los
implantes y el exceso de piel que el proceso
había causado en su pecho.

A este paciente nadie lo sujeto, ni real
ni simbólicamente y sufrió las consecuen-
cias de sus actos incluso dos años después de
la crisis psiquiátrica. Afortunadamente, des-
pués de que se presentaran casos similares,
se protocolizó la intervención del equipo de
salud mental en la valoración de pacientes
que desean cambiar de sexo, ya que existe el
riesgo de que quien solicite la intervención
no se encuentre preparado para un cambio
de vida radical, o lo haga, como en el caso
aquí descrito, a consecuencia de un trastor-
no mental de tipo psicótico.

Hay casos en los que las consecuencias
pueden ser aún peores y significan en psi-
quiatría, tanto como no usar barandales en
las cunas de pacientes internos en pediatría
que pueden caer y lastimarse severamente.
Es por tanto, responsabilidad de quienes
atienden enfermos asegurar que no se han
de dañar o lastimar a otros, a causa de su
padecimiento. Así, en psiquiatría está indi-
cado sujetar al paciente entre tanto no haga
efecto el medicamento que logre disminuir
el estado de agitación. Generalmente este
es temporal, pudiendo reducirse a minutos
u horas y sólo es indicado cuando la con-
ducta del paciente es destructiva, al grado
de que pueda cometer un ilícito como gol-
pear, matar o suicidarse. Cabe reiterar aquí
que en una etapa de agitación, la autonomía
del paciente se evapora a causa de la esencia
de sus motivaciones; no es la voluntad y la

niño enfermo, que ya no quiere nada y está
cansado de punciones, no puede moverse,
gritar o respirar bien.

Ahora lo que intentaremos, es develar
por qué en psiquiatría este procedimiento
es tan cuestionado, mientras se entiende, to-
lera y acepta en otras especialidades. Sobre
todo cuando queda claro que los psiquiatras
no inventaron el procedimiento de amarrar